Skip to main content

Full text of "Diario histórico del sitio de Montevideo en los años 1812-13-14. v1"

See other formats


DiarÍ3 Histórico del Sitío de Monteyideo 
En los AñOB 1812-13-14 



LIBiBO PRIMERO 



■.V" 




0á 




Ministerio de Educación y Cui/dura 



Art. 14 de la Ley de 10 do agosto de. 1950 
COMISION EDTTORA 

Dk. Daniel Darraoq 
Ministro de Educación y Cultura 

JüAN B. PXVEL DlSVOTO 

Director del Museo Histórico Nacional 
Abtttko Sergio Vtsoa 

Director de la Biblioteca Nac onal 

Abet.ardo Gakcía Viera 
Director del Archivo General de la Nación 

COLECCION DE CLASICOS URUGUAYOS 



Francisco Acuña de. Ftoueroa 

DJARIO ÜISTÓRICO DJSL StTFO D15 MON'TEVnílfiO 



Preparación del texto y cuidado del mismo 
a car^íO de los Profosore& 
Jom Pedro Barran y Uenjamín Nahum 



BIBLIOTECA AKTIGAS 



Vol. 157 



EN LOS AÑOS 1812-13-14 



TOMO I 



]'TtANGI8C0 ACUÑA DE FIGUEROA 



DIARIO HISTORICO 
del 

SITIO de MONTEVIDEO 
EN los AÑOS 1812 - 13 - 14 

Prólogo de 
EOQER BA8AG0DA 

BIBLIOTECA NACTí^NAL 
jy^LA Dé LECTUKA Lí-iUDlANTIL 

TOMO I 



Oí 



MONTEVIDEO 
13 7 8 



PROLOGO 



En la advertencia preliminar los lectores del 
Diario Histórico del Sitio de Montevideo", deja el 
autor, don Francisco Acuña de Figueroa, expresa 
constancia sobre las modificaciones que introdujo 
en la primera redacción de la obra, y dice: ^^Mis 
correcciones en e^e particular han sido bien lige- 
ras ; sólo he suprimido o templado la acritud de al- 
gunas frases o reflexiones impregnadas del tinte 
dominante de la época", que serían de animadver- 
sión a los patriotas. El aserto del poeta no es exacto ; 
los retoques fueron muchos, y los cambios supone- 
mos que de singular importancia. 

■ . En lo atinente a la contemporaneidad del relato 
con los hechos narrados, consignó en su ** Libro para 

apuntes varias curiosidades, y recordar la memoria ^ \ 
que existe manuscrito en la Biblioteca Nacional, 
unas notas que llevan el siguiente eueabezamiento : 
"Varias apuntaciones o recuerdos para añadir en 
el '* Diario poético del sitio de Montevideo'' en los 
lugares que en él convengan ; y que irán allí señala- 
dos con un signo respectivo, etc.". Pasada la lucha 
guerrera Acuña seguía agregando lo conveniente a 
su narración. La investigación histórica podrá ras- 
trear en los varios originales existentes del '^Diario 
del sitio aquellos pasajes que el autor no tuvo re- 
paros en señalar como añadidos, pero ni con una 
selección de tales pasajes podrá diferenciarse y íi- 



[Vil] 



PROLOGO 



jarse io que supo en los días de la lucha de los 
(latos íjiio recogió más tarde entre quienes fueron 
combatientes, los que hurgó en la ''Gaceta de Bue- 
nos Aires '\ fuente principal en su escrito en lo re- 
i'erente a aquellos «ueesos o (dreunstaneias que se 
desarrollaban en el campo de los sitiadores — así 
lo testimonian las notas de Acuña — , y cuanto acaso 
tomó de la consulta de documentos y otras fuentes 
después de la derrota hispánica. Nuestro propósito 
es apuntar que contrariamente a lo afirmado por 
el i^oeta en la prosa precedente a sus centones de 
versos, trabajó en su obra muchos anos después de 
los sucesos narrados, que muy buena o la mayor 
parte de los versos conocidos fueron escritos a pos- 
teriori, y que es posible diferenciar algunos fra<i:- 
mentos retocados de la primera reducción de otros 
después en ella inferidos. ^ 

Que f \ie labor de una treintena de años el arreglo 
del Diario Histórico'* queda de manifiesto en mu- 
chos lu^jares de sus notas ilustrativas en prosa, 
que tan pronto aparecen 'son los verbos en presente, 
jjorque acaso fueron escritas en el momento de la 
versificación, como las llevan en pretérito, por ser 
posteriores, o claramente tienen una feeha que 
piiblicaji son de los años 1840, 41 ó 42, La redacción 
de las notas no aseguran que igual procedimiento se 
haya seguido con los versos, pero según veremos el 
]io*?ta los trabajó larga, pacientemente, y con agu- 
zada atención para disimular las enmiendas o aña- 
diduras, y hasta para trastocar muchos pasajes que 

1 Pe3e a ia puntUlosidad de Acuña, encontramos que en la 
materia de sus empeños, en poesía, atribuyó equivocada' 
mente a Eusebio Valdene^o la Marcha Oriental aue compuso 
Bartolomé Hidalgo en el año 1811. 



IVIII] 



PROLOGO 



dejarían do resalto sus veleidosas opiniones polí^ 
tieas, ijue en tal medio sólo su versatilidad fne 
constante. 

La información de Acuña parece insospechable 
en onanto a su exactitud, y así lo ha afirmado con 
toda autoridad, y comprobado con ejemplos nues- 
tro historiógrafo profesor Ariosto Fernández; el 
poeta-eroniyta con insistencia pone de manifiesto 
la jnsteüa de sus datos, como para convencemos 
de la sinceridad y desinterés de su posición du- 
rante la pasada contienda, como para llevar al áni- 
mo del lector la seguridad de que tan veraces co- 
mo las noticias sobre los sucesos son los datos refe- 
rentes a su rectitud ciudadana. 

El prólogo í^alcato del '^Diario His'tórico'V co- 
mienza diciendo: '''Esta obra escrita en presencia 
y en la actualidad misma de los sucesos . . , ' ^ In- 
sistamos en afirmar que en sus páginas abundan 
los detalles que contravienen tal afirmación. Son 
numerosos los que acusan la inexactitud de lo 
transcripto, como Za anotación que lleva el roman- 
ce de la pá«y. 335 del tomo II: **B1 autor estaba 
en aquel día muy agitado, como puede concebirse, 
y pudo habérsele pasado por alto alguno de loa 
pormenores; posteriormente no ha hallado doeu^ 
mantos de aquella época que le puedan ilustrar". 

La llamada de la pág. 48 del tomo I lleva la 
aclaración de ser nota escrita en 1812, con lo cual 
expresa la singularidad de pertenecer al momento, 
del sitio. En la pág. 337 del tomo II dice: ** Leyen- 
do posteriormente el señor Vedia esta obra en su 
primitivo original. *^ donde descubre que ha- 
bría no correcciones, sino diferencias importantes 
entre la primera lección del Diario Histórico" 
y las posteriores. 



[IX] 



PROLOGO 



Ciei''ta prolijidad como de inventario procura 
disimular las supercherías con que Aeuua desvir- 
tuó sus 3)a«adas opiniones; tornadizo y aconiodati-: 
ciüj dejó manifiestas en las partes del Lfronicon que 

(.'ontvahizo, sus deseos de eoii^raeiarse eon aquellos 
hoynbres que políticamente encumbraba una prós^ 
pera foi tuna después de alcanzada la independen- 
cia del Urug'uay. 

Tan claras afirmaciones las autoriza el Diario^' 
al presentar pasajes escritos en ciertas estrofa» o 
metros que por el año 1814 no eran conocidos, o 
que algunos poetas habían compuesto por vía de 
ensayo, y recién divulgados años más tarde. Aun- 
que hasta nuestros días no se había reparado en 
ello, ya en otro trabajo observauios que nuestro poe- 
ta tuvo sus ingeniosidades, al aderezar agrada- 
bles combinaciones en estrofas y metros, pero apa- 
recen escritas después del Diario del Sitio^ y np 
encontró ritmos nuevos, sino que introdujo pies 
quebrados en los metros conocidos, y unió estrofas 
que yuxtapuestas forman otras más amplias y de 
agradable efecto. De ahí no pasó su inventiva. 

El decasílabo de himno aparece en Europa en 
lo« albores del romanticismo, en aquel período de 

férvido entusiasmo de los pueblos que iban a las 
luchas guerreras, y enardecían sus entusiasmos, 
y exaltaban sus pasiones con el son de cantos iiiar- 
cialea. La primera composición de cierto valor es- 
crita en tales decasílabos que aparece en el parna- 
so i?spañol es un romance agudo en ó, dividido en 
tandas de a ocho versos, el Canto guerrero de los 
(f-istiirianos compuesto por don Gaspar Melchor de 
Jovellanos en el año 1808. 

La adecuación del decasílabo a la octava italia- 
na data de 1823, y fue obra de don Juan Bautis- 



[X] 



FIROLOGO 



ta de Arriaza, el primero que escribió en ese me- 
tro más de una poesía. El usarlo en estrofas de 
dos cuartetas en que los versos impares son libres 
y los pares o asonantes o consonantes agudos, co- 
mo las de nuestro Himno Orientar', vino más 
tarde, y antes lo encontramos en escritores ame- 
ricanos que españoles. Hemos formado para la per- 
tinente comprobación de nuestros asertos nn cua- 
dro sobre la aparición de este metro, su empleo 
en estrofas diversas y en distintos géneros. 



[XI] 



i 
I 



tí 

•o 



I 

< 



O ^ 



' R) Sií o 




tí 



.i 



o 



o 
tí 
g 



o 

tí 



D 
tí 




3 
tí 



ir! 



tí 

I 



< 



•o 

o . 

«I 



§5 

II 



O tí 
t3 tí 



o 
tí 

tí 
< 



tí 



tí 



o 



tí 

< 



I 

tí 



i 

'O o 



a tí 



o 

s 

i 



< 

< 

<! 

D 
O 

Pí 

w 

o 

<J 
,J 

HH 

< 

O 
Q 



tí 

tí 

CU 

< 



tí 



tí 
<i> 



3 



tí 



¿•O 

SI 

Id « 



tí 



■3 O 



tí 



tí 



? tí 
tí ^ 

tí 



5 



3<3 



W 

-ÍD 

O O ítí 

1 



tí 

^ tí 

» I — I 

o CJ 

" tí 



tí 

O 
o 



ais 



CU 
tí 



tí 3 



g " 



45 -o 



tí a> 

» Vi 

S O 

U 



tí 

¡I 



9"* 

Oí 

<u 

tí to 
o 

LO VJ 

CO o 



0) 

rt tí o 



O 



13 



o 
el 



I 

s 



cd 



5?. ... 
-o o 



si 

S 3 S ^ 



:-3 



§■1 . 



tí 

•1° 

tí a 
^ fin 

0-^ 



tí 

CU 

ü 



($9 



O 

e 
tí 

tí 

< 



o 

B 
S 

-o 

tí 



5 



o 

B 

tí 




ctí i5 ^ tí 
§ -tí o» tí 

r \ 



•1^ 

CO 

tí^ 

CD 

■§1 

CTJ ^ 

g o tía 



1 



o 

•o 

ÍÍ3 



1 



5 



S 
•3 



•3 Tí 



3 



'■3 S" 



¿I 

5g 



Tí 



cd 



g 



oo 



o 



o 



•o 



o 



o 
U 



o; Oh 
o; " 



tí p 

Ph 



tí o P 

<i> :3 fco 



10 



O 



o 



■«tí 

ci) 



_5 Pí S o 

^ írt ííí "3 

O 



cJ o 

<U ü5 C/T 

U 



tí o 
S 'O 



> 
cd 

tí 

O 



o 



tí 
9Í 



tí 

-o 

U 



'o I— I 

tí <^ <U 



CU 
M 



tí 
í3 



Q 



LO O 

OJ 



§' o S 
tí 



§3 



KA 



tí 



< 



Ü 



tí 

ü 



B 
o 

o 



6 
o 

m 

d 



a 
> 



Ib 
> 



3 



3 ■ 



tí 

\4 



3 



íFBODOiGO 



Como puede verse los primeros ensayos en de^ 
casílabos de himno en nnestra lengua aparecen so- 
litarios por el 1800, y la primera eomposieión de 
fnsfte, el *' Canto guerrero de los asturianos", de 
Jovellanos, en 1808, Varios himnos de Arriaza, So- 
moza, Beña, coinciden con los días del sitio de 
Montevideo de 1812, Después en España se da ana 
verdadera balumba de canciones escritas en malos 
versos en ese metro, por lo general de snjetos sin 
jerarquía literaria, y muclios aparecen anónimos. 
En nuestro medio amanece eon Bartolomé Hidal- 
go en 1811, en su "Marcha Oriental", le sigue el 
argentino Vera y Pintado (¿ue en 1812 escribe el 
Ilhnno qnc comienza: í'a de Chile los oenios üiis^ 
tres ■ Le preparan la senda de honor: en 1813 lo 
emplea López y Planes en la Marcha Patriótica'', 
actual Himno Argentino*', y hubieron de trans- 
ciirrir muchos años para pasar a ser metro común 
en la línea platense. 

La octava decasílaba rimada a la italiana, la 
que no aparece en España hasta usarla Arriaza 
en 1823., y en el Plata hasta Juan Cruz Várela en 

1825, se encuentra ya en las priíiieras páginas; del 
Diario Histórico", en los relatos del Martes 20 
y Miércoles 21 de octubre de 1812, 

MAKTBS 20 

Del Cerrito en la cumbre este día 

Con sus tropas Rondeau se presenta; 

Que el Gobierno Argentino ya intenta 

Estrecharnos en sitio formal. 

De dragones la triple falange, 

A la vista su línea dilata, 

T una salva inaugura y acata 

La bandera del pueblo rivaL 



r XIX ] 



PROIiOGO 



MIERCOLES 21 

Como fiera acosada que huyendo 
En su apuro revuelve repente, 
Y al bramido qne arroja fuerte 

Sorprendido se asusta el lebrel, 
De esta suerte los fieros dragones 
Perse^^uidos a un bosque siguieron. 
Allí paran ... y el grito que dieron 
De los nuestros contiene el tropel. 

Estas estrofas hubieron de ser compuestas 35 ó 
30 años después del sitio. 

Hay otro detalle comprobatorio Je que fueron 
escritas mucho tiempo después de la fecha que el 

autor Ies adjudicara. Los primeros poetas que en 
nuestra tierra usarou ese metro solieron conside- 
rarlo no una unidad, 'sino como formado por dos 
hemistiquios, el inicial tetrasílabo, y el siguiente 
hexasílabo, éste con un acento auxiliar a veces en 
la primera o tercera sílabas, en Ixigar de la segunda, 
o sin tal acento. Así lo medían Hidalgo, Villade^ 
moros y otros que figuran en el ''Parnaso Orien- 
tar^ de Luciano Lira. ^ Ensebio Valdenegro, ver- 
sificador de aquel tiempo, los publicó separando 
con un f;jiLÍ6n el primer miembro del segando. Ese 
modo de coniponerlos no fue una peinüíaridad lu- 
^^-areña ni tacha de copleros ; así los concibieron 

2 Y mezcladas — ■ al undoso plata, Carlos G, Villademoros, 
"El Parnaso Oriental, Canción", tomo I pág. 195, edición del 
Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay. Del dios gran^ 
de — la benigna mano. Villademoros, op. cít.. tomo III, 
pág. 12, Z,as cenizas de las almas libres, Al gran Salto — 
fuéronse a esconder. Bartolomé Hidalgo ^'Marcha Oriental", 
op. cit., tomo I, pág. 9. Tiernos hijos — gratas -compañeras 
Sutíyugarncs — quiere Portugal. B, HídalfiTo* '*Hlmno' Orien- 
tal", op. cit., tomo r pág. 47. De la ''Marcha mexicuna" 
inclusa en "La Lira Argentina*', son. estos versos: Ha tres 
siglos — que pisó la arena. Inmolaros — por su duración. 
Enemigos de la usurpación. 



[XX 1 



PROtLOGO 



en- otros países aiiierieaiios, y no faltan tgemplos 
de autores españoles. 

Proviene esa irregularidad, a nuestro entender, 
de las composiciones poétieo-musicales, con^o los 
\dllaneieos religiosos y profanos, y las changonetas 
de bailes y entremeses de raigambre galaica, don- 
de el decasílabo se combina eou otros metros eomo 
ol endecjasilabo de gaita^ bordones que tienen como 
obligatorio el golpe fuerte en cuarta, y en general, 
lo Ueya en voz ftguda. Así se presenta en letras 
para canto de cuño hispano en el siglo de oro! Es- 
ta fue una corriente castiza. De distinta cepa pro- 
cede el decasílabo de himno — traído de la poesía 
itálica — j que no admite esas variaciones én el rit- 
mo, por desagradables en la lectura; nuestros poe- 
tas no los diferenciaron y mezclaron a la unidad 
musical al gusto erudito de Italia la diversidad 
acentual a la antigua española y popular. 

Pues bien, ]">or muchos años el oído de Acuña, 
solio pecar en el uso de loa acentos; toleraba el dci- 
casílabo como metro compuesto. En' 1825, en la 
''Marcha de los 33 escribió estos versos: 

Mayor triunfo — logra en Sarandí, 
Si ambiciosos — déspota un día. 
Orientales... — ¡Libertad o I'umba! 
Y ellos claman — ; Tumba o Libertad I 
Tu adorada — Libertad costó. . . 
A vosotros — debe su existir, 

('*E1 Parnaso Orientar' 
Tomo I, págs. 128-30) 

Tales versos luego fueron modificados o supri- 
midos con las estrofas a que pertenecían al colec- 
cionar el autor sus obras, pero se conservan en las 
publieaciones periodísticas de la época y en la re- 
copilación de Lira (pág.127 del tomo l) \- 



{XXE-1. 



PROLOGO 



En Uis estrofas fie himno cM **Diario Histórieo'* 
no hay una niaía acentuación, y ello corrobora 
nuestro asorto de; que las compuso con muchos 
años tle posterioridad al heí^ho narrado. Todavía 
en 1830 on ''La Trompeta Oriental" At?ui1a suelta 
versos de este jaez. 

Además en el Diarlo" suele introducir varia- 

e iones al intercalar pies quebrados como otro que 
empleó en versos publicados después de alcanzar 
su tardío perfeccionamiento en el empleo do ese 

ritmo. 

También sirve a nuestro propósito el uso que el 
poluta hizo del dodecasílabo aiifibrá(jiiieo. El do^ 
decasílabo en nuestra poesía — salvo al^^una com- 
posición, forjada en fahia como la de don Leandro 
Fernández de Moratín en obsequio del Príncipe de 
la yaz — aparece con Arriaza, (piien sin duda des- 
pués de 1814 escribió su ''Himno de los ¿guardias 
de la real persona al Rey, nuestro señor, su coro- 
nel, en su augusto día^\ Los versos de Arriaza se 
conip(Hicu de dos hemistiquios, ya anfibráquici^s, 
ya troqueos, como mas tarde los hizo Esproneedn, 
y en nuestros días primerameute Salvador Rueda 
y luego Rubén Darío, quienes lo perfeccionaron y 
dieron singularísima elegancia y soltura. Acuña los 
compone de ajustada cadencia anfíbraca, la que 
tuvo tanta füuui, <pie reinó cottio sola en esa medida 
y que fue lograda por un proceso de porfecciona- 
miento y r emular i zacióji de la forma inicial, y úni- 
ca teTÚda por buena y cultivada por los románti^ 
eos a partir aproximadamente del año 188'). Acu- 
ña conserva la estructura estrófica ideada por 
Arriaza, o sea cuartetos rimados por consonantes 
agudos el segundo y cuarto versos y gra%'es el pri^ 
mero y el t*'rcero, que a veces quedan sueltos, co- 
mo en los cuartetos endecasílabos que el citado 



[XXII] 



PROLOGO 



poeta hispano ereó en su elegía **E1 2 de mayo de 
1808 '\ Cuando los versos impares son consonan- 
tes, A<ania suele dividir cada dodecasílabo por sus 
hemistiquios, y formar ocrtavas de arte menor, al 
modo de Zorrilla^, y con ellas aparece inoportu- 
namente mezclada alguna estrofa en que sólo ae 
unen por rimas agudas el cuarto y último versog, 
de que nuestro autor pudo encontrar ejemplos en 
las óperas, cantatas e himnos de los imitadores cas- 
tellanos del abate Metastasio, como Sánchez Bar- 
bero, Arjona, Lista, y algún otro. 

En esta región riopl átense Esteban Echeverría 
rimó en esas estrofas dos poesías posteriores a ''Los 
Consuelos'*.* Pero Acuña no teje como el argen- 
tino una serie de estrofas homogéneas, sino que in- 
tercala algunas sueltas, tal como se encuentra en 
el modelo itálico y sus imitadores. El hecho de pro- 
ponerse como dechados a los autores que citamos 
puede levantar la sospecha de una juvenil imita- 
ción de ellos, pero desvanece tal conjetura el no en- 
contrar ninguna de esas estrofas en sus poesías 
recogidas en la ''Guirnalda Poética" de Lira, que 
abarca un lapso que va desde 1807 hasta 1837, y 

3 Alguna vez leímos, no recordando dónde que esa inno- 
vación de Zorrilla, el hacer de cada alejandrino y hasta de 
caria dodecasílabo dos versos, tuvo su origen en que a. don 
JOBÓ los editores de £U tiempo le pagaban las obras a tanto 
por verso, y en esa división encontró un íácll modo de du- 
plicar el valor monetario de sus composiciones escritas en 
tales metros. Las fechas c^ue hemos podido consultar nos 
muestran que posiblemente íue Zorrilla el innovador, p&ro 
acaso junto con la utilidad pecuniaria hayan sido parte en 
ello la p.eceptlva clásica que no admitía versos mayores 
que el de 12 silabas (al partir en dos el alejandrino se ce- 
ñía a la poética), y las dificultades que desde el punto de 
vista tipográfico suele ofrecer la composición en versos muy 
lar£[Os para encajarla en las columnas periodísticas dificul- 
tades que se orillaban al partirlos poniendo cada hemisti- 
quio en una línea. 

4 Ambas composiciones se titulan "Estrofas para canto* , 
ambas fueron escritas en el aflo 1B47. y figuran en las pági- 
nas 225 y 449. **Pcesías varías" en las *'Ob:a$ Completas" de 
Esteban Echeverría, tomo III, Buenos Aires. 1871. 



[XXI 11 1 



PROLOGO 



en esa antología aparece Acuña en la plenitud de 
sa talento, ya autor de sus más afamadas eomposi- 
«Ques, de ''La Madre Africana ''La Escarlati- 
na'', '*E1 hiiíino del soF'. el primer ''Himno Orien- 
tal" que (íompuso, las tradiicoioues del ^* Carmen 
Secular'*, del *'Siiper Fliimina", y "La Malam- 
brunada**, y varias toraidas. Muestran allí, eu lo 
atinente a versifie ación, algunas leves innovaeio- 
ne.s, (íomo las endechas por el creadas. En vez de 
nsM.r ou esta clase de composiciones el romanee 
hexasílabo o este metro con rimas perfectas, que así 
lo autorizaban los clásicos, las compuso en estrofas 
de diez y seis versos en. liiis cuales a mm o<?ta\'illa 
heptasílaba sigue otra pentasílaba, que remata con 
una palabra repetida — ríe que pudo encontrar 
una miiestra en el velad, velad, estribillo do la Can- 
ción <|ue Alvari?z de Cicnfueg'osi incluyo en su no- 
vela Go]izalo de Córdoba^j y repetidos están los 
últimos cuatro versos, como en las letras para can- 
tr(), duplicación que solió eliminar al disponer sus 
obras- para legai'las a la posteridad. 

El Parnaso Oriental o Gidrnalda Poética" 
muestra en cuál época Acuña cobra afición a la po- 
limetría — forma predominante en su ** Diario His- 
tórico" — , que le cayó tan en gracia que polimé- 
trica volvió en su forrna definitiva a La Malam- 
hr uñada — en las primeras redacciones sólo inji- 
rió entre las octavas reales algunos hinmos bexa^ 
silábicos^, y varias" toraidas originalmeute también 
escritas en octavas reales. La primera polimetría 
la, tentó en la oda **A1 2') de mayo", en la forma 
que fue reproducida en la pí%. 14,1 del tomo 11 de 
la ''(Tiiirualda Poética'', donde lleva un introito cu 
silva para entonar el "Himiio del sol" o al sol, ^ 

5 *'E1 Himno del Sor' o al Sol {en a^bas formas íue ti- 
tulado) años más tarde Fígueroa lo modificó, y es una de 
las composiciones incluidas por don Marcelino Menéndez y 
Pe layo en su "Antología de poetas hispanoamericanos". 

■f XXIV] 



FROLOOO 



que tanta satisfacción dio al autor, quien tiempo 
después lo recordaba en un eserito donde mentaba 
lisonjeros coiiceptos de su admirador y amifro Jimu 
Cruz Várela, que *' daría la mejor de todas sus pro- 
ducciones por lina sola estrofa del Himno ai hoV\ 

,La forma antedicha, un himno precedido de un 
exordio en silva, la innovó A^^'i^^a, que tantísima 
influencia tuvo en la obra de Figiieroa, y a .esto se 
limitan las variantes métricas en sus coiñposicioues 
de los tomos I y IT de la citada recopilación de Lu- 
ciano Lira, que datan de los años 1834 y 1835 respec- 
tivamente, pero en el 111, aparecido en 1837, pu- 
blica el Patagorrillo ' * y reimprime la ''Toraida de 
Aleluya'^ y la ''Toraida rabona'-, dadas a la pren- 
isa a comienzos del mismo año, hechas en octavas 
reales, y en las que al reimprimirlas introduce ver- 
daderos cambios de medidas al gusto romántico. 
Puede aseverarse, pues, que en el año 183G Acuña 
de Figueroa principia a escribir polimetrías como 
estaban en boga por entonces en Europa, que en esto 
se adelantó, aunque empleando temática diversa, 
a loíi rioplatenses alumnos de la nueva escuela 
poética. 

, No f ueroji los poetas del neoclasicismo itálico, que 
tan hondo iií flujo tuvieron en la poesía castellana, 
ni otros que solieron aderezar sus poemas como 
mosaicos de piezas de diversos metros, como Grego- 
rio Francisco de Salas y el italiano traductor bíblico 
Bvasio Leone, quienes influyeron en esa modifica- 
ción formal coinei dente con los nuevos rumbos (lue 
por entonces tuviera Figueroa. 

En (A Diario del sitio se encuentran estructuras 
poéticas más modernas que las recogidas en el ''Par- 
naso Oriental''. ¿Puede suponerse que Arniña, tan 
cumplido cultor, de la forma, tan aficionado a los 



PROLOGO 



v(.u'sns iítmi</o.s, que le facilito a Lira aliíunas p;i<^i- 
nas inéditas para incluirlas (ni una obra a quo su 
jiombre y sus poesías acíreditabaii eomo incentivo de 
la euriosidatl, y en conseenencia oran medio de apa- 
rejar suscripciones y ventas, no había de inserir en 
aquella antología alj^ainas composiciones concebidas 
on novedüfsüN versos, cuando tan raras oportunidades 
so le ofrecían de salvarlos del olvido? 

Mr1s podemos aí!:re<¿:ar. La sextilla oct asilaba de 
pie quebavado con los versos lar«í:os pareados, que 
tanto usó nuestro cronista, como en este pasaje : 

Cuanto más padecimientos, 
Más el pueblo muestra alientos, 
Siu ceder ; 

Qae aniiquc remedio no aguarda, 
Ningún hombre se acobarda, 
Ni mujer. . . 

(Tomo I, pág. 144) 

Aparece en tiempos modernos, en los poetas ro- 
míhiticos, y acaso el primero en rimarlos eomo loa 
coTnponía Acuña íue Esprojiceda en la Serenata" 
escrita en 1828, diez y seis años después de La fecha 
que llevan en el Diario del sitio". También pre- 
senta la estrofa bermudisia, así llamada porque la 
cre(> Salvador Bermúdez de Castro en el año ]836, 
y ODi el rimado cronicón se encuentran como escritas 
cu el año 1813 : 

Mil ^ieiscicnioH completos uniformes 
lina lancha contraria conducía 
Cerca de la Colonia, y esto día 
Prisionera en el puerto se ve entrar, 
Lle^^'ando anoche al mnro un eneinigo, 
Que las zanjas y sondaras protegieron, 
Atrevidos insultos se le oyeron 
Al «:obierno v al pueblo prodí|>:ar. 

(Tomo I, pág, 173-74) 



[XXVIJ 



PROLOGO 



La versión que como del primer original principió 
a piiblirar el contralmirante Miguel Lobo, no era la 
redacción i)rimitiva, porque en la entrega inicial, 
única que hemos visto ~de que se eiistodiaba \m 
ejemplar en la Biblioteca Nacional, que figuró en 
la exposición de obras de Acana de Figueroa en 
1941, y hoy se da por desaparecido — , se hallaban 
partes eompueístas en los metros que dan pie a nues- 
tras deducciones. 

Obsérvese además que esas formas que nos resulta 

imposible aceptar se encontraran en la redacción 
originaria, están empleadas en contar hechos; de 
patricios americanos y celebrar sus hazañas. En 
octavas de himnos se refiere la llej^ada de Rondeau 
a poner sitio a la plaza de Montevideo : 

Del Cerrito en la cumbre este día 
Con sus tropas Bondeau se presenta; 
Que el gobierno argentino ya intenta 
Estrecharnos en sitio formal. 
De dragones la triple falange, 
A la vista su línea dilata, 
Y una salva inaugura y acata 
La bandera del puchío rival. 

(Tomo I, pág. 39) 

En cuartetas dodecasílabas dispuestas como octa- 
vas, al modo zorrillesco, festeja a Joaquín Suárez : 

El hijo de Suárez, 
Pudiente hacendado, 
Del bando patriota 
Ardiente oficial, 
Sin fruto invadirlos 
Ya había intentado, 
Pues fue repelida 



[ XXVIT ] 



PROÍLOGO 



8n fuerza oriental. 
Mas hora éste misiuo, 
Con hombres cuarenta, 
Un súbito asalto 
De nuevo les da . . . 

• (Tomo I, págs. 92-93) 

En estrofas dodeeásílabas elogia a Jósé Eugehio 
Culta: 

En fuerte guerrilla repele a los nuestros 
De Culta temible la hueste orienrtal, 
Qne oculto en nn bosque cargó con noventa 
Guerreros de lanza, pistola y puñal. 

(Tomo I, pág. 29) . 

En versos del mismo jaez celebra a Lavalleja, ele 
quien reproduce con fidelidad la forma tajante en 
que según la tradición se expresaba en sus arrebatos : 

El joven soberbio que aj^er desafiaba 
A invictos guerreros del bando legal, 
Hoy torna de nuevo, y algunos, afirman 
Ser nn Lavalle ja teniente oriental.,. 
\ Cobardes gallegos l eon eiega osadía 
Gritaba. - . ; rjaUegosi no Jiahía en la 

\f acción 

Y dando carreras \ que venga I repite. 
Quien (iuiera conmigo probar su latón.. 

. (Tomo T, pág. 181) . 

El referir asaltos y degüellos que, aproveeliando 
la falta de vigilancia en la campaña cometían los 
üharrúas, le da ocasión para enaltecer a Artigas en 
octavas de himno: 

Ijos salvajes charrúas que al campo 
En cuadrillas, del sitio se ausentan^ 

Y bandidos dispersos, presentan 



L XXVITI 1 



Feos cuadros de saugre y furor. 
La violencia, el pillaje y la muerte, 
-Bjereitan con bárbara saña, 
Y doquiera la triste oampaña 
Es un caos de ruiua y horror. 



Es en vano que Artigas, amenté, 
Refrenar el desorden quisiera... 

(Tomo I, pág. 220) 

En esos metros no celebró a los realistas ^pues 
al refaccionar la obra nada le interesaba, bienquis- 
tarse con los desposeídos del poder gobernante—, 
y por parte alguna apareeen las rimas en que debió 
ologiar a Vigodet y a los jefes monárquicos a, quienes 
servían él y su padre como empleados pTiblieos. 
¿Cuál de los defensores, inehiso el esforzado Ghaín, 
niereee alabanza.s eípiiparables a las zalemas que 
endilga a Jos rebeldes^ siemin-e llamados patriotas 
y nunca como nn íiionárcjuieo debió nombrarlos? 
Sólo (>ribe, a quien tan hiperbólicamente hálagó 
cuando ocupaba la presidencia de la república (jomo 
denigró al pertlerla, merece el tan injusto como 
TOncoroso sanbenitó de aventurero, ' Es lógico su- 
poner cjue.se lo vistió o durante o después de la 
Guerra Grande. Además, para el criterio rígido de 
uu' servidor del rey, cuantos iriilitaban en la causa 
de la independencia, españoles o españoles ame- 
ricanos, eran . traidores a la patria, y aunque con 
prudente cautela Acuña, para disimular la super- 
chería de ser la escritura definitiva posterior a la 
fecha que lleva, trató en las notas y en los versos 
dé ocupar una posición de juez desapasionado que 
roeonoeía rasgos nobles en los hombres de ambas 
parcialidades, queda de resalto que eso fue urdido 
a pósieriori» 



[ XXIX ] 



fHOLOOO 



Do elogios a los defensores de España, a que 
servían él y los de su fannlia, restan algunos vof:;- 
tij^ios en el discurso del relato, donde solamente se 
dosLaca el 7'oinanee endeeasílabo en qne lamentó la 
muerte de sn heroicío hermano Claudio. Es lógieo su- 
poner que el poeta hubo de celebrar en igual forma 
a los héroes de «u (^ausa en aquel momento, mas 
luego, trastornada la situaeion polítiea elimmó las 
loas a los venuidos y tejió nuevas a los vencedores, 
y no en los metros (jue eonocía en el tiempo de la 
lueha, sino en los más novedosos y que acaso más 
gratas sonaran a los oídos de los lectores al tiempo 
de trabajar la retíonstrucción del poema. La forma 
moderna delata la superchería. ^ 

8 i tenemos presente cómo procedió el autor con 
m *'Malambrunada" y eon *'La toraida ^ Poema 
en embrión' ^ eómo corrígió las oelavas reales de 



6 Acuña de Figueroa. corno pue<3e verse en el detenido 
estudio biográíico puesto por el doctor Gustavo OaUlnnl 
al frente del '*Nu€VO Mosaico poético*' putalicfiuao en la "Bi- 
blioteca Rodó*', sufrió Intimas contrariedades y públicas afren- 
tas por sus Inconsecuencias políticas. Su cargo de censor de 
teatros lo enzarzó en unn a.^ria DOlémlca con gentes poco 
recomendables, entre ias que ílguraban un tal Bernabé Gue- 
rrero Torres y otro tal Manuel Martínez, farítndulero tru- 
chiman con humos de poeta, que cuando la Defensa cometió 
una traición para medrai' junto a Rosas, y don Juan Manue-1 
le recompensó \& bellaquería entregándole a la mazorca. An- 
duvo mezclado en ese cardumen de truhanes Bartolomé Mi- 
tre joven de 16 años (BartoUtomé. según Acuña) Quien ser- 
vía de pantalla al truhanear de los saltimbanquis y uulen ít 
pesar de las pruebas de talento que ya e-ntonces daba pro- 
cedió sin discreción alguna. 

Aunque aquellas actitudes han encontrado hoy en sus deu- 
dos entendidos comentaristas que las han jtjacificado y has- 
ta enaltecido, creemos que no pueden ser Juzgadas más quo 
como yerros en la conducta de un niño mal aconsejado por 
extraftos, y falto de respeto hacia AcuAa, que por lo menos 
debió merecerle el que el ilustrado poeta le dispensaba, y 
también hacia don Ambrosio Mitre, de quien llevaba el ape- 
Ihdo hombre apreciadlslmo por la sociedad montevideana. 
del que no aceptó la prudente intervención. 

En aquellas disputas Acuña de Plgueroa no se mordió la 
lengua, pero hubo de ver impresas amargas acusaciones, 
en el fondo verdadero, dichas con extremada grosería per 
gente indigna y por un Joven inexperiente que lo habrá te- 
nido por una travesura. 



[ XXX I 



PROLOGO 



ambus composiciones, cótuu las refundió y encajó 
entre ellas trozos en otros metros, es líidto (íonjetu- 

rar en (males partes la rtMlaeción primitiva del 
Diario Histórico" solo fue retocada y on cuáles 
remudada. 

El ** Exordio Preliminar'', la * * Jnvoeación " y 
muchos fragmeíitos, a veces tan breves que no pa- 
san de cuatro versos, están compuestos en romance 
endecasílabo en i - o, salpicados de trozos en diversos 
ínetros con rinms períeetas o imperfectas. A] iniciar 
el cronicón, los sucesos del mes de noviembre están 
relatados en romance heroieo en c - o, interrum- 
pido por fragmentos escritos en variadas for- 
mas. Y contados por pasajes en rimas y eftlrofas 
diversas, un romanee endecasílabo en c - o refie- 
re los sucesos del mes de diciembre, otro en a - a 
los de enero, y en La los de febrero, en e-o los 
íle marzo, en a - e los de abril, on c - o los de ma- 
yo, en a - o los de junio, y así hasta el fin de 
Ja obra, excepto el relato de mayo de 1814:, donde 
llegan hasta el día 5 los fraj^mentos con la rima en 
e ~c y desde el 8 hasta el fin continúa en a - <?. Es 
(?asi sejjTiiro que Acuña siguió la manera clásica y 
el ejemplo de los buenos poetas de su tiempo, e hizo 
su primer ''Diario Histórico" en romance heroico, 
como Moratín ''La toma de Granada^', Olareía de 
Ja Huerta *'A1 bombardeo de Arji^er', Vaca de Guz- 
nnni ''Granada rendida", etc^ 

Imposible nos es suponer que la redacción primi- 
tiva ofreciera variaciones en Ja forma — como con 
cautela estampó el autor en la portada — , y si al- 
í^unas hubo pudieron ser el relato de la batalla del 
Cerrito, ^ trozo el más extenso que se presenta coni- 

7 Acaso también las octavas del relato del dfa lunes 23 de 
frffosto de 1813. La Importancia del acontecimiento aue re* 
íiere punde haber movido al poeta a dejar la fácil asonan* 
Cía y hacer crónica en forma más gallarda. 



[ XXXI ] 



PROLOGO 



puesto en. una estrofa dada, y ésta la octava real, 
lá sonanto consagrada en el clasicismo a esta clase 
de poesía, y algo de lo relatado en romance octosí- 
labo, (lue así nos lo tace conjeturar la prosaica lla- 
neza propia de una pimna bisoña que desliico mu- 
clio^ Xíaaajes en versos de ese jaez. Unicas libertades 
qw pudo tomarse el autor, respetuoso como se mos- 
traba de la preceptiva corriente, el mezclar las 
formas autorizadas para poemas como el suyo qne 
cantos heroicos o épicos pomposamente solieran nom- 
brarlos. 

En las estrofas de la batalla del Cerrito la ransa 
de nuestro rimador se elevó, no mucho, pero sí hasta 
cierto nivel nunca más alcanzado en lo restante del 

relato. Conio Aeuña versit'iraba sin mayor esfuerzo, 
al. escribir eu formas seueillas eonio el romanee es 
eii las composiciones serias freeiientemeute desleído, 
y (?n las festivas recargado hasta ahogar en un ex- 
ceso de ingeniosidades la soltura que requiere 
el verdadero gracejo, la qne no le faltaba cuando 
se imponía las cortapisas de la rima rica, la estrofa 
regular y hasta el estribillo. El esfuerzo de tener 
tjue ceñirse a normas severas le obligaba a no ser 
tari abundoso, y en la octava real, ^que manejaba con 
maestría, alcanzaba felices aciertos. El relato de 
lá luclTa del Cerrito, tenido por un trozo bueno del 
poema, libre de los prosaicos romances y de las oc- 
tavillas que lo afean, lo restante debe haber formado 
la redacción primaria. 

Obsérvese en ''La juundaeión del Maciel^\ ^ don- 
de mucho suena a crónica en verso, cómo languidece 
o se anima el nuinén del poeta según la forma que 

8 Fue publicada memorando el primer aniversario ae m 
catástrofe en el número 382 de "El Nacional", de fecha 4 
de marzo de 1840. y en Feo, Acuñn de Flgueroa. ''Obras Com- 
pletan. Poesías Diversas" Tomo I, Páginas 42-4B. Montevi- 
deo. 

[ XXXII ] 



PROLOíjO 



emplea, y acorde eon ella toma distintas modalida- 
des que ya lo. acercan al romanticismo, ya y más 
iuertemente al neoclasicismo, o le prestan cierta ele- 
^aíieia aprendida en la frecuencia de los clásicos. 

Tales cambios ponen en (?videncia qiTo en el fondo 
Acuña carecía de orientación j la pluma obedecía 
a mandatos de la voluntad ; sus impulHos afectivos, 
i|ne no fueron intensos, a! amoldarlos al pulcro len^ 
guaje habitual y al presto pertinente a las cortesa- 
nías, dominados desmadraban basta quedar el ijoeta 
como falto de sentimiento. Escribía, que asi pudo 
decir un romáiitico, sin inspira(?ión. 

Como lo imponían Ihs normas de la nueva escuela, 
cada una de la.s cinco partes en que se divide este 
poemita lleva un título. Las dos primeras están es- 
critíis en cuartetos dodecasílabos, estrofa puesta en 
uso desde en las leyendas de templarios, de que 
se tuvo por dechado la de Patricio de la Escosura 
titulada **E1 bulto cubierto de negro mpuz^\ 

Al comienzo, en ''El ocaso del sol'', tra/ca una 
descolorida pintnra de nucíítra naturaleza, a que 
sólo la meneión del sabia y de un gigante de enorme 
figura, el sauce llorón, le dan pálidos tintes de 
uruguaj'a, pues por lo demás nada le presta color 
local. La versificación es sonora y elegante, como 
también en la segunda parte. '*E1 ejército'', donde 
el autor recurre al expediente de lo patético, lo 
tétrico y lo misterioso, igual que cualquier vate me- 
lenudo de aquellas calendas. Emplea con acierto la 
onomatopeya de estos bordones: 

Metálico el campo retiembla sonoro 
Batido del trote que suena a compás. 



Y en valles y montes, retumba agorero 
De truenos lejanos el sordo rumor, . 



[ XXXTTI ] 



PROLOGO 



liOs toíjues a la moda romántica no son do muy 
buen gusto, aunque más aceptables que muchos ad- 
mirados de los jóvenes escritores de entonces. Acuña 
compone buenos versos a la romántica, pero sin 
romanticismo^ y, por qué no decirlo, sin poesía. 

Eu la parte torcera, ''El campamento'', zurce 
octavillas octosílabas, la estrofa iutroducida por los 
neoclásicos. Acuña, arrendajo aquí de los poetas 
de peluca y decir ahuibarado del siglo XVIII, toma 
la comptistura de ellos, y con cireunloquioa del pas- 
tor hlasupiino menciona luiestro medio rural y nues- 
tras cosas (camperas. El canipaiuento es alojamiento 
maroiaí; el arroyo en que muchos milicianos pere- 
cieron ahogados, i:)repara frias imnhas de cristal; 
la soldadesca cuando a tvaquca, de rojas ijlumas fi- 
(jura ^ un movedizo jardín j las marañas s>on verje- 
les -de fabulosas driadus - floreciente camarín; el 
asado es campestre cena; quien hace un maneador 
a su bridón prepara • grillos de trenzada piel, y así 
hastfi (jue la tropa duerme sobre el apero de montar, 
cuando los militares arreos - son su mullido colchón. 
Todo muy pulcro, nmy al í^'usto de la escuela en 
que el poeta se había formado, con símiles inadecua- 
dos, con alambicamientos que boy tenemos por ri- 
dículos. 

En la cuarta parte, **Los dos hermanos", también 
en oetavUlas, no haee más ({ue tejer coplas, finas 

coplas de las que componía sin esfuerzo. Pero arriba 
al final del canto, el diestro rmiador escribe octavas 
reales, la difícil estrofa de los poemas épicos, y un 
soplo de aire sano le solevanta; parece sor el aire 
auicricano que alentara a las musas de Ere illa y 
Oua, de Balbueua y Ojcda, Desecha las sugestiones 
de novelerías al uso y las plantillas de escuela ; ven- 
ce bizarramente las difieult-adaes de ejecución; las 



[ XXXIV ] 



PROLOGO 



reminiscencias i-lá siegas sur ¡2:^1 i espontáneas —no co- 
mo los fililíes de un vestido pomposo— palpitantes, 
con algo de «olor poértieo, y el rimador de la prece- 
dente coplería, dueño y señor del léxico y de la 
rima, de octava en octava avanza seí^nro, sin feas 
eaídas, con felices aciertos. 

Sinñlares diferímclas ofrecen al^j^nnas de sus eoni- 
posic iones festivas. En las tora id as, en las cartas 
familiares, solía expresarse como en ninj^nna otra 
forma al escribir octavas, y sólo en octavas del)iü 
estar originariamente relatada la Batalla del Ce- 
rrito", narración c]ue después desartieuló trasvasan- 
do a otros mertros el contenido de aquellas que dese- 
chara por malasj agregando fragmentos de diversa 
musicalidad, como hizo con **La Malambrimada' ® 

Diferencias estilísticas también ayudan a diferen- 
ciar en el Diario Histórico partes que se conservan 
más o menos fieles a la lu'imera redacción de otras 
que fueron modificadas, o refundidas, o agregadíJS 
al refundirlo. 



La obra de Acuña — ya lo dijimos en otra opor- 
tunidad — es una obra nniy limpia de las novatadas 
del escritor incipiente, porque toda fue aliñada por 
la pluma diestra del versificador culto, dueño del 
arte de la composición. 

9 Tenemos el convencimiento de Que en la redacción po- 
limétrica de '*La Malarntirunada", además do una Inquietud 
natural en Acuña de Figueroa que lo movía a retocar y re- 
hacer sus versos, influyó en la cuarta y úU5ma modifica- 
ción (Única íntegramente conocida), la controversia que sos- 
tuvo en 1837. ya mencionada en nota anterior. En aquella 
disputa se tomó 'Xa Malambrunalda" —que así f^e titulaba 
entonces — y se la puso como dechado de concupiscencia. 
El auto-r se procuró espaldas en otros poemas satíricos, pe- 
ro las acusaciones debieron hacerle mella y al madíflcar 
el escrito en parte torció la primera intención para darle 
otro cariz literario, y al Injerirle las referencias al pleito 
de clásicos y románticos, sólo consiguió di^sfi^urarlo coti 
adltamlontos que no lo expurgaron de lo criticado por pe- 
caminoso y lo deslucieron con inoportunas alusiones. 



r XXXV ] 



FROUOGWD 



Dentro del prosaísmo de lu8 versos del ctroiiicón, 
defecto en rnueha parte originado por la naturaleza 
del tema, y que a él no se ocultó, se advierten dis- 
tintos procedimientos formales; En las partes que 
f nerón de la primitiva redacción aparece casi liuiiio 
iiniea gala poética el empleo de las comparaciones 
usadas a la manera clásica, en la forma caracterís- 
tica de la epopej^a y del poema épico: 

Cual ráfag:a del viento que impetuoso 
Secas hojas, y aris'tas por doquiera 
Arrastra, y en desorden polvoroso 
Lías impulsa, revuelve, y aglomera; 
Cual de nn cerro desciende cerrentoso 
El torrente que inunda la pradera, 
Y en turbillones de espumosa plata 
Los árboles y cho:^as arrebata, 
Así la división corriendo avanza 
Sobre aquellos etiopes contundidos. . , 
(Tomo I, pág. 115) 



Cual sañuda leona que mirando 

En riesgo . a sus cachorros, corre a:ltiva, 
Cruzando por la selva en pos del tigre 
Que devorar a aquellos pretendía^ 
Y 1 anidando rugidos terrorosos, 
Le acomete con furia vengativa, 
Liberta a sus hijuelos, y aun persigue 
Al temible raptor embravecida, 
Áai parten los nuestros . . . 

. (Tomo I, págs. 158-59) 

Esos largos rodeos ([ue da el autor, eso recrearse 
en ios detalles de las comx)ar aciones se aminora en 
los pasajes que vemos refundidos o nuevos, donde 
poco las emplea y sin la amplitud e importancia que 



rxxxvi ] 



PRQIjOGO 



antes 'les diera. E^tas comparaciones primeras tie- 
nen por finalidad escribir una tirada de versas; 
luego las concibe más breves, y al objetivar o adje- 
tivar pone de relieve Jo pertinente a la aeción 
poemática, que no queda agobiada por la pompa 
retórica de los símiles. 

El empleo de hipérbaton en forma violenta con- 
traria al buen gusto, como aquel 

El tren volante y el de Lorea cuerpo ; 

(Tomo 11, pág. 200) 

de la primera versión, luego casi lo elimina. En lo 
refaccionado el hipérbaton aparece con frecuencia, 
pero oportuno y elegante. 

El lenguaje ofrece diferencias. En la parte an- 
tigua es cuidado, de una sobriedad que da cierta 
entonación noble al inevitable y rastrero prosaísmo. 
Véase un pasaje tomado al azar: 

MAETES 2 
[de inarzo de 1S13] 
(Una hala hnho de matar a Chain) 

Jugóse a carnaval por la mañana, 
Y hasta la noche eon fnror ^rrosero, 
Quedando por menio:r:ia en estos días 
Cuatro desnarigados y seis tuertos. 
Cerca ya de la línea, por la playa. 
Veníase un pasado ; pero siendo 
Por contraria patrulla perseguido, 
Fue a nuestra vista derribado y muerto. 



lo Las adjetivaciones virgilianas de esta estrofa., desorden 
polvoroso^ turbUlones de espumosa plata, es «vidente que 
no fueron encajadas en la octava por el bisoñe cronista 
del año 1814. 

[ XXXVII ] 



PROIiOGO 



A Cliain una bala en la guerrilla 
La veste le perfora y el chaleco, 

Mas la cartera de papelea llena 
l^^lc escudo milagroso de su pecho. 



En luso bergantín a Río Grande 
Iloy envía el cabildo tres mil pesos, 
Para entregarse a Lagos, que allí activo, 
Comestibles acopia para el pueblo. 

(Tomo I, pág:, 178) 

En la misma forma, una prosa rimada con. cierta 
entonación noble, se muestran muchos fragmentos, 
pero en los que el autor aderezó en romanee octosí- 
labo suele tener un tono de habla casera, y no son 
capaces a mantener la dignidad que al relato hubie- 
sen prestado el ritmo del endecasílabo y al|?unos 
primores de lenguaje. En otros pasajes romanceados 
el escritor experiente desecha la influencia del pri- 
mer escrito y concibe fragmentos de mejor calidad 
literaria ; 

JUEVES 16 
[de octubre de 1812] 
(Ejerekios ecuestres de la divísióíi de Cultd) 

Al favor del telescopio, 
Iloy hacia el Cerro hemos visto 
Dos grupos de los contrarios 
Evolucionando activos. 

El sable o lanza vibrando, 
Ya se entreveran, ya al vivo 
De asalto y cargas figuran 
Los embates y los giros. 



[ XXXVIll ] 



PROLOGO 



Ardientes brutos cabalgan, 
Rayos de animado brío, 

Que a merced de leve rienda 
Hacen parar de improviso. 

Tinos al suelto caballo 
Lanzan de holas de tiro, 

Y en veloz carrera el bruto 
Cae pn=»so en doblados grillos. 

Otros Ici zanja acometen 
De carrera y atrevidos; 
Clavando al hijar la espuela 
Salvan ol foso de un brinco. 
En su variado ann amento, 
En sus campestres vestidos, 
Muestran ser aquellos bravos 
Orientales f no argentinos. 

Y nü en esto desmerecen : 
Que en fatig^as y peligros, 
Suele ser en el soldado 
Hermosura el desaliño. 

(Tomo I, págs. 35 y 36) 

Este romance muestra en el estilo tal similitud 
con la tercera parte del poema La immdación del 
Macielf publicado en 1840 que parece indudable 
fueron escritos en la misma época. 

Ciertos extremos de influencia romántica que pe- 
netran en el estilo de Acuña a partir del año cua- 
renta, no aparecen en el Diario''. 

Los versos antes transcriptos son de una pluma 
riniy avezada en el manejo del romance ; aquí tene- 
mos al poeta en su plenitud, en el dominio del léxico 
y aquellas formas indirectas de^.expresión caracterís- 
ticas del siglo XVIII, que él adquirió con el decurso 



[ XXXIX ] 



PROLOíCÍO 



del tiempo, y que iio se encuentra en los restos del 
í|ue fue ensayo juvenil. Muy lejanas están del humil- 
de relato endecasílabo estas pomposas sonoras. 

Los primores de lenguaje, los alambieamientüKS 
que í^astó en zalemas cortesanas, zalemas en que íue 
ducho cuando ostentaba sus puntas y collares de 
poeta áulico en las esferas oficíales, se muestran en 
diversos pasajes. Véase estos hexasílabos de la pin- 
tura de una noche de pánico. 

El muro y recinto 
Lanzando cien truenos 
Contestan, y en torno 

Relucen sus tuef^os. 

Los niñojíí, las ninfas, 
Los febles enfermos, 
Se ven pavoridos 
Saltar de sus lechos. 

(Tomo II, pág, 317) 

No menor acicalaniien'to y compostura se encuen- 
tran en las estrofas descriptivas de xina escena que 
pretende ser patética : 

Allí el esposo amado 

Abraza ala consorte ; aquí extenuado 

Por afanes prolijos, 

Abraza un padre a sus guerreros hijos 

Que al anciano regalan 

Nutritivas of rtmdas ; 

Allá en dulces contiendas 

Los amantes exbalan, 

Y alternando confianzas y recelos 

Dicense amores, o se piden celos. 

(Tomo II, páí?. SOI) 
Aquí el rebusco dieciochista no ofrece en palabras 
y perífrasis tanto como en el tono, en la sintaxis, en 
el aire mirlado. Qué lejos también están estas ama- 



[XL] 



PROLOGO 



fiadas filigranas de obrante orífice exporto, de los 
simples relatos en romanee trazados cuando la mano 
aún inseíí:ura del artista hai'ía vibrar el metal del 
idioma, pretendiendo arrancar a la prosa easera 
sonoridades de epopeya. 

En resumen: en lo atinente a la forma el Diario 
histórico'* del sitio en su primera redacción, hoy 
deRconocida^ hubo de ser una sucesión de romances 
heroicos que variaban de asonancia en la relación 
de cada mes — salvo una exeepc-ión ya indicada — , 
e interrumpida por algunas octavas reales, y acaso 
fragmentos en el metro del romancero. 

En lo relativo al fondo tenemos por seguro que 
cuando se refiere a lo material del relato, encuen- 
tros y movimientos en ambos campos, sucesos tri- 
viales y datos de inventario, lo dicho por Acuña de 
Figueroa es digno de crédito, porque la lectura de 
la obra y sus notas ponen de manifiesto qiie proce-^ 
dio con encomiable prolijidad en procura de exacr 
titud. Tan verdadero fue en lo histórico porque 
pretendió vestir de severa dignidad las inconsecuen- 
cias de su actuación pública, aquel frecuente variar 
en sus opiniones, aíjuel juzgar a los hombres de 
fuste y los principales sucesos políticos no según 
convicciones fundamentales sino por circunstancias 
personales del momento. En su obra se encuentran 
rastros que manifiestan cómo él conoció su propia 
debilidad, y quiso disimularla, a vecey justificarla, 
lo que claro se advierte en su Diario histórico , pero 
nunca pudo vencerla. Su ingenio encontró un medio 
propicio en los faustos mundanos y en la paz del 
gabinete de estudio, nunca en el medio donde le 
tocó actuar, y que acaso en buena parte malogró 
las cualidades de su ingenio nacido para regocijo 
de las musas. 

Boger Basagoda 



[XLt] 



FRANCISCO ACUITA de FlGUEROA 



Nació en Montevideo el 3 de setiemlire de 1791, hl:io de 
Jacinto Acuña de Figueroa y de Maria Jacinta. Blanqut. 
CuTfió suB primeras letr!>s en el Coleirto de San Fernandino 
y perfeccionó sus estudios en el Real Convictorio Carolino 
de Buenos Aires. Ingresó como supernumerario en las 
Reales Cajas y en 1811 pubUc6 A la victoria contra Massena 
por el ejército combinado por la Imprenta de la Ciudad 
de Montevideo. 

A] iniciarse la revolución emflncio^dorR permaneció en 
el recinto de Montevideo, y escribió de 1B12 a 1814 un por- 
menorizado Diarlo del Sitio. Tomada la plaza, pasó en 1814 
a Maldonado y de allí al Brasil ocupando el car^o de ama- 
nuense en Secretarla del Consulado de España. Volvió a 
Montevideo en 1818 y ocupó el puesto de Oficial 2. o auxi- 
liar del Ministerio de Hacienda, bajo Lecor. En 1822 fue 
promovido a Oficial l,o de la contaduría de la Real Ha- 
cienda. Más tarde desempeñó funciones burocráticas en la 
Administración de Rentas de Maldonado. Contrajo matri- 
monio con María Ignacia Otermin. 

Al comenzar el año ift25 se hallaba en Maldonado como 
Ministro de Hacienda. Tomada la ciudad se retiró a Mon- 
tevideo y fue nombrado vista de Aduana y más tarde, ya 
bajo el gobierno patrio^ continuó empleado en la Veedu- 
ria de Aduana y se dedicó, además, a escribir poesías en 
todos los metros y en todos los temas imaginables. Con- 
siguió que se oflciali^ra en 1B33 su Himno Nacional. Co- 
laboró en casi todos los periódicos de la época. Durante 
la Guerra Grande intervino en los certámenes poéticos de 
1841 y 1B44. Fue Tesorero General del Estado. Director de 
la Biblioteca Nacional y Censor de Teatros. En 1846, bajo 
Rivera, fue electo para la Asamblea de Notables, cargo 
que desempeñó hasta 1851. En 1855 enviudó de su primera 
muier y casó nuevamente en 1859 con María Francisca flí'^ 
San Vicente Vi^-^íó lare:amen<^e v cor 'm*» fecimáida-^ poé- 
tica inagotable. El 2 de octubre de 1862 falleció en la ciu- 
dad de Montevideo* 

Durante se vida editó en folleto El Dles irae y el Sacrls 
Solemnlis en 1B35 por la Imprenta de la Caridad y su Mo- 
saico Poético, Montevideo. Imprenta del "Liceo Montevi- 
deano", 1857. y varias hojas sueltas. Colaboró además en 
A la Jura de 4a Constitución política del Estado Oriental 
del Uruguay, Montevideo^ Imprenta de la Caridad, 1830 y 
en el Templo de la Libertad, Montevideo. Imprenta de la 
Caridad, 1835. Certamen Poético, Montevideo, Imprenta 
Constitucional, 1B41, Cantos a Mayo» Montevideo, Imprenta 
del Nacional, 1B44 y el Parnaso Oriental» Buenos Aires - 
Montevideo, Imprenta de la Libertad, de la Caridad y 
Oriental, iflSS - 1837. Luego de su muerte se editaron sus 
Obras Completas en lasu, por Domaleche y Reyes y Váz- 
quez Cores. 



[XLII] 



CHIT£RIO DE LA EDICION 



Acuña de Figueroa escribió ejsta obra en la época de 
Jos hechos que relata. Jt'osterlormtinte ia coirigio y 
amplió. Dio término a la versión definitiva en el año 1844. 
liiez años después donó el oiiginai ae slj olbra al goDlerno 
de la República, el que la destinó a la Biblioteca Nacional. 
£6 te es el códice que se puDUca en la presente edición. 
£1 cuidado de la efectuada en 1890 por Vázquez Cores y 
ijornaieche y Heyes esiuvo a cargo ae u. Manuel Be nárdez. 
quien, en el cumplimiento de tan delicada tarea, supri- 
mió paisajes dei uiartoi tn otios cases modificó muchos de 
los versos que lo forman asi como las referencias aclára- 
te Las de que los acompaño el aucor- Sin perjuicio de las 
anota cioneí» personales realizadas en la época y de sus pro- 
pios recuerdos, para corregir y ampliar el Diario escrito 
entre 1812 y 1814, Acuña de Figueroa se valló de la colec- 
ción de la "Gaceta de Buenos Aires", de las Actas inédi- 
tas del Cabildo de Montevideo y de otros testimonios de 
aquel período. Una copia del "Diario del Sitio ' lúe obse- 
quicida por Acuña de Figue oa a junn Manuel Bonilaz. 
En 1940 había sido incorporada a la Biblioteca del Jockey 
Club de Buenos Aires. En el Museo Histórico Kacional de 
Montevideo (Biblioteca y Archivo Pablo Blanco Acevedo) 
existe otra copia del **Dlario del Sitio ' realizada en fecha 
posterior. Para la presente edición fue modernizada la 
oitografia El estudio que la precede fue publicado en 
la ^'Revista Histórica", editada por el Museo Histórico Na- 
cional. Tomo XXXII. Montevideo. 1962. 



[XLIir] 



DIARIO HISTORICO 
del 

SITIO de MONTEVIDEO 
En los Años 1812-13-14 



LIBRO PRIMERO 



I 



DEDICATORIA Y DONACION DE EST\A 
OBRA AL SUPERIOR GOBIERNO 
DE LA REPUBLICA 



Cuarenta anos van a cmnpUrse después de 
concluida esta obra del Diario Histórico del Sitio 
de Montevideo, escrita día a dia por mí, en la 
actualidad, y en presencia de los sucesos; y pos- 
teriormente corregida y aumentada. Líls diversas 
querrás, que después de aquella época lia sufrido 
el país y y las largas conmociones políticas que le 
han agitado, han sido un obstáculo a su publica^ 
ción, que además me seria muy dispendiosa. 

Hoy que la Repithlica mira vesiableGida y afir~ 
mada su tra^iquilidad, y ve en perspectiva un por~ 
venir de progreso y de unión; hoy que he 
obtenido del Gobierno constitucional, que rige sus 
destinos, la honorífica jubilación de mi empleo de 
Tesorero general, que muchos años he servido; he 
querido hacer a la Patrin lu donación de mi pobre 
obra, fruto no bien sazonado de mi primera ju- 
ventud, para que, ocupando un lugar en la Bi. 
ilioteca Nacional, sirva como de repertorio a los 
curiosos que quieran enierarse de los detalles, in^ 
cidentes, y sucesos diarios, de aquel memorable 
sitia llamado DE LOS VEINTE Y DOS MESES; 
y de su grandiosa y feliz peripecia, con el triunfo 
glorioso de los hijos de la Libertad, sobre los cam^ 



peones de la dominadora España; después de la 
larga luchíi sítsteniad<i por anibos partidos con 
iwhleza, tenacidad y heroísmo. 

El ilustre guerrero y patriota^ Presidente actual 

de la BepúMica, se ha dignado aceptar con dis* 
iincíóri honorifíca mi ofrenda dedicada a la Na- 
rÁóny mandándola colocar en la Biblioteca 
EN LUGAR PREFERENTE, mientras llega ¡a 
oportnnid.ad d^ darla a la luz pública. He aquí 
la más satisfactoria, y honrosa recompcmay por 
ttn ohseqmo de tan mezquino valor, 

Montevideo, junio 8 de 1854. 



Francisco Acuña de Figueroa. 



A los lectores del Diario Histórico del Sitio 

de Montevideo 



Esta obra escrita en presencia, y en la actua- 
lidad misma de los sucesos en forma de cróni- 
ca, es más que poética, histórica* La minuciosa 
exactitud de la narración, como una traba molestí- 
sima al verso, hará sin duda perdonar los de- 
fectos de la estructura artística. 

Cuando cuarenta inviernos han cubierto y tem^ 
piado con su nieve el fuego de las rivalidades en 
las guerras de la Independencia, se puede ya con 
menos inconvenientes evocar de sus sepulcros la 
sombra de los guerreros que en su olvido silen^ 
cioso yacen; renovar a los viejos, que han sobre- 
vivido, sus recuerdos de gloria; contar a los hijos 
y a los nietos los timbres y proezas de sus mayo- 
res ; y a los vencedores y vencidos, ponerlos frente 
a frente, porque se han extinguido sus rencores, 
y con la voz de la imparcialidad invocar su jus- 
ticia. ^ 

Así en mi libro los del bando patriota, y los del 
realista, tienen interesantes memorias, personales, 
o de familia ; y más imparoial mi desgreñada musa 
que las Deidades del Olimpo en la guerra Tro- 
yana, se colocó en una posición independiente, 
para repartir coronas a cada mérito, a cada acción 
esforzada de unos y otros campeones; sin que por 
esto haya podido prescindir de pagar alguna vez 
un tributo de debüidad humana; es decir, que las 
simpatías del poeta no siempre han pennanecido 
impasibles, o en completa neutralidad al hacer 
la narración. Semejante abstracción era muy di- 

1 Este artículo es escrito por el autor en el año 1644, a loti 
so años de pasado el sitio 



[7] 



F. A, DE FIGUEROA 



ficiiltosa en las circunstancias y en la época en 
que escribió. Aun los historiadores que fríamente 
consultan y compilan los manuscritos de las eda^ 
des pasadas, se afeccionan por nnos héroes más 
que por otros. ¿Cómo podía no afeccionarse uno 
que ha sido, annqne pasivamente, actor en el dra, 
ma que describía? Pero entre conceder simpatías, 
j cometer injusticias con falsedad, hay una «^r^in 
diferencia, que sabe respetar el escritor honrado 
y de bnena fñ. 

Esta crónica comprende todos los sucesos del 
sitio grande de Montevideo, desde el día en que a 
}fí vista de sus muros asomaron las primeras fa- 
langes orientales de Culta, que precedieron al 
ejército sitiador argentino, hasta aquél en que 
se rindió este soberbio baluarte, donde poderoso 
rugía V dominaba el León hispano; es decir, desde 
1^ de Octubre de 1812 hasta 23 de Junio de 1814. 

Cuando el autor escribía este "Diario*', era rea- 
lista decidido,., ¿De qué serT-dría el negarlo, 
caando la notoriedad y el estilo de su obra lo 
revelan? Como otros muchos americanos, que des^ 
pues se han hecho recomendables por las letras, o 
por las armas, en honor y defensa dp su patria, 
él en los primeros años de la revolución y muy 
joA'Cn todavía, se dio a las simpatías de familia, 
a las preo<:-:upaciones de su educación y antece, 
d entes; y no comprendió a primera vista lo grande 
del movimiento, ni su impulso regenerador, que 
dehería fniotificar en las generaciones del porve- 
nir ; asustado por el áspero sacndimiento y con- 
vulsión que aquél hacía experimentar a todo el 
antiguo orden social, se encontró colocado entre 
aquellos que pretendieron poner un dique con sua 
pechos al torrente que se desbordaba; sin dejar 



[8] 



DIAKIO HISTORICO 



por eso de amar mucho a bu tierra natal; y aun 
experimentar nobles simpatías hacia sus compa- 
triotas Übertadores, como se manifiesta en muchos 

pasajes de esta obra. 

Fácil me hubiera sido borrar actualmente en 
ella hasta los vestigios de mis antiguas opiniones; 
pero esto sería mentir a la patria y mentir sin 
utilidad para ella; pues la justicia de su causa, y 
el esplendor de la libertad, no se oscurecen porque 
Oiiho lustros antes de ahora haya habido un iluso 
más entre el inmenso número de los que no dis- 
tiuííruieron la claridad. Además, tan notoria su- 
perchería en el escritor liaría sospechosa la inge- 
nua veracidad de la obra. Mis correcciones en este 
particular han sido bien ligeras: sólo he suprimido 
o templado ia acritud de algunas frases o reflexio- 
nas impregnadas del tinte dominante de la época. 

l^sta ohra^ fue mi primer ensayo poético, los 
preludios de una lira joven c inexperta; asíj debe 
juze:arse con indulgencia. El plan que concebí no 
fue el de una epopeya: yo me propuse únicamente 
es<iribir una narración diaria- de todos los aconte- 
cimientos íHe la guerra, y la política, grandes y 
pequeños, que pudiera servir con el tiempo de 
repertorio al historiador, o al poeta, que quisieren 
iluminar con brillante gala mis descoloridos cua- 
dros: y solamente porque no fuese tan fastidiosa 
y uniforme aquella narración en prosa, determiné 
esoribirla en variados versos. 

Ceñido por tan ajustadas trabas, era cosa muy 
difícil para un versista novel el conservar la ame- 
nidad de la narración y la pompa poética, refi- 
idendo en verso, día por día, sin repetii'se, y en 
tan larga época, unos sucesos muchas veces tri- 
viales y comunes, casi siempre semejantes entre 



[9] 



F. A. DE FIGUEROA 



sí, y sujeto rigurosamente a la verdad histórica ; 
pues ya lie dicho que el modesto plan que había 
concebido no fue el de una epopeya. En esta clase 
de composiciones, el poeta, lanzándose libremente 
en la región de lo ideal y maravilloso, adorna fá- 
cilmente el fondo histórico o soñado de su asunto 
eon todas las creaciones ficticias y rozagantes de su 
exaltada hnaginacion; desdeña los pequeños de^ 
talles, aunque sea dejando en tinieblas al lector, 
y forja y presenta a su antojo fantásticos gi^rau- 
tes, que arrebatan la admiración, dando a sus 
hiperbólicais narraciones un encanto alucinador , . . 
Nada de esto me era permitido ... o mejor diré, no 
era yo capaz de tomar un vuelo tan elevado y tan 
superior a mis fuerzas. 

En la narración de los sucesos acontecidos den- 
tro de la plaza, pocas serán las omisiones y rarí- 
simos los errores que haya padecido ; en los que 
hacen relación al ejército sUiador OrientahArgen. 
Uno, no dudo que habrá algunas más inexactitud 
desj no tanto en lo esencial de los sucesos, como 
en sus circUTisímcias; y que algunos actores que 
aun existen de aquel grandioso drama echarán de 
menos varias escenas de heroísmo y bravura que 
no llegarían a mi noticia; pues a pesar de mis 
incesantes investigaciones, era muy difícil, dentro 
de una plaza sitiada, el saberse con exactitud y 
minuciosidad lo que pasaba en lo exterior. 

La Gaceta de Montevideo daba tan escasa luz 
sobre el estado de la guerra, la política y las ea^ 
lamidades de la población, que a veces se recorre 
una colección de siete u ocho números seguidos, 
sin que se adivine por su lectura que la plaza 
donde se publicaba estaba sitiada y sufriendo ho- 
rrorosas angustias; los periódicos de España, 

[10] 



DIARIO HISTORICO 



Trancia, Inglaterra, etc., eran el asunto preferente 
del editor. ' Si alguna vez algo decía, era desñ. 
gurando los h-eclios según los intereses del GrO- 
bierno, a cuya vista se publicaba. . . y hablando 
francamente, no eran muclio más imparciales y 
verídicos en sentido opuesto, los periódicos de 
Buenos Aires. 

Con tales antecedentes, y teniendo en considera- 
ción la importancia de los recuerdos que esta 
obra guarda, y que ño se encontrarán en otra 

parte reunidos en tanto número, espero que mis 
lectores, o al menos misi compatriotas y los argen- 
tinos, la mirarán con indulgencia, y que aceptarán 
mi ofrenda con aprecio. 

Francisco Acuíía de Figueroa. 
Junio 10 de 1S54 



2 El editor de la Gaceta de Montevideo, hasta el íln del 
sitio, fue el célebre Fray Cirilo Alameda. 

[U] 



F. A. DE FIGUEROA 



ADVISETENCIAS MUY ESENCIALES 



1^ El sitio se considera empezado (y tambiéii 
empieza este Diario) en 1^ do Octubre de 1812 y 
onncluye en 23 de Junio de 1814. 

Pues aunque generalmente se llama el sitio de 
los 22 meses y es porque se contaba como ta], el 
mes de las hostilidades, que precedieron en la cam- 
paña, entre las partidas del caudillo de los sitia- 
dores José Eugenio Culta y las guarniciones rea- 
listas. 

2^ El ejército sitiador argentino fue coman- 
dado, (según se verá es:presado en cada época 
respectiva) al principio por el Coronel, Coman- 
dante en Jefe, don José Rondeau; después por don 
Manuel Sarratea (muy poco tiempo), que, como 
Eepresentantcj del Gobierno Argentino, tuvo el 
carácter de General en Jefe, solo in nóminr.. En 
seg'idda (excluido o expulsado Sarratea) fne otra 
vez comandado por el mismo Rondeau, y auxi- 
liado por el ejército oriental, a las órdenes de su 
General don José Artigas; hasta que éste se le 
separó con su gente, quedando solo Rondeau con 
el ejército argentino y algunas pocas divisiones 
de oriéntalos. 

Finalmente, cuarenta días antes de acabarse el 
sitio, reemplazó al señor Rondeau, el General don 
Carlos Alvear, que continuó hasta la rendición de 

[12] 



DIARIO HISTORICO 



lix plaza. Gobernó dentro de ella, durante todo el 
sitiü, el Mariscal de Campo de los reales ejércitos 
don Gaspar Vigodet, titulado Capitán General de 
las Provincias del Río de la Plata. 

3^ Todas las invectiyas que puedan enc-ontrarse 
en esta ohvix contra el Gobierno Arg-entino, o su 
política., deben tomarse como el insensato desahogo 
de las circunstancias, o como la erupción de una 
imaginación preocupada por los resentimientos del 
espíritu de partido; pero de ningún modo como 
la expresión de opiniones, ni antipatías actuales, 
que el autor desconoce y desaprueba. 

4r Debe considerarse que cuando el autor es- 
cribía este Diario, con toda reserva, lo hacía sin 
la menor idea de que en algún tiempo hubiere de 
salir a luz. Así es que muchas veces no se cuidó 
de expresar por sus nombres los jefes y oficíales 
realistas, que todos los días salían de auxiliares, 
o de reserva, de los guerrilleros del Escuadrón de 
Chain, alternando diariamente en aquel servicio 
todos los cuerpos, tanto veteranos como urbanos, 
de caballería e iníantei'ía; la misma omisión, y 
aun niaj^or se notará varias veces con respecto a 
los guerreros que figuraban en el ejercito sitiador. 
T aun tal vez alguno reclamará hoy, que aquí se 
atribuya a una persona tal proeza, que fue eje- 
cutada por otra. Estas omisiones y estos errores 
( que si los hnhiese serán sicmp're en casos de poca 
ímporicmeMi) eran consiguientes al estado de in^ 
eomunieaeión en que se hallaba la plaza con el 
campo sitiador. 

5^ Por último, el autor tiene cien motivos de 
experiencia para prevenir al lector, que no deb;i 
ligeramente juzgarle equivocado, porque alguna 
persona acuse de error este o aquel suceso o cir^ 



[13] 



F. A. DE FIGITBROA 



cunstancia que en esta obra se refiera. Actual, 
mente si se habla con cuatro o seis de aquellos 
antiguos guerreros sobre un hecho de armas de 
aquella época, se les verá divagar disconformes 
sobre los detalles y circunstancias accesorias de él. 

Pero en cuanto al fondo del suceso principal y 
su exactitud, el lector puede tener casi siempre 
una completa confianza. 

6^ Al fin de cada mes va un resumen de los 
muertos y heridos en la plaza y puntos de su de^ 
pendencia. A pesar de las activas investigaciones 
que cada día hacía el autor sobre este particular, 
para noticiarlo en su Diario, era tanto el cuidado 
<lue se ponía en ocultar las pérdidas de esta clase, 
que él juzga razonable el aumento de un tercio, 
que se debe hacer al resumen demostrado men- 
snalmente de los muertos y heridos. Por lo que 
respecta a las balas, granadas y bombas arrojadas 
a la plaza por los sitiadores, la demostración que 
se da debe tenerse por exacta y no, sujeta a erro» 
res ni ocultaciones. 



[141 



DIARIO HISTOKICO 



4. LA. SEÑORA DOÑA BERNARDINA FRAGOSO 
DE RIVERA 

Dedicándole un ejemplar o copia de esta ohra 

El pastor ante las aras, 
A la deidad que venera, 
El recental más querido, 
En fe de amor, le presenta* 

El labrador sus primicias 
También humilde le lleva, 

Y de espigas y de flores, 
Le ofrece guirnalda beUa. 

De cautivos estandartes 
Le hace el guerrero su ofrenda» 
Trofeo que deja en duda 
Si en vanidad la fineza 

Así yo un numen buscaba, 
Protector y de alta esfera 
A quien de mi humilde musa 
El primer fruto le ofrezca. 

De esta plaza el largo asedio, 
Bus conflictos, su defensa, 

Y el sol patrio con sus rayos 
Fulminando al León de Iberia. 

La crónica de altos hecbos, 
Horrores, hambres y guerra, 
Puero objeto y asunto 
De mi juvenU tarea. 



[15] 



F. A. ,DE FIGUEROA 



¿Ya quién sino a vos, señora 
Mi holocausto hacer debiera? 
A vos, de iin campeón ilustre 
Digna esposa y diilee prenda. 

Aquí, en los fieros combates, 
En las sublimes proezas, 
Hallaréis siempre con gloria, 
Un nombre, y éste; es Rivera. . . ^ 

A par del ilustre Artigas, 
Ya aquí aunque joven, ostentíi 
El entusiasmo y virtudes 
Que un gran porvenir revelan. 

Y cuántas grandes hazañas 
Tal vez en silencio quedan! 
Porque la luz patria" entonces 
No penetró en mis tinieblas. 

De otros cien y cien patriotas 
Veréis acciones excelsas, 
Y de campeones realistas 
También insignes proezas. 

Pues el León reliichando 
Contra indomables atletas, 
Hasta el postrer parasismo 
Mostró su heroica soberbia. 

Mas vos tierna flor entonces, 
En juvenil primavera, 
Del gTíin drama no estudiasteis 
Las memorables escenas; 

O confusos, los detalles 
De su inmortal peripecia 
Conserváis... Mi humilde obra 
Tales recuerdos renueva. 

3 El ilustre don Fructuoso Rivera, Comandante enton- 
ces y después Presidente dos veces de la República, y 
General en Jefe de sos ejércitos. 



116] 



DIARIO HISTORICO 



Allí, al tronar espantoso 
Del mortero, entre la liorrenda 
Grita de guerra y de alarma, 
O el clamor de las miserias, 

En mi nocttirno retiro, 
Diariam.ente y con paciencia j 
Robando al sueño la^ horas^ 
Llevé hasta el cabo mi empresa. 

Casi seis lustros, señora, 
Yació sepultada » . . y fuera 
Su tumba la eterna noche, 
A no ser por una estrella. 

Permitid, pues, que elevando 
Mi vuelo a las aras vuestras, 
Ponga allí con fe y orgullo 
Mi esperanza y. esta ofrenda. 

Fkancisco Aovña de Fiqubroa* 



[17] 



F. A. DE FIGUEROA 



Exordio preliminar* 

Bevohición infausta, impía guerra, 
Aborto del error y el patriotismo. 
Que entre pueblos hermanos difundiste 
De implacable venganza el incentivo : 

Ya en mi infelice Patria, terroroso 
Tu furor estalló. . • Se oyen los gritos 

De venganza, y los ayes que entre horrores. 
Forman de tu armonía el eco digno. 

La rebelión eléctrica se extiende; 
Cual torrente impetuoso^ y confundidos. 
En caos fiero, y fratricida guerra. 
De una misma nación se ven los hijos. 

Tremola el pabellón de las vengan2saei 
En uno y otro bando, y seducidos 

Con la voz Libertad, pueblos incautos 
Se forjaron ial vez más duros grilloR. 

Libertad I grita el disidente bando, 
Libertad clama el español altivo^ 
Y a veces la conducta en ambas partes 
Está en contradicción con sus prineipioÉS 

Guando asaltada España con perfidia 

4 Este exordio fue escrito por el autor haliftndose emlgi^ado 
en el Río de Janeiro a fines de 1814. huyendo del duro des- 
tierro de las Bruscas, a que íueron destinados todos los aue 
cayeron prlslíineros en la plaza sirviendo al Rey. Por esta» 
circunstancia, y la de haber infringido el General Aivear 
las caol tula clones, ae encontraba su ánimo más exasperado: 
y así se notará en este proemio un tono más acre y preocu* 
pado, que en todo el -cuerpo de la obra. 



[18] 



DIARIO HISTORICO 



Por el déspota Corso vio en peligro 
Su Independencia y Trono, y en Bayona 
El séptimo Fernando fue cautivo, 

Entonces Buenos Aires exhalando 
De libertad el denodado grito, 
Depuso a su Virrey, y dio el ejemplo 
Del mes de Mayo el día veinticinco. ^ 

Con la voz Líherfad! viva la Patria ! 
Se inflamaron los pechos argentinos, 
Y cundiendo después de pueblo en pueblo, 
Propagóse del fuego el incentivo. 

Astutos en política ocultaban 
TSl fin a que aspiraban; y advertidos^ 
Por no aclamar los pueblos, aparentan 
Conservar a Fernando estos dominios ^ 

Lima fiel al Monarca, y sostenida 
Por el sabio Abascal y por sus hijos, 
La seducción resiste y aun no siente 
El incendio cundir en su recinto. 

Montevideo, solo, incontrastable, 
Como en medio del mar peñasco altivo, 
Sin recursos, con sola su energía, 
Opone a aquel torrente su beroismo. 

5 El 25 de Mayo de 1810, por una conmoción populft-r, fue 
<1epueflto en Buenos Aires, el último Virrey, don Baltasar 
Hidalgo de Cisneros, y se formd la primera Junta gubernati- 
va, con el titulo de Provisoria, con las personas siguientes: 
^on Cornello Saavedra, Presidente y Comandante de Armas: 
doctor don Juan José Castelli, don Manuel Belgrano, don 
Mi^el Azcuénaga. doctor don Manuel Alberti, don Domingo 
Mateu y don Juan Larrea (estos dos últimos españoles)* sien^ 
do Secretarlas con voto los doctores don Juan José Paso y 
don Mariano Moreno, 

6 La primera Junta y otros Gobiernos Que la sucedieron 
«n loa primeros años de la revolución, expedían todos sus 
■actos y decretos a nombre y en ausencia de S.^M. el Rey 
4lon Fernando vil. 

[191 



F, A. DE FIGUEROA 



Como imeva Maganto, prefiriendo. 
Al brillo seductor, noble exterminio, 
Las promesas desprecia, y amenazas, 
Del Gobierno sagaz del argentino. 

Los pueblos del contorno ya contempla. 
Sujetos a la Junta, o adheridos, 
Y de la madre Patria y su Gobierno 

Muy distante y dudoso el patrocinio. 

Mas al vivir que bumillaoión le infiera,. 
El perecer con honra ha preferido; 
Foi-ma pues su proyecto, y le sostiene 
Por medio de sangrientos sacrificios. 

Y no es decir que al despotismo amando,. 
Me alucine, oh lector, cuando esto escribo ; 
Ni que infiel a mi patria, ver quisiera 
En vil tutela su valor sumido; 

Ni menos que egoísta me seduzca 
Dri porvenir el lisonjero brillo, 
Que en pecho americano siempre tiene 
La voz de lihcrtad sus atractivos'^ 

Mas es que Buenos Aires proclamando 
La independencia e igualdad, se ha visto 
En los pueblos que astuto dominara, 
Cambiar leve cadena en duros grillos. 

Sus altivas falanges, a los pueblos 
Qae afectan auxiliar (ya lo hemos visto)', 
Dominan orgriillosas, demostrando 
Al través de su astucia sus designios. 

Sus guerreros, a fuer de auxiliadores, 
Ora en los campos de mi Patria altivos 

7 Tale.« erfln ciertamente las simpatías íntimas del autor 

Ír de mucnos americanos que sostenían la causa del Rey, pero 
a posición socipl y las preocupaciones de la educación neu- 
tra]izabai] aquellas disposiciones naturales. 



[20] 



DIARIO HISTORICO 



r>steiilan su política, y revelan 
Sus planes de conquista y no de auxilio. 
¿Qué consiguen, qué esperan los que ilusos 
Creyeron a su voz? Artigas mismo, 
En su propio país tan solo alcfu^iza 
Persecución en premio a sus servicios. . 

Firme pues este pueblo, y generoso, 
En ochocientos once sufre un sitio 
Da cinco meses, del que, aliado entonces 
Le libró el portugués con sus auxilios. ^ 

Pues cuando éste su ejército aproxima, 
Obtiene el sitiador un armisticio 
Con esta plaza; y torna a stis fronteras, 
Baio un tratado ciue sanciona Elío. . . 

El lusitano ejército igualmente 
Se vuelve al Río Grande ; al punto mismo 
La Junta disidente con astucias 
Comisiona al Janeiro sus Ministros: 



8 £1 General de los patriotas orientales don José Artigas, 
que había conflagrado toda la campaña, viniendo después a 
auxiliar con su eiérc::to a los sitiadores, fue declarado antes 
de acabarse el asedio, por el Gobierno Argentino, traidor a 
la patria, y su cabeza puesta a precio, como se ve en la 
narración de este Diario. 

9 Ya en 1811 kabíü sido sitiado Montevideo pr>r las armas 
de Buenos Aires; mas al aproximarse el ejército auxiliado]* 
portugués al mando de su General don Diego de Souza, e] 
nlárcito argentino levantó el sitio, que habfa empezado el 29 
de Mayo de IBll, y se alzó el 23 de Octubre del mismo año. 

10 El Mariscal de Campo don Javier Elío, Virrey titular 
de las provincias del Bío de la Plata, nombrado por la Re- 
penda de España, residía en Montevideo entonces, y nunca 
llegó a ocupar su siiii en Buenos Aires. Er Tratado de oa- 
cliicación que ajustó con la Junta Ejecutiva fue firmado en 
Montevideo a 20 de Octubre de lail; por los comisionados 
del Virrey. Oidores clon José Acebedo v áo-n Antonio Garfias, 
y por parte de Buehos Aires, don José Julián Pérez. ,.,Fue 
ratificado en Buenos Aires el 24 del mismo mes, firmando 
los Vocales Chlclana, Sarratea, y Paso. En el artículo 2^ 
reconoce la Junta la unidad indivisible rte la Nación española, 
bar.lendo parte las Provincias del Río de la Plata, y protesta 
ante el Universo que no reconoce, ni reconocer:í jamás otro 
sol)erano que don rernando VII y sus leí^ítimos sucesores. 
Por el artículo il Ello se comprometió a hacer retirar el 
ejército auxiliador portugués, y así se ratí£ic<> el tratado. 



[21] 



F. A. DE FIGUEROA 



Por razón de política o sin ella, 
El Príncipe Regente sugerido 

Lnego con Buenos Aires (olí inconstancia) 
Suspensión de armas, v amjijtades liÍ20. 

En pos de esto la Junta Jiizo ilusorio 
De esta plaza el tratado de armisticio; 
Mas ya los lusitanos se mostraban 
De nuestra causa espectadores fríos. 

Marchó Elío después, llamado a España. 
Y en Vigodet el mando recaído, 
Declara éste la gaierra, y Buenos Aires 
Con avidez la acepta vengativo- 
Ya la Banda Oriental, era invadida 
Por tropas argentinas, y a su abrigo 
Se conmueven y niegan la obediencia 
Diversas poblaciones y distritos. 

Cumplido no era un año, desde el día 
En que el sitio anterior fue suspendido. 
Cuando ambos mandos proclamando 

[guerra I 

Otro más cruel establecerse vimos. 

La voz se hizo correr que sanguinarias 
Hordas salvajes de charrúas indios 
Preceden al contrario, perpetrando 
Violaciones, incendios y homicidios. 

El fantástico 'esp<mfo por doquiera 
Se difunde y se aumenta; y pavoridos 
En desorden repléganse a la plaza 
De la extensa campaña los vecinos. 

Cual tímida bandada de palomaíi 
Huyendo ai gavuan, ciega y sm tino, 
Cayendo en nuevos riesgos, a un alcázar 
Se acoge de tropel buscando asilo, 

De esta suerte las míseras familiaa 
Por temor, por lealtad y fanatismo, 
En ciega confusión al pueblo ansiosas 



[22] 



DIARIO HISTORICO 



Emiffran con sus mnebles y sus hijos. 

Más de tres mil personas se introducen 
De ancianos, de mujeres y de niños, 
Que inermes, y eu miseria desolante. 
Son para la defensa más nocivos,^* 

El valiente Chain, el fiel Fernández, 
Albín, Ramos, Llerena, y el activo 
Urquiza, la fcAange guerrillera 
Organizan con noble patriotismo. , 

Y empiézase la lid; y diariamente 
Avanzan a explorar todo el distrito 
Del Miguelete y Peñarol, por donde 
Esparcía el terror Culta atrevido, 

A fines de setiembre una niañana 
La vez primera fue que este caudillo, 



11 Esta multitud de familias de la campaña habían aban- 
donado precipitadamente sue hogares y haciendas, de maxiera 
Qut> a la mitad del sitio habían agotado todos sua recursos 
y se veían mendigando y pereciendo de miseria, 

12 Don Benito Chain, Teniente Coronel entonces, Coman- 
dante de Milicias de un Departamento, y hacendado pudiente, 
fue durante todo el sitio Jefe del Cuerpo de Guerrillas. 2"? 
Comandante don Mariano Fernández, de acrisolado valor y 
modestia, que después murió de un balazo. Don Martfn Albín 
y don Juan Ramos, Capitanes. Don Juan Cruz U-rquiza. Te- 
niente, y don Pedro Llerena, Alférez. Había también unas 
dos o tres oílcialea más. cuyos nombres no recuerda el autor. 
También salían casi siempre a guerrilla agregados a este 
cuerpo, don José Benito Azcuénaga y don Antonio Quintana, 
Subtenientes del Fi,lo. El escuadrón de guerrillas era com- 
puesto casi todo de hijos del país; continuamente se estaba 
renovando con nuevos alistados que reemplazaban a los que 
morían. 

13 José Eugenio Culta, primer caudillo que con fuerza 
armada de oriéntale^ ^R pr-e-eentó a la vista de Montevideo 
antes de llegar el General Rondeau* Era un hombre vulgar, 
pero de grande valor y opinión entre los campesinos. El se 
alzó en la ceunDaña a hacer la guerra por su cuenta» a la 
voz de libertad, que a la distancia proclamaba don José 
Artigan, Instalado General, y como Patriarca de los orientales. 
Culta con un grupo de paisanos mal armados, empezó a 
hacer correrías en la campaña, y algunos desórdenes y vio- 
lencias. Poco después don Tomás García de Zúñíga, que se 
hallaba en su cabeza, lo llamó, lo aconsejó bien, v le pro- 
porcionó ropas y armamento; lo mismo hizo el patriota don 
Pedro Pablo Sierra, quien con grandes riesfíos y loables 
astucias, logró proporcionarle armamentos y dinero, con lo 



fSS] 




F. A, DE FIGUEROA 



Cual fugaz meteoro, a leg:iia y media^ 
Desde los muros divagando vimos. 

Cada día batiéndose siguieron 
En aquellas distancias; pero altivo 
En primero de Octubre de este año 
Ya el mismo Culta se avanzó al Cerrito. 

Desde este día, en disenante metro, 
Minucioso áetiil de lo ocurrido 
Ofrezco a mis lectores, esperando 
Indulgencia a lo intenso del estilo. 

Sujeto a la verdad pura y scncilld 
De los sucesos, y a la ley del ritmo, 
Hago a la exactitud escrupulosa, 
De una vana elegancia el •sacrificio. 

La diaria narración siempre uniforme 
De combates, horrores, y conflictos. 
Hará a los ojos del censor severo 

Pro>saica la lectura de mi escrito ; 

Pero yo de Talía humilde alumno. 
Que no a las glorias de poeta aspiro, 
Ni orgulloso he pensíado que merezca 
Besar la falda del sublime Pindó, 

Qito con riesgo y recato a los f utnroSj 
No a los presentes mi labor dedico, 
¿Por qué debo temer? Yo me abandono 
A la indul^^encia del lector benigno. 

cual Culta empezó ya a hacer su .euerra ríe un modo regular 
y con cierta disciplina, aumentanao su creaito y el numero 
de su gente; de manera que el 28 de Setiembre de 1812, se- 
gún consta de oficio, tenia ya 350 hombres, etc. 

Tomó prisioneras varias guarniciones realistas en los pue- 
blos y cabaUadBS y armamentos: y iqsí» acosando y persi- 
guiendo a cuantas partidas se le oponían, se presentó en el 
Cerrito el V» de Octubre de pudlendo decirse con exac- 
titud, aue él con su& orientales plantó el sitio de la plaza 
ÍO días antes de llegar el ejército argentino con el General 
Rondeau. 



[24] 



DIARIO HISTORICO 



Invocación 

V en Apolo, del eoro de las nueve 
I nclito preceptor, a quien divino 

V eneran las Pegásides, y guía 

A 1 templo de Minerva el numen mío. 

L a citara de Anfión, que dulcemente 

A Tobas admiró con sus prodigios, 

N o igualará, si tu deidad me rige, 

A mi plectro templado por tí mismo. 

C antaré de mi patria los blasone^ 

1 la heroica lealtad que al argentino 

O puso en larga lid; siendo con gloria 

N orte y antemural del heroísmo. 



[25] 



F. A. DE FIGUEBOA 



DIARIO HISTORICO RAZONADO DEL 
SITIO DE MONTEVIDEO 



PRINCIPIA m OCTUBRE DE 1812 



JUEVES, DIA 19 

1 — Hoy el intrépido Culta? 
Aquel terrible Artiguista 
Que difundiendo el espanto 
El campo en torno domina; 
5 — De quien, huyendo azoradas 
Guarniciones y familias 
Con hipérboles ponderan 
La fiereza y la osadía, 
9 — Ya del Cerrito la cumbre 
Recorre, y a nuestra vista 
Por primera vez preisenta 
La 'blamicíi y celeste insignia. 

13 — A este caudillo y su gente 
El vulgo absorto designa 
Cual fantasma asoladora 
Que forja la fantasía. 

17 — Mucho el terror exagera, 
No poco inventa la intriga, 
Mas el que imparcial escribe. 
Vulgaridades evita. 

21 — Al ver pues el fiero orgullo 

Con que avanza, al punto alista 

[26] 



DIARIO HISTORICO 



Chain ochenta guerreros, 

Y a su encuentro se encamina. 

25 — A par del heroico jefe, 
Albín y Eamosi seguían, 
Entre cuyos dos campeones 
La fama queda indecisa. 

29 — Ya del Cerrito la. falda 

Tocan, y entre ambas partidas 
Por las cercas y caminos. 
Se traba tenaz guerrilla: 

33 — Ora osados se acometen, 
Ora cautos se retiran, 

O en desordenados, grupos 
Se derraman por las quintas, 

37 — Parece que mutuamente 
Se respetan, pues evitan 
Qae un sanguinoso entrevero 
El lauro marcial decida, 

41 — K-epliéganse en fin los nuestros 
Con dos heridos, y altiva-, 
Hasta el Omhú, lentamente^** 

Bajó la hueste enemiga. 

45 — Ya Rondeau, que Buenos Aires 
Para sitiamos destina, 
Con BU ominosa vanguardia 
Se halla en San José este día* 

49 — Seis hace que hasta aquel, punto 
Llegó, y aun no se aproxima, 
Pues más refuerzos espera 

14 El ombú de Grandal estaba donde ahora Be halla la 

Íulnta del señor General Rivera, ctnco cuadras más arriba 
e la capUlB del Arroyo Seco. 



[27] 



F, A. DE FIGUEROA 



Segim '*La Gaceta'' indica 
53 — Sorprendido es un paisano, 
Cuando llevar pretendía. 
En un pliego a los de Culta 
Revelaciones escritas, 
57 — Mas él, que al verse perdido, 
Perder a otros no quería, 
Comiendo el pliego a bocados 
Guardó en su peclio el enigma. 



YIERNBS 2 



61 — Un severo consejo ha condenado 

Al mísero que ayer fue sorprendido, 
Y de trescientos palos, o la horca. 

La elección le canee den al padrino, 
65 — El soporta, cual héroe, con constancia, 
De los palos el Mrharo supliciOy 
Sin delatar, aunque el perdón le ofrecen, 
Al que llamaba i)rotector y amigo. 
69 — Hostígale el verdugo a que declare 

Quién el xjliego le dio. . . mas su heroísmo 
Entre los ayes que el dolor le arranca, 

IB Gaceta", en 4? menor, salla dos veces por semana. 

Esta es la oportunidad de dar una notlda del primer esta* 
blecimiento de Isl prenda en Montevideo. En 24 de Setiem- 
bre de 1810 se recibió aqui la imprenta que envió de regalo 
al Cabildo la señora Carlota, Princesa del Brasil, con el ob,1e< 
to (decía) de contrarrestar los papeles Incendiarios de Buenos 
Aires y lijar ia opinión de los pueblos. El primer Bedactor 
fue el doctor don Nicolás Herrera, Asesor del Cabildo, y 
nombrado Oficial Real de Huanca vélica. En 26 de Noviembre 
renunció el. cargo de Redactor, y lo tomó el doctor don Ma- 
teo de la Portilla, con una asiíínación anual de 1,200 $. Hada 
mediados de Julio de 1812 tomó la Redacción y continuó hasta 
fines del sitio, el célebre Fray Cirilo Alameda, entonces Pre- 
sidente ambulante de la Misión de Moquegua, y que poste- 
riormente llegó a ser en España Generalísimo de la Orden 
Franciscana. 

16 Es muy sensible al autor el no poder actualmente ave- 
riguar el nombre de aquel Ilustre campesino, que al día si- 
guiente se entregó <:omo un héroe al sacrificio. 

[á8] 



DIARIO HISTORICO 



Dijo. . . quiero morir, mcts no decirlo!! 
73 — En la guerrilla, presuntuosa avanza 
La partida de Culta hasta el Molmo, 
Pero a impulsos de un fuego irresistible 
El campo* abandonó con dos heridos. 

SABADO 3 

77 — Las partidas no salen, porque muestra 
El horizonte de llover indicios; 
Por esto impunemente a las Ty^es Cruces 
A los de Culta aproximarse vimos. 

81 — Después como el relámpago veloces. 
Caracoleando con diversos giros, 
Y las lanzas blandiendo, desparecen 
Del Peñarol siguiendo hacia el camino. 

DOMINGO 4 

85 — Con cuarenta soldados lioy Larrobla, 
De las sombras nocturnas protegido. 
Sale a buscar los pliegos que dejara 
Ocultos en el campo un asesino. 

89 — De Rondeau y Sarratea, a Maldonado 
Conducíalos Montes, pero inicuo, 
Aquel vil curtidor al triste joven 
Los quitó con la vida en el camino. ^® 

17 Las partidaí= volantes de Culta se retiraban de noclie al 
Peñarol o a las Piedras. 

18 Don Lui5 Larrobla, Capitán entonces agregado a Dra- 
gones» y actualmente Coronel Capitán del Puerto. (1842). 

19 El Que asesinó a Montes, joven hijo de Maldonado, era 
curtidor de oficio; él también fue muerto después en los 
buques del carneo. Los papeles que se tomaron eran dos 
proclamas datadas en la ConceüCión del Uruguay, firmadas 
por don Manuel Sarratea y su Secretarlo don Pedro Feli- 
ciano Cavia, anunciando a los pueblos orientales- la aproxi- 
macl6n del ejército argentino. 



129 3 



F. A, DE FIGUEROA 



LUNES 5 

93 — Anoche un mulato 

Hurtar pretendiera 
Grallinas durmientes 
En un corralón: 

97 — El precio subido 

Que de ellas espera, 
Al mísero robo 
Le da tentación. 

101 — Guardián de las aves. 
Un perro de presa 
Le asalta y destroza 
Con rabia feral; 

105 — Y luego el cadáver 
Su falta pregona, 
Mostrando de pollos 
Henchido el morraL 



MARTES 6 

109^ — ^En fuerte guerrilla repele a los nuestros 
De Culta temible la hueste oriental, 
Que oculto en un bosque cargó con noventa 
Guerreros de lanza^ pistola y puñal, 

113 — Centauros veloces parecen de lejos 
Jinete y caballo, un cuerpo tener; 
Con lanza, con sable, con arma de fuego, 
Sustentan doquiera la fama de aquél. 

117 — También las guerrUlas, que el pueblo 

[defienden, 

Ni en brío les ceden ni en zaga les van ; - 
Pues todos leales son hijos de Oriente 
Que nunca descansan del bélico afán. 



[80] 



DIARIO HISTORICO 



121 — Prosiguen los bailes do el pueblo celebra 
El Código Santo que ha poco juró; 
En él adquirimos civiles derechos, 
Que hasta ahora mi patria jamá^ conoció ^ 

125 — Los cómicos dieron ayer generosos 

Comedia suntuosa do el pueblo acudió, 
Bn pro de los restos del cuerpo de Albuera 
Que en f ierc» naufragio el cielo libró. 

129 — Quijano al Gobierno, en nombre de 

[aquéllos, 

Hoy todo el producto le vino a ofertar;'^ 
Logrando con esto la fiel compañía 
De humana y patriota el lauro a la par. 



MIERCOLES 7 



133 — Dos hombres perecen, y asaz mal herido 
Un cabo tuvimos del bravo Chain; 
El choque obstinado seguía, mas luego 
Tocó a retirada sonoro el clai±i. 

137 — Cual canes que el dueño separa y furiosos 
Se amagan tirando del férreo collar, 
Y gruñen y ladran. . . asi a su despecho 
Se Ten los valientes el campo dejar. 

20 El 24 de Setiembre se había celebrado solemnemente la 
publicación de 1a Constitución española. El 27 íue la Jurft 
con toda pompa. El 4 de Octubre hizo au función el bata- 
llón del comercio; y en este día 6, dieron bailes los oficiales 
de otros cuerpos urbanos. 

21 El Regimiento de Albuera, de 80D plazas, viniendo en 
el navio mercante ''San Salvador", naufragó en Maldonado 
el 19 de Setiembre de 1812. Se salvaron 100 hombres del Re^ 
gimiento con su Coronel don Jerónimo Gallano y 30 hombres 
de la tripulación y pasajeros. 

22 Don Juan Quljano, actor distinguido, entregó 724 pesos 
fuertes» producto de la luñclón. 



[31] 



F. A. DE FIGUEROA 



JUEVES 8 

141 — El tiempo Uuyíoso, la niebla y el viento 
Impiden de Marte la lid renovar ; 
Del bando enemigo pasado un campestre^ 
Trayendo seis vacas, logróse escapar. 

145 — Miiy pronto en el sitio con nuevo refuerzo 
Al jefe argentino esperan tener; 
Be obuses^ cañones, y aprestos de guerra 
Provisto se a-cerea con grande poder. . . 

VIERNES 9 

149 — Los hijos de Marte, Cliain y Fernández, 
Salieron cual suelen al campo de bonor ; 

Y en recia guerrilla tomaron diez bueyes. 
Perdiendo dos hombres de grande valor. 

153 — Benéfica lluvia que al pueblo consuela, 
Socorro que el eieloi negaba bace un mea, 
Suspende el combate: Chain se retira 

Y ei foso del puente se eleva a las tres, 

SABADO 10 

(Ghrande alarma y alboroto en el pueblo) 

157 — Una gran conmoción en todo el pueblo 
Hubo esta noche . . . En el fatal bullicio 
Las mujeres, los párvulos y ancianos, 
Se agolpaban doquiera confundidos. 

23 Este Jefe, que con un ejército argentino se esperaba, era 
él Coronel Rondeau, que se hallalsa por San José con su 
vanguardia de 500 hombres, y llegó algunos días después a 
formalizar el sitio. Así es que, como ya se ha dicho al 
principio de esta ohra, el que plantó el sitio a la plaza fue 
Culta con su partida o división volante: y es incomprensible 
cómo Vlgodet se dejó sitiar por fuerzas tan inlerlores a las 
que había en la plaza. 



[32] 



DIARIO HISTORICO 



161 — El origen del súbito tumulto 

Fue, que una centinela habiendo visto 
Tres bultos embozados. . . A las armas! 
Llamó imprudente disparando iin tiro. 

165 — Entonces, de las guardias inmediatas, 
Juzgando se acercaba el enemigo 
El grito de a las armas ! a las armas í 
Se difunde en laa callei» y el recinto. 

169 — Los retenes, patrullas y paisanos, 

Entre la osenridad y en el conflicto, 
Gritando unos traición l otros asalto I 
Todo era confusión, clamor y tiros. 

173 — Las voces Viva el Rey ! y Viva España I 
Forman en la muralla un solo grito, 
Y de espadas, y lanzas brilladoras. 
Presenta el muro formidable erizo. 

177 — Un soldado y un negro perecieron 

Cada cual de un balazo, y menos digno 
Tuvo un viejo su fin, pues sin herida 
Murió a impulso del susto repentino. 



DOMINGO 11 

181 — Las guerrilleras partidas 
Salieron, y hacia los sitios 
De Arroyo Seco y Tres Cruces, 
Divagan hasta las cinco, 

185 — El custodiar los caballos, 
Y el ganado, según miro. 
Es de sus diarias tareas 
El objeto más proficuo. 



133] 



F. A, DE FIGUEROA 



189 — La misma conducta observa 
El contrario; así advertimos 

Que sólo a guardar sus puestos 
Su deber ha circunscrito* 

193 — De sangre efusión inútil 
Evitan ambos partidos, 
Para verterla sin tasa 
Cuando Kaya el menor motivo. 

197 — Así el jugador se abstiene, 

Observa el juego y sus giros, 
Y al fin aventura el resto 
Cuando ve un lance propicio. 

201 — Tornan pues nuestros guerreros 
Intactos como han salido, 
Que apenas a gran distancia 
Cambian como veinte tiros. 



LUNES 12 

(Ejercicio de los 'batallones cívicos) 

205 — Los cívicos batallones, 
Extramuros reunidos, 
Hoy con hermoso aparato 
Hacen marcial ejercicio. 

209 — Magnífico cuadro ostenta 
El concurso, cuyo brillo 
Las bellas ninfas de Oriente 
Realzan con sus hechizos, 

213 — Deidades que a sus amantes 
Infunden nuevo heroísmo, 
Pues de lealtad y constancia 
Son el modelo más vivo. 

, [34] 



Diario histórico 



217 — Hoy fue de nuestra guerrilla 
Muerto el soldado Evaristo; 

Y de una perdida bala 
Un quintero es mal herido. 

3HARTES 13 

221 — Diariamente de la plaza 

Al campamento enemigo 

La deserción numerosa 

Es de seducción indicio. 
225 — Pero ¿qué más seducción 

Que ese apwrente prestigio 

De libertad. . . ciue alucma 

Aun a aquel qtie no es cautivo? 
229 — -Porque el ejemplo no cunda 

Y el desaliento, advertido 
Vigodet, con ^ran reserAJ'a 
Sabe ocultar sus conflictos. 

233 — Hoy los bravos guerrilleros 

Avanzan, y al enemigo 

Dos leguas en veloz fuga 

Persiguen despavoridos. 
237 — Huyeron pues los de Culta 

Sin resistir a sus bríos; 

(don Pablo Rivera) 

Mas de don Pablo Rivera 
Hallan en la casa asilo , . , ^4 
241 — Con dos prisioneros luego, 
Toman los nuestros altivos; 
Pero en esta escaramuza 
Tuvimos a Crespo herido. 

24 Don Pablo Rivera, padre del actual Presidente de la 
República don Fructuoso Rivera. En la casa dé aquél, como 
uno de los más acendradoa patriotas, se solí'an rejCuglar las 
partidas fugitivas de los Ubres cuando se veía» en un apuro. 



[«5] 



A, DE PIGUEROA 



MIERCOLES 14 

245 — Nuestros bravos C[iie en el lance 
De ayer cobraron más bríos, 
Ldegan sin hallar contrarios, 
De las Piedrais al distrito. 

249 — Como plaga de lan<>ostas 

Que aleja el viento, así mismo 
Los de Cnlta en la campaña 
Desaparecen sin ser vistos. 

JUEVES 15 

(Una mujer asesinada) 

253 — Anoche fne una mujer 
Degollada, y sn asesino 

Descolgándose del nmro, 

Deserta al campo enemigo. 
257 — Guerra inf anda ! entre mil males 

Que arrastras, el más nocivo 

Es ofrecer al malvado 

La imp^uüdad del delito. 
261 — Así el curtidor que a Montes 

Degolló, traidor e impío 

También halló en imestros muros 

Amparo en vez de castigo . , . 

VIERNES 16 

(Ejercicios ectiesfres de la división de Culta) 

265 — Al favor del telescopio, 

Hoy hacia el Cerro hemos visto 
Dos grupos de los contrarios 
Evolucionando activos. 

^ 25 Véase lo relacionado el dfa 4. 



[36] 



DIARIO HISTORICO 



269 — El sable o lanza vibrando. 

Ya se entreveran, ya al vivo 
De asalto y cargas jEiguran 
Los embates y los giros. 

273 — Ardientes brutos cabalgan, 
Rayos de animado brío, 
Qne a merced de leve rienda 
Hacen parar de improviso. 

277 — Unos al suelto caballo 
Lanzan de tolas el tírOf 
Y en veloz carrera el bruto 
Cae preso en doblados grillos. 

281 — Otros la zanja acometen 
De carrera y atrevidos; 
Clavando al i jar la espuela, 
Salvan el foso de un brinco. 

285 — En su variado armamento, 
En sus campestres vestidos, 
Muestran ser aquellos bravos 
Orie'ntales, no argentinos, 

289 — Y no en esto desmerecen; 
Que en fatigas y peligros, 
Suele ser en el soldado 
Hermosura el desaliño. 

SABADO 17 

293 — Sin disparar una bala, 
Sin choque del enemigo, 
Ayer y boy nuestras guerrülaa 
Recorrieron sus distritos. 

297 — Un pasquín esta mañana 
Aparece ante el Cabildo, 
Diciendo... Fuera tiranos! 
Muera él fiero despotismo t 



[91] 



P. A, DE FIGUEROA 



DOMINGO 18 

301 — Ayer noclie en los suburbios, 

A inmediaciones del Cristo^ 

Saqneada fue con violencia 

La habitación de un yecino. 
305 — AHÍ una joven, que amagan 

Con el rigor del euehillOj 

De enmascarados salvajes 

Sació el brutal apetito. 
309 — A los contrarios achacan 

Los de la plaza el delito. 

Otros sospechan que fuese 

Obra de los nuestros mismos. 
313 — Hay entre nuestras guerrillas 

fíatélites no muy limpios; 

Y yo entre arabas conjeturas, 
La verdad no garantizo. 

LUNES ID 

(El Gobierno Ejecutivo de Buenws Aires derribado 
por ima revohtción popular) 

317 — Por el anglieano buque 

De Buenos Aires venido, 

Sabemos de aquel Gobierno 

lia mudanza o el deisquicio. 
321 — Chiclana-, con Pueyrredón, 

Y Riv^adavia han caído, 

Y un Gobierno Provisorio 
Reemplaza a aquellos Triunviros. 

26 En aquel tiempo, que era a principios del sitio, oLueda- 
yjan todavía de noche fuera de los muros una o dos patrullas 
de la plaza com^ de ronda y olaservadón. 



[38] 



DIARIO HISTORICO. 



325 — Con las tropas y sus jefes 

Se aizó el pueblo ; su Cabildo . 
Se adhiere, y por refractario 
Depone al Gobierno antiguo ... .27 

(Personas del nuevo goMerno) 

329 — Paso, Peña, Alvarez Jonte, 
He aquí los tres elegidos 

Por el pueblo que mañana 
_ Los derribará lo mismo, 

333 — San Martín y Alvear ligados, 

Fernández, Ocampo y. Pinto, 

Poniendo en armas sus tropas, 

Sostienen del pueblo el grito. 
337 — Sobre un volcán los electos . 

Toman su asiento . . . olí delirio ! 

¿ Y quién de un potro sin freno 

Sujeta el indócil brío? 
341 — Hoy por primera vez los sitiadores 

Despreciando ardorosos el peligro, 

Entre gritos de avance, a las Tres Cruces 

Llegaron con impulso repentino, 

27 El 8 de Octubre hubo una conmoción popular en Bue- 
nos Aires sostenida o fomentada Dor los Jefes de la fuerza 
armada, a saber: don Francisco Ortiz de Ocampo, don José 
San Martín, don Carlos Alvear, don Ramón Fernández, don 
Manuel de Pinto y otros. Puestos en armas y actitud ame- 
nazante pidieron al Cabildo que reasumiese la autoridad que 
el pueblo le había delegado en la revolución de Mayo de 
laio, y destituyese al Gobierno Ejecutivo, compuesto de los 
señores don Feliciano Antonio Chiclana, don Martín Puey- 
rredón y don Bernardino Rivadavía, siendo el Secretario el 
doctor don Nicolás Herrera, El Cabildo hizo lo que le pe- 
dían y en aquel día nombró el Gobierno Provisorio, compues- 
to del doctor don Juan José Paso don Nicolás de la Peña 
y don Antonio Alvarez Jonte. Anuló también el nombra- 
miento de la Asamblea de Diputados ya Teunida y ofreció 
convocar otra más legal y en consonancia oon la voluntad 
de los pueblos. £1 Cabildo que obró aquel atrevido tr&storno 
era compuesto de los señores Azcuénaga, Pereyra Lucena, 
Man silla. Lezica. Toconal Anchorena, Jevenes, Bedoy«a y 
Gómez (don Carlos José). Todo esto está conforme con lo 
Que dicen los periódicos de Buenos Aires de agüella época. 

[39] 



F. A. DE FIGXJEROA 



345 — Dos prisioneros en la carga dejan, 
Mas uno de Chain llevan cautivo, 
Y dos saldados de Madrid sufrieron 
Al venirse del Cerro igual destino. 

349 — Pues cruzando impetuoso hasta la playa, 
Como nunca hasta, ahora, ol enemigo, 

Aquéllos en su marcha sin aniXDaro 
Se miraron cercados de improviso. 



MARTES 20 



(Llegada del General Bondeau a f ormalizar 
el sitio) 

353 — Del Cerrito en la cumbre este día 

Con BUS tropas Rondeau se presenta; 
Que el Gobierno Argentino ya intenta 
Estrechamos en sitio formal. 

357 — De dragones la triple falange, 
A la vista su línea dilata, 

Y una salva inaugura y acata 
Jja bandera del pueMo rival. 

361^ — De otras fuerzas que próximas vienen 
Esta es sólo vanguardia visible, 

Pero siendo montada y movible, 
Nada arriesga llegando hasta allí, 

365 — Que la plaza por torpe descuido, 
De caballos carece bastante, 

Y en tal guerra cañones e infantes 
Sólo tienen valor baladí. 



[40] 



DIARIO HISTORICO 



369 — Allí Pico, Escalada, Hortigiiera, 

Comandando He ven sus dragones; 
Allí Ramos los febles cañones 
En un flanco dirige también. 

373 — Mas el pueblo y sus fieles guerreros 
No se aterran del fiero aparato, 

Y en su orgullo, tal vez insensato. 
Los contemplan con frío desdén « , . 

377 — En el foso que al muro circunda, 
Do seguro se encierra el p;anado, 
Del baluarte cayóse un soldado 
Ayer noche fugando a las diez, 

381 — Los novillos le embisten» le acosan ; 
El cuitado se ataja, y los hiere, 

Y cercado de víetinias muere 

A cornadas, sin gloria ni prez. 

2fl Ha llegado, pues» este día al Cerrito el Coronel de 
Dragones de la Patria don José Rondeau (o Rondó), nom- 
brado Comandante General del Kjército sitiador. Su fuerza 
parece ser como di? 600 a 700 hombres de aquel Regimiento; 
a saber: V\ 3vi y Escuadrones; siendo Mayor del IQ don 
José María Escalada y Comandante de los otros don Rafael 
llartiguera y don Blas José Pico; Capitanes, don Pedro 
Cortina, Francisco Montes Larrea, Antonio Suso, Juan J. 
Quedada. Juan José Balderrama, Adrián Mendoza, Pablo 
Pérez Francisco Uriondo y Pedro Uriondo. Ayudantes, dan 
José Antonio Blanqui, Juan Gregorio Igarzábal, Miguel Pla- 
nes y José Fereira Xiucena; Tenientes, Pedro Sierra, Joaé 
Oaparroz, Pedro Orona, Diego BeláustegUi, Gregorio Manuel 
Mons y Manuel Antonio Mendoza; Subtenientes, Gregorio 
Pérez, Domingo Sáenz, Francisco palas, Joaquín Izquierdo, 
y otros varios oficiales que no es fácil saberse. Muchos de 
los nombrados son orientales. El 2' Escuadrón, con su 2' 
Comandante don Nicolás Vadla, quedó en el Uruguay con 
Sarratea, comisionado por el Gobierno Argentino en clase 
de General en Jete del ejército. Han ¿legado con la Arti- 
llería los oílclales don Bonifacio Ramos, don Pablo Zufria- 
tegui y don Juan Apóstol Martínez y otros; aun no han 
llegado el Comandante Yrigoyen y el Capitán Walcalde, Del 
General Artigas se dice que está organizando un ejército de 
orientales para concurrir al asedio. 



[41] 



F. A. DE FIGUEROA 



MIERCOLES 21 

(Los dragones de la Patria por primera vez 
en la guerrilla) 

385 — De los mievos dragones un grupo 
A engañosa emboscada atraído, 
De repente se mira invadido 
Por diez bravos al mando de Andión. 

389 — En sorpresa aterrados aquéllos 
A la fuga su suerte libraron, . 

Y en el campo dos muertos dejaron 
De su arrojo sangriento padrón. 

393 — Como fiera acosada que huyendo^ 
En su apitro revuelve repente, 

Y al bramido que arroja furente 

Sorprendido se asusta el lebrel. 
397 — De esta suerte los fieros dragones 
Perseguidos a un bosque siguieron, 
Allí paran ... y el grito que dieron 
De los nuestros contieno el tropel. 

JUEYES 22 

401 — El fiero Baltavargas que conduce 
Trescientos orientales aguerridos, 
De forma heterogénea y varias armas^ 
Hoy marchando al galope llega al sitio. 

29 Este Andión, sargento de los guerrlUeros de Chain, era 
reputado por uno de los más valientes, posteriormente llegó 
a ser Capitán del ejército de la República, 

30 La división de don Baltasar Vargas, llamado Baltavargas, 
es la 2^ de Caballería del ejército de Artigas. £1 a? Co- 
mandante de aquélla, es don Marcos Vargas; Capitanes Juan 
Pablo Laguna JuUán Laguna, Baltasar OJeda y patricio Gon- 
zález; Tenientes. Migue! Quinteros, Santiago Caballero, Do- 
mingo Blanco, Luis Maz y José Luía As tuerza. Esta fuerza 
consta como de 300 hombres; según las informaciones más 
seguras que el autor ha podido recoger. 

[42] 



DIARIO HISTORICO 



405 — De Zamora en el vasto Saladero 

Su división se acampa; y allí mismo 

A darle parabienes, se divisan 

Llegar grupos de Culta, y do argentinos. 

409 — Cerca de lo de Pérez la guerrilla 

De entrambas partes se batió con brío, 
Y un cadáver, un sable, y tres pistolas » 
Son despojo que deja el enemigo. 



413 — El nuevo Triunvirato en Buenos Aires 
Ya se afirmó en su puesto ; y al Cabildo 

De nuevo se incorporan, vindicados, 
López, García, con Arroyo y Eiglos, 



VIERNES 23 



417 — De la Coruña anocbe una fragata 

En el puerto fondeó con el aviso. 
Que triunfante doquiera contra el Galo 
La fortuna al ibero ha protegido. 

421 — Madrid está evacuada, Cádiz libre, 

Con Castilla, y Pamplona; y fugitivo 
Huyendo el Eey José de Espoz y Minas, 
Es Marmont derrotado, y confundido. 

31 En la conmoción popular de Buenos Aires, de ocho del 
corriente, en que fue derribado el Gobierno de Chlclana, etc., 
fueron también depuestos como sospechosos, don Javier Rl- 
glos, Alcalde de 1er. voto; los Regidores don Manuel Arroyo 
y don Manuel García, y el Sindico procurador don Vicente 
López. El día 9 fueron repuestos en sus cargos y declarados 
inocentes. Al tira y afloja perdí mi caudal... etc. 

[43] 



F. A. DE FIGUEROA 



>SABADO 24 

425 — Salieron como siempre las partidas 
-Al mando de Chain, y los caudillos 
Fernández, y Juan Bamos en la guerra 
Todos tres de un valor esclarecido. 

429 — Vieron par las Tres Crifccs ensillados 
Pastar unos caballos, y atrevidos, 
Anhelando despojos y laureles, 
Allí acometen con ardiente brío. 

(Fuerte choque con los de BaUavargas) 

433 — Con sable en la niaao 

Cargan de improviso 

Do están los eontrarios 

En torpe descuido. 
437 — Los unos montados, 

Los otros tendidos, 

Al súbito asalto 

Perdieron el tino. 
441 — En número y a nn as, 

Eran más crecidos, 

Empero, aterrados, 

Huyen del conflicto. 
445 — Amparándose luego en la honda zanja 

Que hay en las cercanías, más altivos 

Recobr^in su valor; y allí soberbios 

Provocan a Chain al desafío, 
449 — Al indomable Ramos un contrario 

Llama, y reta en la acción, y aquél con brío 

Le acomete, y a impulso de una bala 

Le derriba a sus -pies en saneare tinto. 
453 — Por Baltavarg-as en la lid terrible, 

El valiente Fernández invadido, 

Merced a su destreza y sangre fría, 

Libertóse feliz de gran peligro. 

[44] 



DIARIO HISTORICO 



457 — En esta refriega, 

Qne acaba a las cinco, 
De los de la plaza 
Dos han perecido. 

461 — El bando contrario 

TJn muerto, un herido 
Tuvo, y seis caballos 
Qiie pierde allí mismo. 

465 — Los de Baltavar<>as, 
Los recién venidos, 
Son los que así osados, 
Estrenan el sitio. 

469 — Por la vez primera 

En que se han batido, . 
La fama sostienen 
del bravo caudillo. 



DOMINGK) 25 

(Miseriets de las familias emigradas) 

473 — Amanece lluviaso. Las partidas 

Marcharon a la lid, mas han venido 
Sin batirse; que astuto el adverí?aric 
Medita de sorpresa algún designio. 

477 — De la extensa campaña tanta gente 
En este heroico pueblo buscó asilo, 
Que el padrón (^ue de todos se ha formado 
De tres mil y trescientas ha excedido» 

481 — Sin los fáeües goces, y la holganza, 

Que el campo proporciona, y sin auxilios, 
Sólo infaustas miserias les ofrece 
Y un triste porvenir el cruel destino. 



[45] 



F. A. DE FIGUEROA 



485 — Bajo chozas de mimbres, o de pieles, 
Como aves expulsadas de siiis nidos, 
Familias numerosas e indigentes 
Se aglomeran en torno del recinto. 

489 — Los hravos de la hueste guerrillera 
Hijos son del pais,, que decididos 
Vinieron con Chain, abandonando 
Sus campestres hogares, y ejerciciOrS. 

493 — Mas no faltan los víveres, pues todo 
El Cabildo y Gobierno lo han previsto, 

Y sólo a nuestros pechos amedrenta 
De una epidemia el terroso indicio. 



LUNES 26 

(Fuerte gticrriíla con los de Báttavargm) 

497 — Enfrente a las Tres Cruces este día 

JFue el choque de ambas partes tan reñido, 
Que ya en ciego enÍTevcro, a cuchilladas 
Sangriento lauro dispiit<3se altivo. 

501 — A la gente de Vargas ardorosa 

Comandaban Laj^una, y el temido 
Oficial Caballero, que su nombre 
Dejó üusirado en el pasado sitio. ^- 

505 — Cortados nuestros bravos, sin cortarse 
(Por la frase vulgar perdones pido) 
Del cerco en que empeñados se miraban. 
Se salvan aterrando al enemigo. 

32 No es fácil aliora recordar y designar si aquel Laguna 
s^ría don Juan Pablo o don Julián, pueis ambos parece que 
militaban en la división de Balte vargas. CBl>alIer;> era do>n 
Santiago; todos tres oCicIfliles de nombre y valor. 

[46] 



DIARIO HISTORICO 



(Ramos herido.) 

509 — El indomable Ramos gravemente, 
Y tres de sus soldados son lieridos ; 

De los muertos no sé. . . los adversarios, 
Entre muertos y lieridos, pierden cinco, 

MARTES 27 

r>13 — Ciento y cuarenta valientos 

Lleva hoy Glhain a campaña; 

Mas su impertérrita saña 

No arredra a los disidentes. 
517 — Hacia el Molino dos horas 

Fue la ^lerxdlla empeñada, 

Hasta tocar retirada 

Las falanges sitiadoras. 
521 — Un oficial, y un sioldado, 

Ellos heridos tuvieron. 

Lo que los nuestros perdieron 

Eso es punto reservado, 
i^25 — A las doce un parlamento 

Se acerca, y sin dilación 

Tilévá el marino Obrégón^* 

La respuesta al eaBipamento, 
629 — Los prisioneros canjear 

Quiere el General contrario, 

¿hiendo por hoy necesario 

Cesar toda hostilidad. 
533- — Y suspendiendo el rencor 

Unos y otros enemigos. 

Se acercan a hablar amigos, 

El sitiado, y sitiador. 

aa Don -José Obregón, Caplt&n de Fragata^ Ayudante de 
Campo del General Vigodet, 



.[47] 



F, A, DE FIGUEROA 



537 — Más de cien hombres se ven 

De gran guardia en ol Cerrito ; 
Sin verse en aquel distrita 
Artillería, ni tren. 

541 — Del Cerrito al otro lado. 
Según lo que yo iiuagliiOp 
Del ejército arjjrentíno 
El resto yaee acampado. 



MIERCOLES 
{Lo& aucrrílleros estrenan gorras coloradas) 

545 — Hoy a los de Chaíji, se Ies reparte 
De birrete encarnado el distintivo 
Para no equivocarlos, eonio es fácil. 
Con la gente oriental del enemigo, 3* 

549 — Toma Obreí?óji íí1 campo, y se prosigan e 
Tratando con el Jeíe anbersivo 
El canje ayer propuesto. - . Jas í?nerrillas 
Inofensas también £i:uardan sus sitios 

(Trabajos y faenas de los sitiadores) 

553 — Varios campamentosi 

Yeinos de continuo 

Crecer afanosos 

En. torno al Cerrito. 
557 — Diversas partidas 

Cruzan su distrito, 

Tinas de orientales, 

Otras de ar<,^entiuos, 

24 Más adelante se les dio un petíuniforme de Húsares 
bastante lucido 

[48] 



DIARIO HISTORICO 



561 — Cual suelen las nubes 
Bn grupo oprimido 
Sobre el horkonto 
Juutarse en estío, 

3ü5 — Y dan, al que observa 
¡Su aspecto y sus £i:íroa, 
De pronta tormenta 
Fatales indicios; 

569 — Así aglomerarse 
Bu torno diviso 
Fieros elementos 
De agüero sombrío. 

— Keimeu, y acrecen 
Refuerzos distintOR, 
Que amagan rug:iemlo 
Fatal exterminio. 

577 — Ya de Cliopitoa 
Junto al edifieio 
Grande acampamento 
Se ve establecido. 

581 — Tres gruesos cañones 
Se miran ya listos, 
Y todos a una 
Trabajan activos 

35 Todos los dfas se presenta a la vista poco- más o menaa 
la mlsmE^ escena de movimientos militares, faenas y ejei'- 
ciclos de los sitiadores. Esto sería fácil expresarse en un 
Diario en prosa» pero en verso seria insoportable incurrien- 
do en una repetición continua de írases o descripciones y 
pequeñas semejanzas, lo aue haría fastidiosa la narración 
poética. Esta observación sirva para relevar al autor de 
relacionar completamente tan prosaicos y minuciosos deta- 
lies.., iNoití escrita en iai2) 



[491 



F. A. DE FIGUEROA 



JUEVES 29 

585 — Remisos en la lid los guerrilleros 

Cambiaron, sin ardor ^ muy pocos tiros ; 

Y al campo sitiador a la una y media 
Del pueblo un oficial llevó un oficio. 

589 — Siendo apenas las tres ; cuando a la plaza 
Volvió el parlamentario, más activo 

Y sin saní^Te correr en ambas partes 
Se empeñó un tiroteo hacia el Molino» 

VIERNES 30 

593 — Junto a lo de Grandal nuestra guerrilla 
Tuvo un choque tenaz, y en su conflicto 
De San José el Alcalde, y tres soldados. 
Quedaron en poder del enemigo- 

597 — Y el parte de la Vigía, 

Qm ya adulterado lie visto. 

De ayer y hoy asernira 

Que no hubo sucesv digno ' 

SABADO 31 

601 — Hoy, luego que hubo aclarado, 
(Pues el tiempo fue nublado) 

Se notó, 
Que el contrario campamento 

36 Don Joaquín Terán, Capitán del Fijo, era el Oficial 
Vigía colocado en lo alto del frente de la Matriz. Llevaba 
allí un diarlo mlUtar de las operaciones guerrillas y noveda- 
des del ejército sitiador. Este Diario (pasando primero por 
las supresiones y variantes que le ponía el Gobierno) se pu- 
blicó como un mes; después siguió por unos cuatro o cinco 
un ligero adulterado extracto de él; y por fin so suprimió 
completamente su publicación. Quedó sólo la "Gaceta" la 
cual dejaba pasar a veces meses enteros sin que hablase una 
palabra del sitio, ni de las calamidades que sufría la plaza. 
Aaí pues, los versos de este Diarlo, prosaicos y malos como 
son, serán loa únteos anales que se conserven de aquellos 
sucesos memorables, y filempre Interesantes para los orienta- 
les y argentinos. 



[50] 



DIARIO HISTORICO 



605 — De Ciiopitea, su asiento 
Levantó. 
Varias carretas restantes, 
Con soldados cireimdantes, 

609 — Ir se ven. 

Mas las guardias del distrito 
Firmes están; y el Cerrito 
con su tren. 

613 — Las carretas que marcharon 
De la vista se ocultaron 

Al bajar 
Una cuesta. . . ciertamente 

617 — A cambiar van solamente 
De lugar. 
Junto al Paso del Molino 
Bl realista y argentino 

621 — Sin ceder, 

Chocan; y Chain valiente, 
Vio a dos bravos de sn gente 
Perecer. 

625 — Dos caballos ensillados 

y tres ponchos son tomados 

Y también 
TJn morrión qtie aunque lucido, 

629 — No merece tan subido 
Parabién. 
Después al campo contrario 
Marchó de parlamentario 
633 — Obregón, 

Y un oficial brasilero 
De la Escuna . . . mas no infiero 
Su misión. 



[51] 



F. A. DE FIGTJEROA 



FIN DE OCTUBRE DE 1812 



Besumen de los muertos y heridos de la Plaza 
en todo el mes 



Muertos 12 

Heridos 9 

Puede aumentarse razón ablomeute un tercio a 
los muertos y heridos. 
Serán : 

Muertos 16 

Heridos 12 



[52] 



DIARIO HISTORICO 



MES DE NOVIEMBRE DE 1812 



DOMINGO, DIA 1^ 

(Día de todos los Santos; guerrilla sangrienta) 

637 — Hoy apenas fue día^ y las alturas 
Keflejaron del sol ios rayos bellos, 
Eu el campo contrario varios grupos 
Divisó la Vigía en movimiento. 

641 — Cuatro grruesas partidas de avanzada 
Al Carrito tornar desde sus puestos 
Se ven; y dos falanges de dragones 
Del Cerrito también después salieron. 

645 — En la quinta de Artecona 
Se emboscaron como ciento, 
Y al rumbo de las Tres Cruces 
Siguió misterioso el resto. 

649 — Embóscase también éste 

Con otros que se le unieron^ 
Allí donde Baltavargas 
Mantiene su campamento. 

653 — A la hora de costumbre las partidas 
De Chain y Fernández salir vemos. 
Cada uno con cincuenta, que aunque pocos, 
Valen en la ocasión como quinientos. 

657 — Olvídense después, y ñacia la casa 

37 Aquel campamento estaba en el Saladero de Silva o 
de Zamora. 



[53] 



F. A. DE FIGUEROA 



De Maldonado se aparto el primero, 
Mas Fernández, de Pérez la Capilla, 
Ocupa con los suyos sin recelo. 
661 — Desde el ombú de Grandal 

Varios contrarios saliendo 
Con artificiosa maña, 
Escaramuzan con ellos. 
665 — Ceden en fin aterrados, 

De la cariara... o lo fingieron, 

Y de Palacios al bosque 
Huyen cual veloces ciervos. 

669 — Los de Fernández incautos 
Los siguen, y ya en aprieto 
Seis de aquel grupo dragones 
Iban a caer prisioneros. 

673 — Repente, entre aquel bosque entre alaridos, 
Asaltan de tropel más de doscientos 
Dragones de Hortiguera, que a Fernández 
Con su gente en desorden invadieron. 

677 — Cual se ven en el mar expuestas olas 

Chocarse oon furor y al rudo encuentro 
Reventando en espimias, traga y vence 
El volumen mayor al más pequeño, 

681 — Así al furioso embate iin corto rato 
Opone nuestra gente heroicos pechos ; 
]\Ias el poder la abruma, y arrastrada 
Cede al impulso del torrente fiero. 

685 — Defiéndense niiestros bravos 

Huyendo, y lidiando a un tiempo; 

Y hasta la playa descienden 
En la horrible oleada envueltos. 

689 — Caras vendieron las vidas 

Los que la pierden, pues ellos 
A SUS potentes contrarios 
Sangre por sangre volvieron. 



[54] 



DIARIO HISTORICO 



693 — Albín, Urquiza, Llerena, 

Quintana. . en fin, todos ellos 
Aun en su misma derrota 
Honrosa prez merecieron, 

697 — TTn contrario campeón en el combate. 
En altos gritos con fatal denuedo, 
Nuevo Orestes de furia poseído, 

Reta a Fernández a horroroso duelo. 

701 — ¡ Infeliz ce^^iedad ! Más le valiera 
Irritar el furor de un tigre fiero 
O querer comprimir con débil mano 
La horrenda mina que vomita incendios. 

705 — Enciiéntranse los dos, chocan los brutos, 
Descarga el argentino el golpe, hiriendo 
En la mano a Fernández, que más pronto 
Le hunde en el cráneo su cortante acero, 

709 — Desde el punto distante que ocupaba 
Chain con sn leg-ión, en tal momento 
Acude a dar auxilio ... y de su ruina 
A los fieles liberta este refuerzo. 

713 — También de dos cañoneras 
La metralla con estruendo 
Pone barriendo la playa, 
Al fiero invasor respeto. 

7.17 — -Con I6s cañonea contesta 
Zufriategui desde lejos, 
Que la náutica dejando 
Se ha improvisado artillero, 

721 — Quesada, Sáenz, Igarzábal, 

Mons, Beláustegui, y con ellos 
Rodríguez, y los Mendozaíi 
Manuel, y el Adrián Ensebio. 

9B Don Pal3lo Znfriategul mandaba las dos piezas de a 4 
cúm que hicieron fuego. 



[55] 



F. A. DE FIGUEROA 



725 — En fin, Murgiondo, y Aldama, 
En este combate fiioron 
Los que Hortigncra, oficiales, 
Trajo en su escuadrón soberbio. 

729 — Repítese a la tarde en las Tres Cmces 
Otro choque también no menos fiero. 
Mas no tan sangninoso en que anxiliadoa 
Se ven por Baltavarjias los porteños. 

733 — A una adversa partida nuestros bravos 
Ya tenían cercada, cnando en esto 
Ttleíra aqnel Artigtiista, y dobles fiierzag 
A lo8 realistas retirar hieicron. 

737 — Mas ícanan una casa y (lesmontados 
Kesisten la invasión desde sus techos; 
Hasta que al fia Gallano y Matiirana, 
En sil auxilio marcliaron desde ol pueblo. ^ 

7-41 — A los libres dragones comandaron 

Oroná, Snzo, Caparros, e Izquierdo. 
Y a "lofi (le Vargas que en su auxilio acuden, 
Diri<?ían Ojeda y Caballero. *^ 

745 — De Todos Santos el día 
Asi, seij alado vemos, 
Que harto acredita en lo infausto 
Ser víspera del de muertos, 

749 — En la lid de esta mañana, 
Do los contrarios vencieron» 
Cuatro víctimas sangrientas 
Son de su victoria el precio. 

39 IjOS nombres propios de algunos de estos oficiales 
véanse en la nota del 2f^ de Octubre. Los que en ella no se 
expresaron son los siguientes: don Miguel Rodríguez, Alfé^ 
rez: don Agu&tin Murguiondo, Idem: don Camilo Aldama, 
Portaestandarte de Pr agones de la Patria. 

40 Don Jerónimo Gallano (otros lULmanle Galíano), Coro^ 
nel de los restos del Regimiento de Albuera, que naufragó 
con el navio mercante *'E1 Salvador'', en Maldonado; y don 
Mariano Maturana, Capitán del propio Cuerprv 

41 Don Baltasar 0;íeda y don Santiago Caballero, oficiales 
de Isi División de Balta vargas. 



[56] 



DIARIO HISTORICO 



753 — Otras cinco, y tres heridos 

Tienen por la tarde ... ¡oh ciclos 1 
¡Triste lauro que se compra 
Con fratricidios sangrientos! 

757 — no premió a los nuestros la victoria 
Con su honroso laurel, dieron al menos 
En lucha desigual y entre conflictos, 
Be indomable valor heroico ejemplo. 

761 — En estos dos combáteos quince heridos 
Tuvimos, y también catorce muertos, 
Varias armas perdidas, y tres bravos 
Que cautivos quedaron o dispersos. 

765 — l5e este día fatal y deplorable 
Tal es la relación, tal el suceso, 
Que implacables venganzas excitando, 
Bevela tin porvenir de odios más fieros 

LUNES 2 

(Canje de prisionsrofi) 

769 — Los fieles guerrilleros hasta el Cristo 
Llegaron solamente ; en aquel puesto, 
Sin tentar como ayer fieros avances, 
Batiéndose de lejos estuvieron. 

773 — No ea que estén aterrados, ni nn contraste 
Rendir pudiera su indomable aliento. 
Sino que la obediencia al alto Jefe 
Pone a sus bríos poderoso freno. 

777 — Veintiséis prisioneros que en el queche 
De Patagones a prisión vinieron. *2 

42 Cuando los señores Gómez y Llaño hicieron la Revo- 
lución de Patagones a lavor del Key. Borprendiei-on y toma- 
ron al queche, prendieron la guarní clón, pusieron un Co 
mandante realista en aquel pueblo 7 se vinieron a Monte- 
Video en el mismo ciueche trayendo suB prisioneros. 



[57] 



F. A. DE FIGUEROA 



Hoy en canje se envían al contrarío 
Por un número igual de prisioneros. 

781 — ■ Entre el número de éstos solamente 
Es espectable el capeUáu ; y creo 
Que entre aquellos que Tienen rescatados 
El de más graduación es un sargento, 

785 — Una blanca bandera hace tres días 
En la casa se nota de los negros; 
Hoy con el Paraná dos cañoneras 
Han custodiado de la playa el puesto. 



MARTES 3 

789 — Neblinoso el horizonte 

Se mantuvo; y obediente, 

Nuestra falange valiente 

No pudo un cboque empeñar. 

793 — Los contrarios tras de un bosque 
Preparan una celada, 
Que en su desig^niü frustrada 
Vióse después retirar. 

797 — Hasta boy en los sitiadores 
No ha descubierto el Vigía 
Que tengan de infantería 
Ni tan sólo un batallón. 

801 — Pero sus tropas se miran 
Trabajar siempre afanadas, 
Tiendas, zanjas, y explanadas, 
En eontínua agitación. 



[58] 



DIARIO HISTORICO 



MIERCOLES é 

805 — Cual fatigados los bravos 
De horrores tan repetidos, 
La tropa de ambos partidos 
Evita empeñar la acción. 

809 — Tal vez fieras represalias 
En falsa quietud meditan, 

Y un plan en su mente agitan 
De venganza y destrucción. 

JUEVES 5 

(Emboscada de los sitiadorús) 

813 — Más de trescientos jinetes 
Que del Cerrito salieron 
Al ser de día, se vieron 
A varios puntos bajar. 

817 — En cuatro grupos diversos 
Esta fuerza dividióse, 

Y cada cual apostóse 

De emboscada en un lugar, 

821 — Con dirección hacia el Cerro, 

Y aparatosas señales. 

Se vio un trozo de orientales 
La extensa falda seguir: 
825 — Tres tiros dispara al punto 
La fortaleza eminente, 

Y viose a la adversa gente 
De su marcha desistir. . 

829 — Más allá del Cristo osados, 

Nuestros valientes avanzan, 
Mas, cautos ya, no se lanzan 
A la Ud eon eiego ardor. 



[59'] 



P, A. DE FIGUEROA 



833 — Con astucias los contrarios 
Atraerlos pretendían, 
Por ver si incautos caían 
En el lazo engañador. 

837 — Así con escaramuzas 

Lidiando se mantuvieron, 

Do nue.stros bravos perdieron 

Un soldado, y ellos dos. 

841 — jOh situación detestable! 

; Siempre sangre, siempre guerra í 
Parece objeto esta tierra 
De las venganzas de Dios. 



VIEENES 6 
(Dificultades en poesía que ofrece esta obra) 

845 — Fuerte apuro en -poesía 

Es el narrar síenipre iguales 

Sucesos, tal Tez triviales. 

Fatigosos al leetor, 
849 — Ni aun soeorrerme Taita 

Puede con gratas ficciones^ 

8ujefo en mis narraciones 

De la verdad al rigor. 

853 — Nuestra valiente guerrilla 
Impaciente ha descansado 
Pues de salir la lian privado 
La lluvia y el temporal. 

857 — Mas, a la ruda intemperie, 
Los sitiadores se miran, 
Que el campo en patrullas giran 
Siempre en fatiga marcial. 



160] 



DIARIO HISTORICO 



861 — Admirahle es la constancia 

De esos nox^eles campeones, 

Sufriendo mil privaciones, 

Ora al frío, ora al ealor. 
865 — 'Pasma el verlos al peligro 

Lanzarse con pecho fuerte, 

Y hasta desafiar la muerte, 
Con entusiasmo en su error. 

869 — Varios esquifes zozobran, 

Y entre los embates fieros 

Viéronse ocho marineros 
En las ondas perecer. 
873 — Lanzado a la opuesta playa. 
Encalla un lanehón sin gente 
Que el sitiador diligente 
Hizo por la noche arder. 

SABADO 7 

877 — Las partidas salieron ; y el camino 

De las Tres Cruces dirección haciendo, 
Ocupan un zanjón, y lentamente 
Allí se baten sin notable efecto, 

881 — En la falda y altura del Cerrito 
Subsiste el enemigo campamento; 
Un soldado del Fijo a ellos deserta, 

Y dos hombres nos toman prisioneros. 
885 — Luego de Culta la gente 

A nuestros bravos insulta, 
Que no acredita en lo inculta 
El nombre de su adalid : 
889 — A sus insultos groseros 

Chain responde atacando ; 

Y ellos se ausentan dejando 
Un hombre muerto en la lid. 



[61J 



P. A, DE FIGUEROA 



DOMINGO 8 

803 — Cerca de las Tres-Cruces la guerrifla 
Por la mañana, sin fatal suceso, 
Tuvo un gran tiroteo, que más fuerte 

Al ocaso del sol se oyó de nuero. 

897 — • Yense en la descubierta cincuenta hombres 
Desde el Cerrito atravesar al Cerro; 
Recorriendo la playa otra partida» 
Y armados de fusil grupos diversos. 

901- — Su infantería es poea^ y se ha notado 

Que hoy los que altivos a la lid yinieron 
>Soii de Culta, y de Vargas orientales^ 
Sin que un solo dragón venga con ellos. 

LUNES 9 

(Llega él regimiento 6 de pardos y morenos) 

905 — Vio la descubierta 

Cuando el sol salía 

Tornar al Cerrito 

Diversas partidas. 
909 — Desde las Tres -Cruces 

Van las má>s crecidas, 

Que allí babrán pasado 

La noche en vigilia. 
913 — De los campamentofS 

Los puestos se miran 

Perennes, y en torno 

Patrullas distintas, 
917 — Salió nuestra gente, 

Cual suele, a guerrilla, 

E inútiles tiros 

Sin fruto prodigan. 



162] 



DIARIO HISTORICO 



921 — Los que a combatirles 
Vienen a la línea, 
También orientales 
Fueron este día. 

925 — Hoy en parlamento 
El resto se envía 
De los prisioneros 

Que en hierros gemían. 

929 — Hubo on la avanzada 
Uno que atestigua, 
Que vino un refuerzo 
De gente enemiga. 

933 — Diz que gran bagaje 
De carros venían, 
Y en larga columna 

Infante milicia. 

937 — Esto fue al ponerse 
El sol; y el Vigía, 
Ya ausente del puesto. 
El hecho no afirma, . . 



MAETES 10 

(Armase una emboscada y se empeña xina 
fuerte guerrUlor)' 

941 — Vióse en la descubierta una patrulla 

De cuatro hombres la playa recorriendo; 
Y otra por las Tres - Cruces, de cuarenta, 
Bondar la imnediación de aquel terreno. 

43 Eií «íecto, llegó este dia el Regimiento núm. fl. Su Co- 
mandante don Miguel Estanislao Sol&r, Sargento Mayor don 
Hilarión de la Quintana» y Ayudantes don Francisco Celada 
7 don Anaoleto Martínez. 

[63] 



P. A, DE FIGUEROA 



945 — Nueve tiendas se advierten de campaña, 

Y dos piezas montadas, por lo menos 
Del calibre de a ocho ; y seis carretas 
De lo de Chopitea al lado izquierdo. 

949 — Al través do niia cliacra se distinguen 
Mas tiendas y bagajes; y aun advierto 
Doquiera divagar crecidos grupos 
De infantes que hasta hoy no los tuvieron. 

953 — Salen nuestros jinetes a las nneve, 

Qnc es su liora de costumbre; y eligieron 
Hac'ia La Fig urita, y las Tres - Cruces, 
En dos mitades separados puestos. 

957 — El tiroteo fue por Ja mañana 

En los notados puntos algo recio, 

Y un muerto resultando en nuestra parte 
Se sostuvo media hora a largo trecho. 

961 — Dispara el Parajiá dos cañonazos 

Preñados de metralla, y a su estruendo 

Un grupo retrocede que cargaba 

A una oculta emboscada de los nuestros* 

965 — Al declinar el sol, cuando los bravos 
Tornaban a la plaza, con secreto 
Chain otra emboscada en lo de BatUe 
Confía de Quintana al ardimiento. 

969 — Suelen nuestros audaces sitiadores 

Al regresar nuestra partida al pueblo 
En pos de ella venirse, y por escarnio 
Repetirles. . . Marranos, al chiquero . 

973 — Hace Chain su falsa retirada, 

Y el golpe se iba a dar, cuando al momento 
De dar en la celada el adversario 
Patriota una mujer le avisa el riesgo. 

977 — Mirando tan cercano, el precipicio 
Huyen los enemigos, con despecho 
Persígnelos Quintana, e igualmente 
Chain, que vuelve atrás con todo él resto. 

[641 



DIARIO HISTORICO 



981 — ¿Viste de alta colma al hondo valle 
Bajar rápido un río, y con estrépito 
Arrastrar en m curso resonante 
Cnanto se opone al poderoso encuentro? 

985 — Así cargan de furia arrebatados. 

Viendo frustrado el golpe los guerreros, 
Y hasta el Arroyo Seco a los contrarios 
En carrera veloz persiguen ciegos. 

989 — Mas cargan de rei)ente cien dragones 

Que acuden en su auxilio, y al momento 
Los nuestros retroceden pues ya había 
Sepultado en el mar sus luces Pebo. 

993 — A pesar de su fuga los contrarios 

Cuatro heridos tuvieron, y dos muertos ; 
Chain pierde un soldado, pero adquiere 
Tres sables y una gorra por trofeo. 

997 — Dragones y orientales hoy han sido 
Los que mezclados a la lid vinieron; 
Que en viniendo ctsí unidos se estimulan, 
y van a competencia en el denuedo* 

MIERCOLES 11 

1001 — Diez y seis tiendas y barracas varias 

Se han notado en el nuevo campamento 
Que establece Soler ; también se han visto 
Seiscientos hombres ejercicio haciendo. . 

1005 — Varios grupos, patrullas, y piquetes 
Bn muchos puntos divagar se vieron ; 
Mirándose doquier a los contrarios 
En marcial y continuo movimiento. 

1009 — Asalta el enemigo de repente 

k cuarenta animales que paciendo 
í^e hallaban por la quinta de Sostoa 
y al ganado se llevan, y al vaquero. 



[65J 



P, A. DE FIGUEROA 



1013 — Persigúelos Chain pero ya en vano, 

Pues se encontraban de sus tiros Icios, 
Y huyen al fin llevándose consigo 
El recurso de míseros enfermos. . . 

1017 — Dos heridos reportan en su f ugft : 
Uno tuvo Chain; de este guerrero 
Siendo el caballo por el plomo herido 
En notable peligro puso al dueño. 



JUEVES 12 



(Tenaz guerriUa junto al Cristo) 

1021 — ^^Al sitiador ejército hoy temprano 
Se ha divisado el ejercicio haciendo 
De artilleros, e infantes reunidos 
Al lado del naciente campamento. 

1025 — Compútase la fuerza sitiadora 

En tres mil hombres de arreglados cuerpos ; 

Y témese que Artigas prontamente 
Les dará con sus fuerzas incremento. 

1029 — Pues con ansia el campestre inadvertido 
De falsa libertad bebió el veneno, 
Que en copa de oro la falaz intriga 
Le ofreció, su ignorancia seduciendo. 

1033 — Del hierro destructor arman su mano, 

Y la arman en su mal. . . Dios justiciero, 
¿Cuándo terminará dulce concordia 
La guerra fratricida, el triste duelo í 



44 Ya empezaba a reservarse la carne íresca Dará los 
enfermos; con todo, la. carestía no era todavía muy grande., 
después fueron las grandes penurias y calamidades. 



[66] 



DIARIO HISTORICO 



1037 — Salen hoy nuestras guerrillas 

Y hacen nuevas maravilla» 

De valor. 
Pues cerca del Cristo ve» 
1041 — Empeñarse el tiroteo 
Con ardor. 
Allí ante el cmcificaao 
Sangre humana lian derramado 
1045 — Con crueldad ; 

Creyendo en su error funesto, 
Honrar al Cristo con esto. 

iQué impiedad! 
1049 — Allí nuestros aguerridos 
Pagaron con dos heridos 
Su altivez : 

Y del bando disidente 

1053 — Fue herido un dragón valiente 
De alta prez. 

Hoy se vio por vez primera 

Lidiar la gente guerrera 
1057— De Soler, 

TJnida eon los dragones; 

Y aunque negros, sus blasones 

Sostener 

VIERNES 13 

1061 — Hoy más allá del Cristo la partida 
Siendo asaltada con marcial denuedo 
Por dragones e infantes, en su apuro 
De lauro inmarcesible se ha cubierto. 

1065 — Legiones enemigas emboscadas, 

Entre zanjas, y quintas, en acecho, 
Acometen de pronto a nuestros bravos, 

Y hasta el Cristo en desorden los trajeron. 



[671 



P. A. DE FIGUEROA 



1069 — Parapétanse al fin entre unas zanjas 

Por jser débil su fuerza; pero aquéllos 
Allí mismo tenaces acometen 
Despreciando ventajas del terreno; 

1073 — Y arrójanse yalientes. . . mas se mira 
En el choque tenaz y tanto riesgo, 
Shi 'filen gua del contrario , a nuestra gente 
Ceder la palma de la guerra el Genio. 

1077 — Pierde Chain dos hombres; los patriotas 
Lleyando en la lección el escarmiento, 
Abandonan el campo con la pérdida 
De tres a cuatro heridos y dos muertos. 



SABADO 14 

. 1081 — Viéronée en la descubierta 
G-irar diversas partidas 
En variadas direcciones 
Por la Aguada, y Figurita. 

1085 — En lo de Machín colocan 
Nueva guardia, y se divisa 
Apostada en las Tres - Cruces, 
Como ayer, fuerza enemiga. . . 

T089 — Cerca de allí con denuedo 
Nuestra valiente guerrilla 
Se eolocaj y lentamente 
"De ambas partes se hostiliza.n. 

1093 — Batiéndose recelosos ; 

Ni unos ni otros se aproximan, 
Y al pueblo al fin indefensos 
Los de Chain se retiran. 

45 Todos estos detalles, aunque tan dificultosos para ver- 
sificarse, variando cada dí'a el modo, son pequeñecee que 
entonces eran de gran interés. Má,& adelante se verá que ya 
el autor no los relaclonal3a, porque había asuntos m&s poé* 
ticos y calamidades más Izuteresantes que describir. 

[B8] 



DIARIO HISTORICO 



1097 — Ya en los periódicos vemos 

La petición subversiva 

Que el oclio de Octubre hiciera 

La población argentina. . . 
1101 — Petición llámanla, 

y sólo es una demanda altiva 

Que el pueblo y tropa, al Cabildo 

Contra su Gobierno intiman. 
1105 — Así la soberbia Junta 

Que Cliiclana presidía, 

Y la Asamblea, cayeron 

Al impulso de mil finnas, 
1109 — Esos que el pueblo exaltaba 

Cual patriotas sin mancilla, 

Ora infieles refractarioSy 

Fil.mismo pueblo derriba. 
3113 — Claro escándalo, y ejemplo, 

Que en la práctica publican 

Los efectos que ominosos 

La revolución abriga. 

DOMINGO 15 

1117 — De infantes, y de caballos 
Una gran guardia este día 
Los sitiadores colocan 
En la casa de Sotilla. 

46 En la célebre asonada del 8 de Octubre, explicada en 
la nota del lí, el pueblo y tropa de Buenos Aires en armas 
pasaron al Cabildo una representación pidiendo la disolución 
del Gobierno y de la Asamblea; allí se ven estas notables 
palabras.,, ''gérfa un crimen esperar las consecuencias del 
*• peligro, y no derribar de un solo golpe a esos doa mons- 
•^truos políticos". Más adelante dice: "El Gobierno es reo 
** de lesa Patria, por baber atentado contra la libertad clvU, 

por aspirar directamente a la tiranía, por fomentar sin 
*• pudor la más vil y criminal facción; por usurpar escanda- 
losamente los derechos de los pueblos confederados, etc, \ 
Tal era el lenguaje de una facción patriota contra otra; 
compárense estas Injurias con la frase más exaltada de toda 
efita obra y ee verá la diferencia. 

Í.69J 



F, A. DE FIGUEROA 



1121 — Otra en las Tres - Cruces 
No menos crecida 
Ponen; y patrullas 
Divagan y giran. 

1125 — Los leales, con su reserva, 
A los plintos se encaminan 
Do suelen, y el tiroteo 
Sin grande efecto se anima. 

1129 — Del bando enemigo, 
Durante la riña, 
Pasado un soldado 
Llegó a nuestra línea. 

1133 — Algunos, que ojos de lince 
Tienen y ven maravülaSj 
Dicen que oficial contrario 
Recibió una leve herida. 

1137 — Negros y dragones 
Y alguna milicia. 
Son los que a batirse 
Vienen estos días. 



LUNES 16 

(Ijü línea del Sitio se estrecha y se formaliza más ) 

1141 — Vense en la descubierta 

Doce montados patrullar alerta. 
Que desde casa de Masini luego 
A la Aguada bajaron. 
1145 — Al punto el Parmá les hizo fuego 
Y sin gustar del juego, 
Ellos en veloz fuga se alejaron. 
Ya junto a la Estanzuela 



[70] 



DIARIO HISTOKICO 



Nueva guardia enemiga se acuartela. 
Así de Norte a Sur con guarniciones 
Su cordón establecen, 

Y avanzadas en varias direcciones 
De infantes y dragones; 

y nuestro apuro y opresión acrecen. 

Salen nuestras partidas 
Que ocupan del Cordón las avenidas, 
y la Agíiada también, do se han batido 

Lentamente por cierto^ 
Sin que haya en nuestra parte un solo 

[herido; 

Un centinela del contrario muerto. 

MARTES 17 

3161 — Por la quinta de Sierra, y Figurita, 

T en la Aguada y Cordón vagar se vieron 
Al despuntar el sol, eoiao explorando. 
Del bando sitiador grupos diversos. 

1165 — Después en las Tres - Cruces con bravura, 
Nuestros valientes a la lid corriendo, 
Ilustran su valor, que harto merece 
De otra pluma mejor dignos recuerdos. 

1169; — La falange enemiga a los beroicos 
Hijos de Marte con tenaz empeño 
Acomete y acosa . . . ¿ Mas quién puede 
Contrastar en la lid sus firmes pechos ? 

1178 — Dos heridos, y un muerto, son el fruto 
De su altiva arrogancia,, mas los nuestros 
Vuelven con un herido, y a m entrada, 
Como valientes, los aplaude el pueblo ; 

1177 — Dispara la Ohusera tres granadas; 

Y una en la quinta de Grandal cayendo, 
Viéronse los soldados pavoridos 

'Al estruendo . fatal saltar los cercos. ; 

1:71] 



J149 — 
1153 — 
1ir>7 — 



F, A. DE FIGUEROA 



MIÉRCOLES 18 

1181 — El ecmüco Estremera anoche ha dado 
Dos bellos dramas q:u.e escrihió^ y más 

[bellos 

Por su objeto y su fin, siendo el producto 
Destinado a vestir nuestros guerreros. 

1185 — Los patriotas navarros y el heroico 
Espoz y Mina, tituló su ingenio 
Al drama principal do se acredita 
De Thespis y de Apolo hijo dilecto. . . 

1180 — Hoy como por encanto se ha notado 
Cambiado de Soler el campamento 

Mkn próximo a la Plaza, donde yacen 
De las tierras de propios los linderos. 

1193 — Veinte tiendas anoche improvisadas, 
Allí se miran hoy, y con empeño 
Instalando barracas se entretiene 
Gran número de pardos y de negros. 

1197 — Vilos eon telescopio a martillazos 
Clavar estacas, dividir maderos, 
Cual cíclopes tiznados que en el yunque 
Trabajan con Vuleano en el Averno. 

1201 — A. la hora de la lista allí formóse 
En doce trozos numeroso cuerpo 
De más de ocho centurias ; y a su frente 
Dos cañones montados han dispuesto. 

1205 — A las nueve o las diez desde aquel punto 
Infantes, y caballos más de ciento 
Salieron en columna ; y las Tres-Cruces 
Fue el lugar de emboscada que eligieron. 

47 El titulo de la otra pieza en un acto de don Juan 
ESBtremera es '*Ii08 falsos amigos". 



DIARIO HISTORICO 



1209 — A un centinela nuestro en la avanzada 
Sorprende el enemigo ; pero luego 
Con catorce soldados acomete 
Fernández, que rescata el prisionero, 

3213 — Repítese a la tarde un nuevo choque, 

Donde el contrario sin pararse en riesgo», 
Ni refrenar su ardor, con desventaja 
Del sitio y la ocasión, cargó a los nuestros. 

1217 — Los infantes de Azcuénaga, y los bravos 
De Eamos, los rechazan con denuedo . , . 

Y allí heridos o muertos, dos jinetes 
Al fuego de fusil caer se vieron* 

JUEVES 19- 

1221 — La hueste de Fernández valerosa 
En la casa de Ortega tomó puesto, 

Y allí por la mañana a dobles fuerzas 

Kesístió con activo tiroteo. 
1225 — Y luego eon ardor sale, acomete, 

Y desaloja coií brioso aliento 

A las gruesas partidas, que emboscadas 
Ocupaban las zanjas del terreno. 

2.229 — Chain con sus valientes guerrillando 
Se hallaba por el Cristo, allí trajeron 
Un cañón los contrarios, y a metralla 
Tres tiros descargaron sin efecto. 

1233 — La pérdida que tuvo el enemigo 

No se sabe, mas Ramos tuvo tm muerto, 

Y un herido también.., ¡ Siempre con sangre 
Viene el lauro cruel de Marte fiero! 

48 Azcuénaga don José Benito, hijo de Buenas Airea, 
Alférez del Hegimlento Fijo. Casi siempre salía con loa. 
guerrilleros; era Joven gallardo y valiente. 

[78} 



A. DE FIGUEROA 



1237 — Cayendo del caballo en una ¿anja 
Dislócase una pierna un guerrillero ; 

Un dragón de Hortiguera con sus armaS; 
Y un paisano también se pasan luego. 

VIERNES 20 
(Atrinchéranse los realistas en el Cristo) 

1241 — Vio la descubierta 

Que los sitiadores 

Arman emboscada, 

Con pérfido fin, 
1245 — De a treinta y de a veinte 

Los alrededores 

Cruzaban, do yacen 

Boteño, y Machín • . • 
1249 — Con fiera osadía 

Salió nuestra gente, 

Que oetipa los puestos 

Do suelen lidiar. 
1253 — En torno en guerrillas, 

No menos yaliente, 

Se mira el contrario 

El duelo aceptar, 

1257 — Siguió el tiroteo, 

En que hacen alarde 

Azcuénaga y Ramos, 
De astucia y valor. 
1261. — Ya cargan, ya ceden, 
Masjufigo a la tarde 
La lucha se empeña 
Con riesgo mayor, 

- 49 Eran dos vecinos que tenían sus cssas liada las Tres- 
Crucen 

t74I 



DIARIO HISTORICO 



1265 — Crecidas falanges 

Que ocultas estaban, 
De a pie y a caballo* 
Cargaron también, 

1269 — En vano los nuestros 
Su esfuerzo apuraban, 
Si al fin abrumados 
Doquiera se ven* 

1273 — Mas llegan al Cristo, 
Allí se atrincheran 
Lanzando los techos 
Terrible volcán; 

1277 — Así los contrarios 

Que altivos vinieron, 
Se arredran y advierten " 
Su inútil afán. 

De aquí los baluartes 
Que el puesta dominan, 
En pro de los nuestros 
Se oyeron rugir. 

Y bala y metralla 
Tronando fulminan, 
Que libres los hacen 
Del riesgo salir. 

1289 — Cual tigre a quien siguen 
Ansiosos lebreles, 
Se vuelve y rugiendo 
Los hace aterrar. 

1293 — Así los contrarios 

Siguiendo a los fieles 
Sus iras no osaban 
De cerca apurar. 



1281 
1285 



175] 



F, A. DE FIGUEROA 



1297 — Seis bravos heridos 
Al pueblo trajeron; 
Quedando sin vida 
Un hombre en la acción. 

1301 — La pérdida es grande 
Que esotros tuvieron; 
Mas fórmase en esto 

Variable opinión. 

1305 — La gente de Vargas 
Que al choque viniera 
Perdió a Hermenegildo 
Valiente oficial ; ^ 

1309 — Que en media al combate 
Con ansia, guerrera, 
Giraba animando 
Su hueste orientaL 



SABADO 21 

(Ftterie guerrilla en la falda del Cerro) 

1313 — La Fortaleza del Cerro 

Con fiero estruendo este día 
Hace temblar los contomos 

De su falda, y de su cima. 

1317 — Una emboscada colocan 

Los contrarios a dos millas 
De La Pólvora; invisibles 
Por la matinal neblina. 

50 La Gaceta de Buenos Aires de 4 de Diciembre, coincide 
con esta relación. Dice que en la guerrilla de este día había 
muerto gloriosamente el Teniente de la División de Bftlta* 
vargas don Hermenegildo Aliendre, y otros tres más que a 
su lado habían sido heridos. 

[76] 



DIARIO HISTORICO 



1321 — A custodiar el ganado, 

Que a gran distancia pacía, 

Sale Soria que el peligro 

No advierte, ni premedita 
1325 — Del Fijo, y Dragones lleva 

Treinta bravos, que en sus filas 

De pastores y guerreros, 

El doble cargo promiscúan. 
1329 — Descúbrense los contrarios 

De pronto; pero atrevida 

Con imperturbable aliento, 

Carga la gente realista. 
1333 — El enemigo un minuto 

Besiste, luego declina; 

Huye en fin, y hasta una legua 

Le sigue nuestra guerrilla. 
1337 — Mas en su fugaz carrera ' 

Ellos un cuerpo divisan 

De los suyos, que al galope 

Acuden, y los auxilian» 
1341 — De ciento y treinta jinetes 

Era esta nueva partida 

Que a los veinte fugitivos 

Favorecen, y reanima. 
1345 — Cámbiase entonces la escena, 

Ellos cargan ... La alta grita 

Acrece en torno, y los nuestros . 

desistiendo se retiran. 

1349 — En los peligrosos lances 
De jas cargas repetidas, . 
Biancal y Agolpa, soldados 
Muestran heroica osadía. 

51 Don Fernando de Soria Santa Cruz, Álfétffi de Dra- 
gones, hijo de Montevideo. 



[77] 



P. A. DE FIGUEROA 



(Los realistas salvan el ganado que tomaron,) 

1353 — Los nuestros en retirada 
Dos atenciones tenían: 
La ctístodia del ganado. 
La defensa de sus vidas, 

1357 — Como en torno a sus poUuelos 
Gira veloz la gallina, 

Y a picotazos se opone 
Al que robarlos medita. 

1361 — Así los nuestros guardaban 
Su ganado; y lo impelían, 

Y revolviendo al combate 
Su tesoro patrocinan. 

1365 — Hasta la falda del Cerro ; 
Llegan así, cuando altiva 
La eminente Fortaleza 
Sus fieros rayos fulmina. 

1369 — Puestos ya bajo el amparo 

De aquel volcán que graniza 
Metralla y bala, los nuestros 
Vuelven caras y se afirman. 

1373 — Y el alzado puente entonces 
Bajando, salir se miran 
Lerroy e Ibáñez con gente 
De Madrid y de Sevilla. 

1377^ — A campo raso el contrario 

Queda; y con rara osadía 
A los ohiíses , refiponden 
8its débiles cara'binas. 
1381 — Viendo al fin la desventaja 

Del combate, ardiendo en iras, 
.Y -amagando desde lejos^ 
Hacia el cardal se retiran. 



178] 



DIARIO HISTORICO 



1385 — El jefe. An&ay recomienda, . : ^ " . ■ ; 

El valor y la pericia 

De Soria; y en sus elogios 

A los soldados no oMda. 
1389 — También reeomienda a Riera, 

Con Vidal de artillería, 

Y a Roy, e Ibáñez, Tenientes 

De Madrid, y de Sevilla. . . ^3 . 
1393 — Dos muertos y un prisionero 

Perdimos» . . pero es mania 

Que esto la ^^Gadeia*' oculte 

Cuando el comhate puhlica. 
1397 — También del pueblo salieron 

Las guerrilleras partidas 

Cual suelen, mas los contrarios 

A la lid no se aproximan. 
1401 — Siguen empero en sus puestos 

Con sus marciales fatigas, 

Levantando en el Cerrito 

Parapetos de fagina. 

(Trillo mata involuntariamente a su hermana) 

1405 — El cafetero Trillo esta mañana 

Que de los muros a su hograr volvía, 
Por acaso fatal jugando incauto 
Fue, sin ser delincuente, fratricida, 

52 Don Faustino Ansay, Coronel «Comandante del Cerro; 
había venido de Patagones con Gómez y Liaño-, después que 
tomaron el queche y euhlevaron aquel punto. 

53 Don Sebaatién Hiera, Teniente de MlUcias de Artille- 
ría; Vidal, don Manuel, Comandante de la Artillería del 
Cerro. Le Roy, don Pedro, Teniente de Voluntarlos de 
Madrid y don Tomás Iháñez, ídem de. Sevilla. El autor 
filante en el alma no poder mencionar por sus nombres los 
oficiales patriotas que desplegaron aquel, día tan. heroico va- 
lor; no era fácil saberlo dentro de la plaza; pero lo singu- 
lar es que en la Gaceta de Buenos Aires tampoco se acos- 
tumbraba hacer mención nominal de los bravos - que coxn- 
batían delante de los muros de Montevideo. 



[791 



f; a. de figueroa 



1409 — El fusil que sin carga imaginaba 

Puso al pecho a su hermana y a su tía, 
Parte el tiro, y matando a la primera, 
Eecibe la otra peligrosa herida. 

DOMINGO 22 

1413 — Hoy con más actividad, 

Y en continuo movimiento, 
De infantes y de jinetes 
Varias partidas se vieron. 

1417 — Aquí y allí se di^ásan 
G^irar piquetes diversos; 
Mudar guardias, abrir zanjas, 
O levantar parapetos. 

1421 — Má^ acá de la quinta de Palacios 
Con un cañón volante hicieron fuego 
A los bravos guerrillas; pero al punto 
El Paraná y el Cisne respondieron . . . 

1425 — Por la tarde, cargando el enemigo, 

Retíranse hasta el Cristo los guerreros 
Del partido legal. . . allí resisten, 

Y al fin cansados retroceden ellos. 
3429 — Tres caballos perdimos: y un paisano 

Que a las guerrillas se agregó, fue muerto ; 
Dos contrarios perecen mas se ignora 
En heridos la pérdida que hubieron. 

LUNES 23 

1433 — Sale nuestra guerrilla. El enemigo 

Se mantuvo en su línea ; y en sus puestos 

Las cañoneras-lanchas, mucha gente 
Vióse en torno a la casa del Boteüa 

54 fistos buques de guerra y otros varios alternaban apos< 
tándose enfrente a la playa. 

[80J 



DIARIO HISTORICO 



MARTES 24 

1437 — Amaneció con neblina, . 
Pero la luz matutina 
Los celajes disipó, 
y a los negros baiallones 

1441 — Girando en evolnciones 
La Vigía descubrió. 
Todo el día retirado 
El sitiador se ha notado 

1445 — El duro choque esquivar. 

Sólo al volver nuestra gente 
Se le vio^ muy cautamente, 
De lejos hostilizar. 



MIEECOLES 25 

1440 — Vénse los enemigos de mañana 

El Cordón en partidas recorriendo; 
Mas luego en la guerrilla cautelosos 
Evitan los azares de un encuentro. 

1453 — A su mujer un herrero 

Hoy con lin soldado halló, 

Así Vulcano encontró 

A Venus con Marte fiero; 

1457 — La ofensa nupcial severo 
Quiso el Cíclope vengar, 
Pero el traidor militar 
Molió a palos al marido ; 

1461 — Lo cual propiamente ha sido 
■ Tros cuernos palos sacar. 



[811 



F. A. DE PIGUEROA 



JUEVES 26 

Vióse una patrulla 

Al nacer el día 

1465 — Quemar una casa, 

Y el cerco y su quinta : 
Las llamas y el humo 
Que al cielo subían 

1469 — Eran de la guerra 
Ofrenda propicia. 
Siendo de la tarde 
Las tres^ la guerrilla 

1473 — En lid empefíosa 
Forzada se mira. 
Mas queda en entrambas 
La suerte indecisa, 

1477 — Y herido un soldado 
Cada una retira; 



VIERNES 27 

La Fragata La Hermosa Mexicana 
Procedente de Lima llega al puerta, 

1481 — Conduciendo Larreta en grande copia 
Trigo, garbanzos^ con aceite y queso. 
Ciento y quince mil pesos de registra 
Al comercio conduce; y lisonjero 

55 El Capitán consignatario don José Antonio Larreta ha 
conducido 2.200 fanegas de trigo, 540 Idem de garbanzos, 9 
cajones de quesos de Chanco, 1.187 cargas de eacao, 113.000 
Inertes para particulares, y muchos - otros artículos, 

[82] 



DIARIO HISTORICO 



1485 — Asegura que pronto, en la Apodaca, 
Auxilios llegarán para el Gobierno. 
Reforzadas las guardias enemigas 
Se ven : y en su lejano campamento 

1489 — Dos banderas flamear; y en varias vías 
Mucba^ tropa su campo recorriendo. 
Detrás del Migueleie unas barracas 
Construyen a gran prisa ; pero luego 

1493 — Las anuas empuñando a la guerrilla 
Los dragones acuden, y los negros. 
Admirables soldados que electriza 
Un fanático error, un ardor ciego; 

1497 — Ellos ante los ojos nos presentan 

De virtud militar continuo ejemplo. 
Un Capitán de negros que ardoroso 
Avanzó ciegamente, fue al estruendo 

1Í501 — De súbita descarga mal herido, 

Tiñendo con su sangre el verde suelo. 

SABADO 28 . 

Siguen los sitiadores diligentes 

Sus barracas y tiendas construyendo 

1505 — Detrás del Miguelete; y nuevas guardias 
En la Aguada y Cordón, íovmür&e vemos. 
La gente de Fernández hacia el Criato 
Sostiene por la tarde el tiroteo, 

1509 — Carga el contrario, aquélla retrocede 

Y perdiendo un soldado evita el riesgo. 

56 Durante todo el. sitio vimeron varias veces auxilios de 
Ijima para sostener esta plaza en sus coníllctos, como se verá 
en esta obra. 

57 Posteriormente se supo por la Gaceta de Buenos. Aires 
de 25 de Diciembre, que electivamente había muerto en 
«quei choque el Capitán graduado de Teniente Coronél del 
N9 6, don Mateo Silva, 

[83] 



F. A. DE FIGUEROA 



DOMINGO 29 

Con arrojo temerario 
Carera en la lid el contrario, 

1513 — Capaz de inspirar terror ; 

Mas halla gran resistencia, 

Y en sil rabiosa impotencia 
Retrocede con furor, 

1517 — En su asalto fiero 
Deja un prisionero, 

Y un muerto también; 

Y los nuestros perdiendo un valiente 

1521 — Hacia el pueblo (ya el sol decadente) 
Betirarse en columna se yen, 

(La agua del mar se vuelve dulce,} 

Con é?? pampero f y creciente, 
Mezclándose el Plata al mar, 

1525 — Se ha llegado hoy a endulzar 
De éste la amarga corriente. 
La población diligente 
Hacer provisión se ve 

1529 — De agua del mar ; con lo que 
Se mira el refrán cumplir 

Que, , » nadie puede decir - 
De esta agua no hcheré, ^ 

5B Esta metamorfosis del agua del mar» que antes no se 
había observado» causó una grande y grata emoción. Ccisl 
todo el pueblo acudió a sacar agua y se proveyeron de ella 
varios aljibes. 

184] 



DIARIO HISTORICO 



LUNES 30 



1533 — La Apodaca en este día 

Do el Virrey de Lima envía 
Sus donativos, llegó. 
Rodríguez comisionado 

1537 — Por el Cabildo ha llenado 
El encargo que él le dio 

Lima en sus apuros 
Ciento y dos mil duros 
1541 — Nos manda con él. 

Y metralla con pólvora y bala^ 

Y otros dones c[ue aquélla regala 
Para auxilio de un pueblo tan fiel. ^® 

1545 — Ataeá el énemigo en la guerrilla 

Y retrocede al fin dejando un muerto, 

Y un caballo también; por nuestra parte 
De \ui soldado la pérdida tenemos* 



59 Don Agustín Kodríguez y F<2rnández, Capitán del Cuer- 
po del Comercio, fue el comisionado por este Cabildo para 
Lima. El ha conducido los socorros siguientes: 500 quintales 
metralla de bronce y de fierro^ 600 ídem pólvora de cañón 
y fusil, SQO ídem de plomo, 20 ífíem cuerda meclia, 2.78B car- 
gas de cacao, 102.630 pesos fuertes para el Erarlo Nacional» 
67.600 ídem para particulares. Y un crecido cargamento de 
Varios géneros, cuyo producto era también destinado para las 
m gen cías de la guerra; y muchos otros artículos para el 
mismo objeto. 



F. A. DE FIGUEROA 



Resumen de los muertos y heridos de la plaza en 
todo el mes 

(Constan en este Diario) ; 

Muertos . ; , . 27 

en el mes anterior 12 

Total 39 



Heridos 24 

9 

Total 33 



Puede aumentarse razonablemente un tercio 
los muertos y heridos. 



Serán: 



Muertos 52 

Heridos 44 



t863 



DIARIO HISTORICO 



MES DE DICIEMBRE DE 1812 



MARTES, DIA 1^^ 

1549 — En la loma detrás del Migueleief 

Donde forma el contrario un campamento, 
Fabricadas con postes hoy se miran 
Grandes barracas de pajizos techos. 

1553 — Divísanse hacia allí varios soldados 
Desmontar una altura del terreno; 

Y otros con materiales o con tierra, 
Ca'rretillas de jnano conduciendoi 

1557 — A la heroica guerrilla junto al Cristo 
Acomete el contrario, X3ero luego 
Refrenando sus ímpetus altivos. 
El campo de la lid cede a los nuestros. 

1561 — Un herido y un muerto cuesta el lauro 
Al valiente Chain; de los adversos 
Un oficial perece, y un soldado 

Y dos sables se toman, y un sombrero. 

MIERCOLES 2 

1565 — Prosigue el sitiador en ejercicios 
Sus tropas y reclutas instruyendo, 

Y el muro y la bahía por la tarde 
Hacen inútil continuado fuego. 



[67] 



F. A. DE FIGIÍEROA 



1569 — Por la casa de Ortega nuestra gente 
Ostenta en la guerrilla su ardimiento, 

Y sin pérdida alguna ve triunfante, 
Un contrario caer y huir el resto, 

JUEVES 3 

1573 — Crecidos piquetes 
Vio la descubierta 
Volverse al Cerrito 
De partes diversas. 

1577 — G^uardias y emboscadas, 
Quitan o. relevan, 

Y grandes patrullas 
Girando se observan. 

1581 — Un grupo a Ta playa 
De Pérez se acerca, 
Mas de la bahía 
Los fuegos le alejan. 

1585 — Pues, sin ser escobas, 
Las dos cañoneras 
Barren lindamente 
La extensa ribera. 

1589 — Luego a la guerrilla 
Trayendo dos piezas 
Seis tiros dispara 
La hueste porteña. 

1593 — Mas no fue reñido 

El choque; y la nuestra 
Sin triste suceso 
Al pueblo regresa. 



[881 



DIARIO HISTORICO 



VIERNES 4 

1S97 — Anhelando peligros y combates, 

Preséutanse a la lid nuestros guerreros ; 
Mas no carga el contrario ; y se retiran . 
Sufriendo algunos tiros desde lejos. 

1601 — Hoy llega un bergantín que desvanece 
Las noticias del próximo refuerzo 
Mas con nueva invencián que al necio 

[Jialaga-f 

El astuto escritor consuela al pueblo, 

SABADO 5 

1605 — Un cuerpo de caballos y de infantes, 
Atajan a Chain; mas del empeño 
(Perdiendo dos soldados) su bravura 

Y de las lanchas le liberta el fuego. 
1609 — Los negros de Soler y los dragones, 

Son los que osados a la lid vinieron; 
Pues de uno y otro cuerpo en valentía 
No sairé decidir cuál es primero, 

DOMINGO 6 

1613 — Ya doquier sentir se ve 

Que pase al opuesto extremo 
De arroz, fariña y tasajo 
Ya estoy fastidiado a fe, 

1617 — Las tropas están sin. pre, 

Y en continuada facción; 
Muchos días sin ración 
De carne está el hospital, 

1621 — El giro en quietud total, 

Y la epidemia en acción. 
Bn apuro tan profundo 

La. triste ansiedad se. engaña . . « .i 



189] 



F. A. DE FIGUEROA 



1625 — Con promesas de la España, 

(Promesas del otro mundo). 

Este manantial feeimdo 

Sabe el Gobierno explotar j 
3629 — Mas si se llega a agotar 

Con desengaños, yo temo 

Que pase al opuesto extremo 

La exaltación popular. 
1633 — Aunque llovió todo el día 

La guerilla no descansa. 

Que a los bravos agua mansa 

Intimidar no podía; 
1637 — El cordón con bizarría 

Sostuvo, y mató un rival, 

Pero con pérdida igual 

Otro punto desaloja, 
1641 — Pues en el tira y afloja 

Ambos pierden su caudal. 

Mas reunida la gente 

De Fernández y Cliaia, 
1645 — En lo de Ortegra por fin 

Oso resistir valiente. 

Un herido nuevamente 

Tienen en tal situación; 
1649— Mas SaUent sin dilación 

Lleva en su auxilio un retén, 

Con lo cual libres se ven 

De la enemiga invasión, 

LUNES 7 

1653 — Salió antes de la alborada 
La descubierta advertida, 
Y en un barranco escondida 
Fue descubierta tapada; 

69 Don Joaé SdUent, Comandante de Voluntarlos de Madrid. 

I90J 



DIARIO HISTORICO 



1657 — Llega otra y descuidada 

La sorprenden por un flanco, 
Yo el lauro no les arranco, 
Ni lo negro Manco haré 

1661 — Si digo imparcial lo que 

Hicieron al negro Blanco . . . ®^ 
A la súbita descarga, 
Los contrarios aterrados, 

1665 — Como en águilas montados, 
Huyen a distancia larga. 
Cae aquel negro en la carga, 
De un maestro Blanco (übaüil; 

1669 — Cúbranlo de heridas mil, 
Y porque era un desertor, 
Lo degüellan con furor, 
De un modo hárVaro y vil. 



MARTES 8 

1673 — Vióse en la descubierta 

La adversa gente divagar alerta; 

Y de peones e infantes 

Varios grupos se miran ambulantes, 
1677 — Ora armando emboscadas, 

Ora tiendas alzando y enramadas; 

Y hacia la quinta de Sostoa luego 

Se oye en guerrillas empeñado el fuego. 
1681 — Cinco tiros lanzaron, 

Con dos piezas pequeñas que acercaron;, 

A la realista gente 

Que sus furores resistió valiente 

61 trlamábase el negro Vicente Blanco, que había antes fu- 
gado de la plaza; — esta bárbara acción y otra semejante 
usada después por los sitladoreSi son los doa únicos elem* 
piares de esta clase ocurridos en todo el sitio, de que tenga 
noticia el autor. 

Bt LA quinta de Sostoa en el Cordón, boy df a de don Juan 
María Pérez. 



[91] 



F. A. DE FIGUEROA 



1685 — Allí ; y luego en el Cristo, 

Donde sus choques rechazar se ha visto ; 
Hasta que un viento en temporal deshecho, 
La obligó a retirarse a su despecho. 

1689 — Salen a hacer alarde 

Sesenta madrileños por la tarde 

Hasta casa de Sierra; 

Mas nuevo temporal de viento y tierra, 

1693 — Los pone en retirada. 

Así del día en la total jornada, 
Tuvo Chain en choques diferentes 
Heridos un caballo y dos valientes. 

MIERCOLES 9 
(Muñeco vestido de Dragón de la Patria) 

1697 — La misma actividad en los trabajos 

Pro;!:dgue en los contrarios campamentos; 
En guardias, emboscadas y patrullas 
Se observan sus soldados sin sosiego. 

1701 — Diez carretas se miran de a tres yuntas 
Del Cerrito salir ; las cuatro fueron 
Do acampan los dragones, las restantes 
De apuesto rumbo dirección siguieron. 

1705 — Figurando un dragón uniformado 

Con su sable y morrión, hoy por gracejo, 
En un flaco reyuno hacia el camino 
Los de Chain sacaron un muñeco- 

1709 — Divaga en varios giros la figura 
Preñada de gacetas y folletos 
En mofa a los contrarios, que miraban 
El ambulante maniquí de lejos, 
.1713 — ^^Acéreanse hacia él imaginando 
: Ser algún centinela de los de ellos; 

Mas salta la emboscada, y un soldado 
Los incautos curiosos dejan muerto. " 



192] 



DIARIO HISTORICO 



1717 — A pesar del eoitflieto se llevaron 
Aquél que ya conocen embeleco; 

Y cargando después, nuestros burlones 
Pagan con ima vida aquel festejo. 

JUEYES 10 
(Combate fuerte y obstinado) 

1721 — Muy tenaz la guerrilla en este día 

Empeñada se lia visto, y los guerreros 
De Chain y Fernández por tres veces 
Avanzan victoriosos con denuedo. 

1725 — Tres veces igualmente en retirada, 

Y a dobles fuerzas su valor cediendo, 
Abrumados del número» Iiasta el Cristo 
Palmo a palmo disputan el terreno. 

1729 — Dos banderas de sangre en las Tres Cruces 

Y en casa de Machín se mantuvieron 
Mientras duró la lid, como anunciando 
De guerra sin cuartel indicio cierto. 

1733 — Cortada es junto al Cristo nuestra gente, 
De infantes y caballos por dos cuerpos; 
Mas en tan fuerte apuro en su socorro 
Salen los de Sevilla y Madrileños. 

1737 — Antes de éstos llegar, ya la guerrilla 
AtropeUando el enemigo cerco. 
Sacando fuerza de su riesgo mismo 
Con honor se miraba en salvamento 

1741 — De Chain el caballo y dos soldados 

Fueron heridos en el duro encuentro, 

Y perdiendo el contrario tres caballos 
Retrocede veloz dejando un muerto. 

1745 — Fernández y Chain cual siempre bravos 
Su renombre. acreditan; y no menos 
Mostráronse también de fama dignos 
Azeuénaga, Quintana, Urquiza y Crespo, 



Í981 



F. A, DE FIGUEROA 



VIERNES 11 
(Don Joaquín Suárez sorprende una charqueada) 

1749 — Muéstranse en la guerrilla los contrarios 

Osados como ayer, en dos encuentros. 

Mas Gliain y Fernández les resisten 

Por las casas de Ortega y del ErOteño. 
1753 — Los cazadores de Sevilla al Cristo 

Llegaron, aunque tarde, de refuerzo 

Ya acabada la acción, do nuestros bravos 

Dos. heridos tuvieron y dos muertos. 
1757 — Tres valientes también los sitiadores 

Abandonan sin vida allí sangrientos, 

Que en frente a nuestras víctimas tendidos 

Son de guerra tan cruel mísero espejo, 
1761 — De Santa Lucía 

Anoche han llegado 

Tres lanchas que apenas 

Pudieron salvar. 
1765 — Que allí casi toda 

Su gente han dejado. 

Logrando tan sólo 

Diez hombres fugar» 
1769 — Faenando ganados 

En un saladero 

Oculto entre bosques 

Con gran precaución, 
1773 — Se hallaban y hacían 

Sti lucro y dinero, 

Surtiendo a la plaza 

Con tal provisión. 
1777 — El hijo de Suárez 

Pudiente hacendado, 

Del bando patriota 

Ardiente oficial. 



Í941 



DIARIO HISTORICO 



Sin fruto invadirlos 
Ya }iabía intentado, . 
Pues fue repelida 
Su fuerza oriental. 
Mas ora éste mismo, 
Con hombres cuarenta, 
Un siíbito asalto 
De nueYO les da. 
En vano cada uno 
Su puesto sustenta, 
Que ya la fortuna 
Cambiado se Ka. 
Seis hombres sin vida 
y diez prisioneros. 
Con doce extraviados, 
La pérdida es; 
Perdiendo animales 

Y charques, y cueros, 

Y pólvora y armas, 

Y un bote a la vez. 

SABADO 12 

1801 — El contrario campamento 
Con bandera azul y roja 

Se mira ; y otra celeste 
Junto a casa d.e Sostoa, 
1805 — También hacia las Tres Cruces 
Otra encarnada enarbolan. 
Cuyo color cúal proclama 
De guerra y sangre se toma. 

63 Don Joaquín Suáres, hUo de don Bernardo-, hacendado 
espaftol ^rico y patriota, mandaba un piquete de milicias 
orientales y trabajaba activamente en el ejército sitiador. 
Esta empresa que fue arriesgadíslma y bien desempeñada,, 
lo mismo Que otras; y su bizarro comportamiento en la 
victoria de . laa Piedras le había dado bastante nomtn-adfa. 
Después ha sido presidente de la Bepúblico, '.t 



1781 — 
1785 — 
1789 — 
1793 — 
1797 — 



195] 



P. A, DE FIGUEROA 



1809 — Batiéronse las guerrillas 

Mas no en acción empeñosa, 

Pues no siempre el mar airado 

Encrespa sus turbias olas. 
1813 — Cincuenta de Albuera salen 

Que en torno al Cristo se apostan 

Teniendo a raya las iras? 

Del contrario a quien provocan. 

DOMINGO 13 
(Don Ventura Yázquez llega con su regimiento) 

1817 — Sale al amanecer la descubierta, 

Mas sobre ella de pronto cae Yiolento 
Con hórrida algaraza un fuerte grupo, 
En dos mitades de enemigos fieros. 

1821 — En desorden los nuestros a tal choque 
Inútil resistencia hacer quisieron, 
Al fin danse a la fuga, abandonando 
En contrario poder tres prisioneros. 

1825 — Mas de veinte carretas se han notado 

Venir hasta el Cerríto de hacia el Cerro 
Y llegar en columna haciendo alarde 
De Blandengues el largo Regimiento. 

1829 — El oficial vigía da el aviso 

De aquesta novedad; siendo este Cuerpo 
El de Vázquez Peijó, que desde Artigas 
Al Jefe sitiador viene en refuerzo . . . 

64 Don Ventura Vázquez Feljó. Coronel graduado y Jefe 
del Regimiento 4 (alias) de Blandengues, Joven de ga- 
narda presencia y de recomendables prendas. El había con- 
currido con Artigas en ?! año anterior a la victoria de Las 
Piedras, y al sitio primero de esta plaza. £n este cuerpo 
compuesto en su mayor parte de orientales venían don . Ga- 
briel Velazco. Ayudante: don Eugenio GaTz6n y don Ber- 
nabé Rivera, Cadetes; también pertenecía a la misma clase 
de Cadete don Manuel Lavalleja, que llegó después. Todos 
ios cuatro han sido después Coroneles de la República, y 
existen a excepción de Rivera, que posteriormente ha muer* 
to en un campo de batalla. 



DIARIO HISTORICO 



1833 — Este joven gallardo, que reúne 

La cultura al valor, está tan ciega 
Que en ^ í sitio anterior en vano Ello 
Pretendió con promesas atraerlo, 

1837 — Hace hoy el ejercicio extramurallas 
El batallón urbano del comercio. 
Y allí para un combate que se apresta 
Proporciona cien hombres en sorteo. 

1841 — Bu pos de la guerrilla los contrarios 
Viniéronse a la tarde como arrieros, 
O cnal canes que ansiosos tras ^1 tigre 
y con cauto furor siguen gruñendo. 

LUNES 14 
(Lances diversos de la guerrilla) 

1845 — En casa del Roteño 

Reunirse se miran con empeño 

De caballos e infantes 

Varios grupos. Después amenazantes, 

1849 — Armando otra emboscada en lo de Ortega, 
Dieron la acometida 
A nuestra fiel partida, 
y allí se traba la tmn?, refriega; 

1853 — Aunque no pecho a pecho, 

Con ios guerreros de Chain valiente, 
Que su puesto sostienen dignamente. 
Junto a la Figurita 

1857 — " La gente adversa acometer medita 
A Fernández, que altivo 
Sabe arrostrar su impulso vengativo ; 
Y desprecia al cañón que hacía aquel punto 

65 Fue xktt hecho positivo que el Virrey Elío- solicitó inú- 
tilmente atraerlo con promesas, como igualmente a su her- 
mano don Santiago. 



[97] 



P. A. DE FIGUEROA 



1861 — Avanza el adversario, 

Que doquier temerario 

Presta a la trompa de la fama asunto ; 

Al fin siendo ya tarde, 
1865 — Suspendiendo la lid ambos partidos 

Vuelve el bando legal con dos heridos. 

MARTES 15 

(Granadas a la plaza por primera vez) 

El nuevo eamp amento de Blandengues 
O de Vázquez el cuarto Regimiento, 

1869 — Que ha dos días llegó, ya le miramos 
Aumentarse con rápido progreso. 
Con tiendas veintisiete, diez barracas 
Se ven, y tres cañones allí puestos; 

1873 — y luego por la tarde en largas filas 

La revista pasar hombres quinientos. ^ 
Cerca a la Figurita los contrarios 
Su pequeño cañón también trajeron, 

1877 — Q|ue durante la lid. que hoy fue remisa. 
Hizo a larga distancia inútil fuego. 
Cuatro hombres se desertan en un bote 
Ayer noche, mas hoy amaneciendo 

1881 — Sale una cañonera; y de la playa 

El bote aban donado trae al puerto. 
En la noche de hoy, por vez primera 
Tres granadas arrojan sobre el pueblo, 

1885 — Otras dos que no llegan ; mas ninguna 
Causó notíible mal sino en los techos. 
El arco luminoso que formaban, 
Y su extraño sonido, con festejos, 

66 Estos minuciosos detalles, tan dificultosos de anunciar- 
se, y aun de expresarse en verso, eran entonces, y cada 
d[a, sucesos esenciales que inspiraban interés. 

[98] 



DIARIO HISTORICO 



1889 — Y con burlas también sin aterrarse 
Contemplaba curioso el bello sexo. 
Las nobles heroínas acreditan 
Su cívica virtud en este asedio; 

1893 — Y más pacientes que los hombres mismos 
Les inpiran firmeza con su ejemplo. 

MIERCOLES 16 

Con un cañón pequeño el enemigo 
Hostiliza a Fernández desde lejo^í 

1897 — Disparando seis tiros, que inseguros 
Ninguno logra sanguinoso efecto. 
Hace aquél un avance por la tarde, 
Y les toma en la carga un prisionero ; 

1901 — Luego al campo enemigo diez granadas 
Arroja l-a obnsera sin acierto, . 
Del campo sitiador Jefe de día 
Hoy fne Vázquez Feijó • luego al sol puesto 

1905 — Desertado a la plaza se presenta 
De milicia oriental, un guerrillero. 

JUEVES 17 

(Don Alherto López es derrotado en la gucrníla) 

Anoelie por la playa a los contrarios 
Consiguen desertar tres marineros, 
1909 — Que hnyen de la Diamanto; la guerrilla 
Fue obstinada este día con exeeso. 
Con Chain y Fernández de reserva. 
De emigrados de López sale el resto, 

67 Don Kamón López, Tendente Coronel de MUlclas, Co- 
mandante del Tercio de Voluntarios patriotas de Buenos 
Aires. — ^Habí'a ademas en la plaza otro cuerpo más numeroso 
de emigrados de Buenos Aires, coxnands>do por don José 
Neira. 



[99J 



F. A. DE FIGUEROA 



1913 — Que a par de los de línea militares, 
Hacen fatiga los urbanos cuerpos. 

r>e infantes y caballos una fuerza. 

Que de ciento y cincuenta consta al menos, 

1917 — Avanzan los contrarios; y se apostan 
En el h-orno que Uaman del Porteño, 
Por la quinta de Sierra avanza un grtipo 
A una emboscada nuestra circuyendo, 

1921 — Y entre zanjas y quintas se sostiene 
De ambos partidos horroroso el fuego» 
Aquel grupo contrario lo comanda 
Otro López también por nombre Alberto, 

1925 — Que a pesar de su brío bien probado 
No pudo resistir a tanto esfuerzo. 
En lo ardoroso de la lid Fernández 
A los nuestros infantes socorriendo 

1929 — Acude con presteza ; y derrotados 
Fueron al cabo los dragones fieros. 
Huye Alberto en desorden, y en su fuga 
Deja en nuestro poder un prisionero, 

1933 — Llevando cinco heridos ; los leales 

No han sufrido más pérdida que un 

[muerto. 

Toman éstos también cinco fusiles^ 

Y seis gordos caballos con aperos; 
1937 — Presa de gran valor, con que orgullosos 

Retíranse ostentando su trofeo. 
De Sostoa a la quinta dos cañones, 

Y otro a la Figurita, acercan luego. 
1941 — Buscando su desquite; y despechados 

Ocho rayos fulminan sin efecto. 
De los puestos contrarios Hortiguera 
Hoy fue el Jefe de día ; y los guerreros 
1945 — Que acudir al combate se miraron 

Han sido los Dragones, y los Negros. 



[100] 



DIARIO HISTORICO 



VIBENES 18 
(Culta acomete los corrales del Cerro) 

Anoche los de Culta entre tinieblas 
Osan felices acercarse al Cerro, 

1949 — Y nn herido costándoles su arrojo 

De setenta caballos se hacen dueños. 
Esta pérdida es grande, y en el día 
Se considera de valor inmenso, 

1953 — Pues Vigodet para el futuro ataque 

más estima un caballo que un guerrero. 

Cuando esto se advirtió, la fortaleza 

El campo hizo sonar con rudo estruendo ; 

1957 — Mas arreando en tropel la caballada 
Con gritos de irrisión responden ellos. 

(La falúa de Buenos Aires Uega fugada) 

De Buenos Aires desertado llega, 
Trayendo la falúa de aquel puerto, 

1961 — Luis Clóniez su patrón, que esto consigue 
Con cuatro que le asisten marineros. 
Tres tiros de metralla en la guerrilla 
El enemigo disparó a los nuestros, 

1965 — Que no ocasionan daño ; pues lo impide 
La figura escabrosa del terreno. 
Las cañoneras - lanchas ocuparon 
De la bahía los marcados puestos; 

1969 — Y luego a las 'Tres-Cruces se aproxima 
De sitiadores numeroso cuerpo. 
De emigrados de Neira la reserva 
Marchó con la guerrilla. Los adversos 

1973 — Hoy por Jefe de día allá en su campo, 
Según supimos, a Soler tuvieron, 

6& 'Bn el "bataUdii de emigrados de Buenos Aire» de don 
José Ñelrai liabfa un gran número d« americanos, hijos 
de aquella ciudad» tan entusiastas realistas. 



Iioi] 



F. A. DE FIGUEROA 



SABADO 10 

Con la liiieste g^iierrillera 
Gente de Neira y de Albuera, 

1977 — Van de reserva esta vez. 

Y cerina a la Figurita 

Y a las Tres - Crttces se agita 
Gran tiroteo después. 

1981 — Con un cañón los contrarios 
Dispararon tiros varios; 

Y doqnier déjause ver 
Trozos de caballería, 

1985 — Y crec'ida infantería 

De Vázquez y de Soler. 
AI volverse nuestra gente, 

T i roteando a el: i vament e, 

19S.9 — Viniéronse has(a el Cordón, 
híi cañonera y los muros 
Con tiros bien fjue inseguros, 
Los x^onen en dispersión. 

1993 — *Solanientc hemos tenido 

De Chain un hombre herido, 

Y otro bravo muerto fue, 
Al ejército porteño 

1997 — Todo el Monte del Roteño 
Arruinando se le ve. 

Así, temiendo emboscadas. 
Ya van dejando arrasadas 

2001 — Las quintas de en derredor. 

Y destruyendo al vecinOj 
No acredita el argentino 
El nombre de auxiliador, 

[102] 



DIARIO HISTORICO 



DOMINGO 20 

2005 — Ayer ha sido Pico y hoy Quintana 
Jefe de día del contrario puesto. 
Milicias provinciales, y Sevilla, 
Con nuestros bravos de reserva fueron. 

2009 — De infantes y jinetes grande copia 

Se vio en los sitiadores campamentos 
Hacienda el ejercicio; e igualmente 
En las Tres - Cruces numeroso cuerpo. 

2013 — Junto a lo del Eoteño vense grupos 
De aquella casa demoliendo el cerco, 
Siendo en la Figurita permanente 
Con centinela su cañón pequeño. 

2017 — Mezclados orientales y argentinos, 
En las guerrillas a lidiar vinieron. 
Compitiendo en valor; y cien infantes 
Que con un cauoncillo hicieron fuego. 

2021 — Viéronse los contrarios en el clioque 

A un Dragón mal herido alzar del suelo, 

Y evitando Chain lance empeñoso 
Con pérdida de un hombre vuelve al 

[pueblo. 

LUNES 21 

2025 — En pos de las guerrillas cien infantes 
Guardando presidiarios hoy salieron, 
A demoler las casas que en la línea, 
Del juego de pelota no están lejos* , . '^^ 

2029 — Era el jefe de día Baltavargas. 

Del campo sitiador; nuestros guerreros 
Con Chain y Fernández, hacia el Cristo , 

Y en la Aguada también ocupan puestos. 

69 Pico, don Blas José; Quintana, don Hilarión. 

70 Esta^ casas eran de don Blas Vidal, padre de don Fran- 
cisco Antonino, actualmente Ministro Oeneral de Gobierno. 



[103] 



F. A. DE FIGUEROA 



20'ód — Oíirijfa allí el adversario, mas desiste 
Hallando oposioion su hostil anhelo ; 
y a lina qninta después jnnto a la Aguada, 
S¡.n saberse la cansa prenden fnego. 

2037 — Por doquíeva la ¿guerra destructora 

Siembra desolación; mas todos fieros 
Sufren sin mnrmurar los sacrificios 
Que les causa el partido que siguieron. 

MARTES 22 

2041 — Dos muertos y dos liei-ldos 

Tuto la contraria gente ; 

lia del pueblo solamente 

0(jn dos heridos tornó. 
2045 — Doce granadas dispara 

La obusera; mas se ignora 

En la tropa sitiadora 

El estrago que causó. 

MIERGOIjES 23 
(Odiosidad de esta guerra frairícida) 

2049 — Entre las cercas y zanjas 

Junto a casa del Roteño 

Tuvo la guerrilla empeño 

Con fiera tenacidad. 
2053 — Ün muerto eon dos heridos 

Resultan en ea<;la parte, 

Regalando el fiero Marte 

Sus dones eon igualdad. 
2057 — Horrible cosa es por cierto 

Yer cada día inhumanos 

Padres, amigos y hermanos, 

Destruj^éndose entre sí. 

[104] 



DIARIO HISTÓRICO 



2061 — Los prados antes risueños, 

Ver transformarse cien veces, 
S\is rosales en cipreses, 

Y sxi esmeralda en nibí. 

JUEVES 24 

Con un cañón de campaña 
A nuestros bravos molestan, 

Y Cün más vig-cr contestan 
Muros y lanchas también. 
No ha habido víctima alguna; 
Pasado viene un Sargento^* 

Y se ordena en el momento 
Que treinta duros le den. 

Salpicado en sangre. Uega 

Y con apero exqmgito; 

Tal vez hizo alia \m delito 

Y aquí le aplauden su acción 1 
2077 — Hasta es misterioso el precio 

Para excitar más mis dudas: 

Igual cantidad a Judas 

Le dieron por síi iraición.'^^ 

VIERNES 25 

(La guerrilla se empeña con tenacidad) 

2081 — Veinte hombres de Fernández con bravura 
Guerrillando hasta casa del Roteño, 
Desalojar consiguen de aquel punto 
A tina emboscada de cuarenta negros. 

71 Este Sargento era áél núm. 4 (alias) Blandengues. 

72 Nt> debe extrañarse la peligrosa libertad de esta in- 
vectiva. Si se tiene presente que el autor escripia esta obra 
con toda reserva y precaución. 



2065 — 
2069 — 

2073 — 



[105] 



F. A. DE FIGtJEROA 



2085 — Atrincliéraiise allí mas sin tardanza, 
Recibiendo el contrario más refuerzo, 
Vuelve a cargar fux'ío¡so, y retroceden 
Hasta el Cristo los fieles guerrilleros. 

2089 — Quintana con su piquete, 

Y a más treinta Madrileños» 

Largo rato en lid dudasa 
Les disputan el terreno. 
2003 — Mas al repetido impulso 

De tantas fuerzas cediendo, 
Con los demás hacia el (Jristo 
A reunirse acudieron. 

2007 — En esta situación en >sii >socorro 

Salen de la ciudad hombres doscientos 

De Madrid y Sevilla, comandando 

El valiente Sallent a estos dos cuerpos. 

2101 — Del bando disidente al punto acuden 
Doscientos de a caballo del Buceo ^ 
y del Cordón arriba cieji infante.s 
A inspirar a su gente nuevo aliento. 

2105 — Dicen que Vázquez mandaba 
Este de infantes refuerzo, 
Rigiendo a los de a caballo 
González y Caballero. ''^ 

2109 — Así en la tena^ g-uerrilla 

Más de ochocientos se vieron 
Enemigos, que animosos 
Lidian por puntos diversos. 

2113 — Cargan con nuevo arrojo por tres sendas 
Queriendo a nuestra ^ente formar cerco ; 
MFts énta. se reúne y con Fernández 
Obró prodigios de valor sereno. 

73 González don Patricio, v Caballero don Santiago, ofl- 
ciaies de acreditado valor» de la división de Baltavargas. 

[106] 



DIARIO HISTORICO 



2117 — El Madrileño Lago a tres dragones 
Que le acometen resistió soberbio^ 

Ijlevando m sangrienta bayoneta 
IIjI uno lo.s tres prendida al cuerpo. 
2121 — Después de una dudosa y larga lucha, 
De cargas, retiradas y rodeos, 
Vuelve al pueblo Chain, el qae ha tenido 
Cuatro bravos heridos y tres muertos. 

2125 — Del campo tan disputado 

Quedó el adversario dueño; 

>ías un sargento de pardos 
Deja herido y prisicTiero. 
2129 — Los rastros de sangre indican 
Mayor estrago. Los nuestros 
J3os caballos, trea pistolas 

Y sables dos recogieron, 

2133 — Así en tomo a la plaza cada día 
En la lid fratricida Marte fiero 
Recibe un holocausto que le ofrecen 
Con bárbaro furor los hombres ciegos. 

2137 • — Cada día la sangre riega el prado, 

Y la grama y la flor ; y con tal Ti.ego 

El que blanco jazmín amaneciera. 
Se ve rojo clavel anocheciendo, 

214:1 — Durante el choque seis tiros 

Lanza su cañón y3cqueiio ; 
Mas nuestras lanclias y muros 
Asordaban con su eístruendo. 
2145 — El grande héroe en este día 

Fue Fernández, y a su ejemplo 
Ohain, SaUent y Quintana, 
Sus nombres esclarecieron, 

7á Pablo Iiagí>, soldado de voluntarios de Madrid, cuya 
bravura fue muy recomendada por el Coronel Chain,— non 
José Sallent era Comandante de Voluntarios de Madrid. 



[107] 



F. A. DE FIGUEROA 



2149 — Mas si a todos los yalientes 
Fuese a nombrar, copiar debo. 
Con muy pocas exnppcioiies, 
Las listas de oíida cuerpo. 



SABADO 26 

(El Cabildo cesante de Montevideo) 

3153 — Seis carretas de a tres yuntas 
Del Cerrito descendían, 
Parece que conducían 

Bagajes o armas tal vez. 

2157 — No fue reñido el combate 
De la hueste guerillera; 
8eís tiros la cañonera 
Dispara, y los muros diez. 

21G1 — Los miembros del Cabildo que este año 
Desempeñaron tan liDurosos puestos. 
Mañana han de cesar; pero sus nombres 

Merecen de mi pluma mi fiel recuerdo. 

2165 — Salvañacli, con Carreras y Camuso 

Sáeuz, Orte^ía y Yidal, con dig-no empeño, 
AgelJ, Sierra, Gutiérrez y Mugiea 
Este Senado popular rigieron . , 

75 IjOs Individuos due componían «X Cabildo, según el 
orden de sus cargos, son los siguientes: Don Cristóbal Sal- 
vañach Alcalde de primer voto y Gobernador Político? don 
Francisco Carreras, Alcalde de segundo voto, — Regidores, a 
saber: Don Carlos Camuso, alférez real, don José Manuel 
Ortega. — - Vidal y BatUe, don Juan, Fiel Ejecutor. ^ Sáenz. 
don Félix, Defensor de Pobres. — Don Antonio AgeU, De- 
fensor de Menores. — Don Juan Antonio Fernandez de la 
Sierra, Juez de Fiestas. — Don Ignacio Mugica, Juez de Po- 
licía. — Don Manuel Vicente Gutiérrez, Síndico Procurador 
General, y el Secretarte (empleo permanente), era don Juan 
de Dios Soto, 

• [108] 



DIARIO HISTORICO 



2169 — El Cabildo saliente ya no debe 

Nombrar su sucesor como otro tiempo, 
Pnes la carta civil que hemos jurado 
Esta grave elección confiere al piiehlo. 

2173 — Ya del Regio estandarte se ha abolido 
Aquel hermoso militar paseo, 
Que la antigua conquista recordando 
Disfraza}) a con pompa el caidiverio, 

2177 — Entre el pueblo infantil por vez primera 
A gozar de aquel bien, pero yo temo 
Que cual ciego que abrió los torpes ojos 
Se deslumhre a la luz y dé un tropiezo 



DOMINGO 27 

2181 — La escasez de pasto y grano, 

y la fatiga extremada. 

Tiene a nuestra caballada 

Disminuida y sin vigor, 
2185 — Visiblemente díícrece 

Y pronto en tales aprietos 

Cabalgando eii esqueletos,. 

Será inútil el valor. 

2189 — Las guerrillas a distancia 
Pocos tiros se cambiaron;, 
Una y otra conservaron 

Sus puertos &in novedad 
2193 — La quietud es alarmante 

Entre el tigre y la pantera, 
Así la calma en la esfera 
Suele anunciar tempestad. 

76 Felizmente no se reaiiz6 «1 recelo del autor, pues la 
elección ijara el año siguiente íue muy acertada y recayó 
en sujetos dignos de eila, como se verá en su lugar. 



[109] 



F. A. DE FIGUEROA 



LUNES 2S 
(Don Mariano Fernández^ Iterido gravemente) 

2197 — El íufjlito Fernández es herido 

Lidiando en Ja guerrilla, por im ne^ro 
Oeulto en mm zanja ; el íiero plomo 
Le fracasó de la canilla el hueso. 

2201 — El carapeóu indomable disimula 
Su grave herida, y el dolor acerbo, 
Porque aquel enemig-o no gozara 
De su fatal proeza ni el eonsnelo. 

2205 — Así nna njano oscura, y poco diurna 
Derribó del valor al fiel modelo. 
Derribólo a mansalva. . . frente a frente 
Le hubiera heoho temblar sólo m aspecto. 

2200 — Este noble caudillo, que ha ganado 

Del pticblo que defiende el alto aprecio. 
Caain:Io en brazos sus bravos le conducen 
El dolor general tuvo por premio- 

2213 — Cayó, amag^ando ruinas, la columna 
Que siLs ten taba de la guerra el templo, 
Lidiador impertérrito que sabe 
Reunir la modestia al ardimiento. 

2217 — ¿Qué importa que el. contrario dos heridos 
Tuviese boy en la lid? Si fueran ciento. 
Hecatombe de víctimas humanas, 
No pudiera igualar lo que perdemos. 

MARTES 29 

(Don Juan Sanios sustituye a Fernández) 

2221 — El ilustre Eamoa, 
De ardor varonil 
De herida sangrienta 
Curado por fin. 



[110] 



DIARIO HISTORICO 



2225 — Con los guerrilieros 

Hoy sale a suplir 

Del bravo Fernández 

El puesto en la lid. 
2229 — En ella una bala 

Hirió, de fnsil, 

A un fiierto soldado 

De los de Chain. 
2233 — Y otro qne no vale 

Un maravedí 

Al eampo enemigo 

Logróse evadir, 

MIEKCOLES 30 

De pólvora y balas 
Exhausto hasta aquí 
Se hallaba el contrario 
En trance infeliz 
Pero hoy dos carretas 
Les vimos venir. 
T de municiones 
Se surten así. 

Estas que Echandía 
Condujo hasta allí;, 
Son en sus apuros 
Socorro feliz 
Mas de la guerrilla 
Poco hay que decir, 
Pues no hubo suceso 
Notable en la Ud. 

Ti Estas do8 carretas y otras m&s de municiones que ne- 
garon tan oportunamente la vl'sperft de la batalla, fueron 
conducidas por el Aiíéres de Artillería don José María 
Cchandfa. con un piquete de cuatro Dragones de la Patria 
y «1 Cadete don Raíael Méndez. 



2237 — 
2241 — 



2245 — 

2249 — 



lili] 



A. DE FIGüEROA 



22o3 — Pues cual somatenes, 
I^e aquí para allí, 
Temen nuos y otros 
De zanjas saiir. 



(Preimraiivos para la haíalla) 
2257 — Dos juntas de guerra 
El Gobierno aquí, 
Con hondo misterio 
Hizo reunir. 
^201 — Nada traslucía 

Por m^is que sutil 
De sus conferencias 
Me quise instruir 
22G5 — Mas ]lega Ja noche, 
Y todos al fin 
Pueden del secreto 
La causa advertir 
2260 — Doquier a la plaza 
Se ven afluir 
Jinetes e infantes, 
Con lanza o fusil 
2273 — Del parque a la plaza 
Se miran venir 
Cañones que ruedan 
Con sordo crujir. 
2277— AHÍ los de Albuera, 
Sevilla y Madrid, 
El Fijo y Urbanos 
Be ven acudir. 
2281 — De los emig'rados 
Los cuerpos aquí 
Ostentan ansiosos 
Su ardor varonil. 



[112] 



DIARIO HISTORICO 



2285 — Marina y Miñones 
Reúnense allí, 

Y los del Comercio 
I'ronTos a la lid. 

2289 — También eon sns gorros 

Color carmesí 

Los bravos que mandan 

Ramos y Chain. 
2293 — Tú faltas, Fernández 

Heroico adalid» 

Y más que t\i herida 
Te hace esto snfrir, 

2297 — Todos en silencio 
Se ven reunir. 
Ni el parcbe redobla 
Ni suena el clarín. 



2301 — Mañana entre horrores 
El sol, ] ay de mí ! 
Debe en nuestra esfera 
Sangriento lucir. 

2305 — iDe deudos y amigos 
iSn bárbara lid, 
La sangre a torrentes 
Se habrá de -vertir! 
■ 2309 — ¿Ya quién puede el lauro 
De gloria servir, 
Si en sangre de hermanos 
Se debe teñir? 



l 113 1 



K. A. DE PIGUEROA 



BATALLA DEL CERRITO 



JUEVES 31 

2313 — En medio a la amargura y el quebranta 

Que aflige al corazón, hoy agorera 
Mi tosca lira con funéreo cauto 
Sólo suene en endecha lastimera; 

2317 — Cadáveres y heridos, luto y llanto 
Hieren el alma con angustia fiera 
Ora que en versos describir medito 
La derrota sangrienta, del Cerríto. 

3321 — Aun no alumbraba Febo la mañana 

De este día funesto cuando altivas y 
Llenas de orgullo, y esperanza vana 
Salieron nuestras tropas vengativas; 

2325 — A la Deidad elevan soberana 

Los temx^los sileneiosas rogativas. 
Mientras mil cuatrocientos ireinta leones 
Salieron de la plaza en tres Legiones . , . 

2329 — Con quinientos valientes la primera, 
El ilustre Lacuesta va guiando, 
La otra que de trescientos sólo era 
Del bravo Loaces obedece al mando ; 

78 Hay varios datos para creer que la fuerza Que salló 
era de 1.800 y m6,a íiombres, pero el parte militar que se 
publicó, y los detalles de los cuerpos sólo demostraban 1.4311. 
El autor, como que escribía en e] acto de los sucesos, tenia 
que arreglarse a lo QUe aparecía oficialmente. 

[114] 



DIARIO HISTORICO 



2333 — De quinientos y veinte es la tercera, 

Que G-allano conduce al choque inf anclo ; 

Y ciento diez jinetes lleva aparte 
El ínclito Ohain, rayo de Marte . . . 

2337 — Allí Albín, Eanios, Ur quiza 

Y Llerena hacen alarde 
De sus bravos guerrilleros 
Laureados en cien combates . . . 

2341 — Zuf riategui el de Dragones, 

Obregün, Larrobla y Vázquez, 
Son del General en Jefe 
Elegidos Edecanes. . . 

2345 — Sallent y Liñán se miran 
En la primera falange, 
Villalba, Azcuénaga y Costa, 

Y otros digíiof^ oficiales,.. 

79 1^ DIVISION, su Jefe D. Pedro LacUesta. Coronel del 
Fijo, llevaba el batallón de Voluntarios de Madrid, una 
compañía del Fijo y clo^ de artillería urbana — 2» DIVI- 
SION, su jefe Coronel graduado D. Domingo Estanislao Loa- 
ces (hijo de Montevideo), llevaba una compañía de trooa 
de marina, otra del cuerpo del comercia, y otra de miñones 
catalanes de a 100 hombres cada una. — 3^ DIVISION, su 
jefe Coronel de Albuera, D. Jerónimo Gallardo, llevaba nrea 
compañía d« voluntarios de Sevilla, otra de Albuera. otra de 
Milicias Drovinclales y los tercios d-e emigrados de Neira. 
^6pe7, González Peña y Quintas. Llevaban también a ziiezas 
'te campaña. La caballería era mandada por €l Coronel D. 
Benito Chain, Jefe del cuerpo de stuerrilleros que llevaba 
8u mismo nombre. 

BO Don Martín Albín, D. Juan Ramos y D, Juan Cruz 
Urquiza eran capitanes del cuerpo de Chain; y D. Pedro 
Llerena Alférez del mismo. Tanto en esta División como 
las otras dos iban muchos más oficiales, que no expresó 
el autor en los versos, y que ya en estos tiempos seria 
muy difícil el designar nomlnalmente. 

61 D. Juan Zuíriategui. Teniente de Dragones; D. José 
< bregón, Capitán de íragataí D. Luis Larrobla» Capitán de 
Caballería y D. Ramón Vázquez, Capitán de Dragones. 

82 D» José Sallent, Comandante de voluntarios de Madrid, 
29 Jefe de la 1^ División; D. Esteban Línán, Capitán del 
Fijo; D. Antonio Villalba, ídem de campaña; D, José Benito 
- Aznuénaga, Alférez de Dragones, y D. José Costa Tejidor, 
Capitán Comandante de la Artillería Urbana. 

[1151 



Fí. A. DE FIGUEROA 



2349 — Segundo de la Segunda 

Va Píriz, y el Comandante 

Bofarull, con Tureret 
Llevan a sus catalanes. 

2353 — Rodríguez, Machandiarena, 

Y Acha, el cuerpo comerciante 
Rigen ; y Montano y Butler 
Los marinos indomables, . . 

2357 — En la tercera Ya Espina, 
Neira^ López y Gonzúlez. 
Quintas, Quintana y Murillo, 
Con Maturana y Fernández . . . 

2361 — Otros varios adalides 

Van también menos notables, 
Siendo Lar robla encargado 
De auxilios espirituales. . , 

2365 — He aquí un temerario arrojo, 
Ir con débiles falang-es 
A desafiar enemigos 
Tan numerosos y audaces. 



B3 r». José Pírlz, Capitán del Fijo. 2<? Jefe de la 2? Di* 
«isióni D, N. Eolarull. Comandante do Miñones y D. n. 
Tureret, Teniente; D. Agustín Rodríguez y Fernández, Ca-» 
pitán del Comercio; D. N. Machandiarena y D. Ramón Acha» 
oficiales del mismo Cuerpo; D. Juan Montafto. Alférea de 
fragata, y D. Sebastl&n Butler, fdem de navio. 

04 D. José Espina y Barbosa, Teniente Coronel graduado de 
Dragones, 2? Jefe de la 3^ División; D. José Nelra, Coman- 
dante de Voluntarlos emigrados de Buenos Aires; I>. Bamón 
López, Comandante de emigrados patriotas de ídem; D. Fran- 
cisco González Peña, Comandante de los patriotas de San 
José; D. JOiSé Quintas, Comandante de los de la Concepción 
del Uruguay; D, Antonio Quintana, Alférez del Fijo; Miguel 
Murillo, Sargento Mayor vuelto de Milicias; D. Mariano Ma- 
turana y r>. Francisco Fernández, Capitanes de Aibuera. 

G5 El Presbítero I>. Juan Francisco Larrobla. Capellán del 
Ejército, Además de los oficiales que van nombrados faltan 
muchos que el autor, muy Joven entonces, no se cuidó de 
anotar, o no pudo-. Mucho siente en el di'a esta omisión, 
siéndole ya muy dificultoso el reunir datos ni documentoa 
seguros; pues la Gaceta de Montevideo de aquella época no 
suministra luz ninguna sobre detaJles aún más Interesantes- 



1116] 



DIARIO HISTORICO 



2369 — Vigodet manda en Jefe todo el grueso, 

Llevando por segundo al digno Muezasj^^ 
Llegan a las Tres - Cruces sin tropiezo 
Precedidos del tren por ocho piezas. 

2373 — Allí los de Chain siempre en progreso, 
Su renombre acreditan con proezas; 

Y asaltan y sorprenden aterradas 
Las guardias en su tránsito apostadas. 

2377 — Con guerrillas de infantes yictoriosa 
Nuestra caballería iba al alcance, 

Y auxiliada con fuerzas, presurosa 
De Silya al Saladero da el avance; 

2381 — Baltavargas con gente valerosa 

Aquel punto defiende ; y en tal trance 
Ambos bandos se vieron desde luego 
Cual dos volcanes vomitando fuego. 

(Ataque al campamento de Baltavargas.) 

2385 — Baltavargas intrépido adversario. 

Pues no es justo que al mérito denigre, 
Contrastando al asalto sanguinario, 
Hace una resistencia como un tigre; 

2389 — Doquiera acude activo y temerario 
Aunque su vida en el horror peligre, 
Hasta que sucumbiendo a su hado instable 
Se rinde a discreción y arroja el sable. 

2393 — El y dos oficiales prisioneros 

Quedan con treinta y sei^ cíe sus 

[soldados, 

Y no pocos se ven de sus guerreros 
En el campo sin vida abandonados ; 

B6 Don Vicente María Muezas, Brigadier del Ejército, aua 
pereció este dia, 

87 Iios prisloneroa son: Comandante don Baltasar Vargas, 
Jefe de una división de 400 hombres, casi todos orientales; 
Teniente don Vicent?e Leguisamo; Alférez don Andrés Ama- 
rillas y treinta y seis de tropa, los que en el acto fueron 
remitidos a la Dlaza. 



[117] 



F. A. DE FIGUEROA 



2397 — Un pequeño cañón con sus aperos 

Y caballos veintiocho son tomadcxs. 
Cede pues el Ccmdillo a los valientes, 

Y huye el resto por sendas diferentes. 
2401 — En tanto que a la derecha 

Los de Chain y g:uerrillas, 
Tan rápidas maravillas 
Hacen con brío y tesón, 
2405 — También hacia las Tres-Cruces 
Va por la senda del CristOf 
De dos cañones provisto, 
Cuesta con su división. 

2i09 — Guerrillando por delante 

Manda, a fuer de exploradores, 
Ciento y treinta tiradores 

Que avanzan sin trepidar. 
2413 — Y de guardias avanzadas 
Sosteniendo choquefcí varios, 
A los tenaces contrarios 
Consiguen desalojar. 

2417 — Allí las tres divisiones 

Hacen alto, y la tercera 

Hacia el molino guerrera 

Emprende su dirección. 
2-121 — Mas la primera y segunda, 

Sej^ún el plan concertado, 

A dar el golpe extremado 

Marcharon sin dilación. 

2425 — Prosiguen así unidas avanzando 

Por el punto qne llaman Figurita, 
Con seis piezas de a ocho, aprovechando 
La ocasión que feli^í se facilita. 

BB Todcs los fugitivos 66 dirigían de varios puntos hacia 
el Carrito 



[118] 



DIARIO HISTORICO 



2429 — Mas Lacuesta sus tropas animando 

La marcha al campamento precipita 
De los negros, que atónitos repente 
Se ven cercados con Soler aitsenie . . . ®® 

(Fuerte ataque al campamento de los negros) 

2433 — Cual ráfaga de viento que impetuoso 

Secas hojas, y aristas por doquiera 
Arrastra, y en desorden polvoroso 
Las impulsa, revuelve, y aglomera, 
2437 — Cual de un Cerro desciende correntoso 
El torrente que inunda la pradera, 

Y en turbillones de espumosa plata 
Los árboles y chozas arrebata. 

2441 — Así la división corriendo avanza 

Sobre aquellos etiopes confundidos 
Por el súbito asalto ; y la matanza 
Se aumenta, y el clamor de los heridos. 

2445 — Crece su coníusión, y sin tardanza 
De sus tiendas se atajan aturdidos, 

Y resisten en vano, pues furente 

Los asalta en sus tiendas nuestra gente. 

2449^ — El ángel de la muerte allí sangriento 
Fulmina sus horrores a dos manos, 
Pues si muestran los blancos ardimiento, 

No ceden en valor los africanos; 
2453 — Mas sin su bravo Jefe en tal momento 
Sólo opone su ardor esfuerzovS vanos, 

Y ya en torno a sus tiendas se retrata 
Como un río de fuego y escarlata. 

89 Don Miguel Estanislao Soler se hallaba durmiendo fue- 
ra de su campamento: pero escapando de grandes peligros 
reunió en el Cerrito sus disperses v luego contribuyó muclio 
con sus esfuerzos a la victoria que obtuvieron los patriotas 
este dia. 



[119] 



F. A. DE FIGUEROA 



(Ceden los negros después de una resistencia tenaz) 

2457 — La iie^ra mucliedtimbre al fin trepida 

Al ver su sangre enrojecer la, tierra. 
Cual si de Palas la tremenda egida 
Les presentase el númen de la guerra; 

2461 — Su eampamento entonces pavorida 
Abandona al poder que los encierra, 

Y sin uno í'endirse prisionero 
Vieron cuarenta perecer primero. 

2465 — Allí pereció Videla 

Capitán de heroico aliento. 
Sin gíie ohste a su ilustre fama 
El ser contrario y ser negro, 

2469 — Grita ¡Viva el Bey!,., le dicen. 
Con la bayoneta al pecbo ; 

Mas él todo herido exclama: 
¡Viva la patria I y es muerto. 

2473 — En este reñido cboqne. 

Preludio de otro más fiero. 

Mueren de nuestros valientes 

Diez y ocho hombres y un sargento. 

2477 — De las armas y equipajes, 

Apodéranse 1oí3 nuestros. 

Corto despojo sin duda 

Comprado a tan alto precio. 
2481 — Hacia el Cerrito en bandadas 

Huyen por doquier los negros, 

Y también de otros piquetes 
Los derrotados diversos. 

2485 — Muchos ya heridos, la sangre 
Van derramando, mas ellos 
Allá en decisivo golpe 
Quieren derramar el resto. 



[120] 



DIARIO HISTORICO 



2489 — Allí Rondeau los reúne. 

Los proclama, y con denuedo, 

Soler, Vázquez y Hortig:iiera 

Reaniman sus alientos. . 
2493 — Sil artillería disponen 

Ziifriategui, y Ramos lueg:o, 

Y Pico, Quintana y otros 

Preparan ya a sus guerreros, 
2497 — Viana el ex nmriuo, y hoy 

Maj'or General de aquéllos. 

Eccién llegado al Cerrito, 

No pudo ejercer su empleo. 

(Los sitiadores se rehacen en el Cerrito) 

2501 — Cual venados incautos que paciendo 
En la falda de iin monte, de repente 
Al oír del fusil el rudo estruendo 
8e atrepellan en fuga diligente, 

2505 — Y unos acá y otros allá corriendo, 
Cada cual por su senda diferente, 
Todos se acogen a una misma altura 
Que es por inaccesible más segura. 

2509 — Así los sorprendidos sitiadores 

Que la fuerza derrota o intimida, 
Volviendo de tan súbitos terrores, 
Acuden del Cerrito a la guarida, 

so Vázquez, don Ventura, Comandante del Regimiento si- 
tiador N9 4: Hortijguera, don Kafael, Comandante de uno- de 
los Escuadrones de Dragones de la Patria. 

91 Don Pablo Zufrlategui y don Bonifacio Ramos, oficiales 
de artillería de lo& patriotas; don Francisco Xavier de Viana, 
Mayor General del Ejército sitiador; don Hilarión de la 
Quintana, Sargento Mayor del N.o 6 y don Blas José Pico, 
Comandante de uno de los Escuadrones de la Patria. 

En aquel día hizo su primera campaña de aventurero, don 
Manuel Oribe, al lado y bajo la dirección de su tío don 
Xavier de Viana, Mayor General del Ejército sitiador. Este 
Oribe es el que ha sido posteriormente Brigadier General 
y Presidente de la Bepúblloa. 



[121] 



R A. DE PIGUEBOA 



2513' — Unense allí, de todos los mejore» 

Muy cerca de dos mil, y guarnecid* 

Por trescientos la altura de aquel puesto, 

Se oculta al otro lado todo el resto. 

2517 — Lo escabroso del sitio, y lo f rondoa» 

De una quinta prohibe a nuestra gente 
Descubrir del contrario el numeroso 
Ejército emboscado en lo eminente ; 

2521 - — Mas Laeuesta de esx>íritu animoso, 

Y máfi arrebatado que paciente 
Con sola su falange, sin prudencia. 

Va a embestir del Cerrito la eminencia, 

(Laeuesta avanza al Cerrito) 

2525 — El avance con ciega bizarría, 

Sin caballos ni tren emprende altivo; 

Mas la altura fatal no bien subía. 

Cuando en torno se rompe un fuego vivo ; 
2529 — EZ sitiador con fuerte infantería 

Un volcán vomitaba destructivo, 

Y cargando a metralla sus cañones, 
Indefensos diezmaba a los campeones. 

2533 — Del contrario la altura el parapeto, 
El número mayor de infantería 
A los realistas en horrible aprieto 
Sin bajar ni subir los mantenía; 

2537 — El cuerpo de Dragones de respeto 
Preparado a cargar se apercibía^ 

Y nuestra gente en desigual combate 
Prevé su destrucción, mas no se abate. 

2541 — Al Fijo en tanto apuro Cuesta manda 
Desplegar en batalla por hileras 
Mas la lluvia mortífera e inf anda 
Vuelca en su evolución a las primeras ; 

[122] 



DIARIO HISTORICO 



254:5 — Formada así en columna de esta banda 
La División levanta sus banderas, 
y aquel Jefe les dice con bravura : 
¡Al Cerrito, soldados! ;A la altura! 

2549 — Allí fue de la lid el lance horrible. 
Allí viose el estrago y la matanza, 
Allí la Parea con segur terrible 
Al débil y al valiente ciega alcanza. 

2553 - — Nuestra gente atentando a un imposible 
Los rayos de su furia en vago lanza, 

Y corriendo el horror de fila en fila, 
Un batallón a lo mejor vacila. . . 

2557 — Cual vórtiee de un río cavernoso 
Girando en circulares movimientos 
Arrebata con ímpetu furioso 
Del deshecho bajel tristes fragmentos, 

2561 — Tal se remueve en remolino ansioso 
La falange realista sin alientos. 
En desorden fatal : ¡ triste presagio 
Del deshecho bajel y del naufragio ! 

(La 1^ División es derrotada completamente) 

2565 — ¡Que nos cortan! exclama un alto grito. 
El espanto de todos se apodera; 

Y en fuga se derraman del Cerríto 
Cual río que sus márgenes rompiera; 

2569 — Entonces los contrarios en circuito 
Se lanzan como rayos de la esfera, 

Logrando con usura en fieras cargas 
A los negros vengar, y a Bal ta vargas. 

82 Se dice que ha sido la compañiia de VgluntarlQS d& Ma- 
drid la primera que se desordenó y trastornó la formación. 



[123] 



F. A. DE FIGUEROA 



2573 — Hortiguera con Pico, y sus Dragones 
Acometen con furia a sable en mano, 

Y en los rotos, confusos batallones 
Fagan el yerro de su orgullo insano. 

2577 — Sin orden, sin unión nuestros campeones 
Bajan precipitados hasta el llano, 
Unos ceden del choque a la violencia, 
Otros hacen en grupos resistencia. 

(Muerte del General Mnezas y oíros oficiales) 

3581 — Lidiando a sable en mano y sin acierto 
Allí el valiente Muezas fatigado 
Por un llamado Mondragón es muerto 
Dejando su valor bien comprobado ; 

2585 — Allí muere Liñán cuando por cierto 
Sáenz contrario oficial le había salvado, 

Y Costa Tejidor, con igual suerte, 
Al dar su espada recibió la muerte . . . 

2589 — Muchos que hallan contrarios generosos 
Logran rindiéndose, salvar las vidas; 
Otros se fingen muertos, y dichosos 
Líbranse entre las víctimas tendidas; 

2593 — Allí en medio de tantos valerosos 
Cae Figueroa con catorce heridas . , . 

Y algunos logran en su apuro fuerte, 
Derribar al que viene a darles muerte. 

93 El Capitán don Esteban Llñán, según se supo después, 

era conducido a cabaUo prisionero por el Alférez de Dra- 
gones don Domingo Sáenz, que quería salvarle la vida, y 
al hacer cierto movimiento con la espada que aun lleval)^ 
en la mano, hizo creer que trataba de matar a Sáenz, y con 
tal equivocación lo mató por detrás un soldado. — Don José 
Costa Tejidor era el Comandante de la artillería urbana. 

94 Don Claudio Fl^eroa, Cadete del Regimiento Fijo, re- 
cibió cinco balazos y nueve heridas máé de bayoneta y 
sable, de las que murió a los pocos días. Era hermano del 
autor. 



[124] 



DIARIO HISTORICO 



(Loaces con la 2^ División snhe y toma el Cerrito) 

2597 — En esta situación con su segunda 

División por un flanco ataca Loaces, 
Nueva lucha se enciende furibunda 

Y retroceden las contrarias haces, 
2601 — Reúne los dispersos, y ya funda 

Esperanzas risneñas y falaces , 

Y avanzando triunfante por doquiera 
Planta sobre el Cerrito su bandera, 

2605 — Sostiene su eminencia un cuarto de hora 
Con un fuego horroroso y continuado, 
Mientras que el enemigo al otro lado 
Sus valientes reúne y corrobora ; 

2609 — Mas habiendo la pólvora apurado 
Nuestra gent^e, su brío se minora 

Y emprende su riesgosa retirada 
Por la espalda y los flancos acosada* 

(Baja derrotada la 2^ División) 

2613 — Tropezando en cadáveres la gente, 
Defendiéndose a sable y bayoneta 
Muchos bravos perdió, pero valiente 
Se libertó de destrucción completa; 

2617 — Llega hasta los cañones velozmente 

Y aquel asilo el invasor respeta, 

Y al tornar del Cerrito hacia la falda 
Les baten desde lejos por la espalda. 

2621 — Las dos divisiones 

Asaz derrotadas 

Allí determinan 

Al pueblo tornar. 
2625 — Volviendo al Cerrito 

Sus tristes miradas 

Do el lauro y la gloria 

Miraron frustrar. 



[125] 



A. DE FIGUEROA 



2629 — Gallano entretanto 
Con gran bizarría 

Batiéndose estaba 
Cual bravo adalid. 
2633 — Mas órdenes luego 
El Jefe le envía 
Que el punto abandone^ 
. Que. deje la lid. 

(Belátanse los hechos de la 3^ División de Gallano) 

2637 — Aquí de los hechos 

De aquesta falange. 

Lidiando hacia el Norte, 

Daré descripción. 
2641 — Que en guardias y líneas 

(Marohaudo <t1 Molino) 

Cargó a los contrarios, 

Con brío y tesón. 

2645 ■ — Trabóse allí la lid ; Vázquez valiente, 
Montes y Raíaos, su legión terrible 
Animan sin ceder, mas nuestra gente 
Despliega una constancia irresistible; 

2649 — Con ánimo esforzado y obediente 

Cada fila es nn muro, ineombatible 
Y al estampido atroz de dos cañones 
Responden los contrarios batallones. 

2653 — impaciente Gallano determina 

Forzar el centro al enemigo bando, 
O batirlo en detalle, si se obstina, 
O bien la retaguardia irle ganando. 

95 El Coronel Ventura Vázquez. Comandante del númérc» 
4, mandaba la fuerza que se opuso y combatió con la tercera 
División, En aquel regimiento servía de Ayudante don Gar 
briel Velazco y Cadete don Eugenio Garzóií. — Montea Larrea, 
don Francisco, Capitán de Dragones de la Patria y don Bo, 
nlfaclo Ramos» Capitán de ArtiUería. 



[126] 



DIARIO HISTORICO 



2657 — Con este fin resuelto se encamina 
Hacia su centro mismo, pero cuando 
Llega el contrario a conocer sn intento, 
Cambia y deja su línea en el momento. 

2661 — Con una decisión heroica y fiera 

Carga nuestra Tanguardia dando vivas, 

Y con gran resistencia se apodera 
De posiciones dos consecutivas ; 

2665 — Mas vuelve Vázquez a la vez tercera 
La rechaza con iras vengativas, 

Y palmo a palmo con tesón violento 
Recupera su línea y campamento. 

2669 — Una gruesa columna al punto viene 

A auxiliar al contrario. ^® En tres secciones 
Gallano entonces su legión previene 
Formadas todas tres en escalones. 

2673 — Con un graneado fuego así entretiene 
Su astucia a los patriotas escuadrones, 
Dando allí de valor pruebas distintas 
Neyra, y Espina, Maturana, y Quintas, 

2677 — En esta formación firme y constante, 
Mostró la nuestra y enemiga gente 
El valor más sereno y arrogante, 

Y a sangre fría el brío más ardiente ; 

2681 — Sufriendo el rayo del cañón tronante 
De minuto en minuto y frente a frente 
Era cualquiera fila una muralla 
Donde abría sus claros la metralla. 

9< Derrotadas ya en el Cerrjtí> las Divisiones realistas 1* 
y se vio Bondeau más desembarazado y pudo mandar 
refuerzos a Vázquez, que seguía batiéndose contra la Dlvl- 
slán de GallGbna 



[127] 



F, A. DE FIGUEROA 



(Los realistas y los patriotas se haten a tiros de 
cañón) 

2685 — De este modo constante 
La División tercera 
Batiófiie Li¿ista el momento 
Qne el retroceso Vigodet le ordena. 

2689 — En columna y buen orden 
Al son de sns cornetas 
Se vuelve y a los restos 
Se nne de la segunda y la primera, 

2693 — Y a las once en el pueblo. 

Que en dolor las contempla 

Entraron, ostentando 

Cribadas de balazos sus banderas. 
2697 — Las esposas y madres 

Con ansia las hileras 

Examinan y gimen 

Al ver Cine faltan sus queridas preudas. 
2701 — En carros los heridos 

Y en angaril llegan. 
Sufriendo silenciosos. 

Pues el dar ayes a baldón tuvieran, 

(Pérdida de los sitiadores) 

2705 — De la parte contraria hasta noventa 

Son los muertos y lieridos computados,. 
Tomáronse fusiles más de oclienta 

Y veintiséis caballos ensillados; 

2709- — Prisioneros también fueron cuarenta 

Y un pequeño cañón. — Muy extremados 

97 Treinta y nueve en el campamento de Baltavargas, y 
uno disperso más adelante. 



[128] 



DIARIO HISTOÍlICO 



Nos ponderan la pérdida contraria 
Fray Cirilo y la gente visionaria. . . 

(Pérdida de los realist<is) 

2713 — Mucho mayor la quiebra y más sentida 
Ha sido en los realistas, pues ufanos 
Ciegos en su confianza desmedida 
Perdieron el laurel de entre las manos. 

2717 — Allí más de cien bravos con la vida 

Pagaron el error de hombres insanos; 
Ciento cuarenta y seis sou los heridos, 
Y treinta prisioneros o perdidos , . . 

2721 — Heridos han venido Neira y Pico, 

Bntler, Montaña, Azenénaga y Quintana, 
Villalba, Aclia. Rodríguez y Palacios, 
Cortines y Moreno con Granada. 

98 La Gaceta de Mcntevideo exageró en extremo la pérdida 
de los sitiadores. Dice que tuvieron cuando menos 300 muer- 
tos!! — • Por su parte el General Rondeau decía en su co- 
municación oficial al Gobierno Argentino, que solamente 
hatol'a tenido 67 entre muertos y heridos, y de sus prisione- 
ros sólo cita al Comandante Baltavargas sin decir nada de 
los otros dos oficiales y 36 soldados oue cayeron con él, y 
que todo el pueblo vio entxar prisioneros al principio de la. 
acción — £1 autor de esta obra ateniéndose a los informes 
imparciales y más seffuros« se encontraba casi siempre en 
un término medio entre las ponderaciones de ambos parti- 
dos. — Entre los muertos tuvieron los sitiadores al Alférez 
Meléndez, y entre los he^-idos a don Julián Laguna, Capitán 
de los de Baltavar^^as. 

gd La pérdida de los realistas (prescindiendo de lo que 
dice la Gaceta) es la que se expresa en la presente octava. 
— Entre los muertos no se cuentan más oficiales que los ya 
citados en los versos. Entre los heridos hay los siguientes: 
Quintana, Moreno y Azcuénajg,a, del Fijo; don Juan Cruz 
Cortines, den Nicolás Granada y don José Palacios, de Vo- 
luntarios de Madrid; don Antonio Villalba, Capitán de Ca- 
b?.llería; Butler y Montaña, oliclales de marina; el Coman- 
dante de Emigrados Neira y el Subteniente de ídem don 
Francisco Pico; Rodríguez. Capitán del Comercio levemente 
herido y el Subteniente Acha contuso; el Cadete deí FijOí 
Flgueroa, herido mortalmente. — Y entre los que quedaron 
prisioneros se cuentan, los Cadetes José Maria Navia, Juan 
J. Orduña y don N» Brld, los dos primeros heridos. 

[139.1 



F. A. DE FIGUEROA 



2725 — Prisioneros quedaron entre ellos 
Los cadetes Orduña, Brid y Navía, 
Pero de éstos el último y primero 
Heridos igualmente se miraban. 

2729 — Este es el resultado verdadero 

De la acción y su efecto desastroso 
Por más que el coronado Gacetero 
Forje de una derrota un triunfo 

[hermoso. 

2733 — Todos lidiaron con valor guerrero, 

Y aun el mismo desastre fue glorioso, 

Pues hoy los vencedores y vencidos 
Son con título igual esclarecidos. , . 

2737 — Salve pueblo leal^ salve honorable 
De virtud y lealtad raro portento! 
Tú del volcán que ruge formidable 
Contienes la erupción y el incremento, 

2741 — La sangre de tus hijos estimable 

Hoy firmó de tu gloria el docnmento; 

Y la fama que excelso te pregona, 
Te ofrece por mi mano esta corona. 



100 Fray Cirilo Alameda, tan célebre después en Europa, 
era el Editor de la Gaceta de Montevideo, 

101 Los .iefes de las tres divisiones elogian ^ todos nen ge- 
neral, y particularmente a sus segundos Sallent, Piriz y 
Espina, y como héroes de esitraor diñar lo valor al cabo de 
Voluntarlos de Madrid don B arto lomé Mena y a los aci- 
dados del mismo Andrés Palomino y José Roldan. 



r 130] 



DIARIO HISTORICO 



Resumen de los muertos y heridos de la plaza en 
todo Diciembre 



Muertos 113 

Heridos 166 

Muertos en los dos meses 

anteriores 39 

Heridos 33 

Total: muertos 152 

heridos 199 

Granadas que han tirado 



a la plaza en este mes. . 3 
Puede aumentarse razonablemente un tercio a los 



muertos y heridos. 
Serán: 

Muertos 203 

Heridos 265 



1181] 



P. A. DE FIGUEROA 



MES DE ENERO DE 1S13 



VIERNES, DIA 

2745 — Para cuando el consuelo en la amargura 
^ Reserva, oh justo Dios, tu mano airada 
Cuándo harás, oh señor, que el grato día 
De la concordia y de la paz renazca? 

2749 — Absorta en el dolor y abatimiento, 

Reparo la ciudad, triste, enlutada, 
Clamar sobre la sangre de sus hijos 
En hondos aves de dolor y rabia. 

2753 — Allí gimiendo la consorte mira 

Que el caro esposo con herida infausta 
Sangriento desfallece, abandonando 
Su tierna prole a mendiguez amarga. 

2757 — Allí mísera madre al lecho asiste 

Del hijo de su amor, y en llanto baña 
. La moribunda faz de aquel objeto 
Do sil esperanza y su placer cifraba. 

2761' — Llora perdido la doliente virgen 

Al dulce dueño de amorosas ansias. 
Que, pereciendo ayer, mísero deja 
La grata idea de su unión frustrada. 

2765 — Familias deplorables reducidas 

A la orfandad y a la miseria infaustas, 

Hoy con furor frenético maldicen, 

O en sumisa aflicción al cielo claman. 



;Í132.] 



DIARIO HISTORICO 



(Los sitiadores arrojan granadas y queman el 
pastizal del Cerro) 

27GÍ) — Sin conseguir desastres, ayer no<}he 
Arroja el enemigo diez granadas, 
Que raudas resonando parecían 
De su triunfo volantes luminarias, 

2773 — Allá en su campo con nocturna grita 
Las músicas marciales resonaban, 

Y en lo de Ctopitea, y el Cerrito, 
Brillaban los cohetes y fogatas, 

2777 — El pastizal que crece en torno al Cerro 
Ardiendo amaneció; tal vez pensaban 

Con el calor, y el Immo, a nuestros bravos 
Sofocar en su asilo a fuer de ratas. 

2781 — La aflicta guarnición con sus baluartes 
Sufre el humazo con terribles ansias j 

Y bajando a campaña en vano intenta 
El incendio extinguir, que más se explaya. 

2785í — La atmósfera doquier caliginosa 

Nos incomoda aun dentro de la plaza, 
Sintiéndose del humo la violencia. - 
Aunque hay viento contrario y gran 

[distancia. 

2789 — A mi valiente hermano sanguinosos 
Hoy los vendajes el doctor desata; 

Y las catorce heridas reconoce 
Hechas por sable, bayoneta y bala. 

27&3 — Del diestro brazo y la siniestra pierna^ 

Con despiadado hierro el plomo saca; . 

Y el joven impertérrito contempla 
Sus ai^tillados huesos y hondas Hagas* 



[133!] 



F. A. DE FIGUEROA 



SABADO 2 

(Personas del nuevo Cabildo) 

2797 — El nuevo Cabildo electo 

Por ley constitucional 

Ya los concejiles cargos 

Desde ayer rigiejido está. 
2801 — Presente el fiero desastre 

Del Cerrito, es bien fatal 

El presagio con que empieza 

El Concejo popular, 
2805 — Los electores que el pueblo 

Escogió a pluralidad, 

Nombraron a once varones 

Cuyos nombres aquí van: 
2609 — Gutiérrez y Masculino, 

Ortega, Nieto y Doval, 

Vázquez, Eíus y Miranda, 

Alcor ta, Sienra y Durán ... 
2813 — He aquí los once que forman 

El Cabildo; y en verdad 

Que hacen con su Secretario 

Apostolado cabal. 
2817 — Del contrario en el grande campamento, 

Que está de Juanicó junto a la casa, 

Una explosión se advierte a la una y media 

Como estrago de pólvora incendiada. 

102 Los nombres de los expresados en el verso son: don 
Manuel Gutiérrez, Alcalde de ler. voto y Gotiernador Po- 
lítico; don Manuel Nieto. Alcalde de 2^ voto; Regidores en 
los diferentes encargos municipales: don Mamiel Masculino, 
don Manuel Ortega, don Manuel Nieto, don Ramón Doval, 
don Domingo Vázquez, don José Magl^ Ríus, don Nicolás 
Fernández Miranda, don Bernabé Alcorta, don Manuel Gar- 
cía de la Sienra y don Manuel Durán.— El Secretarlo del 
Cabildo era don Juan de Dios Soto. — El orden en que allí 
van nombrados, no es según el que ocupan en el CabUdO, 
sino como lo ha permitido la rima del verso. 



.[ 134] 



DIARIO HISTORICO 



2821 — Con don José Obregón de parlamento 

Sale esta tarde don Joaquín de Navia..,^*^^ 
La quemazón del pajonal del Cerro 
Corre hacia el campo con violencia rara. 

2825 — Aunque opaco por esto se halla el día. 

Mucha gente se advierte que agitada 
Trabaja en el Cerrito construyendo 
Parapetos^ reducto y contraescarpa. 

2829 — Dos patrullas contrarias esta noche 

Dándose el santo, o la señal trocada, 
Mutuamente creyéndose enemigas, 
Se hicieron de fusil fieras descargas 

2833 — Más cortan su disputa, y los ahuyentan, 
Los fuegos de los muros y las lanchas ; 
Que el relámpago mismo de sus tiros 
Sirvió de blanco y guía a nuestras balas. 

DOMINGO 3 

2837 — Preside el enemigo en el Cerrito 

Su reducto formando y sus murallas; 

Y el incendio voraz del seco pasto 
Siguiendo campo afuera se propaga. 

2841 — El calor sofocante del estío 

A los heridos la gangrena causa; 

Y en el real hospital a muchos de ellos 
La fiebre y convulsiones arrebatan. 

2845 — Hoy hubo parlamento sobre el canje 
De prisioneros que efectuar se trata; 
Mas en el cambio mutuo solamente 
Reserva el General a Baltavargas. . . 

103 £1 I? Capitán de fragata, ei 2? Mayor de cabaUería. 

104 Los sitiadores no tenían prisionero a ningún oficial de 
la Braduación de Baltavargas para efectuar su canje. 



[135] 



F, A.. DE FIGUEROA 



LUNES 4 

2849 — Con más crédito y valor 

Desde la acción del Cerrito, 

Se aumenta en grado infinito 

La fuerza del sitiador. 
2853 — El antiguo campamento - 

De dragones ha aumentado 

Sus tiendas. Todo lia tomado 

TJn admirable incremento. 
2857 — Luego que amanece el día, 

Montadas junto a él se yen, 

Con su atalaje y su tren. 

Seis piezas de artillería. 

26G1 — Anoche en la oscuridad 

Se aproxima una patrulla. 

Que haciendo algazara y bulla, 
Hace fuego a la ciudad, 
2SG5 — El Parque lev arrojó 

Cinco granadas de mano: 

Y luego al bullicio insano 
El silencio sucedió. 

MARTES 5 

2869 — Hasta hoy nuestras guerrillas no han 

[salido 

Después del treinta y uno; pero. nada 
Acontece notable. De la seca 
Los terribles efectos más se agravan, 
2873 — Aun dura el estupor que el fiero golpe 
Del día treinta y uno ocasionara; 

Y el desprecio de algunos presuntuosos- 
En cobarde recelo ya se cambia. 



[136] 



DIARIO HISTORICO 



MIERCOLES 6 

2877 — Ya los padecimientos 

Se acrecientan por días, por momentos, 

La refección se apura, 

Y un porvenir ofrece de amargura. 
2881 — La peste destructora 

Nos amaga, y por colmo, vengativa, 

Aun del agua nos priva 

La hueste sitiadora; 
2885 — Y el cielo ensordeciendo a nuestra queja, 

Las benéficas Unvias nos aleja. 

JUEVES 7 

Las tiendas de Blandengues y Dragones 
. Aumentarse se miran; y afanadas 
2889 — Laí3 tropas sitiadoras todo el día 

En patrullas se ven, o abriendo zanjas. 

VIERNES 8 

Habiéndose extraviado de los suyos 
Prisionero fue un gaucho, mas sin armas; 
En tanto el sitiador en el Cerrito 
Activo y y en más número trabaja. 
Recobrando su ardor nuestra guerrilla 
Hoy hasta el Cristo decidida a,vanza 
A empeñar, una acción ; mas los contrarios 
Remisos la hostilizan, y a distancia. 

El triunvirato Argentino, 
Paso, Peña, Alvarez Jont«, 

IOS Blandengues (a) el N? 4. 



2893 — 
2897 — 



[137] 



F. A, DE FIGUEROA 



2901 — Continúa en Buenos Aires 
Ostentando sus rigores. 
El veintitrés de Diciembre 
Cinco ilusos españoles 

2905 — Pagaron en el suplicio 

Sus iocas maqiduaeiones. 
Esa trinidad terrible, 

Visionaria en sus temores 

2909 — Un bando fatal publica, 

Que aterra a los corazones. 

Los que en España nacieron, 
Objeto de sus rencores, 

2913 — Son conminados de muerte 
Por las más leves acciones 

106 El bando publicado en Buenos Aires, fecha 23 de Di- 
ciembre de 1B12, es digno de la historia; él empieza así: 
•'Ciudadanos: cuando los ejemplares castigos en los autores 
de la horrible corLsplración de 3 de Julio, y la firmeza inva- 
riable del Gobierno en su e.lecuclón, parecía dejaba escar- 
mentados a nuestros enemigos de tentar otra vez, etc. — 
Cinco de los traidores, sabedores y cómplices del delito, Jos 
tenéis a la espectaclón pübüca; y no cesarán los castigos, 
mientras los enemigos Intenten perseguirnos. — Españoles: 
ya veis el fin de vuestra obstinación... etc.; seguid en el 
desenfreno de vuestra ridicula Impotencia, y vuestro exter- 
minio eerá Inevitable. El brazo de la .lu^tícia va a caer sobre 
vosotros, . . 

Artículo iP Ninguna reunión de españoles europeos pasará 
de tres; y en easo contrario serán sorteados y pasados por 
las armas irremisiblemente. Y 51 esta reunión fuese de mu- 
chas personas eospechoi^s a la causa de la patria, nocturna 
o en parajes excusados los que las compongan serán casti- 
gados con pena de muerte. 

Art. 29 Na podrá español alguno montar a caballo, ni en 
la capital ni en su recinto, al no tubiese expresa llcenc'a 
del Jefe de Policía, bajo las penas pecuniarias, u otras que 
se consideren justas, según la calidad de la persona, en caso 
de contravención. 

Art. Será ejecutado incontinenti con pena capital el que 
se aprehenda en un transfugato con dirección a Montevideo, 
U otro punto de los enemigos del país; y el que supiere que 
alguno lo intenta y no lo delatare, probado a^e sea, será 
castigado con la misma pena. — Y para que llegue a noticia 
de todos« etc., firman: Juan Jos¿ Passo — > Nicolás Rodríguez 
Peña ^ Antonio Alvarez de jonte^ 

¡Espantoso decreto castigar con pena de muerte al que no 
se atreva a delatar, a su padre tal vez o a £u hermano! 

[138] 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 9 
(Donativos entre los patriotas sitiadores) 

Hoy la lista hemos logrado 

Del donativo extremado, 
2917 — Que a nombre de Patria y Dios, 

En pro de los aguerridos 

En el treinta y uno heridos 

Ha abierto el Padre Muñoz. 
2921 — El Cura Ortiz, el primero 

(Cual patriota verdadero), 

Inicia la humana acción: 

Los dos Duranes y Méndez, 
2925 — Pinillo, Ubillus, Meléndez 

Y otros hay en relación... 
Del Cerrito hacia la cumbre 
En crecida muchedumbre 

2929 — Se deja el contrario ver. 

Y de milicia, y dragones 
Se miran dos escuadrones, 

Y los negros de Soler. 
2933 — Tres piezas de artillería 

Que a un flanco en la falda había, 
Se ven en giros rodar. 

Y en bellas evoluciones 
2937 — Hacen negros y dragones, 

Simulacro militar. 

Los guerrilleros salieron, 

Y un corto choque tuvieron 

107 Los sujetos enunciados en el verso, y residentes en eV 
campo sitiador, que han contribuido para aquel donativo 
son: don Bartolomé Muñoz, pi-eabltero; don Juan José Ortlz, 
cura de Montevideo^ don Juan y don Andrés Durán, don 
Juan Méndez CaldelrEi, don Ignacio Plnlllo. don Toriblo Ubl- 
nus don Manuel Meléndez, don Carlos Anaya, don Vicente 
Rodriguen y otroB patriotas. 



[ 139 ]= 



F. A. DE FIGUEROA 



2941 — Entre la Aguada y el Cordón, 
Ál fin Chain se retira, 

Y por triste gaje mira 

Un bravo muerto en la acción, 

DOMINGO 10 

2945 — Crece infausta die;?;inancío a los heridos, 
De la ardiente estación la furia ingrata, 

Y la fiebre j y gangrena, reunidas, 
Son ministros altivos de la Parca. 

2949 — De French el numeroso Begimiento, 
Al Cerrito a las diez llega y acampa. 

Y Terán nada dice, pues sn diario 
Unas cosas publica y otras calla. 

3953 — Con dos nombres diversos aquel cuerpo 
De la Estrellay o de América se llama; 
Berrati es Comandante, y Villarino 
De Sargento Mayor en él se halla. 

LUNES 11 " 

(Los sitiadores infeccionan los manantiales 
de la Aguada) 

2957 — Por la falta de lluvia los aljibes 
Agotados están; y por desgracia 
(Merced al sitiador) poco abastecen 
Los poznelüs que yacen en la Aguada. 

2961 — Con piedras y caballos y osamenta, 
Por ia noche los colma y embaraza; 

Y por más que se limpien, se perciben 
Salobres y pestíferas sus aguas, 

106 El Regimiento de la Estrella N9 3. — Su Coronel don 
Domingo French; Tenientp Coronel Antonio Luis Berrutl: 
Sargento Mayor don. Francisco Marti'nes Villarino; Capitanes, 
don Enrique Martínez, «te. — £1 oficial encargado de la 
Vlefa de la Matriz era el Capitán del FUo don Joaquín Terán,. 

[140] 



DIARIO HISTORICO 



MAKTBS 12 



2965 — Construyendo prosiguen los patriotas 
En el Cerrito fosos y muralla 5 

Y según apariencias, nuestro asedio 
Tendrá una duración penosa y larga. 

2969 — El guardián Ponce, y Badía, 
Club del bando Vkentino, 
''Si nos falta agua hay buen vino", 
Gritan fingiendo energía; 

2973 Ellos de Santa Lucía 

La beben clara, pardiezl 

Y aun pan y carne tal vez 
Tendrán; y el vulgo insensato 

2977 — Aplaude a este triunvirato 

De Araña, Concha, y Cortés. 

Dios en sus rigores justo, '. 

Sin mandar lluvia a la tierra, 

2981 — Ya que gustamos de guerra 

No quiere aguarnos el gusto; 
Témplase al ag-ua e! disgusto 
En (jazpacho preparada; 

2965 — Así al vinagre mezclada, 

No causa el bebería empacho; . .- 
Mas ya nos tiene el gazpacho -' 
Con la sangre avinagrada. 

103 Llain&'base el l)ax»lo de Tfo Vicente o Vicentlno, .a una 
porción de íanátlcos vejancones inútiles, pero tiharlatanc», 
CLue forjaban planes aéreos de victorias y refuerzos de Espa- 
ña; su punto de reunión o tertulia solía ser en el muelle. — 
Había otros que llamaban EmpecSnados; éstos eran exaltados, 
activos y bullangueros; a éstos más propiamente pertenecían 
Ponc0 de León, Badfa y el guardián de San Francisco, 

[MI-]- 



F. A. DE FIGUEROA 



2989 — De acelgas por gran favor. 

Se consigue un tanto cuanto, 

De las que en el Campo Santo 

Cultiva el enterrador; 
2993 — De repugnancia y horror, 

Ver en sus raices insertos, 

De un cráneo despojos yertos; 

Casos, por cierto, aflictivos, 
2997 — Que hayan de existir los vivos 

Con el quilo de los muertos. 

MIBECOLES 13 

Desde el diez inclusive no acontece 
En las guerrillas de notable nada; 
3001 — Ni más pérdida ha habido de ambas partes 
Qiie los tiros que inútiles se gastan. 

JUEVES 14 

(Don Y entura Vázquez hace retroceder a los 
realistas) 

Con un cañón volante a medio día 

De las Tres - Cruces hacia el Cristo baja 

3005 — Furibundo el contrario; mas los nuestros 
Forman su parapeto de las casas. 
De infantes y jinetes, numeroso 
Un grupo sitiador sobre ellos carga; 

3009 — Mas juntos y en buen orden resistiendo, 
Hacen hacia el Cordón su retirada. 
También por lo de Ortega sus Blandengues 
Impertérrito Vázquez rige, y manda, 



[142] 



X. 



DIARIO HISTORICO 



3013 — Sobre la otra partida de los nuestros 
Que los puntos, ocupa hacia la playa 
Cual Tuimoso faldero velozmente 
(Aunque es comparación no delicada) 

8017 — Arrastrando la cola temeroso 

Huye del que ceñudo le amenaza. 
Mas, cobrando valor, cuando se mira 
De sn amante señora ya en laíi faldas, 

3021 — Entonces atrevido y sin recelo 

Al mismo a quien temiera j^ruñe y ladra. 
Tal Mzo nuestra gente, huyó del riesgo 
Mas ya al favor del muro y de las lanchas, 

3025 — Vuelve el rostro al contrario, a quien 

[obliga 

A tornar a los puntos que ocupaba. 
En esta escaramuza, aunque de lejos, 

Perdimoí^ un soldado y cinco vacas; 

3029 — Mas Terán en su diario es inexacto 

Afirmando que no hubo una desgTacia, ^^-^ 
Del muro y la bahía, estrepitosos 
Treinta tiros al menos se disparan 

3033 — Sobre el fiero invasor ; que al retirarse 
Palmeándose la boca se burlaba. 

VIERNES 15 

(Llegan tropas a los sitiadores) 

Se ve en íos campamentos de Blandengu.es 
Y Dragones, las tiendas amnentadas, 
3037 — Carros de munición, y tres cañones 
Nuevamente llegados se reparan. 
Por seis bueyes tirada una carreta 
Al campamento de Dragones marcha, 

lio E&ta inexactitud y otras muchas que se notaban con- 
tinuamente, podían depender <lel redactor de la Graceta, que 
suprimía lo que le convenía. 



[143] 



F. A. DE PIGUEROA 



3041 — Y un trozo de a caballo en pos le sigue^ 
Que a los rayos del sol luce sus armas. 
Divisóse enseguida una columna 
De infantería» en su ademán gallarda, 

3045 — Que con banderas dos de Regimiento 

DovS cañones conduce en su yanguardia. 
Entre lo de Vidal y Chopitea^^i 
Toda esta gente que llegó se acampa; 

3049 — Formidable refuerzo en nuestro daño 

Que el Gobierno Argentino al sitio manda. 

SABADO 16 

(Llegan máat tropas a los sitiadores. Don Manuel 
Sarratea General en Jefe) 

Cerca del campamento de Dragones 
A las ocho bajó de esta mañana 

3053 — De infantería^ en veintiséis mitades, 
Una columna con bandera y cajas. 
De mitades catorce otra columna 
Se junta a la primera^ y siguen ambas, 

3057 — Y a izquierda del cuartel do están los 

[negros,. 

En barracas y tiendas^ luego acampan. 
Del refuerzo de ayer, y el de hoy, se 

[forman 

En este pueblo conjeturas varias; 
3061^ — Se diee que con Vedia más Dragones 
Han venido, e infantes con Terrada. 

También se oye decir que Sarratea 
El mando en Jefe a recibir llegara 

111 Estable cim lentos situados a la derecha del Cerrito, mi- 
rando desde la plaza. 



DIABIO HISTORICO 



3065 — Con crecido refuerzo: así entre dudas 
Sin fijar la opinión todos divas:an. . . 

DOMINGO 17 

No aviene en la guerrüla 
Suceso de alta fama; 
3069 — Ni sangre se derrama^ 

Ni arriésgase el valor. 

En descargas de lejos, 

En gritos insultantes, • - • 

3073 — Los jinetes e infantes, 

Desfogan su rencor, 

A las nueve en el campo 

Se alzó de parlamento 
3077 — La insignia, y al momento 

Se acerca tui oficial. 

Un pliego a nuestra línea 

"Entrega, y se desvía; 
3081 — Y por la tarde envía 

Bespuesta el General, 

LUNES 18 

(Llega la primera emigración de canarios) 

Del Plata y de las costas llegan siempre 
Con agua dulce diferentes lanclia&; 
3085 — Mas ño hay método, ni orden ; en sü venta 
Unos consiguen ñiuclio y otros nada. 

Ya corren los minores de que Artigas . 
A Buenos Aires disensión prepara. ■• 

112 Es de presumirse que estas fuerzas y las del día ante- 
tí or hayan venido con don Manuel Sarratea, Comisionado 
Tiepresentante del Gobierno de Buencs Aires, nombrado Ge- 
neral €n Jeíe del Ejército sitiador. El autor, fundado en 
varios datos, supone y cree que aquellas fuerzan llegadas 
serían el Regimiento de Granaderos de don Florencio Te- 
'rrada, el 29 Escuadrón de Dragones de la Patria, su Co- 
mandante don Nlcol&s Vedla, y algunos otros piquetes. 



[145] 



F. A. DE FIGUEROA 



3080 — Pues no quiere sii orgullo a Sarratea 
Tributar sumisión en esta Banda. 
Aun alguno» ilusos ya imanan 
Que a Vijjodet de reunirse trata ; 

3093 — Y que ocultas enviará a este Gobierno 

8 obre un plan combinado varias cartas, 
De Lanza rote bergantín Silveira 
Cargado de familias, ¡oh desgracia! 

3097 — Llegó por nuestro mal ; pues donde hay 

[hambre, 

La abundancia de huéspedes no e» 

[grata. 

El Cabildo acordó que a Patagones 
Las familias se envíen; y en la plaaa 

3101 — Queden sólo los jóvenes y libres, 

Capaces del servicio de las armas. 



MARTES 19 



Tómase por sorpresa en la guerrilla 
Montado un prisionero. Nuestras 

[guardias 

3105 — A las tres de la tarde retroceden 

Porque los truenos con la lluvia amagan. 

113 El autor no puede garantir aquí ni en los demfts pa- 
sajes semejantes de esta obra, la verdad de los rumores de 
esta especie que circulaban. Sin embargo todos los sucesos 
posteriores Inducen a creer que en esta época, y por el 
motivo que se Indica en los versos, empezaron los celos del 
General de los Orientales Don José Artigas contra el go- 
bierno argentino. 

XU Parece evidente que ésta iue la primera emigración 
de iamilias canarias, que se ha repetido en los años poste* 
riores con mucha frecuencia. La que trajo el siivclra cons- 
taba de ^77 personas, de las que en la mayor parte se envía* 
rcn a los pocos días a Maldonado. . 

[146] 



DIARIO HISTORICO 



MIERCOLES 20 



Con pertinacia y valor 
Lo^ contrarios acometen^ 

3109 — Que ya el triunfo se prometen 
Sin conocer el temor 
Nuestros bravos la invasión 
Resisten; y la muralla 

3T13 — Con las balas y metrallas. 
Los protege con tesón. 

Tres caballos e igualmente 
Un muerto y un prisionero 

3117 — Perdió Chain ; y un guerrero 
Murió de la «Adversa gente* 



JUEVES 21 



(Granadas a la plaza) 

Durante todo el día los contrarios 
A la plaza acometen veces varias; 

3121 — Mas Quijano y Rodríguez con sus fuegos 
Del puerto y eiudadela los rechazan. 
Sin causar muerte alguna, por la noche 
Arroja el sitiador ocho granaúm^ 

"3125 — Que ya hasta las mujeres sin pavura, 

Cual fuegos de artificio, contemplaban. 

lis Don Quijano» oficial de la Real Armada, y don Joaé 
Hodrfguez, Temante Coronel de tropa de ArtUlerla« 

H471 



F. A. DE riGUEROA 



VIBIWBS 22 

(El Cadete ñon Claudio Figueroa mmre 
de sus heridas) 

A mi joA'en hermano, que animoso 
Fue herido del Cerrito en la jornada, 

3129 — Hoy burlando esperanzas lisonjeras, 
Cortó la vida én flor la dnra parca. 
Cual del recio actiiiló]i al fiero impulso' 
Cae yerta en el jardín la flor lozana,. 

3133 — En la tierna juventud así sucumbe 

lli earo hermano, con honrosa fama! 
Con nu premio honorífico, harto tarde 
En su lecho sangriento ayer le halagan^ 

3137 — Mas de sus deudos el dolor amargo 
No se alucina cou inútil farsa. 
íÍ5n féretro al sepulcro hoy conduciendo,. 
Yo el Ce]'ritü a lo lejos contemplaba, 

3J41 — Cuya mezquina altura entre arboledas. 
Fna urna representa funeraria. 
Sí, fatídico espectro.. allí te miro 
Pifjmeo de los cerros; tú atristadas 

3145 — A las madres y esposas verás siempre- 
Gemir llorosas al pisar tu falda. 
Aborto de la tierra, que imperfecto 
Xi bien eres planicie, ni montaíía, 

3149 — Tú en silencio elocuent^e allí subsistes . 
Padrón eterno de memoria amarga ! !' 
Dispénsame, ¡oh lector! y no severo 
De personal me acnses, si reparas 

3153 — Que, los hechos de guerra hoy olvidando, 
.- Sólo atiendo al dolor que inunda a mi 

[ahna 1 

IJff El Cadete don Claudio Flguerod, a quien Vlgodet man^ 
dó el despacho de Alférez la rispara de morir- . 



[.148] 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 23 

Hasta la una del día 
Desde las ocho, en el Cerrito había, 
3157 — . Y en la plaza igualmente j 

Señal de parlamento permanente; 

Porque los Generales 
Bemítensc propuestas oficiales; 
3161 — Y en varias condiciones que examinan, 
Canjear los prisioneros determinan. 

Arriada la bandera, 
Vuelve a la lid la gente guerrillera, 
3165 — Aunque remisamente 

Batiéndose a distancia ecuiveniente. 

Por el Cordón y Agitada 
Pastó y bebió la débil caballada; 
3160 — Mas luego al retirarse, más activo 
Hubo, sin novedad, nn fuego vivo. 



DOMINGO 2i 

De las diez a. las doce en el Cerrito, 
Y en el muro también, parlamentaria 

3173 — La bandera se vio, pues sobre el canje 
Aun indecisa la cuestión se tratar 
Concluido el parlamento, las partidas 
Que linas salen a pie y otras mentadas, 

3177 — Ocupando los puestos de costumbre, 
Inofensas retornan a la plaza. 
La notable escasez (te grano, y pasto. 
Las constantes fatigas y. la^ balas, 



1:149]; 



F. A. DE FIGUEROA 



3181 — Hacen visiblemente cada día 

En número amenguar la caballada. 
Los bueyes igualmente desfallecen 
En la tarea de acarrear el agua; 

3185 — Que al animal y al hombre en estos 

[tiempos 

Sobran trabajos y alimenta falta. 

LUNES 25 

(Constancia en los padecimientos) 

Cuantos más padecimientos 
Más el pueblo muestra alientos, 

sin ceder; 
Que aunque remedio no aguarda. 
Ningún hombre se acobarda, 

ni mujer. 
Ni el hambre, peste, y fatigas, 
Ni de huestes enemigas 

el rigor, 
Ni juntos infierno y tierra 
Pueden domar en la guerra 

su valor. 
Antes que extraño dominio 
Preferirá su exterminio 

Escoger ; 
Y como antigua Nuraanci>i, 
Dando ejemplo de constancia, 

Perecer. 
Mas el que crea se engaña. 
Ser sólo amor a la España 

Tal ardor. 
Que es también su orgullo herido. 



3189 — 
3193 — 
3197 — 
3201 — 
3205 — 



[150] 



DIARIO HISTORICO 



3209 — Y es el punto sostenido 
Del boaor* 
Los guerrilleros marcharon^ 

Y pocos tiros cambiaron 
3213— En la lid; 

Y aunque una emboscada ui^dieron, 
Los contrarios advirtieron 

El ardid. 



MARTES 26 

(Los sitiadores cegando, los pozos de la Aguada) 

3217 — La adversa gente en la Aguada 
Estuvo anoclie empleada 

con afán, 
Con escombros y animales, 
3221 — Colmando los manantiales 
Que allí están. 
Los nuestros el día emplean, 

Y en limpiarlos se atarean 
3225— Con ardor; 

Mas» aunque dificada, 
Conserva el agua abombada, 

Mal sabor. 
3229 — j Oh quién de Moisés tuviera 
La vara que el agua hiciera 

Brotar ya! 

Y que el hambriento, y el magro* 
3233 — Vieran llover por milagro 

El maná. 
Has no veo ni aun señales 
De obrar Dios prodigios tales 



[151] 



F. A. DE FIGUEROA 



3237— Otra vez, • 

J\íucho el mundo le ha ofendido. 

Y ya no hay pueblo escogido. 

Ni un Moisés. 
3241 — Alguna lluvia o rocío, 

Y el agua que traen del río, 

Claro está. 
Suple a la vara encantada í 
3245 — Y arroz y carne salada 
Al maná. 
Ayer de Martín García, 
Flores una presa enyía 
3249 — De valor 

Con vestuaíios, y aguardiente, 
Trofeo que es ciertamente 
Superior.... 
3253 — Sin hipérboles, ni exeesos, 
En veinte miles de pesos 

Computar 
Se puede la presa bella 
3257 — Y a los soldados con ella 
Auxiliar. 

MIERCOLES 27 

Bel sur por el cubo 
La muerte arrostrando, 
3261 — Dos negros nadando 
Bsoápause ayer. 
Las sombras sai £u^a 
Feliz protegieron, 

U7 Don Ignacio Plores, Comandante de la balandra de 
gu&rra La Americana, apresó a la balandra Carmen y Animai?, 
con un oficial, un cabo y tripulación, conduciendo para los 
sitiadores 2.284 pares botines y zapatos, 900 parYtalones, 2.100 
chaquetas; corbatines, camisas, gorras de cuartel, yerba, ta- 
baco, aguardiente! etc. 

[152] 



DIARIO HISTORICO 



3265 — Y así consiguieron 
Sus grillos romper. 
Que fugue el esclavo 
Que ser libre espera, 

3269 — Es cosa que fuera 
Torpeza el culpar. 
Mas hombre que empeña 
Su honor, y palabra^ 

3273 — Desdoro se labra 
Si llega a faltar. 

Hoy de guerrilleros 
Deserta uu soldado, 
3277 — Palmeándose osado 
La boca al huir. 
De un jefe el caballo 
Robó muy astuto; 

3281 — Mas sólo es el bruto 

Lo que hay. que sentir. 

JUEVES 28 
(Arrojan granadas a la plaza) 

Al pueblo esta noche 

La gente contraria 
3285 — Una luminaria 

Volante ofreció. 

Su obús a distancia 

Fijó competente, 
3289 — Y seis solamente 

Granadas lanzó. 

Parece que un ángel 

Benigno defiende 



[153] 



F, A. DE FIGUEROA 



3293 — Al pueblo y que extiende 

Sus alas sobre él. 

Eevientan aquéllas 

Con fiero estampido; 
3297 — Mas no han obtenido 

Efecto cruel. 

La gran bandera, que siempre 
En el Cerrito flameaba, 
3301 — Hoy de Suáre¿: en la quinta 
Se ve tremolar ufana. 



VIERNES 29 

Este día, ni ayer, en las guerrillas 
No hubo suceso de notable marca; 

3305 — En torno a lo de Suárez mucha tropa 
Abriendo fosos sin cesar trabaja. 
Hoy reunió el Cabildo los patrones 
De buques costaneros; y señala 

3309 — ^ Lucrativas ventajas, contratando 

Los que deben del río traer el agua. 
También en precaución de la epidemia, 
Que ya con las calores se declara, 

3313 — Ordena que sus calles los vecinos 

Con el agua del mar tengan regada. 



SABADO 30 

Por lo de Chopitea trabajando 
En abrir un camino hay gente varia; 
3317 — Y cerca el campamento de los negros 

Mucha tropa en lo mismo está empleada. 
Entre lo del Roteño y lo de Ortega, 
Guerrilló nuestra gente esta mañana; 

[154] 



DIARIO HISTORICO 



3321 — Un herido y un muerto ellos tuvieron, 
Dos heridos también los de la pla^a. 
Ya apura el sufrimiento y nos aflige 
La falta de alimentos y del agua, 

3325 — Y la peste también; sin que entre en 

[cuenta^ 

Por ser riesgo menor, el de las balas. 



DOMINGO 31 

Por falta de caballos los guerreros 

A pie la mayor parte al campo marchan; 

3329 — Y así bajo los fuegos de los muros, 

Y a prudente distancia, se resguardan. 
Preséntase esta tarde un granadero 
Con vistoso uniforme, de Terrada; 

3333 — Harto infeliz se ve quien busca asilo 
Donde reinan penurias y desgracias. 
Asegura, que Artigas agraviado 
Se mantiene distante en la campaña; 

3337 — Que el comandar en jefe Sarratea 
Exaspera su orgullo, y suspicacia.. 



lie El General de los patriotas orientales don José Artigas, 
con su numeroso ejército en lo interior de Za campaña, aun 
no lia.bla llegado a incorporarse a loa sitiadores. Parece que 
ya desde san José del Uruguay había quedado descontento 
de don Manuel Sarratea, por el nombramiento de éste para 
General en Jefe del Biérclto unido en la Banda Oriental. 
Estos celos fueron creciendo en consecuencia de la poUtlca 
que él notaba en el Gobiernoi Argentino; y vinieron hacer 
su explosión deeiarada el 20 de Enero de 1814 (como se verá 
en el lugar respectivo de esta obra), día en ciue el ejército 
oriental sisó su campamento y se separó del argentino estan^ 
do ambos sitiando a Montevideo. ' 



[155] 



A. DE FIGUEROA 



Eesitmen de los muertos y heridos en la plaza 
durante el mes de Enero 



Muertos 3 

En los meses anteriores .... 152 

Total: muertos 155 



Heridos 2 

los meses anteriores . . 199 

Total: heridos 201 

Gra7iadas que han tirado a la plaza los sitiadores 

En este mes 24 

Bn el anterior 3 

Total 27 

Puede aumentarse razonablemente un tercio a los 
muertos y heridos. 

Serán : 

Muertos 207 

Heridos 268 



1156] 



DIARIO HISTORICO 



MES DE FEBRERO DE 1313 



LUNES 1^ 



(Nueva inmigración de canarios) 

Hubo en la descubierta un tiroteo 
Bntre ambas avanzadas. Las partidas 

3341 — Adelantan después mas del contrario 
Mucha tropa avanzó de infantería. 

Dicen que dos heridos reportara 
Bl bravo sitiador ; nuestra guerrilla 

3345 — XJn herido sacó, bien que en silencio 
El diario de Terán no lo publica. 

A dos barcos que están en cuarentena^ 
Venidos de Canarias, con familias, 
3349 — Para ir a tomar tierra en Maldonado 
El General sus órdenes intima. 
Para esto Vigodet de Sarratea, 
Ante todo, el permiso solicita , 

3353 — El cual, aunque enemigo, humano accede, 
Y de míseros tantos nos alivia. 
Ochocientas personas^ indigentes, 
Cubiertas de escorbuto, harto nocivas> 

3357 — - No pudiendo en la plaza hallar asilo, 

HaUan en los contrarios acogida. .. ; . 



:[ 157 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



MARTES 2 

cuerpo de Chain es declarado veterano) 

La valiente falange guerrillera 

Al mando de Chain, hoy más lucida, 

3361 — Con su nuevo uniforme se presenta 
En la Matriz a la solemne misa. 
En pie de veterano, organizado 
Este cuerpo de bravos ya se niira, 

3365 = — Que por faltar caballos se compone 
De tres de fusileros compañías. 
La primera a Fernández obedece, 
A Ramos la segunda se destina, 

3369 — La tercera es de Albín ; y una reserva 
Que Quintana y Azcuénaga dirijan. . . 
Igualmente a Larrobla se ha nombrado, 
En premio a sus servicios y fatigas, 

3373 — Capitán de Dragones , .Hoy al campo 
No han salido a batirse las partidas. 

MIERCOLES 3 

En la línea do tienen costumbre 
Las partidas su puesto ocuparon, 
3377— Y vagaron 

S arratea mandó a mediodía 
Sin que fuese empeñada la acción, 
Parlamento; su asunto se ignora, 
3381 — Y hasta ahora 

De su objeto no tengo noción. 

119 El uniforme dado al cuerpo del Coronel ácn Benito 
Chain, es de húsares; el Capitán de la 1^ don M«,riano Fer- 
nández se halla actua-imente gravemente herido. Es de no- 
tarse que loB tres Capitanes asf como los Subtenientes la 
reserva don José Benito Azcuénaga y don Antonio Quintana, 
eran todos americanos. 

12€ Don IjuIs Liarrobla, que antes era Capitán de un cuerpo 
de milicias. 



[158] 



DIARIO HISTORICO 



JUEVES 4 

(Comisionados para ante Artigas. — Canje de 
prisioneros, — Las familias de uno y otro bando 
llegan ansiosas de hablarse.) 

Villa grán y LarrolDla son enviados 
A tratar en reserva con Artigas. . . 

3385 — El cual por sus agravios se presume 
Que del Gobierno la amistad admita. 
Hoy se ve la señal de parlamento, 
Y de armas suspensión por todo el día; 

3389 — Que esta tarde de mutuos prisioneros 
A celebrar el canje se destina. 
Eran las cuatro de la tarde; entonces, 
Circundados de armada comitiva, 

3393 — Rebozando en placer, los prisioneros 
Salen de la ciudad en carretillas. 
Con los suyas también los sitiadores 
Esperando a distancia se divisan; 

3397 — Y del Arroyo Seco en la otra banda 
El recíproco canje se realiza. 
Los Cadetes Orduña y Navia, y otros 
Allí la libertad cobrar se miran 

3401 — Que en la acción del Cerrito prisioneros 
Su redención con ansia apetecían. . . 
A pesar de dos líneas, que los nuestros 
Del lado de la plaza mantenían, 

3405 — Por favor especial muchas personas 
Hasta el sitio del canje se aproximan. 
Con su nuevo uniforme^ y faz guerrera, 
El cuerpo de Chain forma las líneas ; 

121 T>tm Manuel VLllagrán era pariente muy Inmediato del 
General Artigas. Tanto aquél, como don liUla Xiarroblaf eras 
orientales. 

122 Don Juan José Ordufia y don José Marfa Navia, loa 
dofl hijos de Montevideo. - 



[159] 



F. A. DE FIGUEROA 



3409 — Y en frente el de Dragones de la Patria 
Establece la suya puesto en fila. 

Mientras se trata el canje se notaba 
De ambas partes juntarse las familias 

3413 — Y con mutua franqueza lamentarse 
De esta guerra cruel y fratricida. 

Allí un padre realista al liijo amado 
Abraza con placer, aunque le mira 

3417 — Del bando del error; pues la natura 

Sobre todo otro afecto predomina, 
A la hermana querida acude ansioso 
El hermano tambiéix ; allí expresiva 

3421 — En brazos del esposo la consorte 

8u pena y gozo con llorar exi^liea. 
El amor une a todos, aunque tristes 
Se separan después. ¡ Extraño enigma ! 

3425 — ' Todos se aman, es cierto, pero todos 
A un funesto deber se sacrifican. 



VJEKNES 5 

Las guerrillas la línea recorren 
Donde tantas proezas liicieron, 

342ÍJ — Y volvieron 

Sin qne snfran notable lesión. 
Entretanto la infausta epidemia 
Cada día sus furias acrece, 

'3433— Y perece 

■ Lentamente la fiel población. 



[1601 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 6 

( Sufrimientos de la población ) 

De los males que afligen a este pueblo 

Cualquiera descripción débil sería, 

3437 — Para expresar la peste, y las miserias, 
Al horror de la guerra reunidas, 
Al mísero doliente que no alcanza 
El gran precio pagar de una gallina, 

3441 — Con secos alimentos salitrosos 

Le ataca el escorbuto a las encías. 
Las familias del campo que emigraron 
Temiendo las violencias enemigas, 

3445 — Se hallan en la ciudad desamparadas, 
A orfandad y miseria reducidas» 
Mendigando el sustento doquier vagan 
Ancianas madres, inocentes niñas, 

3449 — Cuyas quejas dolientes acibaran 

Los goces de los otros que esto miran. 

DOMINGO 7 

En impetuoso choque hoy arrollados 
Se ven los de Chain, y se retiran; 

3453 — Mas al fiero invasor en sus avances 
Contienen las tronantes baterías. 
De estar sitiando Artigas la Colonia 
Circula en este pueblo la noticia; 

3457 — Y que ya en dura lid abiertamente 
A la Junta sus tropas hostilizan. 
Como tantos prodigios sueña o forja 
De Yioentinos la tenaz pandilla, 

3461 — A tan grande suceso no pretendo 
Prestar entera fe ni garantía» 



[161] 



F. A. DE FIGUEROA 



LUNES 8 

(Rasgo loable de humanidad de dos ciudadanos) 

Llegan coiitiimamente eon ganados 
Diversos buques, y con a^a en pipas; 

34jS5 — Pero es muclia la gente y muy tirana 
De aquellos traficautes la codicia. 
Nuestra gente en las costas desembarca, 
Pues lo permiten O t argües y Artigas, 

3469 — Y comprando el ganado, eon su auxilio 
De esta plaza el sostén se facilita. 
Cual Tántalo sediento mira an^jioso 
El agua refrescante y cristalina, 

3473 — Que al acercarse a su ardoroso labio, 
Para aumentar su sed, se le retira : 
Así cien indigentes en el muelle 
' La carne fresca ven, sin conseguirla; 

3477 — Y su mísera suerte maldiciendo, 
La devoran ansiosos con la vista. 
Mas hoy dos ciudadanos respetables, 
Que de un cuadro tan triste se dolían, 

3481 — Con una acción de humanidad demuestran 
Sus almas filantrópicas y dignas. 
San Yicente y Ortega generosos, 
Allí nueve onzas de oro sacrífiean...^^* 

3485 — Y de la carne fresca nueve cuartos 
Distribuyen a míseras familias. 
Entre mil bendiciones, ellos mismos 
Las raciones en torno repartían, 

123 El segundo .lefe del E.1ército de Artigas era don Per* 
naudo Torgués, pero generalmente le llamaban otorguéa, y 
así era conocido. 

124 Don Antonio San Vicente y don Justo Ortega eran dos 
comerciantes pudientes y distinguidos, que habían desempe- 
fiado varias veces los primeros empleos en el cuerpo muni- 
clpal« No fue éste el único servicio que hicieron a la huma- 
nidad Indigente durante el sitio. También varios otros ciu- 
dadanos ejercían actos semejantes de patriotismo' filantrópico. 



[162] 



DIARIO HISTORICO 



3489 — Cercados de indigentes, como suelen 
Bodear a su colmena las avispas. 

Jamás de oarmcoros más ilustres 
Los registros civiles dan noticia, 

3493 — Ni jamás las riquezas dar pudieran 
Más honor a sus dueños ni más dicha. 



MARTES 9 



(El Cabildo manda hitscar víveres al Brasil) 

En el campo de Marte miestros bravos •• 
Obstinada sostienen la guerrilla, 

3497 — Trayendo un cabo herido ; los sitiantes 
Con dos tiros de obús los hostilizan. 
Instruyendo al manejo los reclutas 
En varios campamentos se divisan ; 

3501 — De Terrada un soldado desertando, 
Al pueblo esta mañana se aproxima. 
Entra por el portón, al fuerte llega, 
Que es un pasado al General avisa, 

3505 — Que a la mitad del día atravesara 

Como sombra invisible las dos líueas. 
Un Dragón de la Patria, por la tarde, 
También se ha presentado ; y ésste afirma 

3509 — Que hay grande deserción ; que muchos 

[huyen 

Hacia los puntos donde rige Artigas. 
El ilustre Cabildo, que del pueblo 
Con sus desvelos paternales euida^ 



[163] 



F. A. DE FIGUEROA 



3513 — A Lagos con dinero a comprar víveres 
Enviar al Río Grande determina. 
Seis mil duros a objeto tan loable, 
Y el Santa Rosa, bergantín» destinan 

3517 — Los padres de la patria; y más remesas 
Para adelante preparar meditan. . . i^s 

MIERCOLES 10 

(Vázquez y Pico acometen a los realistas) 

Por la Aguada y el Cristo a un mismo 

[tiempo 

Asaltadas se ven las dos partidas, 
3521 — Por Dragones de Pico y por infantes 

Que Vázquez al combate dirigía, , , 
Los osados Blandengues qne al avaiietí 
Este valiente con sn ejemplo anima 

3525 — Acosaban a Ramos ; los de Pico 

De Quintana a la hueste acometían. . . 
Sin jioder resistirles, nuestros bravos 
Reunirse consiguen; y se asilan 

3529 — En las zanjas, que en torno, favorables, 
La carga a los contrarios impedían. 
Un muerto y dos lieridos acrisolan 
Con sangre su lealtad ; y la bahía, 

1Z5 iDlgnos de elogio son los ccrntinuados serv'^iclos que el 
Cabildo de este año, el del anterior y el del siguiente han 
prodigado a la población de Montevideo. — Don Antonio 
Lagos íue el comisionado en esta ocasión para la compra y 
remesa de víveres, que han de ser vendidos a precloa los 
más moderados y equitativos a las familias. 

126 Don Blas José Pico, Comandante de un Escuadrón de 
Dragones y don Ventura Vázquez, Coronel del 4 (alias) 
Blandengues; en esta guerrilla venían con éste don Gabriel 
VelazcD y don Eugenio Garzón. Subtenientes del mismo 
cuerpo. 

127 Don Juan Ramos, Capitán d& los de Chain y don 
Antonio Quintana Subteniente. 

[164] 



DIARIO HISTORICO 



3533 — Y los muros tronando estrepitosos, 
A aquellos invasores no intimidan, 

A las dos de la tarde, cuando el riesgo 
Ya amagaba uti contraste, ardiendo en iras, 

3537 — Sale de la ciudad el resto todo 
De la falange de Chain temida. 
Cual sañuda leona que mirando 
En riesgo a sus cachorros, corre altiva. 

3541 — Cruzando por la selva en pos del tigre 
Que devorar a aquéllos pretendía 
Y lanzando rugidos terrorosos, 
Le acomete con furia vengativa, 

3545 — Liberta a sus hijuelos y aun persigue 
AI temible raptor embravecida : 

Así parten los nuestros y ardorosos 
Cuando en peligro a sus hermanos miran, 

35 j.9 — ge arrojan, los libertan y tenaces 

Persiguen al contrario hasta sus líneas,., 
Al Capitán Soler que en el Cerrito 
No sostuvo el honor de sus insignias, 

3553 — A suspensión de empleo ha sentenciado 
Un consejo de guerra en este día. 



JUEVES 11 

Es hecho prisionero un panadero 
Al avanzar los nuestros a una quinta, 
3557 — Y aliviadas del peso fueron luego 
Las árganas del pan que conducía. 
Al tomar nuestra gente hacia la plaza, 
Declinando ya el sol, fuerza enemiga 

128 Efl excusado citar ahora nominalmente quiénes man* 
daban .el reato del cuerpo de Chain, pues ya en otra nota 
de este Diarlo se dio la relación de sus oficíales. 

129 Don N. Soler, Capitán de Voluntarios de Madrid. 



[165] 



Fl A. DE FIGUEROA 



3561 — Por la Aguada y Cordón carga repente 
Eu dos grandes mitades dividida. 
Vuelven caras los nuestros, y animosos 
liesistiendo y lidiando se retiran; 

3565 — En tanto qne las lanchas y baluartes, 
Con metralla y ^^raiiadas les auxilian. 
De Chain un soldado es prisionero, 
Otro en la acción perece..- i oh «guerra 

[impía ! 

3569 — He aquí cómo sin fruto diariamente 
Tantos bravos de pro se sacrifican. 
De Chain la ordenanza, en grande apuro 
Mirando a este campeón, se le aproxima, 

3573 — Le salva, y al contrario persiguiendo 
De un tiro de pistola le derriba. 

Dicen unos que el tal era nn Sargento, 
Otros le hacen Mayor; yo diría, 

3577 — Qne al enemigo muerto fácilmente 
Grados y promociones se prodigan. 

VIERNES 12 

( Guerrilla obstinada) 

Junto a casa de Sierra al retirarse, 
Cortada fue esta tarde la partida ; 

3581- — Mas ganando una casa, allí animosa 
Eu defenderse con valor se obstina. 
En ella iucQutrastable se mantiene^ 
No osando los contrarios invadirla; 

3585 — Pues balas y metralla de los muros, 
y los buques también, la protegían. 
La terrible trinchera de la casa 
Un puerco-espín de fuego parecía, 

[166] 



DIARIO HISTORICO 



3589 — Que exhalando su rabia x>or los poros, 
Es rayo disparado cada espina. 
Cien hombres de Chain, veinte de Albuera, 
De la ciudad en su favor se envían, 

3593 — Mas su anhelada presa abandonando, 
Los tenaces contrarios se retiran. 
Tres gravemente heridos, y dos muertos 
Tuvo nuestra legión : de la enemiga 

3597 — La pérdida se ignora, pues lidiando 

Vagaba entre las zanjas y las quintas, 
Libre ya nuestra gente, sin recelo 
Hasta lo de Llambí se avanza altiva ; 

3601 — Allí rastros de sangre y un cadáver, 

Encuentran de una casa entre las ruinas. 

SABADO 13 

En las aras de Marte este día 
Holocausto sangriento no veo; 
3605 — Solo a ratos se oyó el tiroteo 

De ambas líneas remiso tronar : 

Un barquillo con víveres llega 
Del Brasil, y eon fruta sabrosa, • 
3609 — Que a gran precio, y asaz presurosa. 
Se aglomera la gente a comprar, 

DOMINGO 14 

A las ocho bajar desde el Cerrito 
Un escuadrón crecido se divisa., 
3613 — Llevando sable al hombro y hacia el campo 
Se dirige do está la Artillería. 
Hoy duerme el fiero Marte; mas la peste 
En nuestro daño con furor vigila, 



.[ 167 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



3617 — Pues el sepiüturero ha presentado 
De veintiséis cadáveres la lista. 
Con refuerzos soñados, y victorias 
El pueblo en sus angustias se alucina; 

3621 — Y en su naufragio, al divisar la playa, 
Pronto a desfallecer, se reanima. 



LUNES 15 

Por ser próximo a la plaza, 
Hoy para cuartel del Fijo 
3625 — Ha sido de los Vidales 
Destinado un edificio. 
Del Brasil y de las costas, 
FelizmentCj en nuestro auxilio, 

3629 — Con víveres, carne y leña, 
Seis barcos llegan provistos^ 



MAETES 16 

Nada de la guerra 
Tengo hoy que decir, 

3633 — Porque el adversario 
No asiste a la lid. 
D ícese que Artigas 
Logró con ardid, 

3637 — A cien argentinos 
En campo batir. 
Mas tanto se aumenta 
Sobre esto, que al fin, 

3^41 — De una bagatela 
Be forjan dos mil. 



[168] 



DIARIO HISTORICO 



MIERCOLES 17 

No salen a campaña los valientes; 
Pero feliz el pueblo se imagina, 

3645 — Porque hoy a sus plegarias atendiendo, 
Una lluvia copiosa el cielo envía. 
De un desastre sufrido en Píinia^Gorda 
Llega al Gobierno la fatal noticia; 

3649 — Allí fuerte lección, mas no escarmiento, 
Sufren nuestros audaces cor^saristas, 

JUEVES 18 

(Acción sangrienta en San Lorenzo) 

Ya con más transparencia se declara 
De la derrota la ocasión precisa; 

3653 — Ya se sabe que han sido en San Lorenzo 
Batidos con horror nuestros realistas. 
El Comandante Buiz con los corsarios, 
Y otro buque también de Real Marina, 

3657 — El día tres del mes, en aquel x^unto 
Dar un asalto militar meditan. 

(Desembarco de los corsaristas y su fuerza) 

Ciento cuarenta infantes con Zavala, 
Con Martínez y OUoa a tierra envía, 

3661 — Que con dos carroñadas muy seguros 

Al Templo de San Carlos se encaminan. 
Mas, de atrás de esta Iglesia, de repente 
Salir a sable en mano se divisan 

3665 — Dos crecidas columnas, que al galope 
Los acometen con furentes iras. 

(San Martín y stts granaderos nionfados) 

Eran de San Martín los granaderos, 
Que éste mismo impertérrito acaudilla, 



[169] 



F. A. DE FIGUEROA 



3669 — Con Bermúdez^ Mármol, y Corvera, 

Y de aíiiiellos contornos la milicia. 

El choque se empeñó ; nuestros valientes 
Circundados doquier, con bizarría 

3673 — Contra fuerzas dobladas, y tenaces, 
Se baten en el valle y la colina. 
Con un denuedo igual viose el contrario 
■ Los fuegos despreciar de artillería ; 

3677 — Avanzar, desbandarse, y nuevamente 
Tornar a acometer veces distintas. 
jSns ji^ranaderos de a caballo al choque 
San Martín ardoroso compelía, 

3681 — Y algunos en las mismas bayonetas 
Sns arrojos pagaban con la vida. 
Mas, en fin, de la lucha fatigados 
Los marinos se ven y corsaristas; 

3685 — Que al ver en los patriotas tal bravura 
Sus alientos también desfallecían: 

(Recmhá.rca'nse los realistas con mucha pérdida) 

Y formando su cuadro, que tres veces 
Desordenado, siu unión, se mira, 

3689 — Con pérdida notable se reembarcan 
Aprovechando la ocasión precisa. 
Veinte y cinco cadáveres los nuestros 
Abandonan allí, y aun fue gran dicha, 

3693 — Pues sólo su valor incontrastable 

Libertó a los demás de entera ruina. 
Catorce prisioneros por trofeo^ 
Heridos o extenuados de fatiga, 

3G97 — Allí quedaron, y otros treinta heridos 
Se embarcan con la hueste fugitiva. 

A Zavala, Martínez y Manir i. 

Se numera de aquéllos en la lista; 



[170] 



DIARIO HISTORICO 



3701 — Y tan sólo a un Díaz Vélez iniestra gente 
Prisionero tomó con dos heridas. 
Nuestra pérdida aumenta con exceso 
San Martín en el parte que publica, 

3705 — Y el Jefe de los nuestros viceversa, 
Pondera la de aquél como excesiva. 
El campeón argentino quince muertos 
Y veinte heridos en la acción designa, 

3709 — Incluso un Capitán ; y roeomienda 

Del Alférez Bouehard la alta osadía. 
Del desastre fatal en San Lorenzo 
Tal es la relación, cierta y sencilla, 

3713 — Sin reservas, ni aumentos; pues no espero 
Elogio ni baldón por lo que escriba. 



VIERNES 19 

Llega al Cerro un pasado, y asegura 
Que arrestado Rondeau queda este día, 
3717 — Porque a alzar el asedio y retirarse 
Al orgulloso Sarratea invita, 

130 La fuerza total que desembarcó en San Lorenzo (com- 
puesta de corsarlstas. particulares y un solo buqueclllo de 
guerra) ascendía a 166 homlbres entre infantes y artilleros, 
haciendo de Comandante en Jefe el Capitán mercante don 
Rafael Huiz. El que mandaba la tropa era el Capitán de 
Artillería urbana don Antonio Zavala, con los oficiales don 
Pedro Maruri, don Domingo Martínez y don Manuel OUoa; 
la acción íue sangrienta y sostenida con valor de ambas 
partes, quedando el campo y el triunfo por los patriótica, 
Entre los catorce que éstos tomaron prisioneros nueve que- 
daron heridos quedando además 25 muertos (y no 11 como 
dice Ruiz en su parte, ni tampoco cuarenta como pondera 
San Martín en el suyo). Los patriotas tuvieron según infor- 
mes imparclales, 15 muertos, Incluso el oficial don Justo 
Bermúdez. San Martín recomienda el comportamiento de 
los oficiales don Hipólito Bouehard, don Vicente Mármol y 
don Julián Corvera. El teniente don Manuel Díaz Vélez, pri- 
sionero y herido, fue luego canjeado. También se distinguió 
entre los patriotas el Teniente de Granaderos de a caballo 
don Juan O Brien (irlandés) due posicerlormente llegó al 
grado de general. 



[171] 



F. A, DE FIGUEROA 



Ta sienten en su ejército los males 
Que Artigas descontento les motiva, 
3721 — Y la tormenta en torno rebramando, 
Una guerra interior les vaticina, 

SABADO 20 

Hoy del litoral del Río 

Llega un bergantín corsario 
3725 — De los que ansiosos trafican 

En carbón, leña y ganado. 

Casi el total de su gente 

Perdió en el Colla, logrando, 
3729 — Perseguidos, y entre riesgos, 

Muy pocos ponerse en salvo. 

AUí aquellos corsaristas 

Saltan a tierra, y ufanos 
3733 — Con violencias pretendían 

Robar cueros y ganados. 

De éstas, y otras vejaciones, 

Que ejercen piratas varios, 
3737 — Los tranquilos estancieros 

Con gran razón se indignaron. 

Y imiéndose a las milicias 

Que recorren esos campos, 
3741 — Puestos en armas asaltan 

A los raptores incautos. 

Casi todos prisioneros, 

y heridos muchos quedaron ^ 
3745 • — ^ Y el bote con carroñada , 

Librando apenas el barco. 

También la balandra Carenen 

A igual comercio vagando, 
3740 — Sufrió en el Paranacito 

Más completo descalabro. 

La tripulación y el buque 

Fue presa allí clel contrario, 



[172] 



DIARIO HISTORICO 



3753 — Siendo un Samaniego el jefe . ; 

Que dirigió aquel asalto. 

Tres muertos y dos heridos 

Vertieron su sangre en vano, 
3757 ; — Pues todos sin prez ni gloria . : 

Cautivos allí quedaron. , . 

Así la odiosa conducta 

De aventureros avaros, 
3761 — Obstruyendo los recursos 

Va a causar fatales daños. 

Nuestro tráfico en las costas 

Cesará ; Y sns hacendados, 
3765 — Al que carne les demande, . , 

Responder án con balazos, ' 

DOMINGO 21 

(Alarma en la plaza) 

Cérea de las Tres-Cruces los contrarios 
En movimiento general se miran; 

3769 - — Allí todas sus tropas acudiendo 
Se ven al fin en orden reunidas. 
Seis cañones se ven y tres carretas 
Al Cerrito marchar ; y en compañías, 

3773 — Y en grupos los infantes y jinetes, 
Doquiera presurosos acudían. 
Con esta novedad, Vigodet manda 
Estar la guarnición a espectativa, 

3777 — Y al son de generala todos quedan . , 
Sobre las armas a las diez del día. 
Era cosa de ver, cual corre ansiosa 
La juventud con militar porfía, 

131 El buque primero de que hablan los verses de este 
día, era fletado y enviado por don Mateo Magariños. El se- 
gundo, la balandra Carmen, íue tomada por el capitán de los 
patriotas de Gualeguaychú don Gregorio Samaniego con '24 
hombres, t omando además un cañón cito de a A. 



[173] 



F. A. DE FIGÜEROA 



3781 — Y las bellas sus bríos animando, 

Ofrecerles por premio sus caricias* 
Lías visto el desengaño, pesarosas 
Las tropas a las once se retiran; 

3785 — Que al ver tanto aparato sin efecto, 
El parto de los montes parecía. 

La grande agitación de los contrarios 
Fue para hacer alarde en la salida 

3789 — De ochocientos montados, que hacia afuera 
Han marchado con tren de artillería. 
Dos pasados viniendo por la tarde 
De esta manera el movimiento explican, 

3793 — Pues dicen que Otorg:ués llega a las 

[Piedras, 
Y ya a los sitiadores hostiliza. 
Sarratea y Rondeaii, aquella gente 
Para oponerle resistencia envían; 

3797 — Haciendo previamente a aquel caudillo 
De una alianza promesas seductivas- 
La hueste de Chain siempre constante 
Se bate con denuedo en la guerrilla, 

3801 — Donde a impulso del plomo esta mañana 
Un contrario dragón pierde la vida. 

LUNES 22 

(Explosión de pólvora que dcmba ttnas casas) 

Desde hoy en adelante se suprime 
El diario militar de la Tigia^ 
3805 — Que llevaba Terán; y a la Gaceta 

Serán nuestras nociones reducidas. 

Gaceta sin sustancia, que bieu poco 
Se ocupa del asedio y sus noticias; 

132 El autor no puede garantir esta noticia, y otras seme- 
jantes que suelen correr con respecto a las disensiones entre 
Orientales y argentinos en campaña; sirva- esta prevención 
para casos de igual naturaleza. 



[174] 



DIARIO HISTORICO 



3809 — Mas yo en fuentes mejores y más pitras, 
Sin cieffa prevenoióny tomo Ids mías. 
Un fracaso acontece cerca al muelle 

Al lado de la easa de S Otilia, 

3813 — Por un barril de pólvora, que infausto 
Se incendia en la inmediata pulpería. 
Desplómanse dos casas; igualmente 
De Sotilla dos cuartos se derriban; 

3817 ~ Nadie en éstos perece, mas aquellas . . ^ 
Fueron de once personas, tumba, y 

fpira , . . 

Acuden tropa y pueblo en el instante 
A apartar los escombros, y se admiran 

3821 — Al ver cual de una tumba alzarse Llanos, 
Y el escribiente de Obes sin heridas. 
Una lluvia a las once de la noche 
No arredraba a la gente en su fatiga 

3825 — De explotar loa escombros ; y así ánsibisa '' 
A la luz de cien faroles proseguía. 



MARTES 23 



En guerrilla tenaz a un adversario 
Del caballo un balazo le derriba 

3829 — O muerto, o mal herido — Por el Cerro 
Dos pasados llegaron de milicias. 
Las salas en el Parque de Ingenieros, 
Que son de Ocio y de Bnríquez oficinas, 

133 Bernardo el contramaestre, que en aquel momento se 
haUaba ausente perdió alU cuanto tenía y su familia, com- 
puesta üe la mujer, cuatro bUas y la suegra. También pe- 
reció el pulpero y cuatro negros. Una mujer anciana y una 
niña fueron haUadas mal heridas entre los escombros. 



[175] 



F. A. DE FIGUERÓA 



3833 — Por nocturno cuartel (no dormitorio) 
A Ponce y Vigodet se facilitan. . , 
Para asistir de noche en sus cuarteles 

Hoy a todo oficial la orden se intima,* 
3837 — Por eso el General dando el ejemplo, 
Su deber les recuerda y energía. 
Al despuntar la aurora, en cualquier 

[guardia, 

En cualquiera retén, con la fatiga, 
8841 — Extenuado tal vez mas siempre alerta, 

Se recuesta vestido en una silla. 
También el vecindario generoso 
No le cede en constancia, él no vacila; 
3845 — Y el sostén de la causa y del Erario 
Su reposo y sus bienes sacrifica. 
Mantiénese la tropa a sus expensas, 
Y aiinque el comercio en inacción se 

¡"arruina, 

3849 — Cuantas más son las pruebas, más su 

[esfuerzo 

Heroico se acrisola 3'' reanima. 



MIERCOLES 24 

(El capitán don Luis Larróbla. Sarratea y otros 
jefes son destituidos por Bondeait) 

En pequeño bajel llega Larrobla, 
Que enviado fue a tratar cerca de Artigas; 
3853 — Y ya su comisión los Vicentinos 
Con fatale.s augurios vaticinan. 
Dicen que el movimiento que el veintiuno 
En el campo enemigo se advertía, 

134 Don Diego Ponce de León, Mayor de la Plaz» y don 
Gaspftr Vigodet, Mariscal de Campo, Gobernador Militar de 
eua. 

[176] 



DIARIO HISTORICO 



3857 — Era porque Rondeau llevó a su efecto 
El plan que combinara y sus medidas. 
De acuerdo con Artigas, este jefe 
Derribar a sus émulos medita; 

3861 — Que así el jefe oriental y el argentino 
Su unión antes dudosa consolidan, 
Bondeau, bajo este plan, a Sarratea, 
A Vázquez, Valdenegro y Viana intima 

3865 — : Arresto y suspensión ; y les ordena 
De retirarse la fatal noticia. 
De la Argentina Junta Sarratea 

Representante, superior domina, 

3869 — Y General en jefe en esta Banda, 
Sobre todas sus tropas presidía. 
Artigas y Rondeau en él hallaban 
Continua oposición, y harta impericia 

3873 — Y juzgando sus méritos hollados, 

De expulsión el decreto le fulminan. 
Sarratea confiando en sus adictos, 

Resistir a Rondeau ciego quería, 

3877 — Mas con pocos parciales, o engañado^ 
Manifiesta en tal trance su impericia. 
Victorioso Rondeau, pone en arresto 
A los cuatro cabezaje, y en seguida 

3881 — A otros menos notables ; y las tropas 
En el mando le aclaman y autorizan. . , 
Dos heridos en choque repentino 
Tuvimos esta tarde en la guerrilla, 

135 Podrá acaso haber alguna inexactitud, u omisiones en 
los detalles de la narración de este suceso; pera no en el 
resultado principal. En efecto, aquel día 21 fue destituido 
del generalato del ejército sitiador y despedido para Buenos 
Aires, el Representante don Manuel Sarratea; siguiendo Igual 
suerte el Mavor General don Javier de Viana. y los Coro- 
neles don Ventura Vázquez y don £:useblo Valdenegro con 
algunos ofLcial(*s más. Desde aouel día. el Coronel don José 
Aondeau fue el General en Uie del ejército sitiador. 



[177] 



F. A, DE FIGXIEROA 



3885 — Y siete prisioneros nos llevaron 

Que paseando, e inermes, se extravían. 
Es torpeza el vagar desprevenido 
Donde tienen los lobos sii guarida; 

3889 — Y es mayor la torpeza en quien lo hiciere 
Cuando ya otros ejemplos se lo avisan. 
Un negro de Chain que se encontraba 
Prisionero, se pa>sa a nuestra línea ; 

3893 — Y Jiacia el campo enemigo con sus armas 
Deserta un granadero de milicias. 



JUEVES 25 



Es cosa bien singular 

Lo que se ve en esta guerra, 
3897 — Que cierto misterio encierra 

Difícil de descifrar. 

Los contrarios (tales son 

Los que a la Junta obedecen) 
3901 — Con varia conducta ofrecen 

PalpaÍ3le contradicción. 

Aqm a la plaza hostilizan 

Con fiero tesón y saña ; 
3905 — Y en las costas y campaña, 

Con los nuestros fraternizan. 

Aquí sangre y muerte dan, 

Implacables adversarios ; 
3909 — Y allá a los barcos corsarios 

Venden carne, leña y pan. . . 

Sólo una causa imagino, 

Y es, que obran en caso tal, 

136 No siempre sucedía así tan amigablemente, pues algu- 
nas veces, como ya se ha expresado en este Diario, eran 
hostilizados y atacadoa en las costas los traficantes de ga- 
nado» por las partidas del litoral. 



[178] 



DIARIO HISTORICO 



3913 — Allá el efecto oriental, 

Y acá el influjo argentino. 
En el punto acostumbrado 
Las guerrillas se batieron, 

3917 — Y los de Chain tuvieron 

Muerto de bala un soldado. 



VIERNES 26 



(Llegada del ejército oriental de Artigas) 

A Gurruchaga glorioso, 
De Espoz y Mina campeón, 

3921 — Hoy con fúnebre oración 

Se hizo el funeral pomposo. 
Salió después animoso 
Ohaln con sujs esforzados; 

3925 — Los contrarios retirados, 
Están de huelga esta vez, 
Y por la tarde a las tres 
Viniéronse dos pasados. 

3929 — A las once del día en el Cerrito 
Hacen salva las tropas enemigas 
De veintiim cañonazos ; y formadas 
Sus legiones se ostentan a la vista. 

3933 — Numeroso eoncurso de cabezas, 
De coches y caballos, se advertía 
Girar por todo el campo ; y de ambos sexos 
Multitud más variada y más lucida, 

3937 — En torno a las murallas agrupados, 
Todos miran ansiosos, y aun los vivas 
Parecen percibirse, que conduce 
Cual confuso rumor la ventolina. 



[179] 



F. A. DE FIGUEROA 



3941 — Con grande ostentación baja formado 

El oriental ejército de Artigas, 
En columnas ecuestres de lanceros, 
O armados de latón j carabina. 
3945 — A los valientes huespedes doquiera 
Saludan con descargas rei^etidas 
Las tropas de Rondeau ; y el gran concurso 
Altas aclamaciones proíería. 

3949 — Como suele quedar confiado amante, 
Que esperando el favor de su querida, 
En brazos de un rival más venturoso 
Ve a la perjura con dolor y envidia: 

3953 — Tal se ha quedado el pueblo cuando 

[advierte 

Las esperanzas que formó fallidas; 
Y el oriental ejército en su daño 
Reunido a las huestes argentinas. 
3957 — Con presencia más fiera y belicosa, 

Aunque en gala exterior no tan lucidas, 
Esas nuevas legiones un guarismo 
Componen de tres mil, según noticias, 

137 £1 ejército oriental que en este día se reunió al argen- 
tino constaba poco más o menos de 3,000 hombres, sjn in- 
cluirse en este número el Regimiento de Blandengues al 
mando de don Veni:ura Vázquez, de má,3 de 700 plazas, y 
la División de Baltavarga«. que hacía tiempo estaban como 
separados de aquel ejército y reunidos al argentino sitiador. 
£1 ejército, pues, de Artigas según los mejores datos adqui. 
ridos^ se componía de los divisiones siguientes: la de don 
Manuel Artigas; su Mayor don Francisco Vera, Ayudante don 
Felipe Duarte, Capitanes don Manuel Barcia, Pedro Vlllagrán, 
don Basilio Fernández. Ignac.o Barrios. Eulogio Pinazo, etc. 
Tenientes: Pedro (Artigas, santos Casavelle, Mariano Artigas, 
Romualdo García. Juan Antonio Lavalleja, etc. La de Fer- 
nando Torgués (conocido y nombrado por Otorgués), de Dra- 
gones de la Libertad, Capitanres don Francisco Sayós, José 
de los Santos Fragata. Adrián y Lorenzo Medina y otros 
vftr!os, y el c!ruJano' don Francesco Aleu. La de don Fruc- 
tuoso Rivera Capitanes don Romualdo Ledesma, Isidoro Mén^ 
dez, Francisco Casco: Teniente Manuel Antonio Ygleslas. etc. 
La de don Baltasar Ojeda. Mayor José Díaz: Capitán Hilario 
pintos, etc. La de don Blas Basualdo Ayudante Mayor don 
Francisco Berdún, Capitán don Juan Bautista Santander; 

[180] 



DIARIO HISTORICO 



(Don Manuel Artigan) 

3961 — El hermano de Artigas setecientos 
Jinetes gobernaba en largas filas, 

(Don Fernando Torgués) • 

Y Otorgués ochodenios y cincuenta 
De espantoso renombre y osadía. 

(Don Fructuoso Rivera) 

3965 — Cuatrocientos sesenta allí Rivera 

Ostenta en la falange que acaudilla^ 

(Don Baltasar Ojedu) 

Temibles en la lid, Y Balta Ojeda 
Quinientos bravos con ardor regía, 

(Don Blas Basualclo y don Pedro Viera) 

3969 — Las Divisiones de Basnaldo y Viera, 
Como apéndice son de las ya dichas, 

Y Auditor General de aquel ejército 
El notable oriental Pérez se mira. 

3973 — De Maj^or General Pag:ola viene; 

Y Secretario consultor de Artigas 

Es Barreiro, su deudo, que constante 
De su suerte y peligros participa. 

Teniente Francisco Zás, etc. La de don Pedro Viera. Capi- 
tanes don Luciano Cabral, Juan Camacho, Julián Lizondo; 
Tenientes Celedonio Escalada, Miguel Gadea, Manuel Bena- 
vídez, Pedro Pablo y Santiago Qadea, Alférez Francisco Be- 
negas, etc. 

General en Jefe don José Artigas; Ayudantes don Pedro 
José Sierra y don Gregorio Aguiar; secretario y confidente 
del General don Miguel Barreiro •. Auditor General don Pedro 
Fabián Pérez; y haciendo funciones de Mayor General, el 
Mayor o Capitán don Manuel Vicente Pagóla. 

El autor de esta obra no ha podido, por más Investigacio- 
nes que ha hecho, adquirir la lista nominal de todos loa 
oficiales que servían en las Divisiones ya mencionadas, co- 
noce que le faltan muchos, y siente no poder legar sus 
nombres a la posteridad. También recela que en los detalles 
y graduaciones ya Indicados haya algunas inexactitudes; pero 
cree que no las habrá en lo más esencial, 

.... ^^^^^ 



F. A. DE FIGUEROA 



SABADO 27 

(Toman los realistas nn buque con vestuarios) 

3977 — Mil seiscientos completos uniformes 
Una lancha contraria conducía 
Cerca de la Colonia, y este día 
Prisionera en el puerto se ve entrar. 

3981 — Llegando anoche al muro un enemigo, 
Que las zanjas y sombras protegieron, 
Atrevidos insultos se le oyeron 
Al Gobierno y al pueblo prodigar. 

3985 — ^Sin prevista intención un emigrado 
Descargando el fusil quita la vida 
A un bravo camarada. — La partida 
No ha empeñado el combate con tesón. 

3989 — Del campo sitiador dos militares 
Preséntanse a la línea desertados, 
Los que luego se vieron escoltados 
De los nuestros entrar por el portón, 

DOMINGO 28 

(Escápase el ganado del foso) 

3993 — Con aijuucios do í»TÍtof3, y algazara, 
Hoy es de Carnayal el primer día; 
Pues el pueblo, cual niño caprichoso, 
Con un juguete su aflicción olvida. 

3997 — El sargento Velarde, de La Estrella^ 
Preséntase pasado, y nos afinna 
Que a par de Sarratea, varios jefes 
Segregara Rondeau de entre sus filas. 

4001 — Que el cuerpo de los negros eu alarma 
ITa obtenido de aquél, como gran dicha, 
Que a Soler y Galaiu, sus comandantes, 
De la expulsión y arresto los eximan. 



[182] 



DIARIO HISTORICO 



4005 — De la misión frustrada de Larrobla 
Me ha informado persona fidedigna ; 
Y añade que de voz, no por escrito, 
Era su comisión cerca de Artigas. 

4009 — Que el empleo de Jefe de Campaña 

Con que entre apuros Vigodet le brinda, 
Fue por él despreciado ; porque altivo 
A ser independiente sólo aspira. 

4013 — Y harto tiene razón, pues si absoluto 

En la licimpaña como liey domina, 
¿Qtté le importan fantásticos empleos 
8i goza reálidudes^ posiUvctsf 

4017 — En el foso del Norte, do él ganado 
Estaba de Eamírez asentista, 
Doscientos animales ayer noche 
Rompiendo su corral al campo tiran, 

4021 — Al sentirse el tropel en las tinieblas, 
Una invasión creyendo repentina, . 
Hacen fuego del cubo, y a sn estruendo 
Más veloz el ganado se retira. 

4025 — Con hondo sentimiento el pueblo todo 

Hoy lamenta la pérdida ; x)ues mira 
Arruinado el recurso que restaba 
Al herido y enfermo en sus desdichas. 



138 No pudiendo el Capitán Larrobla desembarcarse por 
las disposiciones hostiles que notó en las gentes de las 
costas, envió al Alcalde de San José ante Artigas, y éste le 
contestó agriamente: "Que poco le importaba el ofrecimiento 
del empleo de Comandante General de la Campaña pues 
ya el voto unánime de sus haltiitantes le señalaba m6s alto 
destino". En consecuencia lo previno que en adelante no- 
per mltirí a en las costas el tráfico de carne ni otros abastos 
con la plaza sitiada. 

189 Don José Ramírez Pérez, asentista del ejército y marina. 



[183] 



F. A- DE FIGUEROA 



Resumen de los muertos y heridos de la plaza en el 
mes de Fehrero 



Muertos 33 

Muertos en los meses ante- 
riores 155 



188 



Heridos 50 

Heridos en los meses ante- 
riores 201 



251 

Granadas tiradas a la plaza en los meses ante- 
ñores (y ninguna de éste) 27. 

Puede aumentarse razonablemente un tercio a los 
muertos y heridos. 



Serán: 

Muertos 251 



Heridos 335 



[184] 



DIARIO HISTORICO 



MES DE MARZO DE 1813 



LUNES 

(Carnaval 2^ día. — Ouemlla sangrienta) 

4029 — Entre grande alg-azara todo el día 
Sigue de Carnaval el torpe juego. 
Hasta llegar la noclie, que entretiene 
En festines y máscaras el pueblo. 

4033 — A falta de agua dulce» se jugaba 

Con salada del mar ; mas no con huevos, 
Que por ser tan escasos, se reemplazan 
Con las bolsas de cal y los cencerros. 

4037 — Mientras la grita en la ciudad resuena, 
Se encontraban los bravos guerrilleros 

Batiéndose a sablazos, y cercados 

Por soldados de Artigas, y por negros. 

4041 — La plaza en su socorro a las diez manda 
Ciento y veinte, que unidos con aquéllos, 

Y tomando a la lid, al fin repelen 
Del enemigo el obstinado esfuerzo, 

4045 — Este en las casas del Cordón so embosca, 

Y hace desde ellas horroroso fuego. 
Que a pie firme sustenta nuestra gente, 
Hasta hacerle cesar lluvioso el tiempo. 



[185] 



F. A. DE FIGUEROA 



(Don Manuel Artigas) 

4049 — Del liermano de Artig^as los valientes 

Así han tenido sii marcial estreno j 

Siendo jefe de día Villarino 

Del campo sitiador, según sabemos 

4053 — De aq^uel clioqiie obstinado nuestros bravos 
Cuatro teridos sacaron, y dos muertos; 
Mas del bando contrario el daño ignoro, 
Que lidiaba entre casas encubierto. 

4057 — El fuego de cañón de los baluartes, 
Y el de los buques con mayor suceso. 
Hacían estruendosa consonancia 
Con la algazara bacanal del pueblo. 



MARTES 2 

(XJna hala hiiho de matar a Chain) 

4061 — JiigÓ!=ie a Carnaval por la mañana, 
Y hasta la noche con furor grosero^ 
Quedando por memoria de estos días 
Cuatro desnarigados y seis tuertos. 

■4061 — Cerca ya de la línea por la playa 
Veníase un pasado; pero siendo 
Por . contraria patrulla perseguido, 
Fue a nuestra arista derribado y muerto. 

4069 — A Chain una bala en la guerrilla 
La Ye.st€ le perfora y el chaleco, 
Mas la cartera de papeles Uena 
Fue escudo milagroso de .su pecho, 



[ 186] 



DIARIO HISTORICO 



4073 — En luso bergantín al Río Grande 
Hoy envía el Cabildo tres mil pesos, 
Para entregarse a Lagos, que allí activo, 
Comestibles acopia para el pueblo, 

MERCOLES 3 

(Nuevo gobierno en Buenos Aires) 

Por tomar fnita y verdura, 
Tres inermes militares, 
Entre las quintas se internan 
Mientras que Ramos combate. 
Cercados por los contrarios 
Se hallaron, y en el instante 
Siendo los tres prisioneros, 
Vieron su error, aunque tarde. 

4085 — Un poder Ejecutivo, 

Con otros nuevos magnates^ 

Nombró la constituyente 

Asamblea en Buenos Aires 
4089 — Así en cambios diferentes, 

Ensayos, y variedades. 

Mudan formas y Clobiernos, 

Y nunca se satisfacen. 

140 El Cabildo de Montevideo desplegó durante todo el 
sitio una actividad y celo lnfatiga1>les, con solicitud verda- 
deramente paternal» en beneficio del vecindario'. Los ví^ 
veres que mandaba comprar al Río G-rande eran para ven- 
derse a las lamillas (prefiriendo a las pobres) a precios 
mucho más equitativos que lo liacfan los demás traficantes 

141 El 20 de febrero la Asamblea General constituyente 
de las provincias del Río de la Plata, nombró otro nuevo 
Poder Ejecutivo compuesto de: el doctor don José Julián 
Pérez, don Nicolájs Rodríguez Peña y doctor don Antonio 
Alvarez Jonte, Aquel decreto lo firman don Carlos Alvear, 
Presidente, y don Hipólito Vleites, Diputado Secretario da 
la Asamblea. 



4077 — 
4081 — 



[187] 



F. A. DE FIGUEROA 



Pérez, Peña, Alvares Jonte, 
El triunvirato notable 

Componen, los cuales deben 
Sus Secretarios nombrarse. 
De la Asamblea el decreto 
Alyear Presidente imparte, 
Y Vieites por Secretario 
La refrendación le añade. 

Tres negros al campo huyeron, 
De la esclavitud y el hambre 

Cansados; aunque sin esto 
Siempre es libertad amable. 



JUEVES 4 

(Don Justo Ortega herido gravemente) 

4:105 — Amanece con. lluvia, y tempestuoso, 
Mas a las nueve se despeja el cielo; 

Y el agua que abundante él nos envía 
Sirve de provisión, y refrigerio, 

4109 — En pos de las legiones guerrilleras 
Los de Sevilla de reserva fueron; 
Mas, dos muertos les cuesta, y dos heridos. 
El honor de quedar del campo dueños. 

4113 — De los cuerpos de Freneh, y del de Artigas, 
Son los contrarios que a la lid vinieron; 
A éstos mandaban Villagrán, y Barrios, 

Y Martínez Enrique a los primeros, . . 

142 Don Pedro Villagrán y don Ignacía Barrios eran Ca- 
pitanes de la División de don Manuel Artigas; y don Enrlaue 
Martínez, también oriental, era de igual grado en el Re- 
gimiento Argentino N9 3 o de la Estrella... Este Martínez 
es actualmente (en 1841} Brigadier General de Ift RepúblicOw 



4093 — 
4097 — 

4101 — 



[188] 



DIAHtO HISTORICO 



4117 — Al tenaz invasor de nuevo arrojan 
Uniendo las partidas sus esfuerzos, 
Cuando con nueva carga aquél pretende 
Recuperar el lauro y el terreno. 

4121 — Hoy a don Justo Ortega, que se hallaba 
A dos cuadras del muro de paseo, 
Le hiere mortalmente en uñ oído 
De una bala perdida el plomo acerbo. 

4125 — Abundante ganado en estos días 
Nos llega de las cortas ; y con celo 
El Cabildo patriota, y providente. 
Pija a la carne moderado precio.. 

VIERNES 5 

4129 — Un joven osado se vio en la guerrilla 
Del campo enemigo al frente avanzar; 
Y corre y revuelve, y a gritos retaba 

Al bravo que quiera salir a lidiar. 
4133 — Cual cuzco faldero con flaco ladrido 
Persig-ue importuno al grueso lebrel, 
Así el atrevido incauto insultaba 
A lobos que apenas curábanse de él. 

SABADO 6 

(Don Juan Antonio Lavalleja) 

4137 — Con víveres secos los más de los días 
Bajeles se miran llegar del Brasil ; 
Con tales recursos, bien puede la plaza 
Sufrir el asedio mil días, y mil. 

143 Cuando llegalDa simultáneamente mucho ganado, como 
no se podía conservar muchos días vivo, y como el Cabildo 
"Vigilaba en todo, se vendía la carne muy barata; pero pron- 
to acababa y volvían los apuros y necesidades. Ha suce- 
dido ya vendeise el lunes la carne a medio real la libra y 
el fiábado a 3 reales. 



[189] 



F, A. DE FIGUEROA 



4141 — La gente de Artigas que al sitio llegara, 
Continuo en guerrillas se ve de facción ; 
También animosa se muestra este día, 

Y un bravo de Ramos perece en la acción. 

4145 — El joven soberbio que ayer desafiaba 
A invictos guerreros dol bando le^al, 
Hoy torna de nuevo^ y algunos afirman 
Ser un Lavallcja Teniente Oriental. . . 

4149 — Cobardes galleyos! con ciega osadía 

Gritaba . . . ; y gallegos no liabia en facción. 

Y dando carreras, que venga! repite. 
Quien quiera conmigo probar su latón. 

4153 — De pronto en las zanjas oculta emboscada 
Diez truenos a un tiempo descarga sobre él; 
Sorpréndese el joven, cei'cado se mira, 

Y escapa, llevando sangriento el corcel. 



DOMINGO 7 

4157 — En un barco portugués 

Llega Ordóñez del Janeiro, 

Que allá desde Buenos Aires 

Fugó entre notables riesgos. 
4161 ' — Siendo Alférez veterano 

Se halló en el iiltimo asedio 

Sirviendo al contrario bando, 

Y hoy viene a enmendar su yerro. 

144 Este era don Juan Antonio LavaUeja Teniente enton- 
ces de la división de dan Manuel Artljiías; en la arrojada 
Intrepidez con que en su juventud venía a desafiar a loa 

más afamados campeones del bando realista, parece Clue ya 
diese Indicios del gran guerrero que había de ser después 
y del nombre eminente que había de tener en la historia 
de la Patria. En los varios grados que ha obtenido, hasta 
el de Brigadier General^ se ha hecho memorable por su 
valor y patriotismo. 

145 Ordóñez, Oficial de Dragones. 



[190] 



DIARIO HISTORICO 



4165 — Mas Vigodet, desde el muelle, 
Rígidamente severo, 
A estrecho arresto íe envía ' 
Sus disculpas desoyendo. 

(El célebre apóstata fraile Baielo) 

4169 — También trajo el mismo buque 
A un figurilla, un Babelo, 
Que aunque de oficial se viste, 
Dudan si es fraile profeso. . . 

4173 — Sospechan que de un hermano 
Tomó el nombre ; pero pienso 
que esto al Gobierno no importa, 
Pues no es Obispo el Gobierno. 



LUNES 8 



4177 — Este día en la guerrilla 

Fue tenaz el tiroteo, 

Siendo a los nuestros las peñas 

Favorables parapetos. 
4181 — Mas los contrarios osados 

Presentando al plomo el pecho, 

Una bala de los muros 

Derriba un jinete al suelo. 
4185 — Ayer el jefe de día 

Fue Soler, del campo adverso, 

Y hoy Martínez ViUarino 

Desempeña aqueste empleo. 

146 Efectivamente, después se descubrió (como se verá en 
este Diarlo) que eu nombre era Miguel, fraile franciscano, 
habiendo tomado el nombre de Agustín, su hermano; era 
natural de Buenos Aires, y a los pocos días de su llegada 
empezó a hacerse espectable por sus famosas proezas de 
caballero de Industria* En los tiempos posteriores al sitio, 
seguro ya en Buenos Aires e impune en su apostasla, adquirió 
una celebridad aún más odiosa. 



[191] 



F. A. DE FIGTJEROA 



4189' — Esta circunstancia, y otras 
Que semejantes refiero, 
No es posible el propio día 
Saberlas del campo adverso : 

4193 — De la Ga-ceta Argentina, 

Que llega de tiempo en tiempo* 
Las tomo, y en este Diario 
En su día las agrego. 



MARTES 9 

(Triunfo de Belgrano en Salta. — Rivera y 
Basualílo jefes orientales. — • Balas y granadas en 
la plaza) 

4197 - — La polacra Ecce Homo desde Cádiz 

Con dos meses, diez días, llega al puerto 
Con plausibles noticias — Nuestra España 
Sigue en su heroica üd siempre 

4201 — Pero el gozo fugaz de estas noticias 

Disipan otras, como al humo el viento, 

Y Vigodet sombrío, en ancha copa 

La miel con el acíbar bebe a mi tiempo. 

4205 — El anglicano lugre con la nueva 
Llega de Buenos Aires del suceso, 
Del magnífico triunfo que Belgrano 
Logró contra Tristán, campeón ibero. 

4200 — Por capitulación en Salta quedan 

Tristán con tres mil Jiombres prisioneros; 
Siendo del vencedor ricos despojos, 
Municiones, bagajes y repuestos 

147 £sta advertencia sirva para todos los casos semejantes 
en que el lector pudiera con razón extrañar, cómo el autor 
habría podido esíampar en su obra, y en el propio día, 
sucesos muy poco trascendentales que acontecían en el cam- 
po enemigo. Pues como su obra la llevaba^ en borrador, le 
era f¿cll aumentar en su dia conveniente, una noticia sabida 
por él un mes después. 



[192] 



DIARIO HISTORICO 



4213 — Por eso en la guerrilla los contrarios 
Tal vez sus gloria» celebrar queriendo, 
Cargan hoy con más furia, y en el choque 
Tres heridos tuvimos y dos muertos 

4217 — De Rivera y Basualdo eran los bravos, 
Que auxiliados de infantes acudieron 
Al mando de Terrada; y en bravura 
Compiten artiguistas y porteños» 

4221 — Hoy lian vuelto tres lanchas, que confiadas 
A traer ganado por ]a costa fueron, 

A las cuales los libres lian quitado 
ArmaSj y botes, y la gente de éstos. 

4225 — Los que a bordo quedaban piean anclas, 
Pues ya en sus botes embarcarse vieron 
Armados campesinos, que tenaces 
A las lanchas persiguen largo trecho. 

4229 — Villagrán, disfrazado, hace dos días 
Salió secretamente por el Cerro, 
A presentar a Artigas las propuestas 
Que apurado lé ofrece este Gobierno. 

4233 — Ayer a medía noche los contrarios 
Once halas arrojan sobre el pueblo, 

Y diez y seis granadas, que revientan 
Con grande estrago y horroroso estruendo. 

4237 — Pierde un joven la pierna; uix centinela 
Cae maltratado de su andamio al suelo, 

Y a un -García, del Fijo, otra granada .. 
Con fiero impulso lo mató en su lecho. 

. 148 Ese García exa un antiguo músico trompa del Regi- 
miento Fijo. 



[193 3 



F. A. DE FIGUEROA 



inERCOLES 10 

(Don Fructttoso Rivera) 

4241 — A las once del día el muro y lanelias 
Rompen un fuerte continuado fuego. 
Sobre los sitiadores que se arrojan 
Hacia la playa con tenaz denuedo. 

4245 — El fuego de cañón por ambos flancos 
No intimida su intrépido ardimiento^ 

Pues tjon el sable en mano, a rienda suelta 
Atrepellan obstáculos y riesgos. 

4249 — No han visto fugitivas desbandarse 
Asustadas palomas al estruendo 
De inflamada escopeta. . . o acosados 
Del lobo bramador veloces ciervos? 

4253 — Pues así los contrarios acometen 

Difundiendo el terror entre los nuestros^ 

Que al choque inesperado sorprendidos ■ 
Sólo hallan en la fuga su remedio. 

4257 — A no ser la sorpresa, ni Rivera 
Que comandaba el enemigo cuerpo, 
Con todo su renombre de osadía, 
Pudiera contrastar su heroico aliento. 

4261 — Generoso y valiente le ponderan 
y enemigo de anárquicos excesos ; 
Podrá esto ser verdad; pero Fructuoso 
Fructificar debía en mejor suelo. . . 

149 Don Fructuoso Rivera, actualmente (en 1842) Brigadier 
General y Presidente por segunda vez de la República, era 
en aquella época jefe de una división del ejército de Arti- 
gas. La fama de su valentía, de su generosidad y amor al 
orden estaba tan acreditada» que aun los realistas más preo 
cupados reconocían sus brillantes cuaUdadés. Después de 
ocupada la plaza por los orientales, en los tiempos de mayor 



[194ÍI 



DIARIO HISTORICO 



4265 — El escuadrón que comanda, 

Y que con su ejemplo alienta, 

Recorre la playa en giros 

Cual terroso cometa. 
4269 — Cabalga el soberbio joven - 

Un alazán de carrera 

Cuyo ímpetu más inflaman 

Los estruendos de la guerra. 
4273 — Dicen que aunque disidente 

Por excepción de la regla 

Ostenta con los rendidos 

Su generosa indulgencia, 
4277 — Y pudiera vengativo 

Portarse, pues con dureza. 

Por opiniones, se ha visto 

Su anciano padre en cadenas. . . 

des-orden y arbitrariedad, su presencia sola era como el Iris- 
seguro de la tranquilidad y del orden. Su nombre se ha 
hecho después tan honorfílcamente célebre en las variadas 
épocas del pafó que él ocupará las páginas más brillantes- 
de la historia de la patria. Los estrechos limites de una. 
nota no pueden, ni aun en j-esumen, enumerar los grandes 
sucesos de su vida pública. No es esto decir, que siempre 
haya sido como un Semidiós Intachable, sino que Ío escla- 
recido de sus grandes cualidades y virtudes cívicas ha pre- 
dominado con mucho a los pequeños errores intierentes a 
la naturaleza humana. 

150 Don Pablo Rivera, padre de don Fructuoso, vecino 
hacendado tiel Peñarol, fue uno de los primeros patriotas, 
que en el año ll coadyuvaron a Artigas a revolucionar la 
¿ente de la campaña: por lo que lue traído a los caiazobos 
de la ciudadela, dondei con otros patrlotafi sufrió un largo- 
y penoso cautiverio. Falleció muchos años después, y au 
hijo don Fructuoso, ya Presidente de la República, le mandó 
labrar un sepulcro con el siguiente epitafio, compuesto por 
el mismo autor que escribió este Diarlo: 
Rayó la libertad; y él acudiendo 
Al clamor de la patria y sus campeones. 
Sufrid honrosas cadenas adquiriendo 
£1 germen de la muerte en las prisiones. 
Libre la vio triunfar, luego muriendo 
Tornóla a ver esclava y sin blasones: 
Mas su hijo la liberta, la engrandece, 
Y este sepulcro a su memoria ofrece. 
Omnla cum pereant, est vlrtus sola perennis, 
Hoec ImmoTtales reddere sola potest. 



[ 195:1 : 



F. A. DE FIGUEROA 



4281 — Y ya los suyos su ejemplo 

Hoy mismo imitan y prueban ; 

Pues dos prisioneros toman' 

Sin inferirles ofensas. 
4285 — Un aguatero también 

Se llevan con su carreta 

Y un nuicliaeho, y de dos bravos 
Chain la pérdida cuenta. 

4289 — El capitán López Moría 
Comandaba la reserva, 

Y envía en auxilio al punto 
De Madrid hombres sesenta. 

4293 — ALLÍ al horror que fulminan 

Tropas, muro y cañoneras, 

Cede el tenaz adversario 

Que al descubierto pelea. 
4297- — Y a impulsos de la metralla 

Que barre la ]:>laya extensa, 

Viéronse &os de sus bravos 

Morder sangrientos la. arena. 
4301 — Sostenidos pues los nuestros 

Por Moría y sus bayonetas, 

A los contrarios rechazan 

Y sus puestos recuperan, 
4305 — Bajo un desplomado techo 

Luego, íqué dolor 1 encuentran 
Un niño, que en la explosión 
Destrozó una bomba en piezas, 

JUEVES 11 

(Don Juan Florencio Perea) 

4309 — Después de la guerrilla de ayer tarde, 
Catorce cañonazos tiran ellos 
Mas sólo en la ciudad entran dos halas; 
Junto a la contraescarpa queda el resto. 



[196] 



DIARIO HISTORICO 



1313 — Con el fracaso y repentino avance, 
Han cobrado terror los aguateros, 
Y a sus bueyes la muerte decretando, 
Reliusan buscar agua a tanto riesgo. 

4317 — Una Junta de Arbitrios se lia instalado 
Por orden superior, con el objeto, 
De acopiar los recursos con que puedan 
Las tropas sostenerse y los enfermos, 

4321 — Al campo sitiador ayer deserta 
El liijo de Perea, Juan Florencio, 
Al cual ha poco habían nombrado 
Delineador del Parque de Artilleros. . . 



VIERNES 12 



(Don Juan José Quesada oficial de los sitiadores, 
Bélaustegui toma una lancha prisionera) 

4325 — A una emboscada enemiga 

Del recinto los cañones 

Hacen fuego, sin que aquélla 

Su posición desaloje. 
4329 — Al ver la oculta celada 

Nuestros bravos no se exponen 

Al riesgo ; y sólo a la distancia 

A sus descargas responden, 
4333 — Quesada, oficial notable 

De los patriotas Dragones, 

Que desde Santa Lucia 

A la Colonia recorre, 
4337 — En Arazati sorprende 

Incauto a la orilla un bote, 

Que del tráfico de carne 

Pertenece a dos lanchones 



[197 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



4341 — Estos del peligro apenas 
Consiguen librar veloces; 

Y perdiendo algunos muertos, 
Dejan prisioneros doce, . . 

4345 — Belaustegui, que igualmente 
Es oficial de renombre, 

Y en el litoral vigila 
Sin que fatigas perdone, 

4349 — En el Rincón de Solsona, 
Donde su partida esconde, 
A una lancha costanera 
Tomó con su mismo bote, 

4353 — También caballos sesenta, 

Y prisioneros quince hombres 
Tomóy y el poco ganado 

Que tanto adquirir costóles. 
4357 — Cuatro hombres nuestros perecen 
Allí en obstinado choque, 

Y dos muertos, tres heridos, 
Tuvieron los vencedores- . * 



SABADO 13 

(Fuerte cañoneo de la plaza) 

4361 — A las doce del día, y por la tarde, 

Los muros y lanehones fuego hicieronj 
Disparando de balas j metralla 
Ciento y ochenta tiros por lo menos 

151 Don Juan José Quesada, Caplt&n de Dragones de la 
Patria, Hizo aquella proeza el 10 del corriente; la gente de 
los lanehones perdió además cuatro o cinco muertos de la 
tripulación, que estaba cameaiído en tierra. 

152 Don Diego Belaustegui, Teniente del propio cuerpo, 
logró aquella sorpresa el día de ayer 11. Ias lanchas erdn 
dos; una sola logró fugar y lia entrado hoy al puerto. 

[198] 



DIARIO HISTORICO 



4365 — En las cercanas casas de extramuros 

Los contrarios se hallaban; mas los 

[nuestros 

Avanzan con valor y se sostienen 

Cérea de la capilla entre los cercos. 
4369 — Pasado de un balazo allí sucumbe 

De Blandengues realistas un Sargento; 

Y sin ser combatiente, por curioso. 
Es herido el cuñado de Cutiellos. 

4373 — La pérdida se ignora del contrario, 
Pues lidió entre las zanjas encubierto. 
El anglicano lugre a Buenos Aires 
Lleva esta tarde favorable viento. 

DOMINGO 14 

4377 — De los fuegos del muro los contrarios 
Han tenido contuso un artillero ; 
Mas no ha sido obstinada la gnerrilla, 

Ni el resultado, como ayer, funesto. 
4381 — Las lanchas que a buscar iban ganado, 

Ya retornan sin éL hace algún tiempo ; 

Pues de Rondeau la gente ^ y la de Artigas, 

Persiguen en la costa este comercio. 
4385 — Martínez Villarino, en los sitiantes 

Hoy de Jefe de día ocupa el puesto. 

Un militar, dos negros y una negra, 

En acto de evadirse fueron presos, 

LUNES 15 

4389 — Cada día el ejército contrario. 

Cobrando más poder, estrecha el cerco, 

Y ya el hacer aguada^ muchas veces 
Cuesta a nuestra guerrilla un choque fiero* 



[199] 



F. A. DE FIGUEROA 



Del cuerpo de milicias de a caballo 
Deserta hoy un soldado ; ya en el pueblo 
La epidemia se aumenta, y en das datas 
Han salido a enterrarse veinte muertos. 

MARTES 16 

Hoy al amanecer herido llega 
Un nominado Pardo, carpintero, 
El cual de Maldonado fugitivo, 
Manciiado de homicidio, viene huyendo. 
Al declinar el sol vense del campo 
Tornar sin novedad los g'uerrilleroí^ ; 
Siendo hoy Jefe de día en los patriotas 
El que comanda de la Estrella el cuerpo. 



MIERCOLES 17 

(Los sit i-ador es prohiben la salida de las familias) 

4405 — Herido un voluntario en la reserva 

De emigrados de López hoy tenemos; 
Y por primera vez hace el Bombillo 
De sus obuaes reales el estreno, . . 

4409 — Numerosas familias, que emigradas 

Sufren dura indigencia hasta este tiempo^ 
Para salir al campo fácilmente, 
El permiso obtenían del Gobierno 

4413 — El sitiador que a todas admitía 

Hora de su indulgencia desistiendo. 
Previene a Vigodet, que en adelante 
Rechazadas serán sin valer ruegos 

153 Era un lauque de guerra de construcción especial, con 
carroñadas y dos obús es reales. 

..líQO ] 



4393 — 

4S97 — 
4401 — 



DIARIO HISTORICO 



4417 — Son presas en el acto de fugarse 

Dos negras con sus hijos pequeñuelos; 

Y llegar dos carretas al Cerrito 

De a dos yuntas de bueyes hoy se vkroa. 



JUEVES 13 

(Los patriotas asaltan la Isla de la$ Palomas) 

4421 — Lentamente todo el día 

Nuestras gaierrillas se baten. 
Mas repente el fuego aumenta 
Hacia la Aguada esta tarde. . 

4425 — A una negra que lavaba 
En los Poeitos distantes, 
La hirió una bala, que un muslo ^ 
Pasóle de parte a parte. 

4429 — Los contrarios, que en empresas 
Se ostentan infatigables, 
A la Isla de las Palomas 
En dos lanchones invaden. 

4433 — Primero al destacamento 

Que a tierra saltó iíj;norante, 
Mendoza con sus Dragones 
Hizo un rej)entino ataque, 

4437 — En la Estancia de !Michel, 

Cerca de Rocha, fue el lance, 
Donde a aquél dieron auxilio 
Las milicias orientales. - — '■■ 

4441 — Def iéndense los realistas 

Con valor; pero fue en balde. 
Pues sin la lancha sé háU'ardn" 
En que ihteritán retirarse. 



r.201 ]: 



F. A. DE FIGUEROA 



4445 — Seis bravos allí lidiando 
Perecen, y los restantes 
Veinte y siete, al fin, rendidos. 
Sus armas y brío abaten. 

4449 — Mendoza (el Manuel Antonio) 

Y Sáenz, y otros oficíales, 
De los contrarios Dragones 
Kigen la astuta falange. 

4453 — Adrián al siguiente día, 
Sin resistencia notable, 
Tomó la Isla, y sus pertrechos, 

Y cinco o seis militares, 

4457 — Una piara de cerdps 

l^uesta en la playa con arte, 

A los de la Isla atrayendo, 
Ocasionó aquel contraste . . . 

4461 — También ayer otro golpe 

Se siifrió, mas no tan grave; 
Siendo un buque dei carneo 
Prisionero en otra parte. . 

4465 — Mons, oficial argentino. 
Que las costas vigilante 
Eecorre, al falucho Fénix 
Tomó con valor notable. 

154 Esta noticia, como otras semejantes, el autor las ad- 
quiría por los periódicos de Buenos Aires o por informes 
reservados; pues la Gaceta de Montevideo las pasaba en si- 
lencio, El Capitán de Dragones d© la Patria don Adrián 
Mendoza, llevando al Teniente del mismo apellido don Ma- 
nuel Antonio, y al Alférez don Domingo Sáenz, auxiliados 
por el piquete de milicias de Rocha, formaron la emboscada 
del 17 del corriente, en la que cayeron los realistas. Al día 
siguiente tomaron la Isla y en ella seis prisioneros, dos ca- 
ñones, dos pedreros, armas etc. 

155 Don Gregorio Mons, Teniente de Dragones, español de 
nación. 



[202] 



DIARIO HISTORICO 



VIERNES 19 

4469 — Con pliegos de Su Alteza la Carlota 
Llegó ayer D enligúeles del Janeiro ; 
Dos esclavos también de Magarifios 
Del enemigo campo se vinieran. 

4473 — Hoy del mismo individuo llega un pardo 
Mostrando a su señor lealtad y coló; 
Herido es en la lid un emigrrado, 

Y un pasado llegó con su armamento. 

SABADO 20 
(Los de Otorgués tovian una majada de ovejas) 

4477 — La densa opacidad del horizonte 
Inspira al sitiador atreviniieiito 
A una arriesgada empresa ; y la fortuna 
Secundó su valor con buen suceso, 

4481 — En la falda del Cerro pasturaban 

Ciento cincuenta ovejas, cuando en esto 

Asalta Tina partida que se lleva 

A la majada y al pastor a un tiempo 

4485 — De Otorgués orientales, son los bravos 
Que este súbito lance aeometieron. 
Con tal felicidad, que de las balas 
Que el castillo lanzó salen ilesos. 

4489 — La triste guarnición ve despechada 
El recurso robar de sus enfermos; 
Miran que su imchero hacer no pueden. 

Y ya a medio llorar hacen pucheros. 
4493 — Nada digno acontece en la g'uerrilla, 

Pues ya no hay dignidad cuando no hay 

[mttertos, 

Y liasta el numen sé apoca si con sangre 
No describe la pluma los sucesos. 



[203]; 



P. A. DE FIGUEROA 



4497 — Hoy acuerda el Cabildo a Río Grande 

Enviar a Balbás con diez mil pesos, 
A hacer compra de víveres que deben 
Ser\ár de gran socorro a trapa y 
ípueblo... 

4501 — Incansable el Cabildo llena y cumple 
De padre de la patria el alto empleo : 
Que a fin de sustentar su aflicta prole 

No evita gastos, ni perdona medios. 
4505 : — Por el recio hurac¿in que hubo a^^er noche. 
Cuatro balandra-s a la playa fueron ; 
Hoy (por cesar Jiménez) el abasto 
Toma Ramírez, de marina y pueblo. . . 

DOMINGO 21 

(Muere el FresMiero García de Zúñiga) 

4509 — El virtuoso Presbítero García 

Hoy a las nueve de la noche ha muerto ; 
Dejando a la ciudad que triste llora, 
De cristiana piedad claros ejemplos. . . 

4513 — Terribles de ambas partes los valientes 

>Se empeñan por la tarde en choque fiero; 
Allí vence Chain, más cuatro . heridos 
Ha tenido de pérdida y nn huerto, 

156 Don Manuel Pérez Balbás salió comisionado por el 
Cabildo en el tiergantí*ií de Magarinos, con lO.DOO pesos para 
el acoplo y envío, de víveres; esto, además de los 6.OD0 que 
ya se habían mandado a don Antonio Lagos comistonado 
con el mismo objeto por aquella corporación.. 

157 Don Manuel Jiménez y don José Ramírez Pérez. 

158 El venerable Presbítero don Pedro José García era 
hijo del antiguo y respetable Coronel don Juan Francisco, 
lips. talentos, la amabilidad y las virtudes evangélicas de aauel 
Joven sacerdote hacían de su persona un objeto de amor 
y veneración. Murió de la peste, vfctima de "su celo Infati- 
gable en asistir en las cárceles y hospitales a los más mi- 
£erables y abandonados, 



[ 204] 



DIARIO HISTORICa 



LUNES 22 

(Los sitiadores hacen fuego a los buques de la iahm. 
üallano, Coronel de Alhnera, se ve en gran peligro. 

— Com'batG y muerte del valiente Carvajal. — El 
enterrador Tío Rojas libra su vida de un modo 
raro. Fisani y San Vicente) 

4517 — 'Llega el lugre anglicano, y ratifica 
El alto triunfo, para nos adverso, 
Que BelgranOj caudillo disidente, 
Logró sobre TristAu, x^ainpeón ibero. 

4521 — Ponen hoy los contrarios en la playa 
Tres cañones detrás de un parapeto ; 

Y a las nueve del día a nuestros buques 
A hostilizar impunes se atrevieron, 

4525 — Con un fuego terrible en el instante 

Los baluartes y lanchas respondieron; 

Y del cañón y obús estrepitosos 
Atolondran tímpano los ecos. 

4529 — En esta situación los sitiadores 

De pronto asaltan con feroz denuedo 
A la partida de Chain, que estaba 
Cerca a lo de Simón el panadero, 

4533 — Acér canse las lanchas a la playa 
A protegerla en su ominoso riesgo ; 

Y el Teniente Larroy también le lleva 
Sesenta Sevillanos de refuerzo. 

4537 — El fuego aterrador de una emboscada 
Retarda su intención un corto tiempc:'- 
Mas a Chain logrando reunirse, 
Sé acortan las distancias pecho a pecho. ; 

[205] 



F. A, DE PIGUEROA 



4541 — El Coronel de Albuera, que acostumbra 
Ir hasta la guerrilla por paseo, 
Hoy en el brusco y repentino asalto 
Se vio cercado y en terrible empeño. 

4545 — Con su sable se ataja de los golpea 

Que tres contrarios le descargan fieros, 
Pero Ramos le acude ; y muerto el uno, 
A cuchilladas le libró del resto. 

4549 — El bravo Carvajal que en el combate 
De Todos-Santos demostró su aliento, 

Y al cual el General entusiasmado 

Dos medallas de honor diera por premio, 

4553 — Contra cinco enemigos se mantuvo 
Cerca de seis minutos defendiendo 

Y ofendiendo también, aunque tenía 
Con tres heridas lastimado el pecho. 

4557 — Mas cuando así luchaba, un culatazo 
Le hace saltar las ojos y los sesos; 

Y cae en el momento en que gritaba : 

No estoy rendido ni mi sable entrego, , . 

4561 — Los crueles destrozan su cadáver, 

Le llenan de lanzadas. . . ¡ah^ qué exceso', 

¡Cómo llega el dolor hasta., lo vivo 
Cuando hiere el furor hasta lo muerto l 

4565 — Un grupo de lanceros espantosos 

Llega hasta el camposanto persiguiendo 
A unos pocos realistas, que veloces 
De entre sus lanzas escapar pudieron. 

159 Carvajal era un cabo o sargento del cuerpo gu&rrlllero 
de Chain que tenia íama de ser el más valiente de todos 
sus compañeros. — No hay exageración en lo que dicen los 
versos sobre el extraordinario valor con que lidió hasta caer 
muerto. 

[■206] 



DIARIO HISTORICO 



4569 — A uno, que entre las peñas m oeultaba, 
Con sus ladridos lo descubre im porro ; 
Quiere el mísero huir, entra en i'l agua, 
Pero allí sin piedad muerte le dieron. 

4573 — El viejo enterrador fugar no pudo 

Por el susto y la edad ; en tanto aprieto 

Consigue libertarse, porque astata 

En medio a tinos difuntos se hizo él miterto 

á5n — El que con lobos anda.,, lo que aprende 
Ya lo dice un refrán; así aquel viejo, 
Andando diariamente con difuntos, 
A fingirse difunto aprendió de eUos; 

4581 — Allí sin respirar, rostro eón rostro. 
Se vio entre los cadáveres envuelto, 
Testigos bien seguros, que le amparan, 
Sino con su valor, con su silencio. 

4585 — Nuestra gente por fin ya socorrida, 
Repele a su invasor, cuyo ardimiento 
Cede a esfuerzo mayor, abandonando 
Cadáveres, caballos y trofeos. 

4589 — En diez y oebo su pérdida calculan 

Entre muertos y heridos ; mas los nuestros, 
Contándose la pérdida en los buques. 
Tuvieron diez heridoá y seis muertos. 

4593 — También son un soldado, y un paisano, 
y el tambor de Sevilla prisioneros ; 
Y un soldado del Fijo en el desorden 
Consiguió desertar al campo adverso. 

4597 — Del bando sitiador los oficiales 

Pisani y San Vicente, heridos fueron, 

[207.]; 



F, Á". DE FÍGÜEROA 



Orientales los dos; y juntamente 
Hermira, voluntario aventur^^ro. . . 
4601 — Del fue^o de cañón de los contrarios 
Cuatro halas por alto entraron dentro, 
y nna infeliz mujer por una de ellas 
Herida gravemente fue en el pueblo. 



MARTES 23 

4605 — Un ingles, que en la Flora 

.En prisióíi fue arrestado anteas de ahora. 

Porque hubo indicios varios 

De ser agente oculto de los contrarios, 

4609 — Anoche en un esquife, 

Que el dinero y la astnéia le dispuso, 

Al enemigo campo se traspuso. 

Mas los hijos de Marte 
4613 — No altivos se batieron. 

Que sin lidiar en una y otra parte, . 

Mirándose sus líneas mantuvieron, 

A una débil mujer, que al eaiapo sale 
4617 — Por hallarse en la plaza pereciendo, 
Tres enemigos a su llanto sordos, 
Con amenazas la repelen dentro. 
- El tiempo está lluvioso, y anunciando 

160 Don Manuel Plsani, Subteniente del N9 4; don Carlos 
San Vicente, ídem, del N? 3, y don Manuel Hermira. La 
Gaceta de Buenos Aires además de estos tres heridos, sólo 
confiesa otros seis de la tropa, sin decir nada de los muertos 
que tuvieron; y que quedaron a la vista tendidos en el 
campo. 

161 La Flora era una gran íragata de guerra:, varada y 
desmantelada frente al muelle, la cual servía de pontón o 
prisión, 

[208] 



\ 



DÍARIO HISTORICO 



4621 — El agua que con ansia apetecemos. 
Pues por ella en continuas rogativas 

Y en procesiones se importuna al cielo. 

JUEVES 25 

(El agua, del mar se pone dulce) 

Yendo a tomar legumbres lian caído 
4625 — Un anciano y su esclavo prisioneros; 

Luego huye un miliciano, y en reemplazo 
Viene pasado de Caravia un negro. 
Del Paraná a las islas dos balandras 
4629 — Fueron a hacer carbón, mas hoy sabemos 
Que han sido prisioneras. — Ayer noche 
Pequeña lluvia refrigera el tiempo. 
Hoy la agua de la mar dulce y 'potable 
4633 — Se ha tornado a encontrar^ merced al 

[viento; 

Así en pipas y pozos los vecinos, 
Sin descuidarse provisión hicieron. 

VIERNES 26 

De hambre y miseria impelido, 
4637 — Un voluntario de Madrid 

En deserción es sorprendido ; 
Los guerrilieroB han salido 
Mas no se traba inf anda lid. 

... DOMINGO 28 

(El sermón vnierrumpido por las halas) 

4641 — Cuatro infelices' que fugar pretenden ■ 
Fueron traidos como viles reosj 

Y la hárhára plebe por las calles 
Los insulta con torpes improperios. 



C 209 J 



P. A. DE FIGUEROA 



4645 — El cuaresmal sermón en San Francisco 
Acabó en confusión y gritos fieros , 
Pues plugo al sitiador mandar diez halas 
Con fija dirección hacia aquel templo . . . 

4649 — ¡Hijos, no hay que temer... Dios nos 

escuda! 

Gritaba con fervor el misionero ; 

Mas silba una redonda, y el buen padre 

Desconfió del escudo y saltó al suelo. 

4653 — Cual ga)linas se agitan bulliciosas 

Cuando un gato atraviesa el gallinero, 
Asi en revolución, y aun cacareando. 
Salta y corre el crecido mujeriego. 



LUNES 29 

4657 — Sin causar ningún mal, hoy solamente 
Tres halas de cañón alcanzan dentro; 

Mas la guerrilla en obstinado choque 
Nos cuesta un hombre herido, y otro 

[muerto. 

4661 — -Al brigada Alemán^ de artillería. 

Maestro de Mixtos, esta noche han preso^ 
Porque infiel en su oficio ha sustraído 
Dos quintales de pólvora al repueSito. 

4665 — Arriban por el Cerro dos pasados, 

Que a Goyeneche en el Perú sirvieron ; 
No se empeña la lid, y esta mañana 
Muere Yidal, el rico farolero. 

4669 — Cuatro mujeres con permiso salen 
A la campaña; y repelidas siendo, 
Refúgianse a la plaza; y por la noche 
Del Paraná en el bote hacen regreso. 



[210] 



DIARIO HISTORICO 



MARTES 30 

4673 — Sólo al lucir el alba con dos halas 
El enemigo nos saluda atento; 
Igualmente pacífico, no asiste 
A lidiar, como suele, con los nuestros. 



MIERCOLES 31 

4677 — Gran cantidad de pólvora escondida 
Se halla en el barco de Vicente Berro 
La autoridad le prende; él se vindica, 
Mas se ignora el culpable de aquel hecho. 

4681 — Dicen muchos, que este asedio 
Verá terminar hostil 
Abril; 

Otros, que esto hemos de ver 

41685 — Cuando alumbre con su rayo 
Mayo. 

Así, hasta que al fin acierten, 
Siguen nombrando a compás 

•4689 — Los demás. 

I Adiós Marzo, tú te vas, 

Y nos dejas con desdén; 

Así pasarán también 
4693 — Abril, Mayo, y los demás! 



[211] 



\ 



P. A. DE FIGUEROA 



Resume }i de los muertos y heridos de la plaza y sm 
expediciones en este mes 



Muertos 30 

Mnertos en los meses ante- 
riores 188 

218 

Heridos 31 

Heridas en los meses ante- 
riores 251 

282 



Granadas que han tirado a 

la plaí^a 16 

En los meses anteriores 27 

Balas tiradas a la plaza . . * 32 
En los meses anteriores 



Total: Granadas, 43 j Balas 32. 



Puede aumentarse razonablemente un tercio a 
los muertos y heridos. 
Serán; 

Muertos 
Heridos 

[212]; 



I 



280 
376 



DIARIO HISTORICO 



MES DE ABRIL DE .3813 



JUEVES V> 

(Sentimientos encontrados de los americanos 
realistas) 

Cada día en asedio insoportable 
Mas se prolonga fratricida guerra, 

Y en un mar sin orillas^ tempestuoso, 

4697 — El horror nos circunda y las miserias, 

l Y cuál será el futuro ? El triunfo mismo, 

Llegado a conseguir, no lisonjea; 

Pues desconfianzas o desdén por premio 

4701 — El hijo del país tan sólo espera. 

El realista español puro, exaltado, 
Se mira en posición menos violenta 
Que el fiel americano que, indeciso, 

4705 — Varios afectos en su pedio engendra. 
El respeto filial, y el amor patrio, 
Lealtad y libertad en él se alternan^ 

Y entre dos simpatías dividido, 

4709 — Su afección sacrifica por la ajena. 
Así verás, lector, en esta obra 

Neutralizarse a veces la viveza 

De cuadros, que otra pluma, sm tal trqia, 



P. A. DE PIGÜEROA 



4713 — ' Con colores enérgicos te diera. 

Perece un enemigo en la guerrilla: 
Dos son heridos de la gente nuestra ; 
Y fugando del campo nn prisionero, 

4717 — Del bergantín de Magarifios llega. 
Al oficial Martínez, don Enrique, 
Que sirve a los contrarios de La Estrella, 
Hoy de ser prisionero en la guerrilla 

4721 — Sn fortuna le libra, o su entereza. 



VIERNES 2 

(Los pozos de la Aguada) 

La balandra de Castro de la costa 
Viene, y confirma la sensible nueva 
Que en la Isla de Palomas los contrarios 

4725 — Del ganada allí oculto se apoderan 

AHÍ Castro y Laprida, en compañía, 
Tenían de animales mil cabezas, 
Cuyo producto aquí les anunciaba 

4729 — Con gran seguridad fortuna inmensa. 
Hallábanse igualmente dos cañones 

De diversos calibres, y otras piezas 
De aparejo naval, y cien personas 

4733 — Guarnición y colonos de su esfera. 
En sn balandra conducía Castro 
Una familia que en Gorriii deja; 
Pues queriendo ponerla en Maldonado, 

162 Don Enrique Martínez (actualmente en 1844), Brigadier 
General de la República, era entonces Capitán del núm. 3 
(a) La EstreUa. Este militar hijo de Montevideo, ha sido uno 
de los campeones más Ilustres de la guerra de la Indepen* 
dencia. 

16a Véase el día ib del mes de Marzo último. 



[ 214 ] 



DIARIO HISTORICO 



4737 — Le hicieron los contrarios resistencia. 
Luego de la Paloma a la Isla sigue, 
Y al saltar en su playa, con sorpresa, 
Sin guardias, ni colonos, ni ganado, 

4741 — La halló asolada, silenciosa y yerma. 
Ni existen los cañones : solamente 
Publican el motivo y la tragedia. 
Tres cadáveres yertos que en la orilla 

4745 — AcucliUlados con rigor encuentra. 

Con dañada intención los sitiadores, 
Para aumentar de la ciudad la pena, 
Los pozos de la Aguada están cegando 

4749 — Con muertos animales y con piedras. 
El fuego de las lanchas y los muros 
No les causa terror, ni los ahuyentan; 
Pues, bala y metriJla despreciando, 

4753 — Consuman impertérritos su empresa. 



SABADO 3 

El cielo a las plegarias atendiendo 
Del pueblo triste, nuestro mal remedia 
Con abundante lluvia ; así frustradas 

4757 — Las intenciones del contrario quedan. 
De Madrid un sargento y un soldado, 
Que encienden extramuros candilejas, 
Hecha esta operación, ambos unidos, 

4761 — Al campamento sitiador desertan... 
Al Sargento González de Dragones, 
Dos puñaladas su cuñado asienta: 
Nada en la lid sucede ; y de. ambos sexos 

4765 — Veinte y cuatro personas hoy se entierran, 

364 Todas las noches sin luna, (después de cerrados los 
portones y levantado el puente) se encendían barriles de 
sebo o de aceite de lobo para iluminar el contorrK? exterior 
de las murallas de tierra; a estos barriles llamaban candilejas. 



[215]; 



F, A- DE FIGUEROA 



DOMINGO 4 

Diez y seis balas la ciudad recibe 
Durante el tiempo dei sermón de regla, 
Mas no hubo sobresaltos, ni el tumulto 
4769 — Del Domingo anterior lioy se renueva. 
El estrago sin duda infausto ha sido, 
Pues en el muro de la ciudadela 
Una a un Cabo alemán, de artillería, 

4773 — Dividióle del cuerpo la cabeza. 

A. un anciano infeliz, cerca del niueiie 
Un brazo le arrebata una de aquéllas, 
Y a un valiente soldado de Sevilla 
4777 : — Otra sin brazos y sin vida deja. 



LUNES 5 

Cinco desertores 
Del campo enemigo 
Por el Cerro llegan, 

47S1 — ^^Con armas los cinco. 
Dicen que desnudos 
Sin paga ni auxilios, 
Sufren los contrarios 

4785 — Males infinitos. ' 

Dos cholo», tres negros, 
Son estos venidos. 

Que todos acóreles 

4789 — Refieren lo mismo. 
Hoy poco ardorosos 
De Marte los hijos 
Se baten, sin que, haya 

4793 — Ni muertos, ni heridos. 



[2161 



DIARIO HISTORICO 



MARTES 6 

TJii negro y dos cholos, 

Con un campesino, 

Que hoy de los contrarios 
4797 — También se han venido, 

De los anteriores 

Confirman el dicho: 

Que sufren penurias, 
4801 — Discordia y peligros. 

Añaden que entre los negros 

Debió estallar subversivo 

Un golpe, el cual descubierto, 
4805 — Quedó frustrado el designio. 

Seis cómplices principales 

Son víctimas; y en castigo 

Con las vidas satisfacen 

4809 — El meditado delito. 

El combate en la guerrilla 
Hoy fue incruento y remiso, 
Y uu hombre al campo contrario 

4813 — Fugó, sin ser conocido. 

MIERCOLES 7 
(Azcuénaga herido) 

Hoy se mira exaltado en ambas partes 
El bélico furor a la una y media. 
Chocándose en la lid, no muy lejanos 
. 4817— Los fieles y los libres, con braveza. 
Cuarenta cañonazos el recinto 
. Y veinticinco las navales fuerzas 
Tiran al invasor> y dos granadas 



tía?:] 



P. A. DE FIGUEROA 



4.821 — En medio a uii grupo con horror 



Herido es levemente en el combate 
El Adonis marcial, gallardo Azcuénaga, 

Y dos soldados más : de los contrarios 
4825 — Más notable el estrago se contempla 

El Coronel Soler, Jefe de día 

Del campo sitiador, dicen que fuera; 

Y sus negros también, los que avanzando 
4829 — Sufrieron maj'-or daño en la pelea. 



(Gran parada y movimiento del ejército sitiador) 

Todos los campamentos sitiadores 
Se ven en movimiento^ se aglomeran 
Grupos de espectadores, y se miran 

4833 — Sobre las armas sus legiones puestas. 

Nueve piezas montadas, con sns carros 
De artillería el campamento ostenta; 
Las banderas tremolan y divagan 

4837 — Ante sus tropas, coches y calesas. 

El cuerpo de los negros en el centro 
Se presenta marcial; a su derecha 
Granaderos se ven, y al otro lado 

4841 — Tienen su formación los de la Estrella. 

Sigue el número cuatro, y después de éste 
Las divisiones orientales, éstas 
A caballo se ven; la artillería 

163 Bon José Benito Azcuénaga. Subteniente del Fijo, na- 
tural de Buenos Airea, Joven valiente y de gallarda y ele- 
gante presencia. 

166 El DLarlo del ejército sitiador publicado en la Gaceta 
de Buenos Alreg, fiólo dice que tuvieron muerto a Francisco 
Velazco, granadero del S, ina& en esto hay, como sienor 
pre, notal)le rebaja. 




JUEYES 8 



[218] 



DIARIO HISTORICO 



4845 — Y los Dragones a la banda opuesta... ^.^^ 
Varias otras escuadras, y piquetes, 
Se divisan en grupos y en hileras, 
Que en vistoso paisaje figuraban 

4849 — De lanzas y fusiles una selva. 

En esta formaeicUj siendo las once, 
La infantería su saludo empieza 
Haciendo xina descarga, que sonoro 

4853 — Repite el eco en la lejana sierra. 

Hacen luego dos salvas los cañones 
Con cuarenta y dos tiros; la bimiareda 
Propiciatorio incienso parecía 

4857 — Elevarse a los cielos en ofrenda. 
Así con aparato solemnizan 
La Jura del Congreso, o Asamblea 
Formada en Buenos Aires, donde obtiene 

4861 — El General Alvear la Presidencia. 



VIEENES 9 

(Muere don Justo Ortega) 

El fuego de los muros y guerrilla 
Fue vivo y continuado, siendo en ella 
De Chain un soldado mal herido; 
4865 — Mas del bando enemigo dos se cuentan, 
Al mes y cinco días de su herida 
Hoy ceso de existir don Justo Ortega, 
Dejando de sus cívicas virtudes 

167 El orden de la descripción de la gran parada de las 
tropas sitiadoras está conforme con lo que relacionaba la 
Gaceta de Buenos Aires, de la cual el autor tomó los deta- 
Uados pormenores. 

168 El General en jefe Rondeau prestó Juramento en mar 
nos del Mayor General don Nicolás Vedia; después el Gene- 
ral Artigas, jefe de los orientales en manos del General 
Rondeau; y sucesivamente todos los Jefes del mismo modo, 
y después todos los oíiciales y todas las tropas en su orden. 



[.219]. 



Jí'. A. DE FIGUEROA 



4869 — Indeleble memoria en nuestra idea. 

A media noches se aproxima al muro 
Enemiga patrulla, y con cautela 
Un carro se ha llevado, que yacía 

4873 — Del portón de San Pedro a ciuadra y 

[inedia, 



SABADO 10 

Un postillón que fue de los correos 
Se preísenta pasado, — La epidemia 
Ya en numerosas víctimas descarga 

4877 ■ — Con fiera mano ¡su segur tremenda. 
El trigo se eonsiime; la marina 
Sin pan estuvo ayer y sin galleta; 
Mas activo el Cabildo, al asentista 

4S81 — Ha franqueado de trigo fanegas treinta» 



DOMINGO n 

Un bravo de Cliain en la guerrilla 
De un balazo es herido en una pierna; 

Luego llega un pasado, i olí insensato! 

4885 — Qué pretende lucrar sino miserias!,. 
Ayer fija el Cabildo sus edictos, 
Para que una noticia den extensa 
Los dueños de almacenes, y pulperos, 

4889 — Del bastimento que en sus casas tengan, 

169 El que hizo -aquella arriesgada proeza fue el sargento 
de Dragones de la Patria Rosendo Rivera con ochCN soldados 
a sus órdenes. M jete de dia de los sitiadores en aquella 
noche era don Manuel Artigas, comandante de la Dlvlr 
síón d« Orientales. 



[220] 



DIARIO HISTORICO 



LUNES 12 

(Los del Cerro toman unos animales vacunos) 

Como un suceso plausible, 

Y con razón, se celebra 

El botín que los del Cerro 
4893 — Hoy felices consiguieran. 

Dicen que bravos tomaron 

De ganado diez cabezas ; 

Mas ya tanto lo repiten, 
4897 — Que nos abomban las nuestras. 

Nada en la lid acontece 

Que ser notado merezca. 

Si no es que armado esta tarde 
4901 — Pasado un sargento llega. 

MARTES 13 

(Calmnidad y terribles miserias de las familias — 
Heroísmo de humanidad de un lego franciscano; 

Ya se anuncia que el trigo apenas llegue 
A cuatro días más^ falta la leña> 

Y el precio exorbitante de los víveres 
4905 — A cien familias a ajamar condena. 

La emigración campestre en desamparo 
Pereciendo se mira en la indigencia, 
Sin aquellos benéficos recursos 

4909 — Que en el campo abundantes poseyeran. 
Sus familias de auxilio careciendo, 
Mendigan con rubor de puerta en puerta; 
Mas ¿quién dará limosna, si igual suerte 

4913 — Quien no la sufra ya, se la recela ? 

Reclamando el sustento, por las calles 
En bandadas los pobres se aglomeran; 
Donde espectros andantes de ambos sexoá 



[221] 



F.. A. DE FIGUEROA 



4917 — Al corazón abaten y consternan. 

Míseras madres con llorosas hijas, 
Ancianos sin vigor, tiernas doncellas, 
Demandando socorro sólo alcanzan 

4921 — tTn puñado de arroz o una galleta. 

Personas distinguidas que hace un año 
Gozaban j en holganza, de su hacienda, 
Hoy apenas un mísero sustento 

4925 — Obtienen de la pública clemencia. 

En medio de estas penurias y aflicciones, 

A fuerza de limosnas y tareas, 
Ün lego del seráfico convento 

4929 — Es ángel protector de la Indigencia,,, 
El con piedad heroica, infatigable, 
Porma una suscripción, que él recolecta, 
Y en pro de cien familias que socorre, 

4933 — Se humilla, se desvive, llora y ruega. 
Con incesante anhelo, hace tres meses. 
Día por día su virtud sustenta, 
A más de setecientos infelices, 

4937 — Que ensalzando su nombre le rodean. 
Reúnense a las doce; allí sin vino 
La comida es frugal, pero sin ella 
Hoy víctimas del hambre yacerían 

4941 — Numerosas familias que él conserva. 
Tributando justicia a sus virtudes. 
Le consagro esta página; y quisiera 
Que de este religioso heroico y santo, 

4945 — Fuese en mis versos la memoria eterna. 

no Este varón recomenda'tale era el lego íray Juan de 
Ascalza; así continuó dando de comer a las familias indi- 
gentes hasta cerca del fin del sitio, en que cesó por faltarle 
los auxilios. El número de pobres que 8ustenta,ba llegó a 
contarse por miles. El Cabildo y €l Gobiern-o- auxiliaban 
también, la suscripción de los ciudadanos, que el lego co- 
lectaba^ diatribuyendo él propio la comida a sus pobres. 

[222] 



DIARIO HISTORICO 



MIEECOLES 14 

Tenaz fue la guerrilla en ambas partes, 
Sin que hubiese desgracia de la nuestra; 
Arroja el muro cañonazos trece, 
4949 — Mas con ninguno el sitiador contesta. 

El bergantín de Godefroi con trigo 
Conduce fanegas mil trescientas treinta, 
En tan bella ocasión, que ya pensábamos 

4953 — Comer para mañana el charque a secas. 
Para consuelo general de niales. 
Llueve toda la noche y todos velan; 
Pues de tan gran tesoro el pueblo entero 

4957 — En pipas se abastece, y en cisternas. 
Del argentino campo, según fama, 
Hoy el Jefe de Día es líortiguera. 
Abandonado un bote fue a la playa, 

4961 — Que los contrarios al instante apresan. 
Allí en acecho están, como la araña 
Que al sentir vibraciones en su tela 
Salta sin dilación, y a su cautiva 

4965 — La envuelve y la devora sin defensa. 

JUEVES 15 

Hoy jueves santo no salen 

Los campeones, porque fuera 

Profanación de tal día 
4969 — Los furores de la guerra. 

El muro y los enemigos 

Guardaron igual prudencia, 

Y pudo tranquilo el pueblo 
4973 — Gozar la devota fiesta. 

El pueblo^ que de las balas . . 

. Los riesgos hoy no recela. 

En numeroso concurso 
4977 — Visita las tres iglesias. 



[2231 



F. A. DE FIGUEROA 



VIERNES 16 

No salió la g:ucrrilla ; igual quietismo 
Las baterías y bahía observan, 
Disfrutando tranquilo el fiel rebaüo 

4981 — La solemne función que se celebra. 
Algunos enemigos sin récelo 
Más acá de la Lóndiga se acercan, 
Viéndose claramente con anteojo 

4985 — A varios saludar y hacernos señas 

Por la noche a las diez, dispara el muro 
Dos tiros de metralla, los que alterna 
El Paraná con cuatro, a una patrulla 

4989 — ? Que a prender fuego a una casilla llega. 
Sirve ésta de taller donde de día 
Trabajan carpinteros de ribera, 
Que del cubo del Norte sólo dista 

4993 — Por la banda exterior, varas sesenta. 

Prende al punto la llama, y se propaga 
Alimentada de alquitrán y brea; 

Y esclareciendo tenebrosa noche, 
4997 — La casilla se vio fulgente hoguera, 

SABADO 17 

Hoy a la par que muchos he salido 
A ver de la casilla las pavesas, 

Y en el mismo paraje, y más distante, 
5001 — De dos rastros de sangre vi la senda. 

EUa es fija señal de los heridos 
Que costó al sitiador su altiva empresa ; 
Oh! cuán temibles son los que así osados 
5005 — Bajo el mismo cañón su vida arriesgan! 

171 El mismo sargento Rosendo Rivera, de que se ya hl2o 
mención en la nota del día 9 de este mes, fue el que en 
esta noche vino a quemar la casilla, con seis u ocho hom- 
ares acompañado extrayendo primero las herramientas e 
instrumentos que allí había. Véase la Gaceta de Buenos 
Airea de ¿queUa época. 

[ 22á J . 



DIARIO HISTORICO 



{Vn judas) 

Con alusión torpe y fea 
Colgó un muñeco un pulpero, 

Ornado de este letrero : 

5009 — Soy el judas S arratea, 
Al irle a prender la tea, 
De orden superior quitado 
Fue el muñeco . . . ah desgraciado ! 

5013 — La chusma le arrebató; 
El del fuego se salvó, 
Pero fue descuartizado 1 ! 



DOMINGO 18 

(Los sitiadores tiran granadas y halas. Fuerzas del 

ejército sitiador) 

A las once del día el enemigo 

5017 — Un cañoneo sostenido empieza, 

Al que muros y lanchas al instante 
Con otro más horrísono contestan. 
Granadas diez y seis nos arrojaron, 

5021 — Y alternadas también ledas cuorenta,, 
Que a la Santa Semana silenciosa 
Quieren que una endiablada la suceda. 
Cae en la cindadela una granada 

5025 — Que a un presidiario destrozó una pierna, 
Y a un niño por las calles una bala 
Arrancó de los hombros la cabeza. 
Otra dando rebotes en el atrio 

5029 — De la Iglesia Matriz, para en la puerta, 
Cuando salen de misa cien personas 
Que plugo a la deidad salvar ilesas. 
Un dragón de la patria por la tarde 



[225] 



F. A. DE FIGtJEROA 



5033 — Deserta del contrario, y éste cuenta 

Que es notable el estrago que causaron 
Con su fuego, el muro y cañoneras. . , 
El Capitán Valdivia una granada 

5037 — Dirigió desde el Parque, tan certera. 

Que a dos horabrcs los mata, y en pedazos 
Deja inutilizada una cureña. 
Concordando el pasado con los otros 

5041 — Que nos detallan la enemiga fuerza, 

Dice que a seis mil hombres y ochocientos 
Los Artiguistas j Argentinos Jle^^an. 
Temible es esta fuerza comparada 

5045 — En guarismo y recursos con la nuestra; 
Por eso Yigodct sólo confía 
Un sus mismas discordias que él fomenta. 



LUNES 19 



Por más que el sitiador sufra penurias, 
5049 — (Aun siendo realidad cuanto nos eneutan), 
No están en parangón eon las que al pueblo 
En situaeión tan mísera consternan. 
En reclusión nosotros, sin auxilios, 
5053 — Diezmados por la peste, y por la guerra, 
Piense el observador en lid tan larga 
Cuál de los dos partido>s más padezca. 
Dicomo s que el morir es alta gloria 
5057- — Por el Rey, y el honor... Bella sentencia! 
Mil víctimas gjucumben, y sus nomhres 
Ni aun sus hechos tal vez, nadie recuerde. 

172 La Gaceta de Buenos Aires refiriéndose a este día, sola 
confiesa que tuvieres heridos gravemenic pnr los íuegos de 
artillería a los dragones de la Patria José Ignacio Valdez y 
Juan José Santos. 

173 Don Manu&l Torres Valdivia, Joven Capitán de Arti- 
llería de Plana Alayor Facultativa. 



[ 226 ] I 



DIARIO HISTORICO 



MAETES 20 

(Piezas de artillería en lel recinto , y -pólvora 
gastada en el sitio) 

Del estado de fuerzas del reeiuto, 

5061 — Porque quede en mi diario exacta idea, 
Las piezas que contiene ennincrando, 
En todo siii contorno di una tu cita. 
Entre obuses, morteros y cañones, 

5065 — Ciento y ochc7ita y dos contiene piezas 
En todo su circuito, e incluyendo 
De Artillería el Parque y cindadela, 
Trescientos die^ quintales se han gastado 

5069 — De pólvora en el sitio tasta esta fecha; 
Sin incluirse en esto la impendida 
En el Cerro, y Marina, que e;^ inmensa. 
Quinientos veinte mil el Guarda-Parqué 

5073 — Cai'tiiehos de íasil, según í>u cuenta. 

Ha entregado a las tropas^ sin eontar.se 
Los que en eada cuartel eonsiruyen ellas. 
Fernández de la Cruz, Jefe de día, -^"^ 

5077 — Hoy en el bando sitiador se muestra ; 

Por la noche en un bote dos marinos 
Y un negro, de la plaza, se desertan. 

MIERCOLES 21 

{ Parangón de los padecimientos de sitiados 

y sitiador en) 

Dos cliolos que han servido a Goyenechs ^"^^ 
5081 — Pasados, en el Cerro se presentan 

174 Don Francisco Fernández de la Cruz, Teniente Coronel 
de Granaderos de infantería, 

175 Goyeneche, General realista (americano de nacimiento), 
había comandado el ejército del Ferú dependiente del Virrey 
de Lima, en los principios de- la revolución. Los cholos pe- 
ruanos que habían servido a sus órdeiíes, 'ncorporados des- 
pués a los ejércitos patriotas, eran generalmente muy deci- 
didos y constantes por la causa del Rey y aprovechaban 
toda ocasión para desertar. 



[227] 



F. A. DE FIGUEROA 



La diaria deserción sigue y progresa. 
Afirmando que en ellos con escándalo, 
Lo que más les aflige, entre otros males, 

5085 — Es la carencia de tabaco y yerba ; 

Patriotismo mezquino aquél parece 

Que a merced de dos vicios crece o mengua; 

Mas si fuera efectivo cuanto dicen, 

5089 — Ya sitiador ejército no hubiera. 

Si es tal la deserción y las discordias, 

^. Cómo es que más y más el sitio estrechan? 

Si el parangón formamos, ciertamente 

5093 — Nuestra penuria y aflicción superan. 

Ellos tienen el pan, carue y legumbres, 
Nosotros el tasajo y ruin galleta; 
Ellos con amplitud gozan vagantes 

5097 — De una rica campaña la ancha esfera, 

Y aquí en pequeño amurallado circo, 
Glira estrechada población inmensa. 
Si les falta el dinero, por la Patria 

5101 — (Que es muy cómoda ley) todo lo 

[encuentran ; 
Aquí el Gobierno, sin recursos, mira 
Agotado su crédito y sus rentas, 
Seis meses de segxdda a las maestranzas, 

5105 — A las tropas y empleados ya se adeudan; 
Al paso que millares de mendigos 
Acrecen nuestra angustia con sus quejas. 
Tal es el parangón, el débil cuadro 

5109 — Que nuestros males y los suyos muestra; 
Donde miras, lector, palpablemente 
Comparada la luz con las tinieblas. 

Y dime si la alondra es más dichosa 
5113 — Con tasada ración, en jaula férrea, 

Que el libre ruiseñor, cuando festivo 
Salta de flor en flor o al aire vuela. 



< [ 228 ] 



DIARIO HISTORICO 



JUEVES 22 

Anoche y hoy todo el día 
6117 — Llueve, pero a ratos cesa; 

Y el pampero ayer furioso. 
Disminuye su violencia. 
Ora el benéfico influjo 

5121 — De la estación, que refresca, 

Va cortando poco a poco 

El progreso a la epidemia. 

Un Sargento artillero anoche dijo- 
5125 — ''Tengo frío, y cortárame una oreja'' j 

Un soldado lo oyó, toma un cuchillo, 

Y así por chanza le dejó sin ella. 

A reemplazar el sebo en los candiles, 
5129 — Que los muros del exterior rodean, 

Sale a dos presidiarios custodiando 

Un soldado con sable por defensa. 

Toman ellos la fuga, él los persigue, 
5133 — Luego uno de ellos al soldado espera. 

Le da con la palanca un fiero golpe, 

Le deja sin sentido, y se ahuyenta. 

A la playa enemiga una balandra 
5137 — El recio temporal anoche lleva. 

Y ya al amanecer los sitiadores 
Al estrago flamígero la entregan. 

VIERNES 23 

(Los del Cerro toman unos animales) 

Por la mañana víénese un pasado, 
5141 — Después a inedia noche cuatro llegan, 
A caballo con armas, y los suben 

176 La palanca era la que servía a los presidiarlos para 
cargaT la iDarrica llena del sebo con que iban a renovar Iba 
candilejas; lo oscuro y tempestuoso de la noche, facilitó la 
eyasión de aquélloa. Impidiendo que los centinelas del muro 
divisasen lo due pasaba de la banda de afuera. 



[229] 



F. A. DE FIGüEROA 



A los maros por medio de una cuerda» 
Fingiendo ser patrulla, a los contrarios 
5145 — Eng'ariaroi),, robando el santo y seña.; 

Y prender una guardica con su auxilio 
Ofrecen luego al Coronel do Albnera. 
Receloso este Jefe, no lia querido 

5149 — Poner en uso >sn arriesgada oferta ; 

Y ellos cuentan que a Paz con Tarias 

[tropas 

Hostiliza el contrario en hiH fronteras... 
Ayer una partida desde el Cerro 
5153 — Salió a mitad del día, y por sorpresa, 
Corriendo a tres soldados enoinigos, 
Quitólos de i^-aiiado diez, cabezas. 

SABADO 24 

(Loa palriidasi siiiadoras hacen destt^ozos en el 
camposanto ) 

A las diez de esta noclie los contrarios, 
5157 — O una p&rtida de sus indios suelta. 

Viene ha.sta el Cementerio, y eon destrozos, 

Y entre algazara su furor ostenta 

La ^^raiide cruz derriban, e ig- na] mente 
51(31 — Del cuarto los tirantes y las puertas, 

Y forinando una pira, dan al fuego 
Los féretros también y calaveras. 
'De:^de el Domingo basta hoy 

177 El Coronel don Joaquín de Poz, Comandante de la 
frontera del Brasil, quedó en aquellos destinos cuando em- 
pezó el sitio de la plaza. Allí asociíido con don Felipe Con^ 
t.iicci distinguido portugués y muv a^^er.to a- la causa de 
España» erigieron una fortaleza para resistir a los patriotas. 



[230] 



DIARIO HISTORICO 



5165 — Las guerrillas no han salido: 
Gomo nada ha sucedido, 
Por rehitado lo doy. 
Después de Resurrección, 

5169 — No carga el contrario hostil; 
Acaso querrá el fusil 
Sustituir con el cañón. 
II 03^ desde lejos la lid 

5173 — Su avanzada lia sostenido, 
Saliendo en un brazo herido 
Un soldado de Madrid, . 



DOMINGO 25 

(Estavillo y oíros llegan por el Cerro. Desórdenes 
en la campaña) 

Del campo sitiador antes de anoche 
5177 — Doce personas por el Cerra llegan, 

Prisioneros los unovs que han fugado^ 

Militares los otros que desertan. 

De San José el Alcalde, y Estavillo, 
5181 — Y otros siete, entre aquéllos se enumeran 

Que en busca de ganado por las costas 

Perdieron libertad, buques y hacienda. 

Los salvajes charrúas en el campo 
5185 — En cuadrillas del sitio se ausentan, 

Y bandidos dispersos, presentan 
Feos cuadros de sangre y furor. 
La violencia, el pillaje y la muerte* 

6189 — Ejercitan con bárbara saña, 

Y doquiera la triste campaña 
Es un caos do reina el horror. 

Es en vano que Artigas, ausente, 

[ 231 ] 



P, A. DE FIGUEROA 



5193 — Kcfrenar el desorden quisiera : 

El que atiza en el bosque la hoguera, 
Ya no puede el incendio ax^agar, 
A ser libre, no bien sazonada, 

5.197 — Esa gente que inculta yacía. 
Por instinto al desorden debía 
Libertad en lieeneia trocar. 
De los nuestros catorce infelices 

5201 — En la costa del Colla tomados, 
Prisioneros viniendo, asaltados 
Se encontraron de un modo feroz; 
Huye luego la débil escolta, 

5205 — Los bandidos con furia atrope! lan, 
IjOS deslindan, y a doce degüellan, 
Por milagro salvándose dos. 

LUNES 26 

(La gitarnicimi del Cerro logra una sorpresa) 

Anoche el sitiador asaz incauto^ 
5209 — Sufre cerca del Cerro una sorpresa 
En su guardia avanzada, en que doce 

[hombres 

Al sueño, o la embriaguez necios se 

[entregan. 
De un espía los mi estros avisados, 
5213 — Siendo la media noche oscura y densa, 
Con diez y seis soldados a atacarla 
Y con Soria el Alférez, sale Riera... 
La pequeña falange, no sentida, 

178 Don Sebastián Riera (Capitán) y don Fernando Soria 
(Alférez). También iban los bravos, Pascual Porto, cabo y 
los soldados José Cepeda. Matías Agolpa. Juan Denis, Am- 
brosio Amoret« Manuel Oviedo Lieandro Lugo, Benito Alba- 
rracín. y otros ocho más. 



[232] 



DIARIO HISTORICO 



5217 — Cae sobre los contrarios, los rodea, 

Y matando seis hombres, los restantes 
Validos de las sombras se libertan. 

Los bravos invasores, de la guardia, 
5221 — De los útiles y armas se apoderan, 

y de sesenta reses, con que al punto 

Con pérdida de un hombre se repliegan. 

Las guardias inmediatas advertidas 
5225 — Por los que huyeron de la cruel tragedia, 

En alarma se ponen, pretendiendo 

Rescatar el ganado a viva "fuerza. 

Mas con terrible estruendo la metralla 
5229 — Que arroja la encumbrada fortaleza, 

Los detiene en su marcha^ y aterrados 

Se retiran frustrados en su idea. 

Del enemiíJ^o campo desertando, 
5233 — Dos hombres ayer tarde al Cerro llegan, 

Y a la plaza otros dos esta mañana, 
Negros de Mag-ariños se presentan. 
Para idea formar del alto precio 

5237 — Que tiene en la ciudad la carne fresca, 
Diré que hoy una vaca al menudeo 
Produjo al vendedor pesos noventa. 
De los fuegos del muro estrepitosos 

5241 — Mal herido nn contrario cayó en tierra; 
Don Francisco Zufriategui ayer muere 
De muerte natural; y hoy Daaoveytia. 

MAETBS 27 

El número de enfermos va en aumento 
5245 — Pues sólo entre los presos hay ochenta : 
Que el fatal escorbuto y fiebre pútrida 
Se desarrollan más donde hay miseria. 

179 Don José Dañoveytia. Este y Zuíriategui eran espa- 
ñoles afincados y notables. 



[233 ] 



P. A. DE FIGUEROA 



Si remisos se vieron estos días 
5249 — No obstinarse eii la Ud los sitiadores, 
Hoy salen del letarg-o, y sus furores 
Animosos reniieyan en la arción. 
En el rndo corábate dos heridos 
5253 — Tienen los de Cliain, y juntamente 
Vn niño ha perecido, tjue imprudeiite 
Haeia de legntnbres provisión. 

A la tarde su obiis adelantando, 
5257 — Disparan los contrarios seis granadas. 
Mas por ser desde lejos arrojadíis. 
Tres sólo a la eindad llej^ar ven. 
A Domingo de Sá cou fie]-o estrago 
5261 — Ambas piernas le rompe la primera. 
Y víetima infeliz cori la tercera 
Una eselava de Fació fue también. 



MIERCOLES 28 

(Medina y Emnos en el comhoie) 

Un soldado con arma.s ayer tarde 
5265 — Del eampo di ni dente al Cerro llega; 

Y hoy también con sus armas dos pasados 
A las partidas de Cbam se agrci^an. 
Este día su encono ambos partidos 

5269 — Muestran con pertijiacia en la pelea, 

Y en medio de su ardor, Adrián. Medina. 
Capitán de Otorgiiés, a Ramos reta. 
Este bra^^^o eampeóji, a qnien ]:ir> a?^ lista 

5273 — El horror de la muerte el duelo acepta, 

Y parte haeia el rival qne preparado 
Con el sable en la mano altivo espera. 
Al feroz encontrón ambos caballos 



[234] 



DIARIO HISTORICO 



5277 — Choearoii con las ancas en la tierra, 

Y trábase una lid en r|iie valientes 
Muestran igual pujanza, igual destreza. 
En dudoso combate dos minutos 

5281 — Se acometen, se esquivan, se atropellan, 

Y a los golpes que paran y descargan, 
Los templados aceros centellean. 
Cede Medina, en fin, pues por su flaneo 

5285 — Cuatro soldados de Chain se acercan, 

Y huye, y sigúele en pos amenazant!', 
Dando golpes en vago, el fuerte atleta. 
La zanja de una quinta en. que se arroja 

5289 — Salva a Medina ; y al mirar s\i presa 
Escapársele, Ramos iracundo, 
Toma el caballo de su triunfo en prueba. 
Obstinado el. combate se sostuvo 

5293 — Con variada fortuna una hora entera j 
Allí cada soldado y cada jefe 
Han ido en el valor a competeucia. 
Los del bando realista han reportado 

5297 — Cinco heridos y un nuierto en la refriega. 
En la parte contraria cuatro heridos, 

Y dos muertos también se consideran. 
Mientras duró la acción fue continuado 

5301 — El fuego de la plaza y cañoneras; 

Que en cualquiera conflicto a nuestra 

f<?ente 

Le sirven de refugio y de reserva, 
A la diez de la noche a tirar tiros, 

5305 — Ocultos e]i las zaiijas y las peilas. 

Se aproximan ; y al pueblo y al gobierno 
Prodiíían impropierios e insolencias. 
Del cubo y Paraná seis cañonazos 

5309 — Les imponen terror y Jos ahuyentan; 
Hubo amajíos de lluvia, y a la tarde 
Otro pasado por el Cerro llega. 



[235] 



F. A. DE FIGUEROA 



JUEVES 29 

(Gohierno mímicípáí msialado por Artigas) 

Otro pasado este día 
5313 — Viene a nuestros g'nerrilleros, 
Los5 que hasta la retirada 
Guardan sin lidiar sus puestos 
A los pueblos de campaña 

5317 — Artigas un manifiesto 

Expide, habiendo instalado 
Su Municipal Gobierno. 
El veinte la aet^ solemne 

5321 — Se firmó, a la que asistieron 
De avecindados patriotas 
Lo más notable y selecto 

Esta Junta presidióla 

5325 — El mismo Artigas, poniendo 
La refrendación al bando 
Su Secretario Barreiro 
Para administrar jiisticia, 

5329 — Y eeonóinieo manejo 

De la campaña, instalóse 

Aquel político cuerpo, 

Artigas la presidencia 
5333 — Tiene y militar gobierna; 

Siendo jueces generales 

Zúñiga y Pérez electos. 

Durán, los Méndez, Revuelta, 
5337 — Sierra y I*lá, varios empleos 

Desempeñan; y del acta 

El Escribano es Gallegos. 

Esta Junta en varios ramos 



[236] 



DIARIO HISTORICO 



5341 — El Gobierno de los pueblos 

Regirá, mientras Artigas 
Está a la guerra atendiendo 

VIERNES 30 

De los Santos Patronos este pueblo 
5345 — Hoy muy sencillamente y sin grandeza, 
Asistiendo el Gobierno y el Cabildo, 
Vísperas en la Iglesia celebran , 

A las tres de la tarde los contrarios 
5349 — En la falda del Cerro se aglomeran, 
Mas en fuga veloz los pone al punto 
Con cañonazos diez la fortaleza. 

Entre esperanzas fallidas, 
5353 — Nuestro deseo frustrado, 

Abril se nos ba pasado, 

Y siete meses ya van. 

Ya la paciencia se apura ; 
5357 — Que es insoportable cargra 

Sufrir cuaresma tan larga 

Escasos de carne y pan. 



180 El 20 del corrlent© mes se instaló en el campO' si- 
tiador, en reunión de los v-eclnofl y ciudadanos de los pueblos 
de» campaña y emigrados de esta plaza un Gobierno del paifi, 
titulado Cuerpo mun&clpal Gubernativo, pues el General Arti- 
gas, todo dedicado a las operaciones militares del sitio (en 
unión del general del e.lérclto argentino) no podía atender 
a los desórdenes que se sienten en la campaña, y la admi» 
nlBtración económica de la Justicia. En esta Junta fue nom- 
brado el mismo General don José Artigas Presidente del 
Cuerpo Municipal y Gobernador Militar, don Tomás García 
de Zúñlga y don León Pérez, Jueces Generales. Don San- 
tiago Sierra depositarlo de los fondos públicos. Don Juan 
José Durán, Juez de Economía. El Dr. don José Rebuelta, 
Juez de Vigilancia y Asesor Interino. Don Juan Méndez y 
don Francisco Plá, protectores de pobres. El Dr. don Bruno 
Méndez, Expositor general y Asesor principal del Cuerpo 
Municipal. Don Miguel Barreiro. Secretarlo General del 
Gobierno; y don José Gallegos, Escribano de aquella Cor- 
poración. 



[237 1 



F. A. DE PIGUEROA 



Itcsitmen de ¡os ?nu ortos y heridos de la plaza y su8 
dependencias en este mes 



]\Inprlos 21 

Muertos cji los meses anterio- 
res 210 

231 

Heridos 19 

Heridos en los mese ante- 
riores 282 

301 

Granadas y halas tirados a la plaza 

Granadas' 22 

Eii los mestís anteriores: 
Granadas 43 

65 

Ba]as 56 

Balas en los meses anterior 

res 32 

88 



Puede aumentarse razonablemente nn tercio a 
los mnortos y heridos. 

Serán : 

Muertos 308 

Heridos 401 

[238 ] 



DIARIO HISTORICO 



MES DE MAYO DE 1S13 

SABADO 1^ 

Salud Mayo, a tí, a fe mía, 

5361 — Mes de America te llaman 
Los que libertail proclaman, 
Tal vez con liipocresÍH; 
No importa ... tit primer día 

5365 — AUeuta nuestra lealtad, 
y anuncia con claridad 
Que evitando nuestro estrago, 
Velan Felipe y 8antio.go, 

5369 — Patronos de esta ciudad. 

Con todo, por sí, a por no, 
A pesar de esta creencia 
Tan piadosa, por prudencia 

5373 — La guerrilla no salió; 
El General receló 
Que fuese sangTiento el dtieló; 
Y aunque esperanza y consuelo 

5377 — Los Santos Patronos den. 
No le ha parecido bien 
Tentar los santos del Cielo. 

(No linio paseo del csf andarte real) 

Del esta]idarte real 
53S1 — No hubo este año el paseo. 
Porque es ya Montevideo 
A la Península igual. 
La ley constitucional 



[2391 



P. A. DE PIGUEROA 



5385 — Tal ceremonia abolió, 
Que el derecho recordó 
I)e conquista y vasallaje, 

Pues licy sería im ultraje 
5389 — Lo que ayer justo se vio. 

Anoííhe a una casilla los contraríos 

Y a un repuesto de tablas prenden fuego, 
Burlescas luminarias que a los santos 

5393 — Cual vísi:)eras solemnes encendieron. 
A una adversa partida dispersando, 
Tres vacas arrebatan los del Cerro, 

Y después de este avance, dos pasados 
5397 — A aquel pimto con anuas acudieron. 

DOMINGO 2 

( Gran parada en la plaza) 

Anoche a cantar cielitos 
Acércase a las murallas, 
Al favor de oscura sombra, 
5401 — Una patrulla contraria,-. 

Un soldado que antes era 
De Madrid, y hoy de la Patria, 
Se ha pasado; y sin batirse 

181 Todos los años había en los pueblos principales de Amé- 
rica el Bolenme paseo del Estandarte de E^aña. Aquí se 
hacía a caballo con lujo y pompa extraordinaria. Se abolló 
esto ceremonia por orden de la Regencia de 7 de Enero 
de 1812. 

1B2 Solían los sitiadores en las noches oscuras acercarse a 
las murallas, tendidos detrás de la contraescarpa, a gritar 
Improperios, o a cantar versos. — Anoche repitieron al son 
de una guitarra, el siguiente: 

Los chanchos que Vl^odet 
Ha encerrado en su chiquero, 
Marchan al son de una gaita 
Echando al hombro un funguelro. 
Cielito de los ^^allegos 
Ay! cielito del Dios Baco: 
Que salgan al campo limpio 
Y verán lo que es tabaco. 



[240] 



DIARIO HISTORICO 



5405 — Los guerrilleros descansan. 

Hubo hoy formacióii de tropas^ 

Y éstas, los muros y escuadra, 
Del dos de Mayo el reetierdo 

5409 — Conmemoran con dos salvas. 
El Padre Fernando Cano, 
Que de fide propaganda 
Rige una misión, pronuncia 

5413 — La oración con elegancia... 
Beeuérdanse los patriotas 
Que inmolo el galo en España, 

Y de Daoiz y Velarde, 

5417 — Los claros nombres se ensalzan. 



LUNES 3 

(Guerrilla fuerte y obstinada^ con varios lances) 

Nuestra doble partida al campo sale, 
La de guerrilla y su recorva, y siendo 
Las dos y media de la tarde empieza 
5421 — De ollas, y el muro, formidable estruendo. 
Cual suele de repente pavoroso 
De las tormentas retumbar el eco, 

Y anublándose el día, confundirse 
5425 — Los rayos, los relámpagos y truenos: 

Así al estrepitoso horror de Marte 
Crujen las explanadas, tiembla el suelo, 

Y entre nubes opacas y sulfúreas, 
5429 — Se eclipsa el esplendor del astro bello. 

A la Aguada, la Pólvora y la Lóndiga, 
Que a tiro de fusil están del pueblo, 
Mezclados Artiguistas y Argentinos, 

183 Este día es el aniversario del primer grito de guerra 
lanzado en Madrid contra el ejército de Napoleón que le 
cpilmía y el recuerdo funerario y honorífico de los pa- 
triotas españoles ¿acrlílcados en aquel dia. 



[241] 



F. A. DE FIGUEROA 



5433 — Dan con bmsco furar sobre los nuestros. 
Después de mi fuerte cboque, nuestra 

fgente 

Cecle a sus furias y abandona el puesto. 
Mas del muro llegándose al amparo, 
5437 — láe rehace, y sostiene, con denuedo. 

TJn oficial eoiürarío oonfiando 
De su alado caballo en el manejo, 
Con marcial gallardía se presenta 
5441 — Hau-iendo escaramuzas y rodeos. 

Seis veceí^í, entre el pi^lvo y la metralla, 
(Confundido le vi fsalir ileso, 
Hijo de la fortuna parecía, 
5445 — O invulnerable como Aípnles Grieí^o. 

Sin euidar de su vida, ante los mnros, 
Siempre se tío correr de riesgo en riesgo, 
Y al retirarse al fin, aini amagaba 
5440 — Vibrando el corvo sable desde lejos. 

Oineo heridos y uu muerto, fue el estraga 
Que tuvo nuestra gente; los adversos, 
Seí?ún dice un pasado que lia venido, 
5453 — Seis heridos reportan y dos muertos... 

Los muros y baliía dispararon 
De ohús y de cañón tiros doscientos; 
Mas ellos a la noche se aproximan 
5.457 — A cantar sus cielitos y hacer fuego. 

1B4 La C^aceta de Buenos Aires DUbllca después un trozo 
del diarlo militar, que dice que sólo tuvieron un iierído del 
N9 3. No es de extrañaise esta disminución en las pérdidas, 
lo mismo hf^cía eñ la plaza la Gaceta de Fray Cirilo. Pero 
lo singular es que aquel diario tampoco haga mención del 
encarnizamiento, del mucho fuego de cañón y circunstancias 
notables de este día, que fueron tan notorias. Esto prueUa 
la poca fe que merecen los periódicos de aquella época al 
referir los detalles de las acciones de guerra. 



[242] 



DIARIO HISTORICO 



MARTES 4 

(Combate más encarnizado que ayer. El coronel 
Chain herido levnnente) 

Soler ha sido ayer, y lioy Villarino, 
Jefes de día del contrario puesto; 

Y a caballo, y eoii anna??, (los pasados, 
54,61 — Según parto de Ansai, llegan al Cerro, 

La hueste de Chain avanza altiva, 

De una opuesta partida en seguimiento, 

Que con pérfida fuga la llevaba, 

5465 — Hala^rada en su triunfo^ al matadero. 
Siguiendo iba el alcance, mas repente 
De una emboscada numeroso cuerpo 
De Blandengues de Vázquez denodado, 

546D — Sale, y la asalta, con furor violento... 

Cual cazador ansioso que en los bosques 
Al tímido venado persiguiendo, 
Con la anua preparada, velozmente 

5473 — Atraviesa por valles, y por cerros; 

Y pisando una víbora, de pronto 
Detiene el paso de terror cubierto, 
Viendo al fiero reptil que ya iracundo 

185 Don Ventura Vázquez (orientan Coronel del 4 ía) 
Blandengues, ya no estaba en el campo sitiador, pues ha-bía» 
marchado a Buenos Aires ccn sarratea, cuando éste lue 
expulsado por Rondeau; pero en la plaza solían des.^naf a 
su Regimiento con su apellido, — Del mismo cuerpo era 
Comandante don Ramón Fernández; Capitanes: rr5nc:sco 
Mansllla» Mariano Acha, Bartolomé Quinteros, Manuel V. 
Pagóla, Manuel Acosta, Ruíino Bauza, Faustino Tejera; Te- 
nientes: José Romero, Mariano Sejas. Manuel Lima, Apoli- 
nario Llamada, Gabriel velasco, Francisco villagrán, y otros; 
Subtenientes: Pedro Lenguas, Gabriel Pereira, Dom.níío GatelL 
y Abraham González; Cadetes: don Manuel Lavalleja, Euge- 
nio Garzón, Bernabé Rivera, Sandalio Carrasco y Manuel 
Plsanl. Tal vez haya alguna- inexactitud en las graduaciones 
que aquí se designan, pero será muy rara y de poca impor- 
tancia. 



[243] 



F. A, DE FIGUEROA 



5477 — Desenrosca la cola y alza el cuello* 
De la misma manera nuestra gente 
Aterrada del ímpetu primero, 
Contiene su carrera, y sorprendida, 

5481 — Se queda en inacción por un momento. 
Retrocede por fin al mayor número 
Del adversario, y a su ardor cediendo, 

Y aquél aprovechando sus ventajas, 
5485 — Se anuna y acomete con denuedo. 

Mas ya por nna zanja >separados, 
Que de foso les sirve y parapeto, 
Repónense los nuestros y renuevan 
5489 — Con obstinado ardor el tiroteo. 

Por no herir a éstos ixiisnios, no han podido 
Los muros ni las lanchas hacer fuego ; 
y entre el humo y las llamas parecía 

5493 — En una y otra línea el eampo ardiendo. 

En sostén del contrario, en grande copia. 
Acuden los Dragones y los negros ; 

Y a duplicada fuerza nuestros hravos 
5497 — Oponen ]a constancia de sus pechos, 

Por más de un cuarto de hora así sostienen, 
A medio tiro de pistola, el puesto ; 
Hasta que ven venir A gran galope 

5501 - — De enemig'os Dragones más refuerzo. 
Entonces presurosos se retiran, 
Hasta la contraescarpa, aun resistiendo^ 
En ella se hacen fuertes, y en su auxilio 

5505 — Empieza el muro formidable fuego. 
Con nuestra retirada el enemigo 
Cobra nuevo entusiasmo, y más soberbio^ 
La metralla y las balps despreciando, 

5509 — Avanza más acá de lo de >Seco, 
Las demolidas casas y las zanjas, 
Sirviendo de trinchera a sus guerreros, 
Con fuego de fusil (extraño arrojo!) 

[244] 



DIARIO HISTORICX> 



5513 — Contestan del eafión al rudo estnicudo. 
A un cañonazo que dispara el Parque, 

Y que Valdivia dirigió, se vieron 
De un altivo Dragón y su caballo 

5517 — Con estrago fatal rodar los cuerpos. 
La metralla, las balas y granadas, 
La tierra en su contorno estremeciendo, 

Y el fuego de fusil, causar podían 

5521 — Horror y espanto de la guerra al genio. 
De bala de fusil herido un muslo 
Tuvo el fuerte Chain, mas dirigiendo 
Siguió siempre la acción; pues felizmente 

5525 — Fue herida de más sangre que no riesgo. 
El Comandante Bravo, que su nombre 
Acredita doquiera en sus alientos, 
Fue con igual fortuna, y a soslayo, 

5529 — De dos balas herido en el empeño. 

También de una descarga seis balazos 
La casaca le pasan y el sombrero; 

Y se tiene a prodigio ínconcedible 
5533 — El no haber perecido en tanto riesgo. 

Tuvimos además, por nuestra parte, 
Tres gravemente heridos, y tres muertos; 
Los del bando invasor, según se infiere, 
5537 — Más notable la pérdida tuvieron. ^"^^ 



MIERCOLES. 5 

Dos llegan por el Cerro desertores 
Del campo sitiador; mas sus guerreros, 
Recordando su estrago, no han qiierido 
5541 — De otro arrojo sacar otro escarmiento. 

18C El Diarlo de los sitiadores (según lo publica- truncado 
la Gaceta de Buenos Aires) sólo dice un granadero del 6, 
muerto, y un dragón y dos blandengues heridos. 

[245] 



F, A. DE FIGUEROA 



La Real orden ayer se ha publicado 
A Ag;nstini en su oargo reponiendo; 
Pues la estricta suinaria justifica 
5545 — >Su conducta política y manejo, 

JUEVES 6 

Fatigados, sin duda, 
Be inútiles guerrillas. 
En sus líneas tranquilos 
5540 — Se conservan patriotas y realistas. 

VIERNES 7 

Sin empeñar un choque. 

Sin exaltar sus iras, 

Lentamente, y de lejos, 
5553 — Los bandos contendieutes se hostilizau. 

En tanto los canaj:ios, 

Y otros que los imitan^ 

Furtivamente logran 
5557 — Un botín de legumbres por las quintas. 

SABADO 8 

(Llegan homhas a los sitiadores) 

Cargado el horizonte, opaco el día, 
Sin llover se mantuvo j un cañoneo 
Bn el Cerro se oyó, y hace señales 

5501 — De cinco embarcaciones a lo lejos. 

Un pasado asegura (¡infausta nueva!) 

Que ya lo^s sitiadores reciben 

En un falucho inglés trescientas homhas, 

5565 — Y que esperan muy pronto los morteros. 

187 £1 Coronel de ejército. Capitán de Artillería don Fran- 
cisco A^ustini, haliia sido sumariado por su permanencia en 
Buenos Aires, 



[2i6] 



DIARIO HISTORICO 



El ilustre Cabildo, siempre activo, 

En pro de la ciudad hoy tres mil pesos 

Manda a Pérez Balbás, que en Río Grande 

5569 — Los víveres acopia para el pueblo. 

Cual se mira solícito un buen padre 
Para sus hijos con tesón y empeño 
El sustento buscar, así incansable 

5573 — No dispensa el Cabildo afán ni medios. 

DOMINGO í) 

Nada hay nuevo en la lid. — Un barco 

fllega 

De fariña con rico cargamento; 
¡Oh prodigio del hambre! a ella se debe 
5577 — Ver la fariña ennoblecida en versos. 



LUNES 10 

También en las guerrilbns retraído 
Se mira al sitiador ; y yo recelo 
Que es un plan insidioso, lo que incautos 
55S1 — Los torpes Yiceniinos juzgan miedo. 

De Madrid y Sevilla dos moldados 
Se vienen dol contrario í-aHjpoiQcnto, 
Do sex^vían los dos. habiendo sido 

55S5 — En la acción del Cerrito prisioneros. 
Tiene, según es fama, aviso oculto 
De un asalto mily próximo el Gobierno ; 
Y la noche de hoy es la qne anuncia 

5580 — Un papel en el foso descubierto. 

Con tan notable aviso en el instante 

1C8 El crítico severo no deberá, pues, extrañar que en esta 
obra se refiera, repetidas ocasiones, que lljgó un barquillo 
con fariña, arroz, porotos, etc., que cayó un aguacero, que 
se tomaron tres vacas o cosas semejantes. En lo que ya 
dice 01 verso encontrará la razón de la Impartancia que se 
daba a tales nimiedades. 



[247] 



F. A. DE FIGUEROA 



Que sepulta en el mar sus luces Febo, 
Militares, Urbanos y vecinos, 
5593 — Cubren los muros esperando el diiolo. 

Lanchas y cañoneras se colocan, 
Un marítimo ataque precaviendo, 

Y el queche, la ohuscra y el homhillo 
5597 — Defienden de los cubos el acceso. 

Mas del temido asalto felizmente 
Quédase la noticia sin efecto ; 
O acaso Vigodet así procura 
5601 — Examinar la decisión del pueblo. 

MAETBS 11 

Hoy al alba hacia la playa 
El Bombillo se aproxima, 

Y arroja quince granadas 
5605 — Al campamento de Artigas. 

Los adormidos paisanos ^ 
A la explosión repentina, 
Mas que al esftrago efectivo, 
6609 — Confusos doquier corrían. 

Unos sin chaqueta, 
Otros sin camisa, 

Huyen en desorden 
5613 — Por zanjas y quintas; 

Mas luego que el susto 

Les pasa» y se animan, 

A ios del Bomhülo 
5617 — Insultan y gritan. 

MIERCOLES 12 

Hoy la noticia se supo 
De que pronto los morteros 
En el enemigo campo 
5G21 — Se armarán en daño nuestro. 



[248] 



DIARIO HISTORICO 



Alemány maestro de mixtos, 

Por el fraude descubierto 

De pólvora, es condenado 
5625 — A seis años de destierro. 

Pasándose al enemigo 

Prenden ayer los del Cerro, 

y hoy aprisionado envían, 
5629 — A Ruedas, cabo artillero. 

No hubo en las guerrillas 

Notable suceso, 

Pues se contentaron 
5633 — Con verse de lejos. 

JUEVES 13 
(Se establecen señales en la Vigía) 

Pónese asta-bandera en la Vigía 

Y el plan de las señales, con intento 
De dirigir los fuegos de la plaza 

5637 — Todos de inteligencia y con acierto. 
Tan falibles se ven, tanto dilatan 
De España los auxilios y refuerzos, 
Que ya en sus esperanzas desfallecen 

5641 — Los que más avanzaban el criterio. 

VIERNES 14 

( Carga fuerte y repentina de los sitiadores» 
Los sitiadores cargan hasta el camposanto. Saedo 

herido moHalm e nte) 

Desde el alba naciente hasta la tarde 
Estuvo neblinoso, opaco el tiempo; 

Y de esta circunstancia aprovecbando, 
5645 — Los contrarios Dragones embistieron. 



[ 249 ], 



F, A. DE FIGUEROA 



Eran las diez de la mauana, cuando 
Desprevenida a niiestra gente viendo, 

Y en tanto que vagaban descuidados 
56-^1:0 — Paisanos y innjeres, de paseo, 

Carf?an a sable en. mano de repente 
A rienda suelta, con audaz denuedo; 

Y sin poder obrar las baterías, 

ñ653 — Con nuestra gente se entreveran hieíifo. 
¿No lias visto alborotado desbandarse 
Un tropel de ganado, y a su aspecto 
Pedestre multitud correr ansiosa 

5657 — Por las quintas, las zanjas y los cercos? 
Así de hombres, de niños y inujeres, 
La inerme mucliedumbre sin alientos» 
Ante el fiero invasor despavorida, 

56G1 — riu3' e y se agolpa en dirección al pueblo. 
Con la carga enemiga y el tumulto 
De aquellos fugitivos 5- dispersos, 
Túrbanse nuestros bravos, que se miran 

5665 — En el desorden y la fuga envueltos. 

El contrario en su hv^a atrepellando 
Cuanto se opone a su impetuoso encuentro. 
Pisotea, derriba, hiere, o mata, 

56G9 — Al inerme paisano y al guerrero. 
Los niños y mujeres, más veloces, 

Y más a retaguardia que no aquéllos. 
Consígnense salvar; que en tanto apuro 

5673 — Puso alas a sus pies el mismo miedo. 
A dos cuadras del muro interpolados 
Ijlegan los enemigos con los nuestros, 
Que al sable dtestructor, y a la pistola, 

5677 — Oponen bayoneta y noble aliento. 
Al capitán de Albuera, Maturana, 
Un Dragón va a niatar^ pero más diestro, 
De Chain un soldado le acomete. 

5681 — Y de un balazo le taladra el pecho. 



[250] 



DIARIO HISTORICO 



Después de esta furiosa y pronta carga, 
Que duró seis minutos, como un trueno, 
Ku Ih línea paralela atravesando, 
5685 — Corren hacia el Cordón j Cementerio, ^-^^ 

La escena de la Aguada allí repiten, 

Y los que divagaban de ambos sexos, 
Sin precaver la repentina carga, 

5689 — Vieron sus vidas en terrible rii^sjjo. 

Unos al mar se arrojan ; en las peñas 
Otros hallan salnd, pues no ptidiendo 
Penetrar a caballo los contrarios, 
5G93 — Tampoco a perseguirios se atreviei'on. 

En esta travesía que ejecutan 
Miiy próximos al muro, en descubierto, 
l^ue el g:rauizo de balas y metralla 
5697 — Al terrible invasor asaz tremendo. 

En ella a dos dragones desde el Parque 

ITn tiro de metralla deja muertos. 
Cerca del camposanto; y así excusan 
5701 — Largo camino para corto entierro. 

Rctíranse por fin, viendo frustrado 
De cortar la partida el gran proyecto, 

Y ordénanse en gnerrülas que sostienen 
5705 — Con mayor lentitud el día entero. 

Cinco liombres prisioneros, once heridos, 
Nuestra gente ha tenido, y cuatro muertos ; 

Y como unos catorce se calcula 

5709 — Que entre muertos y heridos tienen ellos. 

Un Dragón de la Patria solamente 
Tomóse mal herido prisionero, 
De cuya propia boca he recogido 
5713 — Minuciosos detalles del suceso. 

189 Este era el Cementerio Viejo, muy cercano a la nm- 
ralla de la parte de) cuboi déí Sur. 



[351J 



F. A. DE FIGUEROA 



Oroná con Beláustegui y Rodrí«;uez, 
Mandaban en la acción a los soberbios 
Dra^nes de la Patria, en cuyo lanüo 

5717 — Herido gravemente fue el primero. 
Al ver el entusiasmo y la bravura 
De esos valientes del indiano suelo, 
Compadezco su error; pero en el alma, 

5721 — Con reservada orgullo me envanezco. 

Por la tarde, ¡ oh desgracia ! al campo sale 
Con carabina don Anselmo Haedo, 

Y dejando hacia atrás a nuestra gente, 
5725 — Se avanza de un Dragón en seguimiento ; 

Mas rodéanle tres, y en fiera lucha, 
De un sablazo le parten el cerebro, 

Y otras dos estocadas que recibe, 
5729 — Le derriban sin fuerzas y sangriento. 

Acuden harto tarde a su socorro; 
¡Ay, cual le vi venir! pálido, yerto, 
Con tres anchas heridas, y empapados 
5733 — En congelada sangre los cabellos. 

SABADO 15 

(Manifiesto de la carga de un "buque ) 

Dos buques del Brasil en este día, 

Y ayer un bergantín, Llegan a puerto; 
Cuya carga, preciosa en nuestro apuro, 

5737 — Merece en poesía el manifiesto. 

190 El Diario de los sitiadores publicado po3teriorin«nte 
por La Gaceta de Buenos Aires ratlíica casi lodos loa por- 
menores referidos- en los versoa. Dice también que en lo 
fuerte de la acción avanzaron a los puntos convenientes 
trea piezas d© cafión a cargo del Teniente de ArtUlería Cha- 
marracín y don Rafael Molina, Que tomaron cinco prisione- 
roí y que fiólo tuvieron un cabo de Dragones muerto 7 a 
Oroná y un soldado herido. Esto no es exacto pues notoria- 
mente consta aue tuvieron mucho mayor pérdida. 



[ 252 ] 



DIARIO HISTORICO 



De fariña, tasajo, arroz, porotost 
Garbanzos y galleta, grasa y quesos, 
Aquélla se compone, y de cien pavos, 
Veinte ovejas, tres vacas y diez cerdos. 
A distancia se han batido 

Los guerreros, y no ha habido 
Novedad ; 

Y sin armas un pasado 
En veloz fuga ha ganado 
La ciudad. 



DOMINGO 16 

(La fragata ^^Sehastiatia^' con plausibles noticias) 

La fragata de guerra Sehasiiana, 
5749 — Procedente de Cádiz, llega al puerto; 

Y mil gratas noticias reaniman 

La débil esperanza en nuestros pechos. 

De Napoleón la amenazante ruina 
5753 — Las gaeetas anuncian; también vemos 

Las victorias de Rusia, y más grandiosos 

De la España guerrera los progresos. 

Se asegura que en Marzo dos mil hombreai 
5757 — Debían embarcarse de refuerzo, 

Mm yo soy de sentir que ya no sana 

Con tales paliativos este enfermo. 

A varios militares han venido 
5761 — En la misma fragata sus ascensos, 

Y ochoc^enta^s espadas que al instante 
Se dan a los Dragones y otros cuerpos. 
Hermoso estuvo el día, y se miraban 

5765 — En torno del recinto, de paseo, 
Bespírando alegría y esperanzas, 
Numeroso concurso de ambos sexos. 



5741 — 



5745 — 



[253] 



F. A. DE FIGUEROA 



LUiVES 17 

Sin empeñarse en la aedón 
57ínc) — La guerrilla se mantuvo, 

Y hasta en los balnartes» tuvo 
Poco ejercicio el cañón. 

De la Sebastiana 
5773 — Tjh ofimlidad 

Asiste al sarao 
Que Oliver ks da. 



jVIARTES is 

Hoy la lid fue más activa, 
5777 — Hizo más fiic^o el baliiai'te, 
Pero en una ni otra parte 
No hubo desgracia eiei^.tiva. 
De auxilios ni expedición, 
5781 — Nada hoy x^^^i^í'^'f^ anuncia 
La Gaceta: y ya renuncia 
Cada cual a su ilusión. 
Fray Cirilo todo 
5765 — Quiere co:mT)on.er 

Con frases pomposas, 
Tan huecas como él. 



MIEROOLES 19 

No sriliü la g^jerilla porque anuncia 
5789 — Una lluvia copiosa, opaco el tiempo, 

O acaso porípAe insj^ira desconfianzas 

191 Don José Prego de OUver, Administrador General de 
Aduana, y poeta el de más nota de aquella época. 



[254] 



DIARIO HISTORICO 



De la acción de Las Piedras el 
[recuerdo . . . 
En ochocientos once, en igual día, 

5793 — Para el contrario de feliz suceso, 

Posadas con su fuerza on aquel punto 
Fue atacado, destruido, y prisionero . . • 
Salió al amanecer la Bonihardera, 

5797 — Que de Artij^ras al graude campamento 
Seis granadas arroja, ocasionando 
Más sorpresa en su gerto, que no efecto, 

JUEYES 20 

(Muere don Manuel Cipriano) 

En toda la mañana los portones, 
5801 — Por la causa de ayer no ¡se han abierto; 
Mas salen a la tarde las partidas, 
Sin que suceda militar encuentro. 
El agua en los aljibes escasea, 
5805 — El que no se agotó ya está al extremo ^ 
Los víveres se acaban, y el soldado 
Está a media ración y s-in ver sueldo. 

De apoplético accidente 
5809 — Eli. 3 a noche de hoy ha muerto 

El portugués ciudadano 

Manuel Cipriano de Meló. 

Luego a las doce resuena 
5813 — -Del muro el bélico estruendo. 

Ahuyentando a los que osados 

Vienen a insultar de lejos. 

192 La pérdida de la fuerza realista en Las Piedras en nú- 
mero de 480 hombres, al mando de don José Posadas, Oficial 
óo Marina, había sucedido el 18 de Mayo de IBII. El autor 
no atina ahora con el motivo por qué atribuyó al día 19 
el aniversaria de este suceso. 

193 Don Manuel Cipriano, rico propietario, era el fundador 
y dueño del Teatro y de los dos edificios mas grandes y 
liermosos que entonces se conocían y que aun subsisten y 
ccQservan su nombre. 



[255] 



F. A. DE PIGUEROA 



VIERNES 21 

En la lejana playa, el enemigo 
5817 — Está una batería constrnyendo, 

Y hoy desde muy temprano los baluartes 
Le dirigen granadas más de ciento. 
Aquella batería se comUniye 

5821 — Por dirección de Diaz^ europeo, 

Que del bando patriota nuevamente 
El sistema abrazíó con ardor ciego. . . 
Dicen que el veinticinco (odioso anuncio) 

5825 — Hará el saludo fraternal al pueblo ; 

Tal vez, [ oh ceguedad I su estrago sufran 
Sus amadas, sus padres, o sus deudos, 
é Cuándo será aquel día, ] oh cielo santo ! 

5829 — En que hermanados con afecto tierno 
Miremos renacer en dulce alianza 
Iris de paz en el indiano suelo? 

SABADO 22 

Hoy el cuerpo guerrillero 
5833 — Se fastidia en la inacción; 
Que más quisiera altanero, 
Morir de plomo o acero. 
Que acabar de consunción. 

DOMINGO 23 

5837 — La guerrilla al medio día 
Retírase sin lidiar, 
Que el cielo se oscurecía; 

Y luego una lluvia envía 
5H41 — Por dos horas sin cesar. 

194 Don Francisco Díaz natural de Oalida, sujeto de Ilus- 
tración poco común. Los oficiales de esa batería eran el 
Capitán don Luciano Cabral y el Alférez don Fernando 
Bojaa. 



,[256] 



DIARIO HISTORICO 



Siempre en el tiempo lluvioso 
Se ve la peste ceder, 
Y por eso al pueblo ansioso 
5845 — Nunca el día es más hermoso 
Que cuando empieza a llover. 

LUNES 24 

(Fuegos artificiales y música en el campo sitiador) 

La guerrilla haista la tarde, 

Porque llovió, no ha salido; 
5849 — Pero a la lid no ha venido 

El contrario a liaeer alarde. 

Los baluartes con ardor 

Hacen fuego todo el día 
5853 — A la nueva batería 

Que construye el sitiador, 

Vense a la noche lucir 

Volantes fuegos y hogueras, 
5S57 — Y entre músicas guerreras 

Se oyen vivas repetir. 

Del día de libertad 

Es la víspera, y mañana 
5861 — Su batería lejana 

Saludará a la ciudad. 

Por más que proclaman 
Fraterna amistad, 
5865 — De cierto el saludo 

No es muy fraternal. 

MARTES 25 . 

(El 25 de Mayo celebrado por los sitiadores. — La 
hatería enemiga estrena sus fuegos) 

Hoy el tiempo con lluvia, o con llanto, 
Porque dudo si llueve , o si llora, 



.[2571 



F. A. DE FIGUEROA 



5869 — Del gran día señala la aurora 

Y prosigue variando después. 
Solemniza la hueste enemiga 

El recuerdo del grito q^ue alzaron ; 
5873 — Tres Otoños de guerra pasaron 

Desde el año ochocientos y diez. 

A las doce su nueva explanada. 

Que en la playa distante se advierte, 
5877 — Con estruendo terrífico y fuerte, 

Su fraterno saludo empezó. 

Trece halas al pueblo penetran; 

En el campo catorce quedaron, 
5881 — Y de cuatro que al puerto arrojaron, 

Un barquillo el estrago sufrió. 

Los escombros, los postes y piedras, 

Que a su impulso las balas alzaban, 
5S85 — Aunque a veces pavor inspiraban, 

No causaron desastre fatal. 

Con granadas y balas y bombas. 

Nuestros muros tronando responden; 
5889 — Y entre el humo y el polvo se esconden 

Los reflejos del astro inmortal. 

Los valientes con más entusiasmo 

Preparados al campo salieron^ 
5893 — Pero sólo a distancia se vieron 

Los contrarios la lid mantener; 

Su caudillo sin duda refrena 

Este día su furia exaltada, 
5897 — Y no quiere a su fiesta sagrada 

Holocausto de sangre ofrecer. 

MIERCOLES 26 

La guerrilla no salió 
Porque llovió todo el día; 
5901 — Tesoro que el cielo envía 

Y que al pueblo abasteció. 



[ 258 ] 



DIARIO HISTORICO 



TampcKío balas mandó 
El reciño tillo novel, 
5903 — Mas fue de esta plaza fiel 

El fuego ayer tan tremendo, 
Que hoy estarán eomponien<ío 
Los destrozos que liizo en él. 

5909 — Por los impetuosos yientos 

Y las ondas inij) elida, 

Cerca del Cubo del Sur 

Se hace una balandra astillas. 
5913 — Con carne, legumbres y aves, 

De Isla de Plores venía, 

Que de Ceilán no saliera 

Con una carga más rica, 
5917 — A duras penas la gente 

En frágil bote se libra, 

Siendo pasto de los peces • 

Las suspiradas gallinas, 
5921 — Con ganado de Entre Ríos 

Dos grandes lanchas arriban, 

Mas como es mucho el consumo, 

Durará bien pocos días. 

JUEVES 27 

5925 — Desde oí día veinticinco 

Calmó el sitiador sus iras ; 

Pues ni sus cañones truenan, 

Ni acometen sus guerrillas. 
5929 — Ayer en sesión secreta 

Pornió el Cabildo la lista 

De un empréstito f orzosoj 

Que a varios ricos se exija. 

19!> Según la lista formada, importiin las cuotas del pro- 
yectado empréstito 32:760 peí>cs fuertes. 



í 259 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



VIERNES 28 

5933 — Ya vuelve de su letargo 
La enemiga batería, 
Y doce balas que arrojan 
Kingúii desastre motivan, 

5937 — Rompiendo postes y rejas, 

Silbaban las férreas guindas.^ 
Cuyo estrépito tan sólo 
Al débil sexo intimida, 

5941 — Hoy dejan los panaderos 

De amasar, faltos de harina, 
Con lo que a un precio notable 
Se alzó la tosca fariña. 

5945 — Los restos de carne fresca 
A hospitales se destinan; 
Contentándose los sanos 
Con charque, arroz y judías. 



SABADO 29 

5949 — Desde las nueve del día 

A ratos, hasta el sol puesto, 
Los enemigos arrojan 
Treinta y stis balas al pueblo, 

5953 — Diríáse que algún ángel 

Nos escuda, y que en tal riesgo 
De las enemigas balas 
Neutraliza los efectos. 

5957 — Las murallas contestando 
Con cañones y morteros, 
A su eampo y batería 
Devuelven por uno ciento» 



[260] 



DIARIO HISTORICO 



DOMINGO 30 

(El día de Fernando Vil, — Beflexiones pro^nas 
de aquella época. Granadas y halas a la plaza,) 

5961 — Del augusto Fernando el fausto día 
Celebra la ciudad con sus festejos, 
Bepitiendo los buques y baluartes, 
Tres magníficas salvas en su obsequio, 

5965 — i Desgraciado Monarca ! Si un tirano 
Te llevó con perfidia al cautiverio; 
Si te arrancó del solio, aquí tíi gozas 
Otro solio más firme en nuestros peclios. 

5969 — En vano es que tu nomhre apellidando, 

Y tomando tu ausencia por pretexto, 
La Junta disidente haya estatuido 
Su33 engañosos planes y proyectos, 

5973 — Si emanciparse Buenos Aires quiere, 
Si confía en sus fuerzas o derechos, 
tPor qué no da la faz y y franco dice: 
Quiero ser Ubre, porque píiedo serlo f 

5977 — Así los sacrificios se excusaban, 

Y no que entre sofismas y misterios, 
Mil parciales se alejan, que vacilan 
Dudando entre síís voces y sus heclios..,. 

5981 — Durante todo el día de a dos halas 

Dirige el sitiador de tiempo en tiempo, 
Contándose cuarenta; y a la noche 
Bepiteu la función con suplemento 

19^ fil Gobierno Argentino con una política retinada, que 
a muchos era Incomprenalble, tomaba el nombre de Fer- 
nando Vil en fius decretos y manifiestos. Aún en Mayo de 
1B14 (como ae verá en esta obra) cuando la escuadra argen- 
tina vino a batirse ron la española, todos sus buques enar- 
balaron la bandera del Rey. 



[261] 



F. A. DE FIGUEROA 



6985 — Con doce halas más y diez granadas, 
Que hacen en su explosión terrible 

[estruendo, 
Nos brinda sú amistad; pero piadosa 
De sil efecto fatal nos libra él cielo. 

5989 — La privación de sueldo en los soldados, 
y lo escaso y lo ruin del alimento, 
Apuran su paciencia hasta tal punto, 
Que cometen sin orden mil excesos. 

5993 — Saquean almacenes; ya en corrillos 
Muéstranse los soldados altaneros, 
Y si ellos y la plebe se amotinan, 
Será de nuestro mal el complemento. 

5997 ■ — Vigodet sus demandas acallando, 

Por medio del Cabildo exige al pueblo 
Una contribución que ya empezara 
A cobrar desde ayer por prorrateo. 

6001 — Si el sitio no termina en cualquier modo, 
Si víveres no vienen^ y dinero, 
Muy tristes conseeneneias vaticino 
Cuando llegue a su colmo el STifrimiento. 

LUNES 31 

6005 — Porque fuese con rigor 

ha despedida de Mayo, 

Veinte veces con su rayo 

Nos saludó el sitiador, 
6009 — Una bala con horror 

Llevó un brazo a un militar. 

Otra hizo al punto expirar 

A una mujer,.- j caso fiero! 
6013 Su marido es artillero 

De ese ejército auxiliar. 



[262 ] 



DIARIO HISTORICO 



Besumen de los muertos y heridos en. la plaza y stis 
dependencias en este mes 

Muertos 10 

Muertos en los meses ante- 
riores 231 

241 



Heridos 301 

Heridos en los meses ante- 
riores 22 

323 

Besumen de las granadas y halas arrojadas a la 
plaza por los sitiadores en este mes 

Granadas : 10 

En los meses anteriores: 
Granadas 65 

75 

Balas 137 

En los meses anteriores: 

Balas 88 

225 



Puede aumentarse razonablemente un tercio a los 



muertos y heridos. 
Serán: 

Muertos 321 

Heridos 431,. 



:[ 263] 



F. A, DE FIGUEROA 



MES DE JUNIO DE 1813 

MARTES 1^ 

Ya empiezas a lucir frígido Junio: 
Muy bien venido seas; mas no infausto 

6017 — Nuevas calamidades nos inventes. 

Cual nos dio en su carrera el mes de Mayo 
La hueste guerrillera ha sostenido 
Sus pueistos militares en el campo^ 

6021 — Batiéndose a distancia, sin que sufra 
Ni sanguinoso ni notable caso. 
Desde su batería, a largas pansas, 
Treinta halas arrojan los contrarios, 

6025 — Que en tanta población no herir a nadie 
Más que casualidad, es mi milag^ro, 
Piensan con tres cañones de a ocho y doce, 
Y un miserable obús, aniquilarnos; 

6029 — Mas sus balas de lejos disparadas 

Sólo a media ciudad se han internado. 

MIEECOLES 2 

(Frecaííciones contra las halas. — 
Bale una expedición) 

De cuarto en cuarto de hora, todo el día, 
Dispara el sitiador un cañonazo ; 
6033 — Así desde las siete hasta el sol puesto, 

197 La taterífe» estalla pgcas cuadras rnéfi acá de la capilla 
de Pérez en el Arroyo-Seco, Sus balas no pasaban mucho 
de la caUe de Pescadores y oosterlormente aproximaron la 
explanada y entonces aquéllas crusaron toda - la ciudad. 



[264] 



DIARIO HISTORICO 



Hacen en su total, cuarenta y cuatro, 
Al oír el estruendo que a la bala 
Se anticipa yeloz un corto espacio, 

6037 — Atento cada cual gana corriendo 

De un opuesto edificio el fuerte amparo.. 

Sus balas a soslayo dirigidas, 

No enfilan nuestras calles largo a largo, 

6041 — Y sólo rebotando, o por descuido, 

O perforando un muro, hacen estrago. 
Por la primera vez nuestros baluartes 
Ni con un solo tiro han contestado, 

6045 — Pues... Jove mismo inerme quedaría, 
Si a cada ofensa fvlminase rayos. 

Esta noclie ha salido 

La expedición de Ramos 
6049 — Con hombres cuatrocientos 

De tropa y ciudadanos. 

Los rumores anuncian 

Que irán hacia Soriano 
6053 — A tomar, o en las costas, • 

Trigo, leña y ganado. 

Veintiocho son las lanchas, 

Ijas ocho con soldados^ 
6057 — Siendo las otras veinte 

De ambiciosos corsarios. 

Estos aventureros 

En las costas saltando, 
6061 — A saquear las estancias 

Se preparan osados. 

Más razonable fuera, 

Y aun más noble, al contrario 

19B Don Juan Ramos, Capitán muy distinguido del Cuerpo 
de Chain salió por mar con una fuerza a operar por las 
costas y el Uruguay. — El autor descuidó en aquella época 
de especificar los piquetes y Jefes que Iban en aquella expe- 
dición; y ahora no le es posible hacerlo pues las gacetas de 
Montevideo de aquel tiempo nada dicen a este respecto. 



[263] 



A. DE FIGUEROA 



6065 — Atacar frente a frente, 
Con valor esforzado ; 
Que no tan noble causa 
Con perfidia infamando, 

6069 — Saltear a los inermes 
Moradores del campo. 



JUEVES 3 

(Estragos de la peste. Arrojan los sitiadores 
muchas halas) 

Amanece eon niebla el día en calma ; 
Mas a las nueve, cnando estuvo claro, 
6073 — Del convoy se divisan cinco velas 
Que aun del Cerro la punta no han 

[doblado. 

El mal del eiscorbuto hace progresos 
Con tal velocidad, que inficionando 

6077 — La atmósfera y la sangre medio pueblo 
Sufre ya los efectos del contagio. 
El corazón sensible se consterna 
Al ver la asolación, el triste cuadro, 

6081 — Que la guerra y miserias espantosas. 
Presentan a la vez de modos varios. 
Aquí cual flaco espectro, desconozco 
Al que otrora se vió fuerte y lozano ; 

6085 — Allí miro una madre a quien rodean 
Sus hambrientos hijuelos sollozando; 
Mutilados los miembros, allí gime 
Una mujer, nn niño, o un soldado, 

6089 — • Semi-vivos. . , pues muerte y sepultura, 
La mitad de su cuerpo devoraron. 
Los mendigos su inopia y su miseria 
En los pálidos rostros publicando, 



[266] 



DIARIO HISTORICO 



6093 — Divagan por las calles, o de un templo 
Yacen tristes postrados en el atrio, 
A su tierna consorte el triste esposo 
Mira desfallecer, que entre sus brazos^ 

6097 — Como lámpara exhau^a, exhala apenas 
De moribunda luz trémulos rayos. 
¡ Cuál andan los ^Idados í y la plebe, 
Bobando a fuer de hambrientos con 

[descaro ; 

6101 — Y el respeto perdiendo a sus señores, 
Alzan también la voz YÍIes esclavos. 
Disgusto y desaliento se trasluce 
En la parte mayor del vecindario, 

6105 — Que la contribución tan exigente 

De pesos treinta mil aun no ha pagado. 

Oyese murmurar públicamente 

Contra el mismo Gobierno al populacho, 

6109 — Que con fiero despecho en su miseria, 
Rompe el freno al respeto y al reparo. 
Quiera él cielo piadoso estos conflictos 
Terminar de una vez^ y que asaltando 

6113 — Los contrarios el muro, todo acabe 

Con pronta muerte o con glorioso lauro. 

De diez en diez minutos todo el día 
Bálasi sesenta y seis nos arrojaron; 
6117 — Muchas puertas destruyen, muchos techos. 
Pereciendo riña niña y un esclavo. 

Lazarillo de uii ciego un pobre perro, 
Vuela por una bala hecho pedazos; 

6121 — No hallará aquel mendigo entre los 

[hombres 
De igual fidelidad otro criado. 



[267] 



P. A- DE FIGUEROA 



VIERNES 4 

Hoy con más benignidad, 

Desde las siete a las nueve, 
6125 — Quince halas enemigas 

Del pueblo las auras hienden. 

Ayer y hoy los portones 

Que cerrados se mantienen, 
6129 — Sólo se abren a las cuatro 

Porque los muertos se lleven. 

En largas filas salieron 

Ayer diez y ocho, y hoy veinte, 
6133 — Y eso porque no era dable 

Guardarlos para escabeche. 

No se permite el cortejo 

De amigos, ni de parienteSj 
6137 — Sino los negros que cargan 

Y tropa que los protege. 
De Santos y del Janeiro 
Cargados tres buques vienen, 

6141 — Que de arroz, charaue y fariña 

Al pueblo ansioso abastecen. 

En pro de su vecindario, 

El Cabildo providente, 
6145 — La carga de estos tres buques 

Comprar íntegra previene ; 

Y a todos al menudeo 
Vender por su cuenta qiüere, 

6149 — Evitando el monopolio 

Que la ambición establece, 

A Vázquez, y a Magín Bíus 

Esta comisión confiere, 
6153 — Como miembros del Cabildo 

A quienes ello compete. 

199 Don Dominga Vázquez, Defensor de Pobres, y don 
José Magín Ríus, Síndico Procurador. 



[268] 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 5 

Las barricas que de noche 
Fuera del muro se encienden, 
6157 — A cargo están de un soldado 
Que la confianza merece. 

Bajando hoy a renovarlas, 
Ijos contrarios le acometen ; 
6161 — Y Uévanle sin que puedan 
Desde los muros valerle. 

DOMINGO 6 

Sin abrirse los portones 

Lo mismo que ayer se tienen, 
6165 — Si no es sólo a los difuntos, 

Que éstos salen y no vuelven. 

De refuerzo al sitiador, 

Porque nuestro mal se aumente, 
6169 — De lucidos granaderos 

Llega una columna fuerte. 

íSe ignora si Buenos Aires 

Los manda, o si son de French, 
6173 — O Terrada, íiue en campaña 

En comisión anduviesen, 

LUNES 7 

Después de larga inacción. 
Sin que ocasione avería, 
6177 — Sólo tres halas envía 
El enemigo cañón. , 
Es puesto en prisión Rabelo, 

200 Véaae la nota del dfa 7 de Marzo. 



[269] 



F. A, DE FIGUEKOA 



Que a la fuerza y con engaño, 
•6181 — Quiso en un bote guadaño 

Fugar al contrario suelo. 

Joyas y esclavos vendió. 

Que robaba muy experto; 
•6185 — Y al verse ya descubierto. 

Escaparse pretendió, 

MARTES 8 

(Rahelo -preso declara ser fraile) 

A San Francisco el ínclito Rabelo 
Fue €071 grillos anoche trasladado ; 

6189 — Que en su inminente apuro ha descubierto 
Ser fraile^ en Buenos-Aires, franciscano. 
Llamábase Miguel, y aquí pasaba 
Con nombre de Agustín; hoy enclaustrado 

6193 — Su sentencia de nueve misereres 

Le liberta del plomo, o el espanto. . . 
Tres halas solamente en todo el día 
Arrojan a la plaza los contrarios; 

6197 — Y por el grande frío, y densa niebla, 
Xo salen a batirse nuestros bravos. 

MIERCOLES 9 

(Balas a la plaza) 

Saliendo de. su. inercia en este día, 
Veinte balas arrojan los contrarios, 
6201 — Pereciendo a su impulso por las calles 
Un soldado de Albuera y un paisano. 
Comandando la tropa que acompaña 
Al fúnebre convoy al Camposanto, 



[270] 



DIARIO HISTORICO 



6305 — Sale el valiente Albín, que en las 

[guerrillas 
Mostró cien veces su valor preclaro. 
Azcnénaga con él también marchaba, 

Y ya la gente entretenida estando 
6209 — En sepultar los muertos, de repente 

Da el enemigo su furioso asalto. 

Salvadores e Izquierdo comandaban 

La partida invasora, que chocando 
6213 — Encuentra en nuestra línea iin firme muro 

Que los repele con terrible estrago. 

Dos muertos abandonan, y se ignora 

Los heridos que llevan ; mas los bravos 
6217 — Del denodado Albín, en la pelea 

Dos heridos y un muerto reportaron. 

JUEVES 10 

Un dragón de la patria por el Cerro 
Con su armamento viénese pasado ; 
6221 — La opuesta batería no hace fuego, 

Y con víveres secos llega un barco. 

(Paz y Coiiiucci en las fronteras) 

El fuerte de Borhón en la frontera, 
Después de rechazar furioso asalto, 

6225 — Y no pudiendo más Paz y Contucci, 

A las fuerzas de French abandonaron. 
Este su intimación de rendimiento 
A la fiel guarnición hiciera en Mayo; 

6229 — Ella le despreció y el argentino 

Sufrió al dar el ataque un descalabro. 
Mas, al fin, los realistas, sin auxilios 
Al Brasil se refugian, derribando 



[271] 



F. A. DE FIGUEBOA 



6233 — El pequeño fortín; y sobre ruinas 
Pusiero]! sus banderas los contrarios. 
El orgulloso Freueh inútil triunfo 
Ha comprado con sangre, y harto o.^vo : 

6237 — Muchos muertos contó, y en los heridos 
A Mancilla, Echandía y otros varios. 



VIERNES 11 

Custodiando cadáveres salieron 

Los guerreros de Albín; pero más eaato 

6241 — Ya prudente distancia, el enemigo 
Iimtiles descarga fusilazos. 
A don Vicente Berro en el Cabildo 
Con cansa criminal han arrestado, 

6245 — Porque al ilustre cuei-po s^6 insolente 
Tratar de estafador del vecindario, 

2D1 El Fuerte de Borbón (a) el Quilombo, fue formado en 
la coista del Yaguarón, cerca de la JCrontera. por el Coronel 
de Milicias don Joaquín de Paz y el ciudadano dOn Felipe 
Contucci. que hal^lan formado allí una reunión de reall^stas 
compuesta de hijos del país, españoles y brasileros. A fi- 
nes de Abril una fuerza de patriotas de aquellos contornos, 
al mando de don Francisco Antonio Delgado, se batió con 
otra de 40 hombres de aquéllos, habiendo bastantes heridos 
y muertos de ambas partes. El Coronel French, que marchó 
del sitio con crecidas fuerzas, llegó el 11 de Mayo y Ies 
intimó se rind-eaen a discreción. Los leales Pérez y Contucci 
contestaron del modo siguiente; '^En este campamento se 
defienden con honor y sin soíismas los sagrados derechos 
de S.M.C. el señor don Fernando VIL, en cuyo concepto, si 
usted pretende .lugar las armas, ellas decidirán nuestra suer- 
te, caso que usted no evacúe inmediatamente el frente que 
ocupa. Dios guarde, etc. Mayo ll de lfll3.'* — En efecto, el 
12 Se dio el ataque; muchos los realistas salieron ba- 
tirse al campo ra^o y el asalto fue repelido, pero conside- 
rando que no podían sostenerse sin víVeres, abandonaron en 
aquella noche la fortaleza, demoliéndola' completamente y 
emigraron ail territorio portu^és, habiendo perdido en estos 
choques como SO muertos y otros tantos heridos. Los patrio- 
tas tuvieron más pérdidas y entre sus heridos al Teniente 
don Lucio Mansilla y al Alférez don José María Echandia. 

[ 272 i 



I 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 12 

Hoy con veinte y siete halas 
La batería importuna, 
6249 — Sin causar desgracia alguna, 
Regaló a la población. 
El valiente Haedo muere 
De sus antiguas teridas; 
. 6253 — Salen a la lid las partidas. 
Mas no hallan oposición. 



DOMINGO 13 

C uarenta tiros hoy la batería 
Disx>aró a la ciudad, fsín más estrago 

6257 — Que destrozar paredes, y en las calles 
Arrebatar los postes con fracaso. 
Ya el sexo femenil el miedo pierde 
Al hierro silbador: porque miramos 

^261 — Que cual celeste éo:ida nos ampara 
Del Todopoderoso la alta mano. 
Salen con las guerrillas de, reserva 
Los valientes de Neira voluntarios: 

62G5 — El fuego fue tenaz, en el que saca 

Un soldado de Albín herido un brazo. 
Esta noche los muros trece tiros 
Disparan de cañón a los que osados, 

C269 — Despreciando el peligro, entre las sombras 
Detrás del terraplén llegan a rastros. 
Luego que el claro sol entre las ondas 
Los rayos de su luz ha sepultada, 

6273 — Al glacis de los fosos se aproximan, 
Dicterios y amenazas fulminando. 
Hoy fue tal la algazara y los insultos, 
Que ya los nuestros, de sufrir cansados, 



[273] 



F. A. DE FIGUEROA 



6277 — Preparan un obús que hasta la boca 
Atascan con cencerros y guijarros. 
Torna luego la grita, mas repente 
Descargan el tremendo metrallazo, 

6281 — Al que luego responden los quejidos 
Del mísero qne fuera maltratado. 
Infeliz! quién será? luego retiran 
La víctima quejosa - reportando 

6285 — De su atrevida empresa, y de los muros, 
El fatal escarmiento, y el estrago. 

LUNES 14 

(Los del Cerro toman algún ganado) 

El pan va a concluirse porque el trigo 
A más de veinte días no da abasto, 

6289- — Y desde hoy en los barrios se reparte 
A una media ración, sólo a los blancos. 
Tanta es la población, y de alimentos 
Son también los repuestos tan escasos, 

6293 — Que habiéndose agotado los recursos, 
Ta amenazan de cerca más quebrantos. 
Las partidas del Cerro a viva fuerza 
Treinta y seis animales apresaron, 

6297 — Paliativo infeliz que sólo un día 
Engaña nuestro mal, sin remediarlo, 

MARTES 15 

Los de Ojeda y Rivera, 
En la falda del Cerro, 
6301 — Con hostiles amagos 

Varias escaramuzas: emprendieron, 

202 Don Baltasar Ojeda y don Fructuoso Rivera (como ya 
en otras ocasiones se ha dicho) mandaban cada uno una 
división dél ejército de Artigas. 



[274] 



DIARIO HISTORICO 



Mas del alto castillo 

Los vigilantes dueños 
6305 — Los ahuyentan y arredran 

Haciendo retumbar catorce truenos. 

Ocho balas arroja 

El sitiador al pueblo, 
6309 — Que no ocasionan daño, 

Pues dirigiólas providente el cielo. 

Con veinte y tres difuntos 

Salen los guerrilleros, 
6313 — Mas veinte y cuatro entierran 

Pues de un balazo alli muere uno de cUos. 



MIERCOLES 16 



Sólo al amanecer la batería 
Nog saluda con cinco cañonazos, 

6317 — Luego Marte descansa; y. se reducen 
A custodiar los muertos nuestros bravos. 
La Asamblea argentina, a sus provincias, 
Por una ley solemne ha declarado 

6321 — De eclesiástico yugo independientes, 
Que no esté en territorio de su Estado. 
La ley es razonable: ni es cordura 
Vivir sujetos a un Obispo extraño 

6325 — Cuya grande influencia trastornase 

Su plan de Independencia yá formado. 

203 La Asamblea Nacional declaró por Ley en 4 de Junio 
que el Estado de las Provincias Unidas del Río de la Plata 
es independiente de toda autoridad «clesiástlca que exista 
J^uera de su territorio, bien sea de nombramiento o de pre- 
sentación real. — Firmado: Vicente L6pes> Presidente — 
Hipólito Vleites, Secretarlo. 



[275]. 



F. A. DE FIGUEROA 



JUEVES 17 

Por el Cerro ayer tarde se presenta 
El capataz de Betberé, pasado, 

6329 — Zafio injerto en política, que amiucia 
Del enemigo el prevenido asalto. 
Artigas y Bondeau, Vedia y Rivera, 
Y otros Jefes de pro de los contrarios, 

6333 — En la Jiinta de Guerra que han tenido. 
El tentar un asalto concertaron. 
Sobre lanchas y botes mal compuestos, 
Que los pamperos a su playa echaron, 

6337 — Y en pelotas de cuero determinan 

Hacer por varios puntos desembarco. 

Infelices que, ciegos en su arrojo, 

Se acercan a un volcán»», ¡qué triste 

[cuadro, 

6341 — Ver de amigos y deudos los cadáveres 
Colmar los fosos y cubrir el campo I 
Hoy, bajo Parlamento, hasta la Aguada 
Llega de Baltavargas el hermano, 

6345 — Que al valiente cautivo enviar consigue 
Una docena de onzas de regalo. 
En la mañana y tarde nos saluda 
El contrario cañón con vevnie rayos, 

6349 — Siendo al fatal impulso de uno de ellos 
Huerto en el muelle miserable anciano. 



VIERNES 18 

Anoche, milicia y tropas. 
Las murallas coronando, 
6353 — Pronto el fusil y la mecha, 
Llenas de ardor vigilaron. 
Pues, desde las siete y media, 
Por orden dada, los bravos 



[276] 



DIARIO HISTORICO 



6357 — Cada uno al honroso puesto 

Viéronse asistir bizarros. 

Las puertas todas del pueblo. 

A igual hora se cerraron; 
6361 — Y rondas de mar y tierra 

Con celo se han duplicado. 

El portón viejo se cierra 

Con grueso muro, dejando 
6365 — Un postigo que permita 

Salir la guerrilla al campo. 

SABADO 19 

Ayer diez y odio halas, y hoy veintiuna 
Eecibe la ciudad; mas el asalto, 

6369 — Ayer lo mismo que hoy, en vano esperan 
En sus puestos las tropas y voluntarios. 
En tal disposición todos estaban 
El momento de horrores anhelando^ 

6373 — Cuando un furioso viento se levanta, 

Que frustra los proyectos del contrario. 
Viénense a la ciudad, venciendo riesgos, 
Después de media noche, dos pasados, 

6377 — Y unánimes declaran que esta noche 
Dar pretendían decidido asalto. 
Dicen que seis mH hombres escogidos, 
Por tierra cuatro mil, dos mü bogando, 

6381 — O en nadadores brutos, meditaban 

A sangre y fuego conseguir el lauro. 

Siendo de los negros 

La casa lejana 
6385 — Donde ocultos tienen 

Los botes y lanchas. 

Y anoche intentando 

Echarlos al agua, 
6389 — El viento impetuoso 



[277] 



p: a, de figueroa 



Frustró su esperanza. 
Así de una ruina 
Sangrienta e infausta, 
6393 — Este contratiempo . 
Acaso nos salve. 



DOMINGO 20 

Ayer por el Cerro llegan 

Dos Dragones de la Patria, 
6397 — Que los designios confirman 

De nn pronto asalto a la plaza. 

Empero anoche el buen tiempo 

A BU intención se brindaba, 
6401 — Y en el muro los Yalientes 

En vano esperan con ansia, 
. Y pues que no aprovecharon 

Noche oscura y tiempo en calma, 
6405 — Es señal que ya desisten 

De su intención temeraria. 

Del Parque y Cubo se arrojan 

Mil materias, que incendiadas 
6409 — Alumbrando los contornos, 

Anuncian la vigilancia. 

Hoy la opuesta batería, 

Sin ocasionar desgracias, 
6413 — Sobre esta ciudad heroica 

Hace silbar quince halas. 

A sepultar los muertos han salido 

Las partidas guerreras, y ha llegado 
6417 — Un buque del J aneiro conduciendo 

Mil fanegas de trigo y cien sapallos. 

No tan gozoso Salomón miraba 

Sus naves arribar, que el rico mármol, 
6421 — Y oro, y jaspe, de Tyro,'le llevaban 

[2781 



DIARIO HISTORICO. 



Para dar esplendor al templó santo : 
Gomo el pueblo contento y ya advertido, 
Contemplaba con ansia aproximarse, 
6425 — Su remedio y su vida en él cifrando. 

LUNES 21 

Yeinte halas arrojan: una de ellas 
Eompe a nn joven la pierna con fracaso : 
Su nombre es Manuel Arcas. — Esta noche 

6429 — En los muros las tropas vigilaron. 
Muchas bombas espera el enemigo 
(Según declaración que hoy da un pasado), 
T dos balandras apresadas, llegan, 

6433 — Junto a Gualeguaycliú, por don Juan 

[Ramos. 

De este mismo caudillo una partida, 
Que efectuó en San José su desembarco. 
Por milicias patriotas del distrito 

6437 — Fue atacada, sufriendo un descalabro. 
En pretensión de víveres y vacas, 
La partida internóse sin reparo, 
Mas ocho prisioneros por trofeo 

6441 — Quedaron con sus armas al contrario. 

MARTES 22 

Lloviendo copiosamente 
Amaneció, y lentamente 
Prosiguió ; 
6445 — Y la inf anda batería 
Qttínce balas en el día 

Nos mandó. 
Diez pasados han llegado 
6449 — Al Cerro y ninguno armado, 
Porque, son 



[279] 



F. A. DE FIGUEROA 



De los buques costaneros, 
Que se hallaban prisioneros 
6453 — Sin prisión. 

TJn piloto entre ellos cuenta 
Que la discordia se aumenta 
Sin cesar 
6457 — De argentinos y orientales. 
Lo cual hará nuestros males 
Terminar. 



MIERCOLES 23 

Una bala, de veinte que hoy cayeron, 
6461 — Lleva la pierna a un negro, y de rechazo 
Las x^iedras que levanta estrepitosa, 
A una débil mujer rompen el cráneo. 
Así como Damocles, cada instante, 
6465 — La espada sobre el cuello contemplando, 
Podemos de la mísera existencia 
Cada día contar por un milagro. 



JUEVES 24 

(Fallece el Cura vicaría hit crin o) 

Mucre don Martin Alvarez, que ha sido 
6469 — De esta Iglesia dignísimo Vicario. , , 
No sale la guerrilla, y treinta halas 
Sobre el pueblo terríficas silbaron. 
Los escombros que horrísona levanta 
6473 — Una de aquellas, con fatal estrag-o, 
A un hijo de Velázquez esta tarde 
La cara horriblemente ha destrozado. 

204 Era Vicario interino, pues el propietario don Juan 
José Ortiz, estaba con ios sitiad orea. 

[280] 



DIARIO HISTORICO 



VIERNES 25 

El cielo ya cansado 
6477 — De ampararnos propicio, 
Parece que abandona 
Este pueblo al horror de su destino. 

Vemte veces el rayo 
6481 — Del cañón enemigo, 

Anunciando desastres, 

Hiende las auras con ruidoso silbo. 

A su horroroso impulso 
6485 — Cae destrozado un niño, 

Y para más tormento, 

Rodar vio su cabeza el padre mismo. 
Las bullentes entrañas 
6489 — De una mujer he visto 

En un muro estampadas, 

Y en dos partes el cuerpo dividido. 
Mas tan horribles cuadros 

6493 — A nuestro pecho aflicto 
Causan horror, no miedo, 
Que el miedo y el horror son muy distintos» 

A custodiar los muertos 
6497 — Loa bravos han salido, 

Pero la orden quebrantan 

De evitar los combates y peligros. 

Ellos mismos provocan 
6501 — Al lejano enemigo, 

Que también impaciente 

Refrenara hai^ta hoy su ardor altivo. 

Con ansia se acometen 
6505 — Sin contener sus bríos, 

Y luego de ambas partes 

Ijo^ insultos resuenan y los tiros. 



- [ 281] 



F. A. DE FIGUEROA 



Un sable y tres caballos 
6509 — Trofeos nuestros han sido ; 
Mas Chain se retira 
Con un soldado muerto y dos heridos. 

SABADO 26 

Una bala en el muelle a nn marinero, 
6513 — De treinta que disparan, rompe un bra;io ; 
Llega un buque con carne, y por la tarde 
Del campo disidente hay dos pasados. 
De trigo del Brasil ha conducido 
6517 — Mil quinientas fanegas otro barco ; 

T el pueblo que a sus males ve un alivio, 
Al cielo protector aka las manos, 

DOMINGO 27 

(Se empeña fxiertemenie la guerrilla) 

En la lid los valientes sostuvieron 

6521 — Un obstinado choque, en que bizarros 
A tiro de pistola diez minutos 
Compiten en bravura los dos bandos. 
Con ventaja los nuestros combatían 

6525 — Del fuego de los muros amparados, 
Cuyo estruendoso horror el enemigo 
>Soportaba tenaz a eampo raso. 
Abandonan por fin su altiva empresa, 

6529 — Dos heridos y un muerto reportando, 
Y del bravo Chain es un Sargento 
Herido levemente, y muerto un Cabo, 
Las balas de cañón que en este día 

6533 — Nos manda el sitiador son treinta y cuatro. 
Que sin causar desastre sanguinoso^ 
.Sólo muros y puertas destrozaron. 

[282] 



DIARIO HISTORICO 



LUNES 28 



Veinte o veintidós difuntos 
6537 — Cada día llevan juntos 
A enterrar; 
Que el escorbuto y mil males, 
Nos van diezmando fatales, 
6541 — Sin cesar. 

La contraria batería 
Alcanza más que solía 
Con sn acción, 
6545 — Desde que manda bizcocho 
Del calibre de a diez y ocho 

Su cañón, 
J)e toros hasta la i^laza 
6549 — Llega su alcance ; y aun pasa 
Más allá... 205 ' 
Pocos barrios al abrigo 
Del destructor enemigo 
6553 — Vénse ya. 

Mujeres, niños y viejos 
Huyen hacia lo más lejos. 
Do se ven, 
6557 — (Aunque es incivil figura), - 
Como piojos en costura, 

No muy bien. ■ 
Cueros y lana en los techos 
6561 — Ponen otros, satisfechos 
De temor, 
Porque las balas rebotan, 
y en la blanda lana embotan 
.6565 — Su furor. 

Hoy veinte y ctiaéro de aquéllas 

305 Llamábase entonces la. plaza de toros el .descampado 
que habla desde donde está actualmente la Casa dé £a ér- 
ele! os hasta cerca del cuartel de Dragones. 



I-283J 



P. A. DE FIGUEROA 



Manda al pueblo,- raas ellas 
En total 

G5G9 — Matan a lui negro demente, 
Caso que no es ciertamente 

Muy fatal. 
Hoy la guarnición del Cerro 
6573 — Salió al alba de su encierro 
Con valor; 
Y a la enemiga avanzada 
Sorprendió una caballada 
6577 — Superior. 



MARTES 29 

(Día de San Pedro. — Ataque al Cerro) 

El enemigo con furente arrojo, 
De San Pedro este día señalando, 
En el Cerro pretende a viva fuerza 

6581 — Las» vacas sorprender y los caballos. 

Más de trescientos hombres a las nueve 
Preséntanse en la falda^ amenazando 
Lanzarse a los corrales, y a la presa, 

6585 — Que ayer nuestros valientes les tomairon. 
Dragones de Otorgues y de la Patria, 
Y un piquete de negros y de pardos 
La falange invasora componían 

6589 — Que el Comandante Vedia iba guiando. ^06 

206 Por la Caceta de Buenos Aires se verificó después en 
lo esencial la relación de este suceso. £1 trozo de Dragones 
de lA Patria lo mandaba el Teniente don Pomingo Arenas; 
el de pardos y morenos el Teniente Cabeza Henrlque y Al- 
férez Parobla y otro de caballería de loa orientales de Otor- 
gués, cuyo Jefe no nombra la Gaceta, y siendo el Coman- 
dante en Jefe que dirigió la acción el Teniente Coronel don 
Nlcoüás Vedla» Dice también que no tuvieron más pérdida 
Que dos heridos; en esto bizo la Gaceta mucha rebaja. 



[284] 



DIARIO HISTORICO 



Veinte hombres nos sorprenden, de los 

("cuales 

El uno muerto, loa demás cercados, 
Sin quererse rendir, con cuatro heridos, 

6593 — Calando bayoneta se abren paso. 
Encendidos en cólera los otros, 
Cargan hacia el corral» mas sin lograrlo, 
Pues con fiero estampido los cañones 

6597 — Amagan muerte, fulminando estragos. 

Cambian de dirección y hacia la playa 

Dirígense veloces, atacando 

A los pocos que al Cerro conducían 

6601 — Los víveres, que un bote ha descargado. 
Allí más la metralla los persigue, 

Y el fuego de fusil; pero entretanto 
Del auxilio y bagaje se apoderan, 

6605 — Que abandonan los nuestros en un carro. 
Otros huyen, y logran, protegidos 
De los fuegos del Cerro, su reembarco, 
T allí el contrario con inútil rabia 

6609 — Un largo trecho los persigue a nado, 
Tornan desesperados a la orilla, 

Y de nuevo pretenden, temerarios, 
Cortar a nuestra gente, que en las peñas 

6613 — Impune les ofende por los flancos. 

No iguala de los vientos el bramido 
En huracán violento desatados, 
Ni el eco de los truenos pavoroso 

6617 — Que va de sierra en sierra retumbando, 
Al fatal estampido fulminante 
De metralla, de bombas y de fraseos. 
Que en tomo del castillo vomitaban 

6621 — Los obnses, morteros y soldados. 

Ceden al fin los invasores fieros, 

En su obstinada empresa contrastados, 

Llevando por trofeo la carreta, 

6625 — Dos hombres prisioneros, y un caballo. 



[ 285 I 



F. A, DE FIGUEROA 



Cinco heridos tuvimos y dos muertos; 
Pues del castillo y peñas amparados. 
Los fieles guerrilleros se batían 

6629 — Las ventajas del sitio aprovechando. 
De la parte contraria los heridos 
No es fácil calcular ; pero se hallaron 
Dos sangrientos eadáveres, dos lanzas, 

6633 — ■ Pistolas siete, y tercerolas cuatro, 
A la ciudad en tanto g;mnce halas 
Sin conseguir desastres arrojaron; 
No salió la guerrilla» ni los muertos 

6637 — Tampoco al cementerio se han llevado. 



.MIEECOLES 30 

De ayer y hoy unida 

La Biortalidad, 

Cuarenta y tres muertos 
6G41 — Llcvanse a enterrar. 

A esta larga fila, 

Fuerza militai*, 

(Como es de costumbre), 
6645 — Custodiando va. 

Las balas contrarias 

Sobre esta ciudad 

Doce veces sólo 
6649 — Se oyeron silbar ; 

Y sólo consiguen 

Un buey destrozar, 

Que su amo guardaba 
6653 — Cual joya real. 



i286i: 



DIARIO HISTORICO 



Resumen de los muertos y heridos en la plaza y 
BUS dependencias en él mes presente 

Muertos 44 

En los meses anteriores . . . 241 

285 



Heridos 45 

En los meses anteriores « . • • 323 

368 



Granadas y balas que lian tirado a la plaza 
en este mes: 

Granadas — 

En los meses anteriores . . 76 

Balas 555 

En los meses anteriores . « . . 225 

780 



Puede aumentarse razonablemente un tercio a 
los muertos y heridos, 
Y serán: 

Huertos 
Heridos 



380 
.491. 



I 287 1 



F. A. DE FIGUEROA 



MES BE JULIO DE 1813 



JUEVES 1^ 

Sale al campo, y sin batirse 
Nuestra guerrilla esforzada, 
EmpreniUó su retirada, 
6657 — Porque a llover empezó. 

También quieta permanece 
La contraria batería; 
Sólo al declinar el día 
6661 — Dos halas nos arrojó. 



VIERNES 2 

Hoy llega el bergantín que a buscar 

[víveres, 

Llamado SoMia Rosa, envió el Cabildo, 
Con porotos, arroz, charque y fariña, 

6665 — Y una cuantiosa provisión de trigo. 
Emigrados de López, de relevo 
Doscientos para el Cerro hoy han salido y^^"^ 
Un pasado ha venido, y siete halas 

6669 — Arroja a la ciudad el argentino. 

207 Todos loB meses salla de la plaza, por mar, un piquete 
de tropas para relevar la g>uarnl<!lóii del Cerro. 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 3 

El soldado que atiende a los faroles, 

Que iluminan los fosos del recinto, 

Desertase esta noclie, y en su fuga 
6673 — Al negro encendedor lleva consigo. 

De un bote de guerra 

Que estaba en la playa, 

Como es de costumbre, 
6677 — Haciendo su aguada, 

Desei-ta un soldado 

Con arte y con maña, 

8in que lo advirtiesen 
6681 — Sus tres eamaradas. 

Llega de las costas 

Hermosa una lancha, 

Siendo el cargamento 
G685 — Terneras y vacas. 

DOMINGO 4 

A las tres de la tarde sale el queche 
A ver con cuál objeto, o cuál motivo, 
Se halla de Santa Kosa en la Ensenada 

6689 - — Un bergantín inglés como escondido. 
Arroja el sitiador ayer diez balas, 
Hoy manda vemiidós por ser Domingo, 
De ellas perece un hombre, y la guerrilla 

6693 — Sin entrar en acción vuelve a las cinco. 

LUNES 5 
(Nuevos sucesos de "Róbelo) 

Búhelo, el fraile afamado. 
Que apóstata y desertor, 
Se encontraba con rigor 
6697 — En San Francisco encerrado, ^o» 

2(ra Véase el 8 de Junio anterior lo que se relaciona de 
este Babelo. 



[289 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



Con un ardid extremado 
Anoche logró fugar ^ 
Mas hoy tórnanlo a encontrar, 
6701 — Y según lo que se infiere, 
Otro nuevo miserere 
Los frailes le han de aplicar. 

En la Iglesia hubo función, 
6705 — Del grande triunfo en memoria 

Que Buenos Aires con gloria 

Alcanzó contra el Bretón; 

El enemigo cañón 
6709 — No hizo fuego a la ciudad ; 

Crece la mortalidad 

Que la epidemia ocasiona, 

Oh ! cuan cara es la corona 
6713 — Que merece la lealtad! 

MARTES 6 

Dos negros de Soler, ambos sin armas, 
Desertados anoche se han venido j 
Arroja el sitiador veintidós halas 
6717 — Con que sólo ofendió los edificios. 

Hoy los guerrilleros 
Vuelven de la lid, 
Haciendo a los fieros 
6721 — Contrarios huir. 

MIERCOLES 7 

En la esquina de Macho gravemente 
Son de una misma bala dos heridos. 
De cincuenta que arrojan. — Un pasado 
6725 — Huyó a los sitiadores, y otro vino. 



[290] 



DIARIO HISTORICO 



Esta tarde a las cuatro toma el quechi?, 
Que a Santa Rosa fue, sin dar ükIícíos 
Del bergantín inglés que oculto viera 

6729 — La vigía fondeado en aquel sitio. 
Nuestros guerrilleros 
Al campo han salido, 
Mas sólo se cambian 

6733 — Inútiles tiros. 



JUEVES 8 

Treinta y dos halas nos mandan 

Los contrarios implacables, 

Logrando con una de ellas 
6737 — ' Matar un negro esta tarde. 

Del Cerro los defensores 

Continuo a guerrilla salen 

Dígolo esta vez por todas, 
6741 — Por ser prevención notable. 

Pues si no hago cada día . Ví' 

Eelación de sus combates, 

Es porque sólo el Gobierno 
6745 — Sus diarios sucesos sabe. 

Y como por otras vías 

No es fácil siempre informarse, 

Sólo a esta plaza limito 
6749 — Mis poéticos anales. , . 

A menos que algún suceso 

Acontezca que demande, 

Como este día, un recuerdo 
6753 — Por sangriento y memorable. 

209 En efecto, casi todos los dfas los del Cerro sostenían 
guerrillas con los sitiadores aunque en escala menos notab'je 
que la de la plaza. : /. . ■ 



[291] 



F. A. DE . FIGUEROA 



(Fuerte guerrilla en el Cerro) 

Ciist odiando el pastoreo, 
Hoy sus guerreros leales, 
Saliendo al campo ardorosos 

6757 — Se alejan de sus baluartes. 
Asáltanlos de repente 
Dos enemigas falanges, 
Como tigTes que a su presa 

6761 — Dan rebramando el aA^ance. 
Nuestros bravos resistiendo 
Con denuedo imperturbable, 
Al número y furia oponen 

6765 — Sus fusiles íiilminantes. 

A un Dragc'm. nucís tro, que herido 
Cayó cércanle al instante, 
y a lanzadas le acribillan 

6769 — Hasta que la vida exhale. 
Dos más heridos tuvimos, 
Y un muerto ; mas de su parte 
Con dos cadáveres pagan 

6773 — Sus locas temeridades. 



VIERNES 9 

(Martín Garda es tomado por los patriotas) 

Hoy la funesta nueva se recibe. 
Que el contrario en lancliones atrevido 
Tomó a Martín García el día siete, 
6777 — Cometiendo saqueos y homicidios. 

Fugándose dos hombres en un bote, 

210 Los sangrientos detalles que éstos daban resultaron ser 
exagerados. (Véase el día 16). 



[292] 



DIARIO HISTORICO 



Al puerto llegan hoy, ambos iieridos, 
Que del triste conflicto y fiero asalto 
6781 — De esa noche fatal dan el aviso, 

La expedición de Ramos a otras islas 

El día tres del mes había salido, 

Y la ausencia de buques de la escuadra 
6785 — Brindó con la ocasión al enemigo. 

El asalto ejecutan, no esperado, 

De la Patria Dragones treinta y ein?o, 

Que a espada inexorable sacrifican 

6789 — A los inermes míseros rendidos, 
Co]ifusa es, y tal ve^ exagerada, 
La noticia que dan los fugitivos ; 
Por eso Vigodet el Cisne envía 

6793 — A informarse del caso, y darle aviso, 

SABADO 10 

Llega anoche un pasado por el Cubo 
Con el agua hasta el pecho ; y sin ser visto 
En las sombras nocturnas silencioso, 
6797 — A la guardia del muelle llega él mismo. 
El bronce tronador de los contrarios 
Se mira en inacción yacer tranquilo, 

Y sin gran resistencia las guerrillas 
6801 — Sus puestos de costumbre han sostenido. 

DOMINGO 11 

De Buenos Aires emigrado llega 
Aréchaga, entre riesgos infinitos, 
Fugando en frágil bote ; y nos relata 
6805 — Sucesos ya fatales, ya propicios. 

211 El autor, aunque muy Javerr. escribía en aquella época, 
con la precaución y criterio posible, sin dejarle alucinar 
ciegamente por el espíritu de partido. 



[293] 



F. A. DE FIGUEROA 



Que triunfante Belgrano, Goyeneche 
Estaba con sus tropas muy mal quisto; 
Este con su cuartel en Cochabamba, 
6809 — Y aquél en Potosí con sus patricios. 

Que el prudente Abaseal, Virrey de Lima, 
Iba a dar a la gaerra un nuevo giro, 
Y entregando el ejército a Pezuela, 
6813 — Goyeneche y Tristán son removidos. 



LüNBS 12 

Hoy del campo sitiador 
Desertó Prudencio Bada^ 
Que en el anterior asedio 
6817 — También fugó de esta plaza. 

La argentina batería 
Arroja al pueblo ocho hala^^ 

Y en la guerrilla im valiente 
6821 — Con grave herida &e. salva, 

Ya cansado el pueblo duda 
De los refuerzos de España, 
Pues bien poco es lo que nutre 
GS25 — El aire de la esperanza. 

MARTES 13 

El valiente Llerena 
Hoy, en tenaz guerrilla, 
A dieciocho invasores 
6829 — Persigue en el Cordón con su partida, 
También dieciocho halas 
El sitiador envía, 

Y sólo de una de eUas 

6833 — Dos personas a un tiempo son heridas. 



[294] 



DIARIO HISTORICO 



El Cabildo al Gobierno 

Hoy propone y le insta, 

Que a los buques mercantes 
6837 — Habilite a ejercer sus correríaa. 

Quiere que recorriendo 

Del Uruguay la línea, 

Extirpen los lancliones 
6841 — Del bando sitiador que allí se abrigan^ 

Que nuestros costaneros, 

Que en esas playas giran, 

A este pueblo abastezcan 
6845 — Sin riesgo alguno, y su comercio sigan. 



MIERCOLES 14 

(Las cañoner^as hacen activo fuego contra la casa 
de los negros) 

Anoclie a la tina y media a echar granadas 
Salen dos cañoneros y el Bombillo^ 
A casa de los negros donde tiene 

6849 — Batería en cubierta el enemigo. 

Construyóla sin duda con la idea 
De ofender la bahía con sus tiros, 
Mientras un parapeto y contraescarpa 

6853 — Cubren a los que encierra en su recinto. 
Salieron pues, los buques, y a la playa 
Apenas se aproximan, cuando el grito 
De alarma, y los clarines y tambores, 

6S57 — Resuenan en el campo subversivo. 

Sus jinetes e infantes, por doquiera 
En grupos y falanges divididos, 
De fusiles, y lanzas, a la vista 

6861 — Formaban ambulantes obeliscos. 



[295] 



r. A. DE PIGUEROA 



Creyendo iin desembarco los contrarios 
A lu plajea acudieron; allí altivos 
Defendiendo sus puestos, despreciaban 
6865 — De metrallas y de balas el granizo. 

Ellos y sus callones contestaban 
Con iin fuego horroroso y sostenido. 
Que cual claro relámpago alumbrando 

6S69 — Aumentaba en su daño sus peligros. 
El sulfúreo esplendor de fogonazos, 
Que reflejaban con siniej^tro brillo, 
Prestaba a su figura la apariencia 

6373 — Do fantásticas sombras del abismo. 
Kl eíitrueudo horroroso finalmente 
Suspenden a las tres nuestros marinos, 
Que ignorando la pérdida contraria^ 

g^77 — . Con dos muertos se ^^lelven y un herido. 
Los fanáticos cuentan este lance 
De muy diverso Tnodo a su capricho, 
Diciendo que vioron los contrarios 

6881 — Fugar cobardes o quedar tendidos, 

JUEVES 15 

Ayer treinta halas 

Mandó el enemigo, 

Y hoy de treinta y cuatro 
6885 — Kesuena el silbido^ 

Que haciendo destrozos 

En los edificios, 

No han ocasionado 
6889 — Ni muertos ni heridos. 

Hoy nuestros guerreros 

Cercados se han visto, 

Mas como leones 
6893 — Se abrieron camino. 



[ 296 I 



DIABIO HISTORICO 



Y zanjas y escombros, 
Q\ie hay en aquel sitio, 
Les dan en su apuro 
Defensa y asilo. 
Al fin los miramos 
Salir del peligro, 
Trayendo I/lerona 
Tres bravos heridos. 

VIERNES 16 

fÜetaUes verdaderos sobre el dsalto de 
Martin García) 

Hoy de Martín García llega un barco 

Qne, mejor informado, da el aviso 

De haber sido el asalto de aquel punto 

6905 — Menos fiero y sangriento qne se ha dicho 
Los dos que antes llegaron aterrados. 
Fugando entre las sombras y el conflicto, 
Dieron sn relación que, exagerada. 

6909 — Aumentó más y más cada individuo. 

Antes de amanecer (tal fue el sucoso) 
En la Isla desembarcan sin ser vbtos, 
En la noche del siete, en cuatro botcy, 

6913 — Veinticuatro contrarios atrevidos. 

Caparroz, los mandaba: todos eran 
De la patria Dragones escogidos; 

Y Mondragón con ellos, el que a Mnezas 
6917 — Ultimó en la derrota del Oerrito. . . 212 

212 Según pubUcó después la Gaceta ele Buenos Aires, el 
Teniente de Dragonea don José Caparroz (andaluz) asaltó 
por sorpresa la Isla con 22 Dragones, y entre ellos el Sar- 
gento Bartolo Mondra^ón, el mismo que mató en el Cerrito 
al Brigadier Muezas. La isla s61o tenía 10 soldados de guar- 
nición; y dice la Gaceta que loa Dragones solamente tu~ 
vieron un cabo herido. — Se tomaron 3 cañoncitos, 36 ca- 
rabinas 17 pistolas. 1 esmeril, 19 sables. 32 granadas d<» 
mano y alguna pólvora. Luego ee reembarcaron y abando- 
naron la Ifila. 



mi — 

6901 — 



[297] 



P. A. DE FIGUEROA 



Un soldado, de diez que componían 
La débil guarnición, a un enemigo 
Hiere al saltar en tierra; mas los otros 

6921 — Castigan con la mnerte sn heroísmo, 
Un vecino también les acomete 
Que recibe una herida, y luego altivos 
Se difunden en la Isla, donde hieren 

6925 — A los dos que llegaron fugitivos. 

Dueños ya de la Isla, en el saqueo 
A cebar su ambición daban principio, 
Cuando sale a sn encuentro el digno Cura 

6!)29 — Confidente o parcial de aquellos mismos. 
Este, a fuerza de súplicas, consigue 
Los furores templar de su designio, 
Y que el honor y vidas respetando, 

6933 — Se contenten con menos sacrificios. 
Así lo ejecutaron í e igualmente 
Lleváronse tres lanchas; pues activos 
Vanse al día siguiente, recelando 

6937 — Verse por nuestros buques sorprendidos. 
El benéfico Cura en su campaña 
Betiróse también, y sólo han sido 
Prisioneros dos hombres, pues los otros 

6941 — En las breñas se ocultan, y los riscos. 

SABADO 17 

Por causa de la lluvia los guerreros 
Ayer y hoy a campaña no han salido ; 
^ • Y balas solamente en los dos días 
6945 — Nos mandan los contrarios veinticinco. 

Mas felizmente no logran 
Sangriento efecto sus tiros, 
Porque en nuestro bien el cielo 
6949 — Ostenta su patrocinio. 



[298] 



DIARIO HISTORICO 



DOMINGO 18 

Porque lluvia y frío acrecen, 
Los guerreros permanecen 

Sin salir ; 
6953 — Nueve halas han tirado» 

T sólo a un niño han logrado 

Mal herir. 



LUNES 19 

(El autor hubo de ser muerto por una hala) 

Gracias te ofrezco hianilde, [oh do los 

{hombres 

6957 — Protectora deidad !, pues hoy l3enigiio 

De muerte desastrosa y no esperada, 

Libertóme tu excelso patroeiuio. 

El viento de una bala que el sombrero 
6961 — Impetuosa llevóme, en tomo mío 

Mil escombros levanta, y me derriba, 

Salvando sin lesión del precipicio. 

Con diez prisioneros, 
0965 — Y carne, y ganado, 

Un barco ha llegado 

Que Ramos mandó..., 

Deserta con armas 
6969 — Un cabo de Albtiera, 

Y luego de afuera . 

Un indio llegó, 

Chain en guerrilla 
6973 — Batióse valiente, 

213 La expedición de don Juan Hamos se hallaba enton- 
ces por las Víboras, ■ 



[299 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



Y (los de sn ícente 

Merido-8 se ven. 
Mayor del contrario 
G977 — La pérdida ha yido, 
Pues tres han caído 
Heridos también. 

MARTES 20 

-Ayer fueron las halas vemtiúete 
6981 — Que mandó el sitiador; hoy sólo cinco; 
Llega iin barco con víveres y al Cerro 
Diez pasados acuden fugitivos. 

La deserción continúa hacia una plazci 
6985 — Que ellos suponen en fatal conflicto ; 
Es palpable argumento que revela 
Los disgustos que sufre el enemigo. 

MIERCOLES 21 
(Granadas de los {adores) 

Acércanse antes del alba 
6989 — Dos partidas enemigas, 

Que mil injurias en verso 

No cantan, sino vomitan. 

Mas tres tiros de metralla 
6993 — Las aterran; y aturdidas 

Dejan allí por trofeo 

Un poncho, y la tosca lira. 

Treinta y seis halas arrojan 
6997 — Los contrarios este día, 

Pero anoche nos han dado 

Serenata más lucida. 

Después de tan largo tiempo 
7001 — Que las granadas no silban, 

[300] 



DIARIO HISTORICO 



Una docena completa 

Los contrarios nos envían. 

Item mas veintidós halas 
7005 — Nos mandan alternativas, 

Formando horrible concierto 

De infernales melodías. 

A la explosión estruendosa 
7009 — Las puertas se hacen anillas, 

Las paredes se estremecen, 

Y los techos se derriban. 

Aterradas las mujeres, 
7013 — Ya enmudecen, o ya gritan, 

Todas corren; mas los iiombres 

Se guardan, no se intimidan. 

Las brillantes espoletas. 
7017 — Que en arcos lucientes giran, 

Al canto del terutero 
Con raro sonido imitan. 
Las balas hoy se han notado 
7021 — En sn alcance desmedidas, 

Que hasta el Cuartel de Dragones 
Todos los barrios dominan. 
Mas por manifiesto amparo 
7025 — De Dios, que en piedad nos mira. 

Poco el enemigo logra 
En proporción de sus iras. 
A dos víctimas tan sólo 
7029 — Los estragos se limitan- 

Tin negro y una mujer, 
Aquél muerto, y ésta lie r ida. 
tin soldado de Madind, 
7033 — Ayer, del Cerro a la vista, 
Desertó, y nada acontece 
Hemorable en la guerrilla. 



Í301] 



F. A. DE FIGÜEROA 



JUB^^S 22 

Cuatro halas solamente 
7037 — Los sitiadores nos tiran, 

Parque a víspera de mucho 

Día de nada se siga. 

Tornan esta noche al muro 
70Í1 — Oou su cielito y su grita; 

Maa tres oiuses con piedras 

Los aliuyeutan, o intimidan. 

Luego al portón en silencio 
7045 — Un pasado se aproxima, 

Que por escala de cuerdas 

Suben los nuestros arriba. 

VIERNES 23 

Con víveres ha llegado 
7049 — Del Srasil, 

Un baque de alto castado; 

La guerrilla ha descargado 

Pocos tiros de fusil. 
7053 — Cansado ya inútilmente 
.De esperar 

De España auxilio potente. 

Se ve al pueblo abiertamente 
7057 — Del Gobierno murmurar. 

SABADO 24 

La epidemia y horror que nos circundan 
Acrecen más y más nuestros conflictos. 
Siendo el pueblo doquiera un triste cuadro 
7061 — De orfandad, de miseria y exterminio. 



[302] 



DIARIO HISTORICO 



Hoy al amanecer se han descubierto 
Dos botes, y un lanchón, qne el enemigo 
Procura con afán desde la playa 

7065 — A la casa de negros conducirlos, 

Con seis yuntas de bueyes, y cien hombres 
Que ansiosos trabajaban, y al abrigo 
De sus fuegos,que al nuestro contestaban, 

7069 — Los botes y el lanchón llevan consigo. . 
Presúmese qne anoche pretendieron 
Asaltarnos por mar con sus barquillos; 
Mas hubo bajamar y en seco quedan, 

7073 — Porque un viento contrario sobrevino. 
Frustrada su esperanza diligentes 
Ocnltaron los botes qne han podido, 
Mientras duró la noche j mas la aurora 

7077 — ' Descubrió su tarea y sus designios. 
Allí de nuestros buques la metralla 
Les ha costado un muerto y dos heridos^ 
Hasta que al fin salvando sus bateles 

7081 — Se retiran burlando a los marinos, 

DOMINGO 25 

Hoy volvió la expedición 

Que Kamo^ ha comandado, 

Y en las costas se ha empleado 
7085 — En infructuosa excursión. 

Frustrados se ven los planes 

Que Vigodet se previno; 

No hay qne acusar al destino, 
7089 — Sino a sus locos desmanes. 

Algunos exploradores 

Que al litoral han bajado, 

Los odios se han concitado 
7093 — Ostentándose opresores. 



[308] 



F. A, DE FIGÜEROA 



Con proclamas de amistad, 
Que en sns a^tos desmentían, 
Calmar en vano querían 
7097 — El fuego de libertad. 

Así al descubrir Jos visos 
De su intención altanera, 
Nuestra gente halló doquiera 
7101 — Peligrosos compromisos. 



LUNES 26 

De un balazo sucumbe en la guerrilla 
TJn Dragón de la Patria. — Veinte tiros 
La opuesta batería disparando, 

7105 — Se ve por uno de ellos muerto un niño. 
Una Junta de teólogos se forma» 
Y Vigodet:, a falta de un Obispo, 
Con dictamen de aquélla ha nombrado 

7109 — A Fisterra por Párroco interino. 

Pues si el Vicario Ortiz a su rebaño 

Abandona, siguiendo al enemigo, 

No es razón ni prudencia, por más tiempo, 

7113 — Reconocer su espiritual dominio. 



MARTES 27 

En la guerrilla un contrario 
C'a3^ó gravemente herido, 
T en ej día Veinte halas 

7117 — Mandó el cañón enemigo. 

Ningiui d e 8 as t r e o e a s i (man 
Si no es en los edificios, 
Aunque una en la cindadela 

7121 — Abrió al portón un portillo, 

[304] 



I 



DIARIO HISTORICO 



Después que dan las diez, todas las noches, 
Siendo oscuras, se acerca el enemigo 
A tirar fusilazos, de tal suerte, 
7125 — Que imita de un asalto el fuego activo. 

Las granadas de mano y niorieradas 
De guijarros, contesitan a sus gritos, 

Y el Paraná tal vez con la metralla 
7129 — Les bate por un flanco de improviso. 

Actualmente, y ^on las once 

Cuando estos versos escribo, 

Resuenan en torno al muro 
7138 — La gritería y los tiros. 

Ellos cantando se burlan, 

Detrás del g-laeis tendidos, 

De estrepitosa metralla 
7137 — Que inútil gasta el recinto. 

MIBEC0LB8 28 

El bergantín de Magariños llega 
Cargado de fariña, arroz y trigo, 

Y otros dos buques rnás del Río Grande 
7141 — De menestras y leña bien provistos- 

A la falda del Cerro los contrarios 
Un cañón de campaña lian conducido 
Con que al bote hacen fuego, que llevaba 

7145 — Bastimentos y pólvora al castillo. 
En la Ida de Batas se resguarda 
De las balas, y luego haciendo giros, 
La carga pone en tierra libremente, 

7149 — Frustrando del contrario los designios. 
Un soldado de Albuera desertando 
Al campo sitiador, fue sorprendido; 

Y desde su baluarte hoy nos regala 
7153 — Con balas diecisiete el argentino. 



[305] 



F. A. DE FIGUEROA 



. El infatigable Ramos 

Hoy las guerrillas comanda, 

Sin que descansado hubiese 
7157 — De su penosa campaña. 

En el obstinado choque 
Dos hombres heridos saca, 
. Porqué al uno y otro bando 
7.161 — Odio fratricida exalta. 

Para explicar sus rencores 
Encuentro cierta implicancia: 

Dicen que no pueden verse^ 
7165 — Y siempre se ven las caras. 



JUEVES 29 

AI fuerte de San José 
Llega esta tarde una bala, 

Y de catorce que arrojan, 
7169 — Muere un hombre y una vaca. 

Tres barcos traen del Brasil 
De víveres rica carga; 
Mas, para colmo de males, 
7173 — Cuando hay víveres, no hay plata, 

Hay rumores de que Artigas 
De nuevo en disgusto anda; 

Y que al Gobierno Argentino 
7177 — Acusa de ofensas varias. 

No es fácil que este caudillo, 
Que conoce su importancia, 
Quiera el argentino yugo 
7181 — Sufrir en su misma Patria. 

[306 ] 



DIARIO HISTORICO 



Con reticencia orguUosa, 
Comunicación muy larga, 
Expresando varias quejas, 
7185 — Pasó al Director Posadas* 

VIBENES 30 

(El memorable Babelo) 

No pueden nuestros bravos por la lluvia, 
En la guerrilla acrisolar su brío; 
Ocúpase el contrario en sus fortines 

7189 — Sin dispararnos de cañón mi tiro. 
Anoche al sitiador fugó Rabelo, 
Estando con grillete en San Francisco, 
¥ hoy con extravagante inconsecuenoiay 

7193 — Pasado mtevamenie se ka venido. 

En el campo contrario ciertamente 
Halló desprecios, o esperó castigos, 
Y volviendo a la plaza, imaginaba 

7197 — Vendernos esta acción por mi servicio. 
La corona le salva, según dicen, 
Be ser objeto de ejemplar castigo; 
Mas vuelve el infeliz acompañado 

7201 — De soldados y frailes a sus grillos. 

Al Rincón de Solsona desembarcan 
Nueve bonabres en el bote de nn barquillo, 
Que en busca de ganado por doquiera 

7205 — Arrostran tempestades y peligros. 
Mas una gran partida se destaca 
De la gente que al Cerro tiene en sitio; 
Los asaltan^ los toman prisioneros, 

7209 — Quedando muertos tres y dos heridos, 

214 Efectivamente el Gene. al de los orientales don José 
Artigas, volviendo a renovar sua reclamos contra la polí- 
tica del Gobierno Argentino, pasó con fecha de este día 
un oficio aJ Director Supremo Posadas concebido en tér- 
minos ftlgo a-iívos. 



[307] 



F. A, DE riGUEROA 



SABADO 31 

En la noche de ayer sobre las armas 
Lí^s írnardias estuvieron, y el recinto, 

liecelando un asalto. Los g-uerreros 
7213 — Sin suceso sangriento se han batido. 

Mes de Julio, j cuán larga y penosa 
Pareciónos tu infausta carrera ! 
Pero Agosto fatal nos espera, 

7217 — Y Setiembre y Octubre tal vez- 
Un mes solo de penes, decía 
La Gaceta, y el triunfo se alcanza; 
Mas ¡a};-! tristes, con vana esperanza, 

7221 — Uno a uno pasáronse diez. 



I ;m ] 



DIARIO HISTORICO 

Besumen de los muertos y heridos de este mes en la 
plaza y sus dependencias 

Muertos 13 

Muertos en los meses an- 
teriores 285 

298 

Heridos 22 

Heridos en los meses ante- 
riores 368 

390 

Balas y granadas arrojadas a esta plaza en este mes 

Granadas 12 

En los meses anteriores: 
Granadas 75 

87 

Balas 434 

En los meses anteriores 780 

1214 

Puede aumentarse razonablemente un tercio a 
loa muertos y heridos. 

Serán : 

Muertos 397 

Heridos 520 



[309 ] 



F, A. DE FIGUEROA 



: MES DE AGOSTO DE 1S13 



DOMINGO 

Llega can ocho días del Janeiro 
Un lusitano bergantín con trigo; 
Y de Bspaña noticias lisonjeras 

7225 — En sus pliegos también se han recibido, 
A los débiles niños se parecen 
Los hombres exaltados de nn partido. 
Que pasan desde el llanto a la alegría 

7229 — Con un pequeño halago o un cariño. 
Dicen con entusiasmo que los rusos 
"Rl ejército grande han destruido 
De Napoleón.,., mas falta que esa gente 

7333 — Nos venga a libertar acá del sitio. 

Añaden que a Suche t y su ominoso 
Ejército, - en - Valencia vence Elío, 
Mas de auxilio a esta plaza nada dicen 

7237 — Y ella ha de sucumhir, si no hay auxilio, 

LUNES 2. 

No hallando opositores nuestra gente, 
Sigue y sigue, impertérrita hasta el Cristo, 
Sin que ni ayer ni hoy se presentase 
7241 — A contenerla el sitiador altivo. 

215 Esta franca predicción maniííesta cuán poco se alu- 
cinaba el autor con vanas noticias, ni con laa vociferaciones 
exaltadas de otros 



[310] 



DIARIO HISTORICO 



Cuatro veces el sol en torno al orbe 
Su círoiüo esplendente ha recorrido, 
Sin que el estruendo de enemigas balas 
7245 — Nos anuncie el estrago y exterminio. 
Dos desertan soldados de Sevilla, 
Otros dos al fugar son sorprendidos; 

Y otros casos iguales ya revelan 
7249 — De oculta sedición el ejercicio. 

Las tropas europeas inconstantes 
Se miran desertar, mientras Que adictos 
Por orgullo o lealtad (lo cierto ignoro), 
7253 — Firmes los del país se han mantenido. 

IVIARTES 3 

Sn admirable inacción 
Prosiguen los sitiadores, 

Y nuestros forrajeadores 
7257 — Hacen doble provisión. 

Avanzar impune dejan 
A los realistas, y es claro 
Que tal vez les cueste caro 

7261 — Si así imprudentes se alejan. 
Para evitar dura muerte 
No hay precauciones de más, 
Que el carnero se hace atrás 

7265 — Cuando va a topar más fuerte. 
Así en inacción segura, 
La gente que hoy ha salido, 
En el campo ha recogido 

7269 — No lauros, sino verdura. 

Uno que al campo argentino 
Fugaba, su mortal plazo 
Cumplirse vio, y de un balazo 

7273 — Quedó muerto en el camino. 



.[311] 



F. A. DE FIGUEBOA 



MIERCOLES 4 

(Bon Manuel Sierra) 

Eu el Sauce, y Rosario, liaee ocho días 
Quince hombres desembarcan, que allí 

[han ido 

En busca de ganado, y ya en la costa 

7277 — Lo juzgaban exento cíe peli^^ro. 

Mas por fuerza mayor Je las milicias 
Asaltados se vieron de improviso; 

Y el dinero, el granado y sus personas 
7281 — Quedaron en poder del enemigo. 

En vano con valor se defenrVicron : 
Inútil resistencia! al fin sniaisos 
Ceden a los patriotas, y se vieron 
7285 — Con dos muertos rendirse y cinco heridos, 
Un (íarcía mandaba^ y un Lamiiit^ne, 
Aquellos milicianos del Distrito.,. 

Y en Cufré el mismo día ig-ual contraste 
7289 — Otros del propio tráfico han sufrido. 

Diez hombres que al carneo en esta playa 
Habíanse in t orna d o í na dvert idos. 
Por los Blandeugiies que comanda Sierra 
7293 — Atacados se vieron allí mismo. 

Cuatro nuestros j^eveceii resistiendo. 
Otros cuatro también quedan cautivos, 

Y dos. salvando a nado, a sii balandra 
7297 — Llevaron del suceso el triste aviso. 

A las dos de la tarde nos disparan 
Los sitiadores de cañón dos tiros. 
Que después de seis díass de ^^ileneio 
7301 — Es la primer señal que dan de vivos. 

216 Comandaban a los 22 milicianos patriotas del Colla, los 
oficiales don Juan Manuel García, don Domingo Lamingu© y 
don Antonio Boí?é, Este suceso tuvo lugar el 28 de Julio 
anterior. 

[312] 



I 



DIARTO HISTORICO 



JUEVES 5 

Por nuestras patrullas 

Un mfeerü iiegTO, 

l^\lgando hacia el campo 
7305 — Anocte fne preso. 

Y en calma tranquila 

Iloy se mantuvieron 

La!& balas contrarias 
7309 — Y sus guerriUeros, 

VIERNES 6 

Desertan de la plaza dos esclavos. 
Dos balan sólo manda el enemigo; 
Salen los guerrilleros y consignen . 
7313 — Entre las quintafs forrajear tranquilos. 

A cuatro comerciantes 
El Gk>biemo ha pedido 
Para el mantenimiento 
7317 — De la fiel guarnioión uu donativo. 

Maza, García, San Vicente y Llanos, 
Son en tales apuros y conflictos, 
Los que han de contribuir con dos mü 

[pesos 

7321 — Cada imOj para un fin tan noble y 

[digno. 

La mitad, los primeros 
Ta entregan al Ministro; 

Mas negándose Llanos, 
7325 — Es objeto del odio y del ludibrio» 

217 Don Félix Maza, don Ildefonso García, don Antonio 
san Vicente y don N. Llanos, todos cuatro erai^ españole 
y vecinos pudientes. Llanos, hombre conocido pof muy ava- 
ro tuvo bastantes sinsabores por su resislencia al emprés- 
tito» y al Itn tuvo que entregarlo. 



[313] 



r. A, DE FIGUEROA 



SABADO 7 

(Acércase %m enemigo a las mí(rc¿las a proponer 
un cambio) 

Un contrario esta noche (extraño caso) 
Llamando a las inurallas itiiiy amigo. 
Detrás del terraplén, propiLso un cambio, 

7329 — Que es, por lo nuevo, de memoria digno. 
Dijo que de verdura y carne fresca, 
Dejaba una porción en aquel sitio, 
Por un fraseo de caña, que mañana 

7333 — A igual hora le pongan allí mismo. 
El Jefe del retén desde los muros, 
Su deseo ofreció cumplir x^ropicio; 
Y la Patria y el Rey, que ambos invocan, 

7;}37 — Dejan el fiel contrato garantido. 

También en las guerrillas varias veces 
Lances muy semejantes ya se han visto, 
Porque hay en esta guerra mutuamente 

7341 — Hasgos de odio, y de afecto, a un tiempo 

[mismo. 

Del opuesto baluarte, cuatro halasj 
Sin que causen desgracia, hemos tenido, 
T en el campo de Marte los guerreros 
7345 — Descargan sin efecto pocos tiros. 

D0MIK60 8 

Sale la descubierta, y rebuscando, 
Halló del terraplén en un resquicio, 
De carne fresca, de verdura y grasa, 

7349 — En notable porción tres atadillos. 

Cumpliendo su contrato, hoy ha dispuesto 
El Jefe de aquel punto poner vino 
España, caña, y rom, en cuatro frascoSi 

7353 — Y de varias menestras un saquillo. 



[314; 



DIARIO HISTORICO 



A las . diez de la noche vióse un bulto 
Receloso acercarse con sigilo, 
Que caminando a rastros parecía 

7357 — Buscar alguna cosa con ahinco. 

Llega..., encuentra los frascos y de gozo 
Se puso en pie a bailar un f andanguillo ; 
Bien haya los Gallegosi.... exclamando 

7361 — A cada trago que se echaba al cinto. 
Pero halla al retirarse una patrulla 
Que le prende y le lleva; y fue preciso, 
Porque él junto con ella no perezca, 

7365 — No disparar de la muralla un tiro, 

LUNES 9 

Se ven en saludarnos estos días 
tios contrarios cañones inuy remisos, 
Pues de pólvora, y balas^ económicos 

7369 — Hoy no mandan ninguna, y ayer cinco. 
En la lid igualmente se íes mira 
A conservar sus líneas reducidos ; 
Tanto, que la inacción, en nuestra gente, 

7373 — Ocasiona disgustos y fastidio. 

De muerte natural fallece Llanos, 
Mas la malicia aumenta que f ue herido 
De una contrihuciónf pues el cuitado 

7377 — Tenía el corazón en el bolsillo . . . 

MARTES 10 

Llega con carne una lancha; 
Nada en la lid acontece, 
Y tan sólo de una hala 
7881 — El raudo silbo se siente. 

2ia Véase el día 6 y su nota. 



[315] 



F. A. DE FIGUEROA 



MIERCOLES 11 

(Cesan las hala^ de los sitiadores, pero la guerrilla 

fué reñida) 

La enemiga batería 
En sus fuegos enmudece., 
Como el candil que se apaga 
Consumido ya el aceite. 
Mas en la lid los contrarios 
Cargan con ímpetu fuerte, 
Sin que un granizo de balas 
Hn heroico valor arredre. 
De los bravos de Chain 
Allí un soldado perece, 
Y un Sargento con un Cabo 
Son heridos gravemente. 

JUEVES 12 

(Llega tn?a fragata de transporte con tropas de la 
expedición que salió con ella) 

Celébrase aniversario 

De aquel día en qtie valiente, 

Este pueblo a Buenos Aires 

7397 — Libertó de los ingleses , . . 
También hace otro suceso 
A este día más solemne, 
Que aunque no es tan memorable, 

7401 — Es mayor, por ser presente. 

219 Una expedic-ón de tropas -y ciudadanos, enviada de 
Montevideo al mando del General Llniers (Capitán de Na- 
vio entonces), desembarcó en las playas de Buenos Aires, 
y reuniéndose a ella mucHos voluntarlos valientes de aquella 
provincia, fue en este día en 1606 reconquistada la capital, 
quedando prisionero e' General Beresford y toda su tropa; 
que había conquistado o rendido aquel pueblo el 29 de Junio 
último. 



7385 — 
7389 — 
7393 — 



[316] 



DIARIO HISTORICO 



Y es que mercante fragata 
Llega al puerto, y de repente 
Resuena el pueblo con salvas, 

7405 — Con repiques y cohetes. 

Al convoy que desde Cádiz 
Con tropas de auxilio viene, 

Y queda a la sonda..,, oh gozol 
7409 — Este bajel pertenece. 

Con doscientos artilleros 
El a ios otros precede, 

Y con cien de infantería 
7413 — De horca lucida gente. 

Su anhelado desembarco 

El General no difiere. 

Que entre aplausos esta noche 

7417 — Se vio efectuado a las siete. 

Entre el pueblo entusiasmado, 
Que ansioso mirarlos quiere 
Marchar apenas podían 

7421 — En columna a diez de frente» 
A felicitarlos corren 
Los hombres, y aun las mujeres. 
Bien que ellas sin perder tino 

7425 — A los más bellos prefieren 
Aquí las músicas suenan, 
Allá la grita ensordece, 

Y ante la nueva f alan je 
7429 — Cien niños danzan alegres. 

Siguen por toda la noche 
Los festejos diferentes 
De ambulantes serenatas, 
7433 — De bailes y de banquetes* 
Mil cien hombres en total 
Todo el refuerzo comprende, 

Y más hulla no metiera 
7437 — El ejército de Jerjes, 



[317] 



F. A. DE FIGUEROA 



Verdad es que de otras fuerzas . 
Sucesivo axrxilio ofrecen; 
Mas yo, en pájaros, prefiero 
7441 — Uno en mano a cien qne vuelen. 
La Prueba viene en custodia 
De los restantes bajeles., 220 

Y para nuevos festejos 
7445 — Las damas ya se previenen. 

Mas cambia el viento al pampero, 

Y con pesar ya se teme 

Que a loia buques del convoy 
7449 — Los detenga, o los aloje. 

VIERNES 13 

Hoy la fragata Fneba se divisa 

Y luego desaparece; habráse ido 

En demanda de buques que convoya, 

7453 — O seránle los vientos impropieiog. 

El buque de Kaimundo ayer liberta 

A otro del Banco Inglés con sus auxilios; 

Siendo su bermosa carga arroz, fariña, 

7457 — Y una crecida provisión de trigo. 

Tres días se han pasado sin que al pueblo 

Con sus balas inquiete el enemigo, 

Mas hoy carga con furia a nuestra gente, 

7461 — Que logró a grandes penas resistirlo. 
Al declinar el sol, recio, impetuoso, 
Sopla el viento pampero, y ya afligidos 
Es grande la ansiedad y los temores 

7465 — Que por la ausente expedición sentimos. 

220 véase el día 23 de este mea y la nota donde se dea- 
cribe la llegada del resto de esta expedición advlrtléndose 
desde ahora q\ie el total de la expedición según se verá, 
ascendía al número de 1.240 hombrea, y no mil cien, como 
dicen los versos, en lo cual et autor reconoce halser tenido 
alguna equivocación o mal Informe. 



[318] 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 14 

Prosigue el viento impetuoso, 

Y se agita sin reposo 

La ciudad: 
7469 — Con pérdida de un valiente 
Probó en la lid nuestra gente 
Su lealtad. 

DOMINGO 15 

Continúa el mismo viento, 
7473 — Pero ya menos violento, 
Y el afán 
Crece en las gentes inquietas, 
Que mirando a las veletas 
7477 — Siempre están. 

Mas este viento enemigo 
Depura el aire, y consigo 
Trae un bien, 
74S1 — Pues la peste aminorando, 

Y la salud progresando 

Ta se ven» 

LUNES 16 

La contraria artillería 
7485 — Ya no es como ser solia^ 
Claro está, 
Siete días se lian pasado. 

Y ni un tiro ha disparado : 
7489— ¿Quesera? 

La epidemia va igualmente 
Calmando visiblemente 

Su furor: 
7493 — Ta el cielo compadecido 

Trata a este pueblo afligido 

Con amor. 



[319] 



F, A. DE FIGUEROA 



MARTES 17 

El viento inalterable se mantiene, 
7497 — Como igualmente pen(.^trante el frío ; 
No asiste el sitiador a la guerrilla, 

Y también su cañón sigue inaetivo. 

MERCOLES 18 

Con leve oposición en la g'iierrilla, 
7501 ^ — ■ No quiso el sitiador mostrar sas bríos ; 
Tampoco con sus balas nos molesta^ 

Y el viento va cambiando más propicio, 

JUEVES 19 

(Prisión de Susviela^ CitlUn, Bey, eic.) 

Llevando al sitiador ocultas cartas. 
7505 — ün bote americano es sorprendido, 

Y preso su patrón; aquellos pliegos 
Sufren de Vijírodet el escrutinio. 

Don Vicente Sus vicia, Bey y Cullén, 
7509 — Y menos conocidos otros cinco. 

Do resnltas de aquéllos en prisiones 

Fueron en este día conducidos. 

Tan sólo Vigodet con su consejo 
7513 — De las cartas conoce el contenido, 

Y el estúpido vulgo ya quisiera 
Las víctimas botar al sacrificio. 
Sigue en silencio el enemigo bronce, 

7517 — Un cabo en la guerrilla sale herido; 
Variable el viento, al popular deseo 
Ya se muestra contrario, ya propicio. 

221 Don Vicente Susviela, oriental; d-on Fidel Rey, español, 
y don Domingo Cullén, canario; éste en tiempos posteriores 
Adquirió celebridad: fue Gobernador de Santa Fe y murió 
decapitado i> íusllado por orden de Rosas, Gobernador de 
Buenos Aires. 



[320] 



DIARIO HISTORICO 



VIERNES 20 

Un balazo recibe 
7521 — En la lid iin soldado. 
Mas consigue sii herida 
Con la muerte vengar de su contrarío. 

Muchos un fin predicen 
7525 — Á los presos infausto; 
Mas Vigodet no iiene 
La odiosa cualidad de smigmnario, 

SABADO 21 

(Prisión del Padre Barreiro) 

El Presbítero Barreiro, 
7529 — Sacerdote respetable. 

Cuyo talento y virtudes 
Honran su sacro carácter, 

A San Francisca es llevado 
7533 — En arresto, por hallarse 

Una carta que escribía 

A los de la opuesta parte. 

Los muros esta mañana 
7537 — Hacen fuego formidable 

A los que corea del Cristo 

Zanja y parapetos hacen. 

DOMINGO 22 

B átense hoy los g^uerrilleros 
7541 — Con calor, aunque distantes ; 
Volviendo con dos heridos, 
Uno leve, y otro grave. 

222 El padre don Manuel Barreiro^ hermano de don Mi- 
guel, que estaba entre los Bltladafes de Secretario del Ge- 
neral Artigas había escrito una carta en el bote americano 
que fue sorprendido el día 19. 



[321] 



F. A. DE FIGUEROA 



De estos hijos del país 
7545 — La constancia es admirable, 

Que a las españoláis tropas 

Dan ejemplo de leales. 

Por la Quinta de Masini, 
7549 — El Cristo, y otros parajes. 

Prosiguen abriendo fosos 

Los sitiadores tenaces. 

Hoy por una acta el Cabildo, 
7553 — Previsor y vigilante, 

Acuerda enviar al Janeiro 

Ooniisionado no t able . 

Diirán, que es de aquel Consejo 
7557 — Regidor, por los vocales 

Ha sido el electo ; y pronto 

Deberá ponerse en viaje. 

Porque víveres, auxilios 
7561 — Y donativos reelame 

De la Carlota; que al pueblo 

De sus apuros restauren. 

El Gobierno a Magariños 
7565 — Nombra, por que le acompañe 

Como un Mentor-^ maa el otro 

Lleva el oficial carácter..., 

LUNES 23 

(Llega el resto de la expedición de España) 

Ya cumplidos se ven del pueblo ansioso 
7569 — Los votos y esperanzas en que ardía ; 
Pues del refuerzo el resto belicoso 

223 Don Manuel Durán, Regidor del Cuerpo Municipal y 
don Mateo Magariños ciudadano distinguido por su capa- 
cidad y fortuna, ambos españoles. No efectuaron su salida 
hasta el 19 de 0»ctul3re, como se verá en esta obra. 



[322] 



DIARIO HISTORICO 



Miró al puerto llegar, con alegría. 
De salvas entre el eco estrepitoso 

7573 — A las dos de la tarde en este día 

Por la fragata Prueia de la armada 
Se vio entrar la Regencia convoyada, 
"Del Baño de los Padres en la playa 

7577 — Hacen sn desembarco los valientes, 

Que el contrario cañón nos tiene a ratfa, 

Y hubiera por el muelle inconvenientes. 
Hace salva del Cerro la atalaya, 

7581 — Flameando allá banderas diferentes; 
Mientras aquí con grande lucimiento 
Desembarca de Lorea el Regimiento. 

Las músicas, campanas y atambores 
7585 — jQix concierto magnífico y f eí5tivo, 
Eesonaban a par de mil clamores, 

Y aun resuenan también cnwfido esto 

[escriho; 

Grandes, chicos, y siervos, y señores, 
7580 — Se agolpan de las tropas al recibo ; 

Y las damas, de Oriente maravilla. 
Parecían sirenas en la orilla» 

Con larga barba y militar talante, 
7593 — Preceden cual colosos doce Jiacheros; 

TJna banda de música brillante 

Signe en pos y cÁmcuenia granaderos. 

Cierran la marcha en ademán prestante, 
7597 — Quinientos treinta y ocho fusileros; 

Y Jefes, y Oficiales, y soldados, 
Son, a par que gallardos» esforzados. 

(Jefes y oficiales de Lorea) 

Allí VillacevalloSj con Becerra^ 
7601 — Kuiz, Menduiña, Bejar y Morales, 



[323] 



F. A. DE FIGUEROA 



SalaSj Marín y varios de la guerra 
Bravos tijos y dignos oficiales. 
Ordenando la tropa puesta en tierra, 
7605 — La llevan por las calles principales, 
Cautivando el afeeto y simpatía 
Con su aspecto marcial y bizarría. 

En esta expedición con los guerreros 
7609^ — Don Pellciano Ríos ha llegado. 

Coronel para el cuerpo de artilleros, 
En política, y ciencia, consumado; 
Con trescientos cuarenta fusileros 
7613 — La frai^ata Socorro^ en mal estado, 
Por las fieras borrascas aeo??ada, 
Al Janeiro arribó desmantelada, 

Al ver jóvenes guerreros 
7617 — De tan gallarda presencia, 

Que tal vez: al sacrificio 

Vienen de lejana tietTa; 

Al ver la ciega confianza 
7621 — Con que un fácil triuiif o anlielan, 

Vat icin a nd o d e sastres, 

Mas teme el alma, que espera. 

Y si son los sitiadores 
7635 — Los que víctimas ser deban. 

Cuántos amigos y deudos 

Tendré que llorar con pena! 

Así, en tempestuosa playa 

224 Los Jefes y Oficiales principales riel Re^irntento de 
Hiorca son: Coronel José Villacevallos; Teniente Coronel don 
Diego Becerra; Sargento Mayor don Cristóbal Rulz; Ayudan- 
tes, Patricio Menduiña y José Be jar; Capitanes, José M erales, 
Fulgencio Salas, An.^el iMouli. N. MourAn. Tomá? García 
Cristóbal Paredes y Manuel Cosió; Teniente don Mariano 
Sánchez, etc. — Posteriormente el 15 de Octubre llegó la 
fragata Socorro que había estado de arribada en el Bio de 
Janeiro conduciendo 340 hombres resto del mismo Regi- 
miento de Lorca.. 



[324] 



DIARIO HISTORICO 



7629 — Sólo el naufragio me cerca, 
O sumergido en las ondas, 
O destrozado en las peñas. 

(Los sitiadores arrojan granadal) 

Por la noche los contrarios 
7633 — Su obús en silencio acercan, 

Porque fuesen sus granadas 

Luminaria a nuestra fiesta. 

El pueblo que en serenatas 
7637 — Alegre vaga y pasea. 

Es repente sorprendido 
Al estrépito de aquéllas. 
Diez granados arrojaron, 
7641 — Mas las murallas contestan 

Con bala y metralla, que ellos 
Entre las sombras desprecian. 

Fue herido un negro de Batlle, 
7645 — Al cual un brazo le llevan ; 

Y una bala en la guerrilla 
Bompe a un soldado una pierna. 
Así de mancos y cojos 
7649 — Gran porción ya se numera; 
y no irá mal el que logre 
Salvar al fin con cabeza. 



MARTES 24 

Un nuevo parapeto y explanada 
7653 — Construye el sitiador con más ahinco: 
Que estando desmontados sus cañones, 
Sus fuegos este tiempo han suspendido* 



[325] 



F. A. DE FIGUEROA 



MIERCOLES 25 

Por el viento compulsada, 
7657 — Una barquilla arrastrada 

A la opuesta orilla fue: 

Y antes que amparada sea 
El sitiador la saquea 

7661 — Y luego ardiendo se ve. 

VIERNES 27 

De soldados de Lorea una gran parte 
Tan débiles están, y enflaquecidos, 
Que ya pasan de ciento los que enfermos 
7G65 — Se hallan en el Hospital faltos de auxilios. 

Después de un viaje laborioso y largo, 

Y tras tantas miserias que lian sufrido^ 
Hoy por convalescencia sólo encuentran 

7669 — Salada carne con arroz y vino. 

No importa que en el mar nuestros bajeles 
Obtengan por las fuerzas el dominio^ 
Si en las costas do existen los recursos, 
7673 — • Presenta oposición el enemigo. 

Con el nuevo refuerzo a nuestro Jefe 
Aun le vemos apático indeciso, 
O prudente en extremo, recelando 
7677 — Correr de un batalla los peligros. 

Si el numeroso ejército tuviese 
Que el Griego Agamenón mandaba activo, 
Ami así, irresoluto, nuestro asedio 
7681 — Fuera más largo que el troyano sitio. 



[326] 



DIARIO HISTORICO 



SABADO 28 

(Alarma y confusión en el pueblo y la hahía) 

A las diez de la noche huho en el pueblo 
Alarma general y gran bullicio, 

Por tres cohetes que en la opuesta playa 
7685 — En las auras brillaron sucesivos. 

Creyó la Sebastiana ver señales 
Del lanchen de la ronda dando aviso 
De invasión enemiga, y ella propia 
7689 — Hizo la otra señal, qne son dos tiros. 

Al punto por las calles hacia el muelle 
Corren tropas, milicias y vecinos, 

Y en confusión oscura se confunden 
7693 — De alerta! y viva el Rey! los altos gritos. 

A las once por fin el torpe engaño 
Llegóse a conocer, y más tranquilos 
La tropa y ciudadanos, pesarosos, 

7697 — Tornan a sus cuarteles y destinos. 

Del cuerpo de artilleros el comando 
Don Joaquín Vereterra entrega a Ríos, 
Quedando él de ¡segundo; y en el Parque 

7701 — Por Jefe del detalle nombran a Anillo., ^26 
La instrucción académica se encarga 
A Iriarte, Capitán joven y activo; 

Y al propio y a Valdivia se ha entregado 
7705 — De dos fuertes baluartes el dominio. 

225 La fragata de ífuerra española la» Sebajstiana. 

226 Don Joaquín Veretarra, Teniente Coronel y Coman* 
dante de Artillería hasta este día, v clon Tomás del Anillo, 
graduado de Teniente Coronel» quedaron bajo el mando del 
Coronel y nuevo Comandante General don Feliciano del Río. 

227 Don Juan Irlarte, hijo de Montevideo-, venido en la 
expedición, y don Manuel Torres Valdivia, español, ambo^ 
Capitanes de Plana Mayor. 



[327] 



F. A. DE FIGUEROA 



DOMINGO 29 



(La Inquisición abolida) 

Los valientes de Chain 
Con demiedo se han batido, 
Siendo en una pierna herido 
7709 — El CiiiG tocaba el clarín. 

■ Hoy con grande pompa fue 
En Misa mayor leído 
El decreto que ha ai ol ido 
7713 — -A/ TnTíMirtaZ de la Fe, 

De la odiosa Inquisición 
El fantasma misterioso 
Con tin decreto grandioso 
7717 — Derribó la gran Nación... 228 



LUNES 30 



La falta de agtia es fatal, 
Y ya de enfermos acrece 
El número a punto tal, 

7721 — Que del Rey el hospital 

Contiene trescientos trece.... 

228 El Real decreto de 23 de FeT^rero, declarando la abo- 
lición en toda la monarquia española del formidable Tribu- 
nal de la Inquisición, y el manifiesto de las Cortes Generales 
sobre el mismo asunto. Su publicación y lectura se han de 
repetir e& los dos Doznlngoa inmediatos. 

229 El autor vela diariamente los estados que el Contralor 
del hospital Real presentaba al Ministro General de Hacienda 
don Jacinto Figueroa, 

[328] 



DIARIO HISTORICO 



MARTES 31 



En pos de la guerrilla, de reserva, 
Un piquete de Lorca hoy ha salido, 

7725 — Que por primera Tez al campo marcha 
Con espléndida música y gran brillo. 
No. carga el sitiador, aunque lo invitan 
Las avanzadas de Chain a gritos^ 

7729 — Y los ilttsos huéspedes ya piensan 

Que su sola presencia obró el prodigio,.. ' 



230 No es esto una invectiva de mala voluntad de parte 
del autor. Era cosa efectiva que casi todas las tropas espa- 
ñolas venían en la persuasión de que el ejército patriota se 
componía de gente biaoña que temblaría a su sola preseacla; 
pero muy pronto, y con repetidos escarmientos, salieron de 
su error. 

[329] 



R A. DE PIGÜEROA 



Resumen de los muertos y heridos de la plaza y sus 
dependencias en el présenle mes 



Muertos 8 

Muertos en los meses ante- 
rioresi 298 

306 

Heridos 14 

Heridos en los meses ante- 
riores 390 

404 

Bála^ y granadas arrojadas a la plaza en este mes 

Balas 14 

En los meses anteriores: 

Balas 1214 

1228 

Granadas 87 

Granadas en los meses ante- 
riores 10 

97 



Pi7CLle aumentarse razonablemente un tercio a los 
muertos y heridos. 

íSerán : 

Muertos 408 

Heridos 539 



[830] 



DIARIO HISTORICO 



MES DE SETIEMBRE DE 1813 



MIERCOLES 1^ 



(Los contrarios avanzan impetuosos en la guerrilla) 

Salen los de Ctain, mas los de Lorca 
Como ayer, la reserva no formaban ; 

7733 — Y por probar su esfuerzo, equivocados, 
Los sitiadores con denuedo avanzan. 
Cargan a sable en mano a nuestra gente 
Con fuerza superior, mas la metralla 

7737 — Que fulmina los muros y los barcos, 
Neutraliza el efecto de >sus cargas. 
A tiro de fusil de los baluartes 
Acometen algunos (oh. arrogancia!) 

7741 — Persiguiendo a los nuestros, que a balazos 
Sostienen con honor su retirada. 
Los soldados de Lorca desde el muro 
El valor de unos y otros admiraban, 

7745 — Deponiendo el error con que se juzga 
A las tropas de América en España, 
Un muerto^ y tres heridos, en el choque 
Tuvo la hueste de Chain bizarra; 

7749 — Mas los rastros de sangre y un cadáver, 
Del contrario la pérdida declaran. 



[331] 



F. A. DE PIGUEROA 



JUEVES 2 

(El lego Ascaka sustenta a las familias indigentes) 

La falta de las lluvias 

Los calores que amagan, 
7753 — La indigencia y la g-nerra, 

Mil horrores anniician y preparan. 

Las fatigas, e impuestos, 

En época tan larga, 
7757 — Arniinando el comercio 

Reducen a indigencia muchas casas. 

Mil cuatrocientos pobres 

Hoy, por el lego Ascalza, 
7761 — Ante el pneblo admirado, 

Reciben el sustento en su desgracia. 

Imitador de Cristo, 

El con limosnas varias, 
7765 — Be los peces y pmes 

El gran prodigio renovar alcanza. 

A no ser este heroico religioso 

Que a la indigencia en su orfandad 

[ampara. 

7769 — ¿ Quién hacerlo pudiera cuando el pueblo 
Grime bajo el rigor de la desgracia? 
En vano sus halagos desplegando 
Sacerdotisas del amor divagan, 

7773 — Quia friget Venus svne Baco ei Cererey 
Y el hambre y la pobreza las rechazan. 
Si yo hubiera de hacer el triste cuadro 
De los públicos males y las ansias, 

7777 — Por mi débil pincel desanimados 

231 Véase la nota puesta el día 13 de Abril acerca de eate 
recomendable religioso. 



[ 332 ] 



DIARIO HISTORICO 



Sus lúgubres colores resultaran. 
Y vina larga elegía hacer debiera 
Cizantos días el sol nos alumbrara, 
7781 — Formando nna epopeya fastidiosa 
Siete veces ignal cada semana. 



VIERNES 3 

Al buque Paraná llega un pasado 
A las diez de la noche con sus armas; 

Y a las once sonoros retimbaron 
Dos tiros en el mar a gran distancia. 
Corre el pueblo al recinto y azoteas, 

Y a la luna que espléndida brillaba 
Ve acercarse y fondear fuera del puerto, 
Un bergantín de guerra y dos fragatas, 

¿Si serán inglesas? 
¿Si serán de España? 
Mil dudas a todos 
Agitan y embargan. 

SABADO 4 

(Llega segunda expedición d-e tropas) 

A la aurora que lenta y neblinosa 
Entre turbios celajes asomaba, 

7797 — Se anticipa curioso y desvelado. 

El pueblo en miradores y murallas. 
Una emoción profunda de alegría 
Con entusiasmo a todos arrebata 

7801 — Al mirar de las tropas de refuerzo 

[3331 



7785 — 
7789 — 

7793 — 



F. A. DE I'IGUEROA 



La nueva expedición que se annnciaha. 
El navio San PoMo al puerto Ueg-a 
Un bergantín de guerra, y dos fragatas 
7805 — Mercantes, y otro buque aun no llegado, 

Forman el complemento de esta escuadra, 

7nü quinientos hombres el guarismo 
De esta segunda expedición alcanza, 
78()í) — C'Uyo auxilio patente reanima 

En los aflictos pechos la esperanza. 
A la una de la tarde los guerreros 
Por el muelle entre aplaus^os desembarcan, 
7813 — Pues ya la batería del contrarío 

No molesta hace tiempo con sus balas. 

De granaderos montados 

El espléndido escuadrón 
7817 — Fue el primero que entre vivas 

La planta en tierra imprimió. 

¡Oh euán gallardos se ostentan l 

i Cnán bello refleja el sol 
7821 — Ea el bruñido armamento 

Y el tachonado morrión I 

De los Jefes y Oficiales 

á Qué podrá decir mi voz, 
7835 — Si cualquier Sargento iguala 

A un adalid superior? 

De cuantas tropas vinieron 

Ninguna otra le igualó, 
7829 — Porque Marte ostenta en ella 

Su altivez y su esplendor. 

232 En efecto Jamás se había vLato en Montevideo un 
cuerpo de caball&ría más lucido en su uniforme y aspecto 
marcial. Este pequeño escuadrón sólo constaba de dos com- 
pañías; su Comandante era don Juan de Lara; Capitán don 
Norberto Lara, hermano de ésr.e; cuatro Tenientes y cuatro 
Subtenientes, cuyos nombres no recuerda ya el autor. 

[334] 



\ 



DIARIO HISTORICO 



(Begimienio Segundo de América) 

El segundo Begimienio 

De América vim.o en pos, 
7833 — Que también fue recibido 

Con vivas de aclamación. 

De la marcial disciplina 

Este cuerpo es el crisol, 
7737 _ Eu él se distinguen Gallo, 

Lluria, Correa, Alareón, 

San Julián. Evia y Moreno, 

Guzmán, Huertas y Carrión, 
7841 — Y otros dignos oficiales 

Brillan con marcio primor. 

Comparada a los de Lorca 

Esta crecida Legión 
7845 — Es menos notable en brillo, 

Pero en disciplina no. 

Sns filas eran murallas 

Que con rara precisión 
7849 — En línea igual se movían 

A los toques del tambor. 

(Compañía de Marina) 

En seguida desembarca 
De Marina una Legión 
7853 — Cuyos doscientos soldados 
Anuncian fuerza y valor. 
La fragata Voladora 
A la vista aun no Uegó, 

233 El Jefe de este Regimiento 2? de América, era clon 
Ambrosia del Gallo, Teniente Coronel; Su Sargento Mayor 
don José Huriai Ayudantes don Rafael Correa y Pedro 
Alareón; Capitanes don Pedro Pérez, San Julián, don Antonio 
Evla, don Mariano Moreno, Antonio Ruiz Guztnán y Manuel 
Knertas y otros varios como también Tenientes y Subte- 
nientes respectivos. Este Regimiento, aunque muy lucido no 
lo era tanto como el de Lorca. 



[ 335 J 



F. A. DE riGUEROA 



7857 — Que con un resto de bravos 

Completa la expedición. 

Solamente los enfermos, 

Que cienio diez y ocho son, 
7861 — Eii los bajeles subsisten. 

Donde su hospital quedó. 

Desembarcaránse luego; 

Así va a adquirir (^ran Dios!) 
7865 — La peste que ya comienza " 

Nuevo germen destructor. 

DOMINGO 5 

Unos contrarios guardaban 
Diez caballos que j>astabau 

Sin recelo: 
Los nuestros los asaltaron 
Y a todos diez los tomaron 

En un vuelo. 
Mas no tan barata ha sido 
La presa, pues un lierido 

Nos costó, 
Guando, en vano, a los raptores 
Un grupo de sitiadores 
Persiguió ! 

LUNES 6 

(Llega el resto de la segunda expedición) 

La fragata Voladora 
Entró a puerto esta mañana, 
7881 — Que a la expedición segunda 
Por complemento faltaba 

Del Regimiento de América 
B>ste buque transportaba 

[336] 



7S69 — 
7873 — 
7877 — 



DIARIO HISTORICO 



7885 — Doscientos cincumta bravos, 

Que entre vivas desembarcan. 

Para hospitales de tropa 

Se han tomado algunas casas, 
7889 — Y de los frailes franciscos 

La más espaciosa sala. 

También cada religioso 

Por separado se encarga 
7893 — De im enfei^mo, qne en sn celda 

¡Se encomienda a su eficacia. 

A hacer lo mismo el Gobiemo 

Invita a personas varias, 
7897 — Que desde luego transforman 

En hospitales sus casas. 

De morbíficos vapores 

La ciudad se ve impregnada, 
7901 — Amagando con la muerta 

La corrupción de las auras, 

MARTES 7 

(Movimiento y salvas en el ejército sitiador) 

Hoy de los sitiadores advertimos 
Todos los campamentos en alarma, 

7905 — Y en lo alto del Cerrito dos cañones 
Un fuego sucesivo hacer sin bala. 
Más de cuarenta tiros se escucharon 
Sin saberse el motivo; en dudas varias, 

7909 — Ya ejercicio marcial se nos figura, 
Ya por algún festejo alegre salva. 
Unos afirman les Úegó refuerzo, 
Otros esta noticia dan por falsa; 

7913 — Dos pasados aj^er al Cerro lle^^an 

Que las dudas del público no aclaran. 



[337] 



P. A. DE FIGUEROA 



Las penurias, y horror, que la guerra 
Ocasiona a la mísera tierra, 
7917 — Nos rodean y afligen doquier : 
Hasta el cielo las lluvias retira, 
Y entre angustias, y peste, nos mira 
Corrompidas las aguas beber. 

£sas tropas venidas de España, 
Si no arriesgan su suerte en campaña, 
Sólo aumentan la suma del mal: 

La aflueucía de Imespedes tantos. 
La escasez, la epidemia y quebrantos, 
Nos agobian de un modo fatal. 

Vigodet indeciso reserva 
Tanta tropa que inútil se enerva, 
7929 — Y se estraga por falta de acción : 

Mientras tanto que el fuerte enemigo 
De tan tristes apuros testigo, 
Eeduplica su esfuerzo y tesón. 

]VnBRCOLE>S 8 

(Formación general de l<i$ ir opas) 

De tu natividad, ; oh Virgen Pura ! 
Hoy es el día.-.. Tu poder ¿qué aguarda? 
Extiende ya tu mano a ios que aflictos 
Entre amarguras tu favor reclaman. 
Hoy cantóse un Tedeum, e igualmente 
Formación general hubo en la plaza, 
Tributando este pueblo al Ser Supremo 
Por el nuevo refuerzo acción de graciaíá. 
Formáronse las tropas en los puestos 
Que tienen por destino en las murallas 
Para un caso de asalto; y de reserva 
En la Plaza Mayor el cuerpo estaba. 



7921 — 

7925 — 



7933 — 
7937 — 
7941 — 



[338] 



DIARIO HISTORICO 



7945 — Ochocientos de América allí había, 

Y ele Lorca seiscientas veinte plazas; 
De Voluntarios de Madrid doscientos, 
T doscientos diez y ocho de la armada. 

7949 — La igualdad, compostura y bizarría ; 

Su fiero aspecto, sus brillantes armas, 
Disipando temores del futuro, 
A los ojos y el alma alucinaban, 

7953 — El pueblo, sus miserias olvidando, 
Be mece entre risueñas esperanzas, 

Y vagando en concurso numeroso. 
Los contempla con júbilo y con ansia, 

7957 — Un entusiasmo general excitan 

El recinto y babía con sus salvas; 

Finalizando la solemne fiesta 

Al compás de marciales consonancias. 

7961 — En la salva del Cerro, por descuido 
Un cartucho de pólvora se inflama, 
Que quitando la vida a un artillero, . 

A otros dos levemente los maltrata. 

7965 — Con calor sofocante por la tarde, 

Gran tormenta de lluvia se prepara; 

Y entre oscuros celajes los relámpagos 
Flamígeras culebras figuraban. 

7969 — Un trueno estrepitoso, acompañado 

De un rayo aterrador por fin arranca 
Una violenta lluvia»,,, mas, i oh pena ! 
Llueve, y al cuarto de hora cesa el agua. 

7973 — Disiparse se vio cual frágil humo 

El suspirado auxilio: cosa extraña, 
Que fea a nuestros o jas hoy parezca 
De la plácida noche la luz clara. 



[ 339 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



JUEYES 9 

(Llega un harco de Lima con dinero) 

7977 — Hoy de Lima co7i ciento diez mil pesos 
La fragata lleg'ó Nueva Cantahria; 
Mas de esta cantidad únicamente 
Son treinta y cvnco mil de la Eeal Caja. 

7981 — También para el Gobierno ha conducido 
Fanegas cinco mil de trigo en sacas, 

Y lentejas, harina, arroz, garbanzos, 
Con cureñas, cañones, mecha y balas. 

7985 — Al rígido Censor no escandalicen 
Tan leves pormenores, si repara 
Que éste no es un poema, y que emioblecen 
A objetos sin valor las circunstancias. 

7989^ — Cnfftrocienios (luintaXes trae de pólvora, 
Uu repuesto de Parciue y abundancia 
De pertreclios de ejército y marina, 
Para auxilio de tierra y de la escuadra. 

7993 — Igualmente de trigo hoy ha traído 
Tres mil fanegas portuguesa barca, 

Y de víveres varios, y tasajo, 

En grande cantidad preciosa carga. 

VIERNES 10 

7997 — Los contrarios en la lid 
Poca resistencia oponen, 
Mas en las zanjas ocultos 
Aproxímanse esta noche. 

234 El Capitán y Maestre don Joaquín Blcoma trajo para 
el GoUlemo los expresados artículos en notables cantidades 
y además 4 cañones de bronce de 24, dos id. id. de a 8 
largos, unos y otros con cureña; muchos artlcul06 de arti- 
llería, montajes, caballería, tablazón, «te. 



[340] 



DIARIO HISTORICO 



8001 — Con tiros y con insultos, 

Mutuamente se responden; 

Y uno de ellos en voz alta 
Pronunció tales razones i^^^ 

8005*—^ 'No a los Montevideanos hablar qniero; 
Sólo vosotros que llegáis de España 
Escuchad las ofertas que os dirige 
Por nuestro General nn eamarada. 
8009 — "Todo aquel que a nosotros se pasare 

* * Veinte pesos tendrá, si es con sus armas, 
Sin ellas tendrá doce; y unos y otros 
" Un ascenso en las filas de la Patria. 

SOIS — En esto un fuego graneado, 

Y con su metralla el bronce, 
Pusieron fin con estruendo 
A tan seductoras voces. 

8017 — El venir a hablar al muro 
Lo hacen así muchas noches, 
Mas yo referirlo excuso 
Por obviar repeticiones. 

SABADO 11 

8021 — Construyendo batería 

Prosiguen los sitiadores, 

Sin que en la lid acometan 

Sus guerrilleros campeones. 
8025 — Seiscientos ochenta enfermoSj 

Número en verdad enorme, 

Cuentan hoy de nuestras tropas 

Los diversos batallones. 

235 Parece excusado advertir que no fu© precisamente 
en verso que se expresó el que vino a seducir las tropas 
Que coronaban los muros. 



[341] 



F. A. DE FIGXJEROA 



8029 — De estos, sólo (sin que al pueblo 
En este cálculo tome). 
Más de cuarenta la muerte 
En cada semana absorbe. 



DOMINGO 12 

8033 — Con novillos, ovejas y terneros, 
Ha llegado la lancha de Zabala; 

Y el dinero de Lima aiin permanece 
Embarcado en la Aurora (alias) 

[Oa7iiahria. 

8037 — Un socorro tan parco, ciiaudo al menos 
Medio millón de duros se esperaba, 
Para liacer más sensibles nuestras penas, 
Cíasi fuera mejor que na llegara. 

8041 — Cnatro meses ya van (que son cuatro 

faños) 

Que oficiales y tropa están sin paga ; 

Y ora con el aumento de la nueva 
Aun más difícil les será lograrla, 

80-4:5 — Ya lian pasado diez meses qne sin ella 

Se miran los empleados y Maestranzas; 

Y hace que está el soldado redncido 
A tasajo y arroz, fecha más larga. 

LUNES 13 

(Otorgiiés y Rivera) 

8049 — Hoy la gente artíguista 
De Otorgues y Rivera, 
Con altivez guerrera 
Avanza en fiera lid. 



[342 ] 



DIARIO HISTORICO 



8053 — Dos prisioneros tomau, 
Mas de la plaza al fuego 
Se arredran desde luego 
Uno y otro adalid. 

(La Ifaieria de homhas liace fuego por primera vez) 

8057 — Este día ominoso 

Será en nuestro anales ; 

Los morteros fatales 

Estrenan su furor: 
80tíl — De bombas destructoras 

La infanda batería. 

El contrario este día 

Ensaya con rigor. 

8065 — Un español ha sido 

Quien aquellas fatales 

Máquinas infernales 

Fundió torpe y crueL 
8069 — ¿ Qué le importa del pueblo 

La ruina y aflicciones? 

Ningunas afecciones 

Tiene el ingrato en él. 
8073 — Las dos de la mañana 

Daban cuando repente 

El estruendo se siente 

En torno resonar: 
8077 — Siete honibas arrojan 

Que extramuros cayeron, 

Mas reventando ticieron 

A todos despertar. 

2S6 Don Angel Monasterio (español) fue el que construyó 
en Buenos Aires los morteros. Todo el pueblo estEtüa pro- 
fundamente Indignado contra él. 



[343] 



F. A. DE FIGUEROA 



8081 — Si su explanada han puesto 
A ílistancia lejana, 
Ya la sabrán mañana 
Más próxima traer. 

80S5 — La acercarán... y entonees 
A tan fieros amagos, 
Efectivos estragos 
Veremos suceder. 



MAETES 14 

(Aprox^imari la 'baiería de morteros) 

8089 ' — Un bravo de Chain suenmbe herido, 

Y el contrario Dragón que al punto carga, 

A la cola del bruto al desdichado 

Cual fiero Aquües, inhimiano arrastra,... 

8093 — InduÉitxúoso el contrario en daño nuestro, 
Viendo que ayer sus bombas se frustraran» 
Hoy más cerca del x>^i^e^^lf> construido. 
Junto a lo de Muiiios, su explanada. 

8097 — Detrás de un edificio, y en un bajo, 
Impunemente sus morteros planta, 
A favor del terreno, donde el muro 
Ofenderle no puede, ni las lanchas. 

8101 — Temiendo el vecindario una sorpresa. 
(Y esta vez el recelo no le engaña), 
Bn los barrioi^ distantes, casi todos 
De la$ fatales bombas se resguardan, 

8105 — Las once de ]a noche a mi desvtílo 
El reloj en su círculo señala, 
Cuando el grito fatal..,- homhal homba! 
En las calles resuena y las murallas. 



[844] 



DIARIO HISTORICO 



8109 — La luz de la espoleta resonante 
El giro de la bomba iluminaba, 

Dejando en pos de sí, de humo sulfúreo, 
Un largo semicírculo en las auras. 

8113 — Al batir contra el suelo se percibe 

La tierra retemblar bajo las plantas; 
Mas cuando ella revienta, el aire en torno 
Se conmueve impelido a gran distancia, 

8117 — Para evitar la muerte en tal peligro. 

El que cercano a la explosión se halla, 

Sólo echándose al suelo se liberta 

De los cascos que esparce a fuer de balas. 

8121 — Ocho Iwmhas arrojan, de las cuales 

Sólo cinco revientan, que en las casas 
Con furibundo choque y duro estruendo, 

Más estrago ocasionan que desgracia. 

8125 — Poco ha sido el efecto, felizmente^ 
Para tal aparato y bulla tanta, 
Pues parece que el cielo compasivo 
De sangrientos estragos nos ampara. 

8129 — Frente a lo de Giró terrible bomba 

De un herrero destruye el techo y fragua, 
Hiriendo los escombros a un anciano 
Que no pudo fugar doliente en cama. 

8133 — Estando la contraria batería 

Invisible en un bajo, y resguardada, 

Los muros y bajeles en silencio 

Ni un solo tiro de cañón descargan. 

8137 — Cual mísero cautivo que engrillado 
Cuando el amo a su salvo le maltrata, 
Rechinando los dientes iracundo 
Porque más no es posible, sufre y calla 



[345] 



F, A. DE FIGUEROA 



8141 — Así con las sonrisas de las iras, 

Silenciosa la tropa en las murallas. 
Mira inulta su afrenta, y los morteros 
Quisiera devorar con sus miradas. 



MERCOLES 15 

(Siguen las dom'bas) 

8145 — Hoy sus bombas nos repite 
La contraria batería; 
Veinte arroja por el día 

Y once a la noclie mandó. 
8149 — Terrible se -vio el estrago ; 

Sangriento el efecto ha sido; 
Todo el pueblo está afligido, 
Pero acobardado no. 

8153 — Una mujer y un paisano, 

Y una parda heridos fueron, 

Y destrozados murieron 
Un negro y otra mujer. 

8157 — Los tirantes que las bombas 
Al reventar levantaban, 

Y los escombros^ formaban 
Tremenda lluvia al caer, 

8161 — Una sola que por corta 
ExtramurOvS ha caído, 
Hizo pedazos dormido 
De América a un Gastador r 

8165 — Que al sol en la contraescarpa 
Dormía ; oh infausta suerte ! 
Desde el sueño allí a la muerte 
Le arrebató con furor. 

[346] 



DIARIO HISTORICO 



(Terror de las familias) 

8169 — Era un cuadro lastimoso 
Ver cien familias vagando, 

Y azoradas emigrando 
Al confín de la ciudad. 

8173 — En las Bóvedas cien otras 

Y otras ciento se aglomeran, 
Porque allí se consideran 
Libres de fatalidad. 

8177 — En la confusión nocturna 

Varios niños se extraviaban, 
Pero las madres tornaban 
En medio al riesgo y horror. 

8181 — Y hasta hallarlos,., ni las bombas 
Las arredran, ni la muerte, 
Porque no hay terror tan fuerte 
Que venza al materno amor. 

8185- — A media noche el BomMüo 

Sale, y diez granadas lanza 

Como en desquite, o venganza, 

En nombre de la ciudad. 
8189 — Oh qué ineficaz desquite! 

Perdidas serán, por cierto, 

Granadas en campo abierto 

Y en la ciega oscuridad. 

JUEVES 16 
(Siguen las homhas y la agitación en las familias) 

8193 — Desde el Fuerte hacia el Oeste, 

Y hacia el Su^^, en confusión, 
Emigradas las familias 

Se ven con susto y pavor. 



[347] 



F. A. DE FIGUEROA 



8197 — De gentes, muebles y camas, 
Hencliidos los patios son, 

Que así pasan uoehe y día 

Al sereno como al sol. 
8201 — Pues en las casas doquiera 

Tal muchedumbre acudió, 

Que a los luí espedes no bastan 

Una y otra habitación. 
8205 — Mas en las calles do alcanzan 

Las bombas con su furor, 

Sólo se miran escombros, 

Soledad y destrucción. 

S209 — Hoy se ordena a las Iglesias 

Que siempre en espectación 

En el campanario pongan 

Vigilante observador, 
S213 — Que al mirar el fogonazo 

Del mortero aterrador. 

Lo anuncie al instante al pueblo 

Dando campanadas dos, 
8217 — Mas hoy solamente arroja 

Vos "bombas el sitiador. 

Que derribando dos techos, 

Una revienta, otra no. 

VIERNES 17 

(Balas y J)omhas y granadas. — Bon José Baille y 
Carreó salvado extmordinariameiiie) 

8221 — Desde el nacer el sol hasta su ocaso 

Con bombas veintitrés }ioy nos regalan, 
Destrozando una de ellas a una niña 
Frente a do tiene su botica Estrada. 

8225 — Otra, cerca del muelle, la existencia 

[348] 



DIARIO HISTORICO 



A una joven de doce años arrebata, 

Y arruinando edificios, todas ellas 
Con explosión terrible reyentaban. 

8229 — Luego a la noche con doblado estruendo 
La escena se repite sanguinaria 
Pues el triple eoneierto hemos sufrido 
De granadas, de bombas y de balas. 

8233 — Hasta las once y media doce homias^ 
Quince balas tamiién y diez granadas, 
Alternando con eco estrepitoso. 
El espanto y la muerte a par llevaban. 

8237 — Sobre Batlle Carreó, cae desplomado 
Su dormitorio; más felice salva, . 
Sin que a la enorme bomba resistiese 
í^uerte blindaje que su techo ampara. 

8241 — Al carpintero Arrióla el techo entero 
Encima le cayó con dicha tanta, 
Que en medio de la explosión y los 

[escombros, 
La vida libertó bajo unas tablas. 

8245 — La sala de oficiales otra bomba 

En el cuartel de Neira al suelo aplana^ 
Do el Ayudante Iglesias, de Emigrados, 
Queda con ambas piernas destrozadas. 

8249 — Alvarez, Capitán, allí iguabnente 
Varias heridas recibió en la cara. 

Y Pico y otros dos ; pero de aquestos 
No son las contusiones de importancia. 

8253 — La indignación del pueblo se electriza 
Al ver tanta catástrofe y desgracias, 

Y a los contrarios, aunque en vauo, anhela 
Pagar con más terribles represalias, 

237 Don José BatUe Carreó, español, vecino y persona 
notable del comercio. 

23B Iglesias murió a loa pocos días. — El Capitán don Car- 
Jos Alvarez sanó completamente; ambos eran del cuerpo de 
Ebilgrados de Buenos Aires. 



[3é9] 



F. A. DE FIGUEROA 



8257 — Del Parque de Ingenieros al Teatro 

De Lorca el Regimiento hoy se traslada; 

Y aun allí de las bombas no está libre, 
Pues más lejos también alguna alcanza. 

8261 — En las calles primeras, oh cuan triste 
Se encuentra la ciudad, cuán solitaria! 
El horror de la guerra allí las ruinas 
Con silencio elocuente bien declaran, 

S265 — Atrévese tal vez una familia 

A visitar su hogar que abandonara, 

Y al lle«:ar a su puerta retrocede 
Al anuncio fatal de la campana. 

8280 — Algunas hay, empero, que animosas 

Permanecen perennes en sus casas j 

O asistiendo un enfermo, o con fe viva, 

Poniendo solo en Dios sus esperanzas. 

SABADO 18 

(Siguen las bombas y sus sangrientos efectos) 

8273 - — Cuarenta y siete bombas 
Con hórrido estampido, 
En el día y la noche 
Recibió la ciudad en su recinto. 

8277 — Un infeliz que al sueño 
Se entregaba tranquilo, 
Muerto por una bomba 
En la Barraca de Balbín ha sido. 

8281 — Inmediato a la plaza 

Una mujer se ha visto, 
A la explosión terrible 
Quedar hecha pedazos allí mismo, 

[ 350 ] 



DIARIO HISTORICO 



8285 — Junto al portón perece 

Anciano inofensivo, 

A quien deja otra bomba 

Sin cabeza 7 sin vida en aquel sitio, 
8289 — Perecen por las calles 

Otros dos individuos, 

Y también un esclavo 

Cayó junto a la Aduana mal lierido. 
8293 — En vano en la guerrilla 

Los bravos lian querido, 

De ultrajes tan sangrientos 

Tomar dura venganza en campo limpio; 
8297 — Porque allí en sus trincheras, 

El sitiador remiso, 

No quiere en todo el día 

Bel realista furor probar los bríos, 
8301 — Horrible es ver los techos 

De un hermoso edificio 

Desplomarse, y el humo 

Salir por entre escombros renegrido. 
8305 — Hacia el confín del pueblo, 

En el duro conflicto, 

Azoradas se miran 

Las familias correr como sin tino, 
8309 — Mas los hombres doquiera, 

Con pundonor altivo, 

Temen, pero lo ocultan, 

Y arrostran por orgullo los peligros, 

DOMINGO 19 

(Ciérrame las Iglesias y siguen las hombas) 

8313 — Dos soldados de América desertan 

Custodiando a los presos que trabajan 

En lo exterior del muro. Feo ejemplo 

Y escándalo que dan, siendo de España. 



[3511 



F. A. DE FIGUEKOA 



8317 — Be San Francisco y la Matriz las puertas 
Hoy de orden siiperior están cerradas, 
Recelando las bombas que pudieran 
Ocasionar conflictos o desgracias. 

8321 — El Santo sacrificio de la misa 

En casa de EiercicioSy en la Plaza 
Del Fuerte San José, y en la Capilla 
Del Hospital de Caridad consagran. 

8325 — Juzgando el sitiador en las Iglesias 
La población y tropas congregadas. 
De repente sus bombas formidables 
Con dirección a la Matriz dispara, 

8329 — Una tocó en su "bóveda, mas luego 

A ]a calle c.mi ímpetu resbala; 
Otra en lo de Gardozo reventando, 
A dos esclavos jóvenes maltrata. 

8333 — Una cerca del muelle en lo de Ruedas, 
A una mujer le rompe piernas ambas; 
Y otra con su explosión ha sumergido 
La falúa de Rentas desfondada, 

8337 ' — Desde las diez del día así las bombas 

Hasta igual h(^ra de la noclie alcanzan, 
Siendo cuarenta y dos; pero observando, 
Con pérfida ijitención, variadas pausas. 

8341 — De Chain un soldado es sorprendido 
Llevando al sitiador secretas cartas 
Anónimas y en cifras. Hoy se aprestan 
>Seis bajeles de guerra a buscar agua. 

8345 — El Jefe sitiador hacia los muros 
Un oficial con parlamento manda ; 

Mas la tropa y el pueblo enfurecidos, 
Repelen su misión con la metralla. 

[352] 



DIARIO HISTORICO 



8349 — Lleg'a el Príncipe Real, qne a la segiuida 
ExpedicííSn de tropas aun restaba, 
Conduciendo de pólvora y pertrechos, 
Kotable provisión para osta plaza, 

LUNES 20 

(Signen las homhas y la aflicción de los familias) 

8353 — Bía y noche se eseiicha pavorosa. 

Triste anuncio de bombas, la eampana; 

Y veintisiete veces en el pueblo 

Se oye de aftiiellas la explosión infausta. 
8357 — Y las familias que al centro 
De la ciudad se asilaban. 
Ya inseguras con sn.s hijos 
Se alejan a más distaneia. 

8361 — Mas otras outre el ries<i;o 3^ los horrores 
Pennaneeen valientes ea sus casas, 
Al herido consorte aeonipañando, 
O al hijo de su amor doliente en cama. 

8365 — Que el bello sexo aerícola 

Doquier su lieTCiiea coní-itaiieia, 
Cuando entre muerte y horrores 
Sus prendas no desampara, 

8369 — Es cuadro singular, cníiiido una bomba 
Alj^úu techo derriba, ver con an&ia 
Salir, cual de un sepulcro, con mulptrc^, 
O saltando en un. pie, flarics fantasmas, 

8373 — Una bomba a un pardo jeven 
Ambas piernas le arrebata, 

Y encima de un ne^ro un techo 
Cae de Trápard en la casa, 

239 La íamilla de los señores Trápaní estaba fuera de la 
ciudad, en el campo sitiador, en su auinta. La casa estaba 
ocupada por el caíé de la Bolsa, 

[ 353 j 



F. A. DE FIGUEROA 



MARTES 21 

8377 — Diez bombas nada ináá los sitiadores 

Arrojan sobre el pueblo esta mañana; 

Y son doscientas nneve hasta este día. 
Según demnestra mi noticia exacta, 

8381 — Be Chain un soldado 
Que prisionero estaba, 
Hoy hacia nuestras filas 
Desertó con sus armas. 

8385 — Dicen que el enemigo recompone 

De sus fieros morteros la explanada, 

Y que habrán de tomar con nueva furia 
A demostrarnos su insaciable saña. 

8389 — Y aquí, sin tentarse 
Empresas bizarras. 
Se enervan ociosas 
Las tropas de España! 

MIERCOLES 22 

(Los morteros quedan descompttestos por 
algunos días) 

8393 — Divísanse ambos morteros 

¿Suspensos por una cabria. 

Como ahorcados que en la soga 

Sus fechorías pagaran, 
8397 — Junto a los dos delincuentes 

Humeando se Te nna fragua^ 

Y en su explanada, v afustes, 
Varios hombres que trabajan. 

8401 — Es admirable el anhelo 



[354] 



DIARIO HISTORICO 



Con que inhumano se afanan 

Por ver en sangre y escombros 

Esta ciudad sepultada. 
8405 — Olvidan que sus esposas, 

Sus padres, sus prendas caras. 

Son víctimas inocentes 

Que sacrifica su rabia. 
8409 — ]Sntretanto a los soldados 

Que inmunes el muro guardan, 

Xi con sus bombas destruyen^ 

Ni con sus fatigas cansan. 

JUEVES 23 
(La gente de Artigas acomete con valor) 

8413 — De las bombas prosigue el silencio ; 
Mas del Cerro en la falda se vio 
Que con furia terrible a los nuestros 
Otorgués con su gente asaltó. 

8417 — De los fieles a un bravo acosaba 
Un lancero de Artig'as ; mas 61 
Evitando su hierro homicida. 
Lo derriba con golpe cruel. 

8421 — Del castillo los muros lanzaban 

Cual volcanes metralla fatal, 
Que los fieros Dragones de Artigas 
Arrostraban con furia f^^ral. 
8425 — Eetroceden por fin repelidos 

Por el plomo y el bronce a la vez ; 
Mas no niega viii pluma a sii arrojo 
De valientes el lastro y la prez. 

210 Don Fernando Torgués» a quien generalmentt: llamaban 
Otorgués. mandaba una gruesa dlvls'ón del ejército oriental 
de Artigas, a vec^s en la plaza se llamaba gente «e Otor- 
gués aunque fuese de las divisiones de Balta vargas, Rivera, 
OJeda, etc. 



[ 355 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



8429 — Dos lie r idos a sable y pistola 
A los nuestros la lucha costó, 
Tres caballos tomando y un sable, 
Que ]a gente contraria dejó. 

8433 — Descubierto lidiaba el patriota, 
Sin que atajos pudiese opoJier; 

Y por esto sn i.)érdida debe 

A la nuestra sin duda exceder, 

8437 — La guerrilla tambiéii ea la plaza 
Obstinada miróse lucir ; 
Donde el ploma contrario eoiisigue 
A un valiente de Ramos herir. 

8441 — Esta noche en el campo enemií}:o 
Luminarias se mii'an brillar, 

Y se eseuohau de miisicas varias 
Las cadencias marciales sonar. 



VIERNES 24 



(Salvas y función en el campo sitiador) 

8445 — Con formación de tropas, dos banderas, 

Tina blanca y azul, y la otra blanca^ 

Junto a la batería de morteros 

Se divisan flamear y se oyen salvas. 

8449 — Al ocaso del sol las repitieron, 

Sin que se acierte a descubrir la causa; 
Entretanto con furia en la guerrilla 
El escuadrón de Pico hace una carga. ^"^^ 

241 Don Blas José Pico, Comandante de uno de los Dra- 
go-nes d« la Patria. 



[ 356 ] 



DIARIO HISTORICO 



8453 — Seis dragones contrarios persiguieron 
Al denodado Albín jprande distancia ; 
Mas, por su buen caballo, y su destreza, 
De entre sus sables ooii valor se salva. 

8457 — Herido eu una mano (?s ^cavemente 
TTn cabo de Gbain. por una bala, 

Y perece un soldado. El euemigp 

Con dos heridos su iniprudeneia paga, 

(Vueívfyi lüíi homhas, granadas y 'balas) 

S461 — Estando el pueblo descuidado, y quieto, 
Las once y media de la noche daban 
Cuando el sordo cañón se oye, y rugiendo, 
La bala silbadora hendir las auras. 

8463 — Sucesivas tronando estrepitoí^as 

La enorme bomba, y la fatal granada, 
De estos tres proyectiles destructores 
La exi)losión y el silbido se alternaban, 

8460 — Con niás estruendo responden 
Los barcos, y las murallas, 
En tempestuosa cadencia 
Que al tímpano atormentaba. 

8473 — Todos en sorpresa acuden 
A las calles y las plazas; 

Y cada uno teme estragos 

En su hogar que abandónara. 

8477 — Cual suele un jugador la ebúrnea bola 
En los trucos seguir con vista y alma, 
Haciendo maquinales contorsiones, 
Cual si éstas en su curso la guiaran, 

8481 — Así todos la fúlgida espoleta 

Con los ojos seguían, j en mil ansias^ . 
Al sentir la explosión gritaban varios: 
Ay! mísero de mí... cayó en mi casa. 

242 Don Martín Albín. Capitán del Cuerpo de Chain. 



£357] 



F. A. DE FIGUEROA 



8485 — Las lúgubres campanas igualmente 
Por granadas y bombas resonaban; 

Mas las balas con rápido silbido 

Cruzan el pueblo y en jsilencio amagan. 

8480 — Veinte ialas, veinte hombas, 

Y a más treinta y dos granadas 

Arrojan; mas los estragos 

Al estrépito no igualan. 
8493 — En casa de Marcos Pérez 

Reventando una granada, 

A una mujer y seis u ogros 

Con los escombros maltrata. 
8497 — La experiencia y precauciones, 

Con que todos se resguardan. 

En medio de riesgos tantos 

Evitan muchas desgracias. 



SABADO 25 
(Continúan las homhas) 

8501 — Quince homhas arrojan en el día. 

Y trece por la noche, haciendo pausas; 
A cuyo impulso en sitios diferentes 
Tres hombres son heridos y una esclava 

8505 — Un barco del interior 

Llega con carne y ganado: 
Pocos son los que han logrado 
De probarla el gran favor. 

8509 — Exhaustos los aljibes con la seca, 

El agua que se bebe es verde* amarga, 

Y dañosa también, pues los pozuelos 
A la crecida población no bastan. 



.[ 358 ] 



DIARIO HISTORICO 



8513 — Con pipas de agua dos barcos 
Venían; pero a sn entrada, 

Para el San Pablo navio, 

A nuestra vista se embarí^can. 

DOMINGO 26 

(Cesan por ahora las homhas por haberse 
inutilimdo los morteros) 

8517 — Sin tirar una bomba en todo el día, 
líl afligido pueblo algo descansa; 
Preséntase un pasado y claramente 
Do este silencio demostró la causa. 

8521 — Estar roto el mortero nos afirma 

A quien por nombre Tupamaro llaman. -''^^ 

Y a Mangaré, terrible, que es el otro, 
Le aplican al oído férrea eliapa. 

8525 — Celébrase la misa en los lugares 

13o el domingo anterior se celebrara ; 

Y vuelven dol Cordón sin combatirse 
Los valientes qne Azcnénaga comanda. 

LUNES 27 

8529 — Por la falta de lluvias la epidemia 
Con fatales progresos se declara; 

Y en científica junta se reúnen 
Los hijos de Bseulapio a eonjurarla. 

8533 — Hoy anuncia el Cabildo por carteles 
De un bajel aguatero la llegada, 
De los varios que él mismo por contrato 
Despachó de sn cuenta a buscar agua. 

243 El verdadero nombre es Tupac-Amarú, pero general- 
mente se dice Tupamaro; y los españolea para designar un 
partidario de la revolución auelen decir: es un Tupamaro. 



[359] 



F, A. DE FIGUEROA 



8537 — A tan dignos magistrados 

Con elojsrios entíunxbradoíá 

Bendice la población, 

Qac a] iniidle aeudc, do an.siosa 
8541 — Por precio que no es yvan cosa, 

Logra ha<?er su provisión. 

Esta nocJie a las ocho «3on sns bombas 
Empieza el sitiador, que poco alí^Hnzan; 

Só4:ó — Pues qnedando en el campo nueve de ellas. 
Cuatro pólo se iiitei-nau en la plaza, 
Sin herir a ningnno. destruidas 
De don Rafael Fernández son dos salas; 

8549 — Taiiipoeo ele Chain la fiel guerriJla 

Tnvo qne disputar sangrieu+a xjalma, 

MARTES 28 

(NifCftiro:i (juarrillfros ya están a pie) 

Bravos guerrilleros 

Se vioron salir, 
8Í553 — Marchando a su frente 

Ll preña y Albín. 

No en fuíM.*tes caballos 

Tan a ooiuprtir 
S557 — Con fieros .Dragones 

En bárbara lid. 

Diez de ellos ax>enas 

Oabalg'an allí, 
6561 — En nuda bellaca 

O en flaco rocín. 

A pie van los otros 

Con sable y fusil, 
8565 — Qne en brío y firmeza, 

Cada uno es un Cid. 



[ 360 1 



DIARIO HISTORICO 



La lm.o5to contraria 
Qne Tin bravo adalid 
8569 — Mandaba miróse 
Al puesto acudir. 
Mas no a sable eii mano 
Osaron venir, 

8573 — Que el muro y metralla 
Amagan de dqni. 
A un fue<iO graneado 
Limítanse así, 

8577 — Most raudo unos y otros 
>Sh ardor varonil. 

Y nuls tíe irritaban 
Al ver convertir 

8r)81 — La verde esmeralda 
En rojo carmín. 
Ya Febo sus luces 
Empieza a extingir, 

8585 — Caando ambas partidas 
Retir anse en fin. 

Y ium tres heridos 

Los vemos venir, 

85SÍ) — Quedando indeciso 
El lauro en la lid. 

Tranquilo este día 
Ha sido, y feliz; 

8503 — Ni balas, ni bombas 
8e oyeron rugir; 
Mas nadie a su casa 
Se atreve a acudir 

8597 — De los (jue emitir aron 
Del pueblo al confín. 

[361] 



F. A. DE FIGUEROA 



MIERCOLES 29 

(Cesan las homhas otra vez) 

Las bombas que hasta el día veintisiete 

Bl sitiador ejército arrojara, 
S601 — Iiiehisas las que al muro no- aleanzaroiij 

Son doscientos setenta bien ooiitadas. 

Hoy, lo misino que ayor, traiiqxiilainente 

Libre de estragos la ciudad descansa; 
8605 — Mas, temiendo tiu conflicto, las familiíis 

El retirado asilo siemiírc guardan. 



JUEVES 30 

Desde ayer noche a 3 as once 
Hasta ser hoy de mañana, 
(jo 11 lluvia ¿ibimdante el cielo 
Nuestras penuri¿ís ampara. 
Lorca, América, Artilleros, 

Y Granaderos de España, 
Del largo viaje, y i^nserias, 
I)esfallecidos se hallan. 

TJjia tercera parte yaee enferma 

Y otros, no pocos,, que al servicio vacan, 
Tan débiles están, qtio aptnias pueden 
>Sus flacos hombros sustentar las armas. 
En estado más mísero se mira 

La gente que emigró de la campaña: 

2-Í4 Es muy fácil que haya alguna pequeña diferencia de 
más o menos en el número. Algunos dicen que sólo van ti- 
radas 250 bombas hftsta boy, porque no cuentan las ctue no 
alcanzaron a ca^r dentro de les muros; otros aseguran haber 
•contado 280. Era íácil a todos equivocar muchas veces la 
cscploslón de una bomlia con la de una granada 



8600 — 
8613 — 

8617 — 



[ 362 ] 



DIARIO HISTORICO 



8621 — Tristes familias que a extinguirse llegan 
Sin auxilio en sus míseras barraras. 
Los enfermos de tropa en este día 
A setecientos y setenta alcanzan; 

8625 — Los ele la población en ambos sexos 

De dos mii y doscientos tal vez pasan. 
Así eoueluye setiembre 
Hoy con su carrera aciaga ; 

8629 — Bombas, escombros y nuiertos. 
Su cruel recuerdo señalan. 
Y de este sitio que inhábil 
Mi tosco pincel retrata, 

8633 — Hoy justamente se cimiple 

Un año, que a un siglo iguala. 



[363 1 



F. A. DE PIGUEROA 



Scsíimen de los muertos y heridos en la plaza y sus 



dependencias 

Muertos 14 

Muei^tos en los meses ante- 
riores 30(5 

320 

Heridos 39 

Heridos en los iriescs ante- 
riores 404 

443 

B(das, (/ranadas y homhas arrojadas a la plaza en 

cfttc mes 

Balas eti este irio.s 35 

Balas eu los anteriores 1228 

Total balas 1263 

Granadas en. este roes .... 42 
Granadas en los anteriores í'T 

Tntal granadas 139 

Bombas en este mes 270 

Bombas en los anteriores . . — 

Total bombas 270 

Puede alimentarse razonablemente nn tercio a 
los muertos y heridos. 

Serán 

Miiei*t.os 427 

Heridos 591 



[ 364] 



DIARIO HISTORICO 



3IE8 DE OCTUBRE DE 18J3 



VIERNES 19 

(Vuelven a arrojar hombas) 

Libre ele luibcs y sereno el cielo, 
IjES esperanzas de la lluvia aleja : 

8637 — Sale nuestra partida y los eontrarlos 
Perdieron mi Dragón en la pelea. 
No se oyó la campana en todo el día 
Las hoinhas anunciar ; pero aíí:orGra 

8641 — Sentírnosla a la noehe de repente 
Al sonar el tambor de ]a retreta. 
Desde las üeho y media quince homhas 
Arroja el sitiador. La Cindadela 

SG45 — Vna hizo estremecer ; allí nn soldado 

En sn ñera explosión, perdió las piernas. 
Otra lle<2:a hasta el Fuerte, en enro patio 
Los jardines cubrió de polvo, y piedras, 

8649 — Y el mismo Viji'odet en sii retrete 
Vio saltar en pedazos las vidrieras. 
Derrumbadas al chocjue de luia bomba 
Del café de Marii5o son dos piezas, 

8653 — Ya nii sastre por la calle los escombros 
En el cráneo le abrieron ancha brecha. 

Y mientras las bombas 
Cruzan nuestra esfera, 



[ 365 ] 



F. A, DE FIGUEROA 



8657 — Y sus estampidos 

Eli torno resuenan: 

Ellos entre sombras 

Al iiniro se acercan 
8061 — Y en eatitos prodigan 

Insultos y befas.... 

SABADO 2 

Hoy al amanecer se ban encontrado 
En el foso interior cartas diversas 

8fíG5 — Para Yario?? vecinos, que esperaban 

Bel Brasil cargamento y encomiendas» 
En la playa contraria ha naufragado 
La í^oleta española en que vinieran ; 

8669 — Y del casco, la carga, y marineros, 

Los contrarios al punto hicieron presa. 

De víveres y carne abastecida 

A este puerto venía, y ora intentan 

8673 — Con mosirarnos las pólizas, y cartas, 
Del triste pueblo duplicar la pena. 

DOMINGO 3 

Viénese al Cerro nn pasado, 
Y otro de aquí lia desertadí^ 
8077 — Por la mar; 

Pero el esquife en que huyera 
Consigue una cañonera 
Recobrar. 

245 Entre varios versas no muy decentea. cantaron esta 
noche el siguiente' 

L&s vívísres de los godos 
Cayeron con su goleta, 
Pero ahí les mandamos bomba» 
En lugar de la galleta. 
Cielo de sus vanldarles. 
Ay! cielo de su tormeirta. 
De comer tantos porotos 
Están muy Uenos de viento 



[ 366 J 



DIARIO HISTORICO 



8681 — La plaza en fe de alegría 

Cou gran salva al medio día 

llesoiio. 
Del alto triunfo en memoria 
8685 — Que España, jimto a Victoria 
Consiguió. 
Veinte mil píalos murieron, 

Y en Pamplona se escondieron 
8689 — Los demás. 

Todos ííPílebran la nneva ^46 
IRÍientras por acá nos lleva 
Barrabás 
8693 — Mi padre s^. llamo. Hogaza, 

Y mueren fie homlrrc en mi casa: 

Vamos bien^ 
Triunfa España de los galos 
8697 — Y aquí aguantamos los palos 
Que nos den 

LUXBS 4 

El día ostuTo lluvioso. 

Y por esto más hcmxoso 
8701— Pareció j 

Pues el cielo un gran tesoro 
5tás estimable c^ue el oro 
Nos mando. 
8705 — Las guerrillas no salieron, 

Y a la noche nos vinieron 

A gritar 
Junto al muro los contrarios, 

246 Este ffistejo ha eldo por la victoria del ejército espa- 
ñol aliado, aobr» el Que mandaba el General Jo urdan entre 
Salvatierra y Estrella, conseguida por Lord Wellington el Zi 
Ce Junio último 



[367 1 



F. A. DE FIGUEROA 



87l)í) — y fá uticos ÍLinerarios 
A entonar.... 

MARTE>S 5 

OiiMtro días han pasarlo, 

Y ple<T,'i.io a Dios pasen mil, 
STJo-— QiK^ las bn]ubas no han silbado 

Y hoy los ecos no lian tornado 
Del (íañüJi, ni del ínsil. 

A la impresión contínnada 
8717 — De estrados, bombas, y horror, 
El alma está ac ostuí librad a ; 

Y en faltando esto, ya nada 
Inspira al mimen calor. 

MtE3EC0LES 6 

(Los de Oforfjités acomete?} a los del Cerro) 

S721 — ■ En todo ol día tormentoso y frío, 
La llnvia meinidísíima no cesa; 
Las partidas del Cerro un fnerte choque 
CoDitra los braA^os de Otorgnés sustentan. 

247 Treí^ o cuatro de los sitiadores escondidos detrás de 
la contraescarpa hacían el burlesco coro, y uno solo cantaba 
el responso siBuipnte: 

Vi^odet <ion sus gallegos 

Murieron de consunción. 

Y este responso les cantan 
hos libres de Ja Nación- 
Kirie ele isón— Kirie eleisón 

El escorbuto y la sarna. 
Causaron ísu destrucción, 

Y detrás Iba-n llorando 
Mil Rodas en procesión- 
Kirie eJeisón— Kirie eleisón 

y luego siguieron cantando cielitos y otros versos: y lla- 
mando por sus nombres y desafiando a varios oficiales de 
la guarnición. 

[ 868 ] 



DIARIO HISTORICO 



8725 — El Coronel Ansay desde el Castillo 
Había destacado por sorpresa 
Una corta le^ióii, que de m\ rodeo 
Consiguió arrebatar réses cincuenta. 

8729 — Acude a recobrarla el enemisto ; 

Pero tarde l'ae <'Ni quién jmdiera 

De cutre los tUentos del hambriento lobo 
Qiutar imp\nio la robada presa? 

8733 — El p'anado, ante todo, prontaiviente 
López manda al Castillo, do lo 

[enciendan ; 

Y eíjip erando valiente a los contrarios 
En dos guerrillas su falange ordena. 

8737 — Los eañoiies del muro prote¡í^íaí), 

A la gente realista en la contienda; 

Y la fiera metralla y los fusiles. 
Del invasor los impetuí; refrenan. 

8741 — El pecho varonil con desventaja 
A la lluvia mortífera prese ntan. 
Que parece (.pie im niunen i iif lámase 
Con sobrehumano ardor sus almas eieg^i.s. 

8745 — DoH heridos y un lunerto finalmente 
El precioso botín a López cuesta, 
T con ptirdida iffiial los Artiguistas, 
Frustrada su intención, luego se alejan. 

JUEYES 7 

8749 — La hueste truerrillera 

Sale a sus lineas, y en la lucha fiera 

Al choque de luia bala 

Tin bravo de Chain la vida exhala : 
8753 — Mas al pueblo tranquilo hace seis días 

No ofenden las contrarias baterías. 

■2tB Don Ramón López, Comandante de uno de los cuerpos 
de emigrados. 



[369 ] 



F. A. DE PIGUEROA 



Hoy desde la Vigía 
Yo las líneas contrarias descubría; 
S757 — Deudos y compañeros 

Allí vagaban en corceles fieros; 
O a la íTuerrilIa algunos avanzaban, 
Y blandiendo sus sables amagaban. 

(Tariofi oficiales de los sitiadores reconocidos desde 

la Vigía) 

8761 — La jiifaiida batería 

Díaz recorro, y los trabajos guía; 

Allí lie visto a Qnesada, 

Riancjiii, Martínez, Ramos y Celada, 
8765 — A Velazco y Garzón he eüno€Ído ; 

A Sáenz, a Méndez y >Soler temido. 

Vi bajar de carrera 

Por la Ag-uada al intrépido 

[Hortigncra; 

8769 — En fin, lie eontemplado 

El campo sitiador ; y eonsternado, 
Con mi. alma en dos afectos dividida, 
Maldecía esta guerra fratricida. 

VIERNES S 

8778 - — Car«'ando a metralla sn obús resonante, 
A corta distancia thó el ParanCi 
A un grupo en la playa., y viose al instante 
Caor un herido o muerto quizá, 

249 Nr> sería difícil que el autor y los que con él se halla- 
ban en la Vigía, se hubiesen equivocado en alguna persona 
tomándola por otra, a pesar de ser muy bueno el telescopio. 
L.OS oíiciales que Indican los versos son: do-n Francisco Blaz 
(español), don José Antonio Bianqui; Martínez» probable- 
mente sería don Juan Apóstol pues don Enrique andaba ea 
aquella época por Cerro Largo; Hamos, don Bonifacio; Ce- 
lada, don Francisco; Velazco, don Gabriel; Méndez, don 
Rafael; Garzón, úon Eugenio; Slbttz. don Domingo; Soler» 
eí Coronel don Miguel; y Hort» güera, don Rafael, Coman- 
dante de un escuadrón de Dragones. 

[ 370] 



DIARIO HISTORICO 



8777 — En fuerte guerrilla se están batiendo 

Entrambas partidas; en esto iin Dragón 
Del bando adversario avanza corriendo. 

Que na le intimidan fusil ni cañón, 
8781 — Cercano a la línea que forman los fieles 
Llegó más veloce que altivo neblí, 
Y versos, proclamas, y varios }>apeles 
Arroja y al punto se ausenta de allí. 
8785 — En ellos intenta con frases arteras 

Rondeau a los soldados astuto liala£?;ar, 
T ascensos y premios, por varias manera-si, 
Ofrece al que logre con armas fugar. 
8789 — En vano ea que el Jefe astuto procura 
Hacer el secuestro de cada papel, 
La tropa de España bebió en su lectura 
Su activo veneno mezclado con niieL^s»* 



SABADO 0 

(Vuelven a íins casas las familias qn-e se habian 
retirado por las hoynhas) 

g793 — Las familias que huyejido de las bombas 
Hacia el confín de la ciudad huyerau, 
Desde hoy a sus bogares solitarios, 
Aunque no libres de temor, rej^resan. 

8797 — Allí son los clamores cuando algunas 

El caro techo derrumbado encuentran. 
Todo envuelto en ceniza, y bajo escombros 
El tálamo nupcial deslieeho en piezas. 

250 En efecto, aquella clase de papeles seductivos hacían 
más activo efecto en las tropas recién venidas de la Fenin- 
€oia que en Us del país: aquéllas se alucinaban al oír: "El. 
GOBIERNO DEL RIO DE LA PLATA OS OFRECE TAL O 
TAL COSA" Ya se Imaginaban que iban a nadar en ríos 
de plata y oro. 



[3711 



F. A. DE FIGUEROA 



8801 — Bajo el techo de uua casa, . 
Que una bomba derribó, 
Al tornar su dueño a ella 

Encontró muerto a un ladrón j 
8605 — Con las alhajas robadas 
La muerte le sorprendió. 

Y hoy son contra su cadáver 
Elocuente acusación. . 

8800 — Del cementerio una pieza 
Que sirve al enterrador, 
Tina enemiga patrulla • , 
Esta noche derribó, . .• 

DOMINGO 10 

SS13 — Des])rceiaiido del Fa.rijne la metralla, 
Anoi:'he el eiieinin-a a espacio lleva 
Del derribado euarto los tirantes, 

Y del enterrador las horramieiitas, 
SS17 — Hoy en todos los cuerpos a . las tropas 

Se hace la invitación, para el que quiera 
iMistarse en Drafi'oiies, pues se forma 
De hombres íiioutados respetable fuerza. 
8821 — ¿>Í no montan en cañas, no concibo 
En qué han de cabalgar los que se 

[aí?reg:au; 

Tal vez una excursión sobre las costas 
Doude busqueji caballos se proyecta. 

(Yuclvf n fie repente las l)or,il)as. Fueron las 
úUrmas que arrojaron los sitiadores) 

8625 — Después de uueve días 

Que descuidada y quieta, 
Sin temor de las bombas . 
La población se viera, 

[372] 



DIAHIO HISTORICO 



8fi20 — Esta noehe repente 

El estruendo de aquéllas 

Terrífico a las ocho 

En la ciudad resiueiia. 
8833 — Las coufiadas familias 

Que a sus casas volvieran. 

De nuevo por las calles 

Ilnyendo se aglomt!ran. 

8ñ37 — í\ Viste, de mi hormiguero ((iie destfoza 
ITii carruaje al pasar, salir ligeras, 

Y en torno derramarse las liornJi'>as 
(¿ue apilan pd, fuga y se atrepellan? 

^-841 — Así heridas de esi)anto las mujer e.s, 

Y hombres, j nifios, de su honrar se alejan ; 
Mas repóllense luego, y de las bou^bas 
El cortísimo alcance consideran. 

&84o — Diez homhaíi arrojaron, 
Pero sólo tres de ellas 
(Cayendo siete al campo) 
En la ciudad penetran. 

8c49 — Este niez(iuino alcance 
Es la palpable prueba 

De que ya descompuestos 
Los morteros se encuentran. 

S853 — Con esto las familias 

Que asustó la sorpresa, 

A sns propios honrares 

Volverse no recelan. 
8857 — Dos casas de Vidal junto a la plaza 

Sufrieron el estrago; en una de ellas 

251 Las casas de don Mateo Vidal una en la esqtiina de 
la plaza mayor que dobla para la calle de los Judíos y otra 
a la media cuaara hecla el Este. Por esta explicación se 
comprenderá l4 poco alcance que tuvieron las ai:imas bom- 
bas, con las que se comp-etan 295, 

[3731 



1 



F, A. DE FIGUEROA 



A un esclavo maltratan gravemente 
Los cascos de una bomba que revienta, 
8861 — En el otro edificio, sobre lui niño 

ITn techo se desploma; ¡oíi qué rareza! 
Voleándose la cima en cjue se hallaba. 
Le sirve ésta de escudo^ y le liberta. 

LUNES 11 

8605 — No luibo ofrenda de sangre en la guerrilla, 
Ni de ]as bombas el furor resuena; 
Pero más grande que éstas una hola 
Por el pueblo circula y le consuela. 

8869 — Dicen que en Río Grande ya se alistan 

En nuestro auxilio formidables fuerzas; 

Y que pronto de infantes y caballos, 
Seis mil deben entrar por la frontera. 

8873 — El General prohibe por edictos 

La extracción de metálica moneda; 

Y en vista de los datos que se advierteji, 
Nueva contribución todos recelan. 

MARTES 12 

8877 — Cumpliendo ]a invitación 
Del General, y los jefes, 
A los dragones se agregan 

Centenares de valientes. 
SS81 — De los varios regimientos 

De la guarnición, se advierte 

Gran número, que engrosar 

La nueva falange quieren. 
8885 — Se dice que irá a las costas 

La expedición, y prefieren 

Kespirar aires más libres, 

Y hartarse de carne y leche. 



[374] 



DIARIO HISTORICO 



SS8Í) — De los de Madrid y Albuera, 

Yo compadezco la suerte, 
Cuando en sangriento entrevero 
I\lonten briosos corceles. 

8893 — Por colmo de nuestros males, 
Ya los médicos advierten 
Que del vómito amarillo 
Empieza a cundir la peste. 

SS97 — Los ^guerrilleros sus líneas 
C(m bélico ardor sostienen, 
Saliendo im soldada herido 
Del plomo al ímpetu fuerte. 



MIERCOLES 13 

8.901 — Ho3^ con veinte granadas el Bombillo 
Al campamento sitiador molesta, 
Corriendo sus soldados eu desorden 
Al sentir la explosión jujito a sus tiendas. 

SOOij ' — Y mn jeros y niños como gamos 

Huyen también por lomas y laderas, 
Y ya en Halyo. al tronar cada granada, 
La boca, haciendo burla, se palmean. 

SÜ09 — Los de Chai]i en férvida guerrilla 
A cinco bravos enemigos cercan, 
Que cual tigres que acosan cazadores, 
8e resisten osados con fiereza. 

8913 — Acometiendo al cerco cuatro de ellos, 
De en medio de los sables se libertan; 
Mas el otro dejó con su cadáver 
Estampados los sesos en la arena. 

6917 — Con carga de agua dulce desde el río 
Ha llegado la Carmen de Villeíras, 
Que es uno de los buques que el Cabildo 
Fletó para este abasto por su cuenta. 



1375] 



P. A. DE FIGUEROA 



8921 — Al rrortísimo precio se ha vendido 
De doce reales pipa; y si no fuera 
Por tales marji'istrados, pagaríamoí; 
A dos reales tal vez por ¡a caneca. 

JUEVES 14 
(Cumpleaños del rey) 

S925 — Hoy es San Calixto, 

y en m cimipleaños 

El pueblo celebra 

Al r<_^ü'io Fernando. 
8029 — Tres salvas hieierou 

Magnífieo aplauso 

Al rey, que cautivo 

Mantienen los «ralos. 
8933 — FjM larjía eoliinma 

Al campo contrario 

Ayer de artilleros 

Tin cuerpo ha llegado. 
8937 — La Jnnta Argentina 

]jo envía; entretanto 

Sn fner^ia y el nombre 

Del Jofo ignoramos. 

VTERNES 15 

(Llega un reaio de la expedición de Larca) 

894:1 — Hoy la fragata Socorro 

Desde el Janeiro ha venido. 

Trayendo el resto lucido 
De Lorea a la expedición. 



[ 376 i 



DIARIO HISTORICO 



8945 — Trescientos cuarenta bravos 
De aquel bello regimiento 
Tienen su recibimiento 
Con pública adamaeión. 

6940- — De expedición portuguesa 
La noticia af^ní forjada, 
Ya se ve falsificada, 
Ki en esto pensó el Brasil j 

8953 — Pero <*on tantos refuerzos, 
• Por qué Vigodet se abate ? 
A^/ íl en un mes no se bate, 
Tampoco se bate en mil. 

8957 — La España a Santa Teresa 
Por su patrona lia jurado, 
Y hoy su fiesta ha celebrarlo 
Con tres salvas la ciudad. 

89fíl — Los dfi Chain que liasta el Cerro 
Avanzaron c*on bravura, 
Trajeron pasto, y verdura, 
Sin hallar hostilidad. 



SABxVDO 16 
(LúM sititf dores hacen fuego a la haJiía) 

8365 — A la plaj-a ele Pérez tres cañones 
A medio día el .sitiador acerca, 
^íwy próximos al a^nia; y de sus tiros 
fton objeto el puerto y cañoneras. 

8969 — Dos de éstas, y el BomiUlo, al punto salen 
A retribuirles en igual moneda, 

253 La Gaceta de Buenos Aires, de 24 de Noviembre, re- 
firiéndose a este refuerzo y equivocando el nombre y el 
núm«í-n. dice que había llesfado a Montevideo la Socorro 
con 200 hombres del BataUón de América. 



[377] 



F. A. DE FIGUEROA 



Y de lina y otra parte a cañouazos 

Se sostiene el honor de ambas banderas. 

8[)73 — El Bo'tTibülo dirige sus granadas 

Hacia la casa do Kondeau se alberga, 
Teniendo que sufrir del adversario 
El fuego de fusil y de tres piezas. 

8977 — Las dos lancbas también y el Cubo Norte, 
Volviendo dos por uno le contestan 
Con estruendo fatal; mas finalmente, 
De la tarde a las ciiieo, el fueg'O cesa. 

89 SI — Arroja el enemigo en este elioque 
^cicnia balas, que ninguna acierta: 
Tina c)iocó en el mar junto al BomhUlo, 
Que en agua le inundó, media bodega. 

S985 — Mas tres balas pc.r alto disparadas 
Con fatal dirección al mnelLe llegan 

Y en casa de Juan Largo a dos mujeres 
Ha herido gravemente una de aquéllas. 

89S9 — También a un pescador en aquel sitio 
El mismo proyectil rompe uua ]iiern.a; 
Pero el mal que el contrario baya sufrido 
Es bien difícil que averigüe y sepa. 

8993 — Mas viose claramente que una bala 
Llevóse de un jinete la cabeza; 
Otra en medio de un grupo rebotando, 
A todos ellos los cubrió de tierra. 

8997 — Uno de sus cañones tanto avanza, 
Que bajando los médanos de arena, 
Tirado per sus tropas e]i la orilla, 
El fuego sustentó la tarde entera. 

DOMINGO 17 

9Ü01 — De granaderos montados 
Un italiano deserta ; 

Y sin haberse batido, 
Nuestrais guerrillas regresan. 

[ 378 ] 



DIARIO HISTORICO 



9005 — Haciendo marcial alarde, 
Con su mtüsica y banderas, 
El Regimiento de Lorca 
En la misa se presenta. 

9009 — Con el erecido refuerzo 

Que en la Socorro viniera, 
En la formación sus filaís 
Más numerosas se muestran. 



LUNES 18 

9013 — A las siete del día en las innrallas 
El ejercicio de cañón empieza, 

Y hubo muelios que al súbito estampido, 
Creyendo que eran bombas, se atropellan. 

9017 — Mas llegando un pasado, con su vida 
Afirma que el mortero inútil queda; 

Y que no habrá más bombas, porque tiene 
Descompuesto el fogón y muñoneras. 

9021 — Traficando en ganados por la costa, 
Este individuo libertad perdiera ; 

Y aun feliz se juzgaba, pues sus socios 
Perecieron del sable a la violencia. 

9025 — De aquellos desgraciados ciertamente 
l^'atídica y mezquina fue la estrella: 
Por lograr el ganado se han perdido, 

Y buscando la vida, muerte encuentran. 

9029 — En la anterior semana salen buques 
Al tráfico interior más de cuarenta. 
Que aquellos que en tal giro se enriquecen 
Por ajenos desastres no se arredran. 



[ 379 ] 



F, A. DE FIGUEROA 



MAUTES 19 
(Las faniüias vuelven a sus casas) 

9033 — Las tímidas familias 

Qne a las bombas huyendo 
Keíugiadas se liallaban 
Hacia el confín del pueblo, 

9037 — Ya con la grata nueva 

Do estar roto el mortero, 
S'm temor a sus casas 
Se van restituyendo. 

9041 — Cnán opresas se lian visto ! 
En asilos estrechos, 
Mezclándose en desorden 
Las clases y los sexos. 



(Magariños y Bnnin comisiovados al Río de 
Janeiro ) 

9045 — La fragata Diamante 

Hoy salió de este puerto 

Con dirección a Cádiz 

Y escala en el Jaíieiro. 
9040 — Para esta Corte en ella 

Comisionados fueron 

Duran y Mag-ariños 

Ante el Príncipe Regio. 

9053 — Aquél por el Cabildo 

Va en el nombre del pueblo, 
El otro por su parte 
Représenta al Gíobierno. 

253 Don Manuel Durán, Regidor de la Municipalidad, y 
don Mateo Magarlños, doctor y comerciante, vecinos distin- 
guidos y de probidad. 



[3801 



DIARIO HISTORICO 



9057 — En la diplomacia 

No es Duráii un porteuto, 
Mas la banda autoriza 
Sus debidos respetos. 

9061 — Todos saber anhelan 
Su conijisión; empero, 
Hasta hoy es im enigma 
Su político objeta. 

9065 — Caluroso, fue el día, 

Las guerrillas salieron, 
Mas lio asiste l4 contrario 
Al sanguinoso duelo. 

(Un misterioso embozado se acerca a Im murallas) 

9069- — Ayer a media noche 

En las sombras, j envuelto, 
Aproximarse un bulto 
Los centinelas vieron, 

9073 — Tras del glacis llegando. 
Con recatado acento 
Pidió hablar sin peligros 
Al Jefe de aquel puesto. 

9077 — Cedienclo éste a la instancia 

De su empeñoso ruego, 
Llega al muro, y el otro 
Se acerca sin recelo. 

9081 — Aproxímase entonces 

Al portón, y en silencio 

Por encima del muro 
Tiró cerrado un pliego.. 

254 Los Alcaldes y Hegidores usaban una banda roja por 
distintivo honoriflco concedido al Cabildo de Montevideo. 



[381] 



F, A. DE FIGUEROA 



ÍÍOSi) — Para el Qóbierno, dijo 
Al arrojarlo; y luego 

Esperó la respuesta 
Sentado allí en el suelo. 

9089 — El General acude, 

Y aquella carta abriendo, 
En el cuerpo de guardia 
Leyóla con misterio; 

9093 — Y él mismo de su mano 
La respuesta escribiendo. 
Desde el muro la arroja 
Al oculto extranjero. 

9097 — Recógela, y dejando 
A todos en suspenso, 
Hasta mañana\ dijo, 

Y marchóse li^^-ero. 

9101 — El sable y la alta pluma 

Que le adorna el sombrero, 
Son de oficial espía 
Indicios manifiestos. 

9105 — Mil cálculos se forman 
De tan raro suceso; 

Pero es tumba cerrada 
De Vigodet el pecho. 

9109 — Las tropas que en la Iglesia 
Acantonadas fueron, 
A sus cuarteles vuelven 
Dejando libre el templo. 

9113 — Harto ya ha profanado 
Con escándalo inmenso, 
Impía soldadesca, 
La mansión del Eterno. 



[ 382 ] 



DIARIO HISTORICO 



MIERCOLES 20 
(Vuelve el incógnito a hahlar a las murallas) 

9117 — El incógnito anoche vuelve al muro, 

Y dando dos palmadas, que es la seña. 

Una carta arrojo dentro do iin lienzo 

Al mismo Vigodet qne allí le espera. 
9121 — Se ignora el contenido; nnestro Jefe 

Recibe el pliego: el conducto]; se aleja; 

Nadie sabe quién eSj y no es posible 

Aclarar de este caos las tinieblas, ^ss 
91 25 — Desde la época fatal 

Do las bombas empezaron, 

Las campanas no sonaron 

Sino en tono funeral. 
9129 — Precursoras del horror 

De las bombas que anunciaban, 

Sus tañidos semejaban 

Dos gemidos de doler. 

9133 — Mas hoy el triste silencio 

Rompieron ya, y en desquite, 

Co» prolongado repique 

Dabnn consuelo y placer. 
9137 — Sin temor ya de las bombas, 

Con tan sonora armonía, 

Tod(f el pueblo en alegría 

Recobraba un nuevo ser, 
9141 — Con dos heridos tomaron 

De Ci?ain los guerrilleros; 

Y han hecho los artilleros 
Su ejercicio de cañón. 

255 Se ha creído después, con bastante íund amento, que 
este oficial Incógnito era un tal G»1do, el cual posteriormcn- 
te fue fusilado por los sitiadores, como se ve más adelante 
en esta obra. 



[383 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



9145 — Vio^odct varios bajeles 

Con grande einpefto ha fletado, 
Cierto líS que se ha meditado 
llíarítima expediííióii. 

JUEVES 21 

(Empéñase fueriamuic la fjucrriUa) 
(Marcos Vareas y don Fructuoso Rivera) 

9.149 — Las guerrineras falaug-es 

Muestran hoy tal ardimiento, 
Que hasta tiro de pistola 
Se combaten pecho a peeho, 

9153 — Inmediata al camposanto 

Fue la lid. tal vez soberbios 

A las víctivtjas rjiierían 

Facilitar el entierro. 
91Í57 — De lina parte Mareos Vargas, 

Rivera, Orijní'i, e Iz:i"iiierdo, 

La azul y blajiea bandera 

Sustentan coji alto esfuerzo. 
91G1 — De la otra Chain y Ramos, 

Albín y o-ehenta guerreros, 

La amarilla y roja insignia 

Tremolan sid:)Uiii:.^ al viento. 
9165 — Ya con furor so acometen. 

Ora con giros diversos 

Se evitan, ora resisten 

Lanzando el plomo y el fuego. 

256 Vargas y Rivera, Jefes de División del Ejército de 
Artigas. Los otros dos eran del Ejército Argentino, oficialas 
de Dragones de la Patria. 



[384] 



DIARIO HISTORICO 



9169- — Los adalides, sus filas 

De anibos bandos recorriendo, 
Al fratricida combate 
Excitaban con su ejemplo. 

í)173 — Al tronar una descarga, 

Doquiera que liaí^^a sn efecto, ; 
f Quién en la víctima triste ' 
No ve un compatriota menos? 

(Don Martín AJhín) 

9177 — Hubo un contrario que osado 

Se avanza, y de furia ciego, 

A quemarropa dispara 

Su pistola sin suceso. 
9181 — Revuelve Albín su caballo, 

Corre, le alcanza, y más fiero, 

Con brazo hercúleo, le deja 

De su tizona un recuerdo. 
9185 — Mas lueg-o de infantería 

Baja una fuerza, y soberbio 

El vacilante adversario 

Se anima con nuevo aliento. 
9189 — - Y cargando con más furia, 

Y el muro señal haciendo. 

Ceden los nuestros el campo. 

Tornando en orden al pueblo. 
9193 — En brazos estos valientes 

Tres heridos condujeron; 

Más otros dos en la lucha 

Exhalaron el aliento. 

(Una columna enemiga se aproxima notablemente 
a los muros) 

9197 — Cerrados ya los portones, 

Aun brillando el claro Fcbo, 



[3851 



F. A. DE FIGUEROA 



Otra columna de infantes 

Bajar a la playa yernos. 
9201 — Allí con heroico arrojo, 

En la orilla, al descubierto, 

Del Paraná a la metralla 

Respondía con sns fuegos. 
9205 — Acercanse luego al muro 

Tanto, y con valor tan ciego, 

Que habiéndolos visto todos, 

Aun se nos figura un sueño. 
9209 — Baste decir que una bala 

De fusil que lanzan ellos, 

Hirió en la ciudad a un hombre 

Junto al café del Comercio, 
9213 — Por la Invencihle y el Queche, 

Con valioso cargamento, 

Prisioneras dos balandras 

rTunto a la Colonia fueron, ' 
9217 — La una con cal y tabaco 

Y una cantidad de cueros 

Navegaba- y la segunda 

Con arroz, y dos mil pesos. 

VIERNES 22 

9221 — Junto a casa de negros , los contrarios 
Tienen una zumaca, cuya presa 
Arrojada a la playa hace algún tiempo, 
La deben al favor de una tormenta. 

9225 — En el mismo paraje dos lanchones 
ISneallados se ven sobre la arena. 
Cuya mísera armada sus obreros 
Calafateando están a toda prisa. 

257 Este café eatal>& en la caUe de los Pescadores. 



[ 386 ] 



DIARIO HISTORICO 



9229 — Hoy al lucir el alba se destacan. : 
A par del Paraná, tres cañoneras, 
Que esta triste escuadrilla con sus fuegos 
Ofrecen destrozar o hacer pavesas. 

9233 — Empieza el cañoneo, 

Y el sitiador contesta 

Con el fuego alternado 

De fusil y tres piezas. 
9237 — Estas y sus soldados, 

El combate sustentan; 

Sirviéndoles de escudo 

Los inédanos de arena. 
9241 — Cuarenta y ocho balas 

En desigual pelea 

Disparan, y los nuestros 

Desde la mar noventa, 
9245 — Con dos heridos vuelve 

Nuestra escuadrilla, y queda . 

La del contrario bando 

Derrumbada y deshecha. 
9249 — Dos pasados que vienen 

Por la tarde, ponderan 

Espantosa y terrible 

Del sitiador la quiebra. 



SABADO 23 

{El SanUsimo Sacramento vuelve a la Mairiís 4n 
solemne procesión) 

9253 — Una lenta garúa el aire infecto^ 
Sin surtir los aljibes, refrescó ; 
Mas la lluvia anhelada se disipa 
Luego que Febo a su zenit tocó. 



[ 387 ] 



P, A. DE FIGUEROA 



9257 — La Majestad Divina, que las bombas; 
Expatrlada tuvieron de la Iglesia. 
Hoy en gran procesión vuelve aeatada 
Con sacros himnos y pomposa fiesta. 

9261 — En frente a San José todo este tiempo, 
Venturosa la casa de Perej^ra, 
Fue el santuario que tuvo el Saero Numen 
A quien toda la gloria viene estrecha, 

9265 — Así a Jerusalén los Israelitas 
El arca sacrosanta condujeran; 
Cuando ul son de las cítaras gozoso, 
Danzaba por delante el Eev-profeta. 

9269 — 'A recibir ios ostentosos cultos 

Vuelvftf oh Diosl a tn templo... y nimea 

[vean 

Mis o^os tu santuario abandonado, 

Y ultrajada otra vez tn real ^raudeza, 
9273 — Allí en el sacro altar serás del pueblo 

El Paladín Divino pues ostentas 
De Dios de los ejércitos el nombro, 
Tu brazo y tn poder su amparo sean. 

DOMINGO 24 

9277 — Ardorosa fue este día 

La guerrilla, y obstinada, 

No a bayoneta ni espada, 

Sino a tiros de fusil. 
9281 — Mas al fin los contendientes 

Retiráronse, sacan d o 

Dos heridos nuestro bando 

Y otros dos el bando hostil. 

25B La casa de don Zacarías Pereyra, en la plazoleta del 
Fuerte de San José, sirvió de Iglesia Matriz y conservó el 
Santísimo SfliCramento mientras duraron las bombas. 

[ 388 ] 



DIARIO HISTORICO 



9285 — Un iDOte por descuido, 

O por el viento impelido, 

Cerca a la Estanzuela ha sido 

La presa del sitiador; 
9289 — Pues obligado a balazos. 

Tuvo que embicar en tierra 

Y ser cautivo de guerra 

El mísero pescadoT. 
9293 — La peste, í2:iierra y penurias 

Nos destruyen., nos enervan; 

Mas los pechos se conservan 

Firmes como una pared: 
9297 — Hasta bienaventurados, 

Según dice el cateeisnao. 

Somos, pues por el realismo 

Padecemos hambre y sed. 

LUNES 25 

9801 — Sin hallar enemigos nuestra gente 

Del Cerro a gran distancia se avanzó; 
Pues Otorgues, que activo le sitiaba. 
Sus Dragones y tiendas retiró. 

9305 — Dicen los Vicentinos que este jefe 
Se quiere de argentinos separar; 

Otros ya se figuran que a salvarnos 
Portugueses diez mil miran llegar. 

9309 — Visionarios imMcilesI qué planes 
Osan en sus cabezas concebir] 
Cuando acaso a las costas han marchado 

El tráfico de carnes impedir. 

9313 — Esta noche a las ocho el tiempo amaga 
Con truenos y relámpagos llover, 

Pero en garúa inútil sólo vimos 
La esperanza del pueblo fenecer. 



[389] 



F. A. DE FIGUEROA 



MARTES 26 

9317 — La hueste guerrera 

Al campo marclió. 

Mas nada notable 

Sucede en la acción. 
9321 — Después con sus armas, 

En fuerte bridón, 

Del bando enemigo 

Un hombre llegó. 
9325 — Dice (y esto todos 

Cuentan a una voz) 

Que yan los contrarios 

De mal en peor. 
9329 — Que el campo de aquellos 

En gran desunión. 

Como el de Agramante 

Respira furor. 
9333 — El crédulo vulgo. 

Sin propia opinión, 

Juzga estos relatóos 

Más claros que el sol. 

MIÍIRCOLES 27 

(Muerte sangrienta de un valiente) 

9337 — Un cabo de Chain con ciego arrojo 
A Tin enemigo perseguir intenta^ 
Mas el plomo mortífero la vida 

Le arranca al infeliz en la carrera. 
9341 — Desbocado el caballo y sin gobierno, 
Lanza al jinete que en el suelo rueda, 
Donde luchando con la horrible muerte 
Sangriento sobre el polvo se revuelca.... 

259 Este caüo era llamado por apodo el íiijo del Bagual? 
<er«t (¡onido por uno úe los más bravos guerrlU^TOS. 



[390] 



DIARIO HISTORICO 



0.'{45 — Como suele el lebrel embrayecido 
Seguir ansioso la arrojada piedra, 
Así cuatro enemigos al instante 
Acuden con furor sobre su presa. 

9349 — Allí con nuevos golpes, nuevas vidas 
Al ya cadáver arrancar quisieran, 

Y liuyen luego llevando en una lanza 
Empapada en su sangre la chaqueta. 

9353 — Al hacer el despojo ya pagaron 

El crimen de su acción j los nuestros 

[llegm, 

Y allí, junto a su víctima, de mx tiro 
Tendido un agresor sin vida queda. 

9357 — La falta de lluvias 

Ya sus consecuencias 
Anuncia, acreciendo 
La infausta epidemia. 

9361 — A la media noche 
Ayer en tinieblas 
Del bando enemigo 
Un bote se acerca. 

9365 — Y a un buque mercante. 
Errando su empresa^ 
Camisa incendiada 
Le planta, y se aleja. 

9369 — La ronda marina 

Que rápida llega, 

Desprende del flaneo 

Ardiente la mecha, 
9373 — Era la fragata 

Santa Ana, y se piensa 

Que esto la ha salvado 

De arder en pavesas. 



[391] 



F. A, DE FIGUEROA 



9377 — La Flora, que estaba 

Del puerto muy cerca, 

13e pólvora guarda 

Barriles setenta. 
9381 — Y si lio se ataja 

Tau pronto, la quema 

Volando caiLsara 

Des¿?raeias inmensas. 
93 85 — Después que ya el fuego 

Se vio, (*onio a ciegas 

Dio el tiro de alarma 

Un bareo de í^uerra. 
9389 — Tarde fue el avisáo 

Y todos úicrepaii 

De nuestra marina 

La torpe indolencia. 

JUEYES 28 

9393 — Uu capitán de América, entre otros, 
Hoy la infausta epidemia arrebató, 

Pues veinte y veinticinco cada día 
Es un cómputo fiel que formo yo. 

9397 — Desde antes de amanecer 

Hasta las doce ha llovido; 

El agua hemos recogido 

Cual gotas de oro al caer. 
9401 — Ya en fin podemos beber 

Agua pura «iu mixtión. 

Que en los tragos de aflicción 

Que pasamos en la vida, 
9405 — Los tragos de agua podrida 

Los más efectivos son. 

El sacarla de la Aguada 

Cuesrta una guerrilla, un duelo, 



[392] 



DIARIO HISTORICO 



9409 — Y casi no hay na pozuelo 

Donde no se halle infectada; 

Los que vienen de avanzada 
De noche hacen su labor, 

— Pues con maligno rigor 

Arrojan muertos animales, 
Que dejan a sus raudales 
Mal gusto, y pésimo olor.».^^^ 

VIERNES 29 

9417 — Tres pasados desertores 
Llegan de los sitiadores, 

Y a la vez, 
Dicen hallarse mohínos 
19421 — Artiguistas y Argentinos, 
De través. 
Que un Blajito memorable 
Desertó, é infatigable 
9425 — Ya empezó, 

A atacar con fuerza y inaua. 
Las partidas en campaña 
De Rondeau. 
9Í29 — De esas discordias y celos 

Esperan triunfo y consuelos 

Los do acá: 
Y que en disensiones ai'dan 
0433 — Mientras ellos allí aguardan 
El maná, 

260 Muchas veces las patrullas nocturnas de los sitiadores 
dejaban Intactos los pozuelos o manantiales de la A^ada 
por no afllelr tan cruelmente a la población. Esto dependía 
del carácter y voluntad buana o mala del g.ue comandaba 
l-d patrulla. 



[ 393 ] 



F. A. DE FIGUEROA 



SABADO 30 

Aproxímanse anoche los contrarios 
A cantar versos y decir clitif letas ; 
0437 — Mas hoy no hubo guerrilla porque estuvo 

Opaco el horizonte con la niebla. 
Con plausibles noticias del Janeiro 
Referentes a España un buque llega ; 

9441 — Anunciando abatido en los combates 
El vuelo de las águilas francesas. 
Dicen que un bergantín al mismo puerto 
Arribara de Cádiz con la nueva 

9'145 — De fuerte expedición, que con premura 
Para esta plaza prepararse viera. 
Mas ¿quién podrá extinguir de estos países 
La o-rau conflagración, la inmensa 

[hoguera? 

9449 — La política sólo y un Tratado 

Podránlo conseguir, mas no la fuerza. 



DOmNGO 31 

(La guai^nición del Cerro hace una hrülante 
empresa) 

Una fuerza desde el Cerro 
Que manda Kiera valiente, 
9453 — Salió anoche y entre sombras 
Asaltó al puesto de Pérez.,,. 

261 Don Manuel Pérez tenía un matadero y saladero no 
muy lejos del Cerro, en cuyos corrales encerraba & veces 
el ejército sitiador o sus abastecedores parte del ganado. 



[3941 



DIARIO HISTORICO 



Sus espaciosos corrales 
Encerraban dos mil reses, 
9457 — Que diez Argos dormilones 
Custodiaban indolentes. 

Doce eran los nuestros, 

Dignos de alternar 
91-61 — Con los doce pares 

De la antigüedad. 

Con súbito espanto 

Creyéndolos más, 
9465 — Se ven los contrarios 

"Veloces fugar. 

Cercan la casa los bravos 
Que oculta emboscada temen, 
9469 — Mas hallándola desierta 
Los corrales acometen. 

Montaraz era, y arisco 
El ganado que contienen, 
9473 — Que luego se desordena 
En bandadas diíerentes. 

En número pocos 

Los nuestros allí 
9477 — Al fiero ganado 

No pueden ceñir. 

El tiempo les urge, 

Pues es de inferir 
9481 — Que acudan muy pronto 

Contrarios sin fin. 

En repuntar el ganado. 
Sin detenerse imprudentes, 
9485 — Sirviendo todos de arrieros, 
Llevan sólo cuantos pueden. 



[3951 



R A. DE FIGUEROA 



Ciento eincxienta animales 
Repuntan, y felizmente 
9489 — Con ellos llegando al Cerro, 
Reciben mil parabienes. 

Del rico despojo 
Luego con placer 

9493 — Dos gordas terneras 
Al fuego se ven ; 
El resto que al pueblo 
Vendrán a vender, 

9497 — Podrá diez mil pesos 
Rendirles muy bieji. 

(Pintura de las calamidades públicas) 

Mas ¡ay! que nuestras penurias 

La epidemia y estrecheces 

9501 — Siguen, y aun tal vez se agravan 

Con lenitivos tan leves. 

Se agravan, dije, y es cierto, 

Pues el que hoy la carne adquiere, 
0505 — Después con larga abstinencia 

Más la iDrivación padece. 

Peste y escorbuto, 
Guerra y aflicción, 
9509 — Devoran al pueblo 
Con fiero rigor. 

OcJio centenares 

De enfermos, oh Dios ! 

262 No BB crea que haya demasiada exageración en este 
cómputo. Hemos visto en épocas posteriores, en las convul- 
siones políticas del país, producir 90 pesos una sola res 
vendida en nuestro mercado al menudeo. 



[396 ] 



DIARIO HISTORICO 



9513 — Tiene en hospitales 
Nuestra guaruición. 

Cuesta inmensos sacrificios 

Que el pueblo paga y padece, 
9517 — Mantener en hospitales 

Los milít4ires dolientes. 

Tan sólo en las medicinas, 

Según los estados fieles ^ 
9521 — Más de cuarenta mil pesos 

XJu mes con otro se invierten. 

Tributos, gabelas 

Y empréstitos mil, 
9525 — Tienen al comercio 

Próximo a su fin. 

Así acaba Octubre 

Su curso, y así 
9529 — Amaga Noviembre 

Aun más infeliz. 



263 Esto es exactísimo. El padre del autor era el Ministro 
de Hacienda, y por esta circunstancia le era fácil a aquél, 
saber con precisión el dinero que se Invertía en es los 
objetos y otros semejantes. 

[3971 



F. A, DE FIGUEROA 



He sumen de los muertos y heridos en la plaza y sus 
dependencias 

Muertos en este mes 6 

En los meses anteriores , • 320 

326 

Heridos 17 

Ileridos en los meses ante- 
riores 443 

460 

Auméntase razonablemente un tercio y serán: 
Muertos 435 

Heridos 613 

Balas, granadas y bombas arrojadas a la plaza en 
este mes por los sitiadores : 

Balas 121 

En los meses anteriores 1263 

Total: balas 1384 

Granadas — 

Granadas en los meses ante- 

rires 139 

Granadas 139 

Bombas 25 

En los meses anteriores . . 270 

Total bombas 295 

[398] 



NOTA 



Como no se incluye en 'estos resúmefieSf ni era 
fácil saberse, los heridos y muertos que solia haber 

entre los prisioneros que los sitiadores tomaban en 
las giterrillas o en las costas, y otros qrte se oculta- 
ban, puede muy hien aumentarse, por U'U cálculo 
aproximativo, a la suma de los heridos 153 más, if 
a la de los muertos 109, que es i.m tercio más sobre 
el número a/verignado, contándose desde el princi- 
pio del sitio. 




[399 ] 



I 



I